Rankia España
Acceder
¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Blog El búho del mercado

Lo arriesgado es no arriesgar

El mayor miedo que tiene una gran parte de la población es perder los ahorros que tanto tiempo y esfuerzo les ha costado acumular. Esto, junto con la imagen de juego de casino que se tiene de la inversión, provoca que muchos tomen la peor decisión financiera posible; guardarlo todo bajo el colchón.

 

Para comenzar quiero citar a mi padre, y así mostrar la imagen que se tiene del mundo de la inversión en general por parte de los más ahorradores:

  • Eso de jugar (jugar, que no invertir) a la bolsa es suerte, si sale, bien y sino pues a trabajar.
  • Todo el mundo se acaba arruinando tarde o temprano.
  • Yo con mi dinero no juego.
  • No quiero que mi dinero este en riesgo constantemente.
  • Es como ir al casino, o rojo o negro, o sube o baja.
  • (después de que en las noticias digan que la bolsa ha caído un x%) Ves, te lo dije, ahora todos perdiendo todos sus ahorros.
  • Eso es especular, como apostar, no trae nada bueno.
  • Tu abuelo invirtió en unas acciones que ahora no valen ni para pagar un almuerzo.
  • Lo mejor es tenerlo en el banco (en varios, por si acaso), que ahí sabes que no lo vas a perder…

Esta creo que es más o menos la imagen que se tiene de este mundo por parte de los inversores más miedosos. Un lugar donde nuestro patrimonio está al servicio de la suerte, siendo las inversiones una especie de acto de fe donde quizás ganemos algo y donde muy probablemente, justo después de invertir nuestros ahorros vendrá un gran crack de esos que salen en los telediarios y perdamos la mitad de lo invertido.

Este perfil de cliente va más allá del perfil conservador de los test que hacen los asesores financieros. Estamos hablando del ahorrador más puro, que aun tiene el dinero escondido entre los botes de conservas y en algún cajón secreto del armario del dormitorio. Esta aversión absoluta al riego está enquistada y llevará a dichos clientes a rechazar cualquier producto financiero que les limite la disponibilidad de dicho capital o en el que exista la posibilidad de no recuperar el 100% de lo invertido en un plazo determinado. Esto suponiendo que decidan salir de su zona de confort y lleguen a plantearse la posibilidad de hacer algo con su dinero más allá de tenerlo en una cuenta a la vista o guardarlo en el armario, lo cual es bastante difícil de conseguir.

Si alguno de ustedes se identifica con este perfil, lamento decirles que han tomado la peor decisión financiera de sus vidas, dado que el llamado “asesino silencioso” les está haciendo perder dinero con total seguridad año tras año. Estamos hablando del efecto de la inflación en nuestros ahorros.

Muchos pensaran; ¿perder? ¡Yo sigo teniendo lo mismo en la cuenta del banco!

Aquí es importante entender que el valor del dinero no es constante en el tiempo. A muchos nos han contado (otros lo han vivido) que antes con 5 pesetas te podías ir al cine y ya de paso merendar con lo que te sobraba. Cuando se hizo el cambio peseta-euro, 166 pesetas equivalían a 1 euro. Ósea que 5 pesetas eran 0.03 céntimos de euro el día del cambio. Ni para una chuchería nos hubiera dado con la misma cantidad de dinero con la que, unos cuantos años atrás, hubiéramos merendado e ido al cine.

Esto es por el efecto de la inflación, que básicamente significa que cada año los productos y servicios en general suben de precio. El porcentaje de inflación media en España es de un 4.17% desde el año 1990 hasta hoy (considero no extrapolable la inflación anterior a 1990).

 

Desde la entrada en Europa se espera que la inflación se estabilice mediante diversas políticas , siendo el objetivo europeo que se mantenga en entornos del 2%, y en mi opinión España tendrá una inflación más cercana al 3%, por eso de las Europas a dos velocidades. Actualmente estamos en deflación, lo que significa que los productos son más baratos de media de un año a otro, pero es algo puntual y que no será la tónica general a largo plazo.

Lo que debemos tener presente es que estamos perdiendo poder adquisitivo año tras año, por lo que el coste de oportunidad de no realizar inversiones se puede comparar a largo plazo con una pérdida real de nuestro patrimonio. Como mínimo debemos realizar inversiones en los llamados “activos libres de riesgo” como deuda de países solventes (aunque lo de libre de riesgo no es cierto), para así paliar el efecto del asesino silencioso y tratar de obtener un rendimiento igual a la inflación y no perder poder adquisitivo.

Como el ejemplo de la peseta al euro está un poco desfasado, adjunto una tabla con el efecto de diferentes inflaciones sobre un patrimonio ahorrado de 50.000 € en diferentes plazos temporales (recordar que la inflación media esperada será del 2% y la real desde 1990 un 4.17%):

Inflación

5 años

10 años

15 años

20 años

25 años

30 años

1,0%

47.550 €

45.219 €

43.003 €

40.895 €

38.891 €

36.985 €

1,5%

46.361 €

42.987 €

39.858 €

36.957 €

34.267 €

31.773 €

2,0%

45.196 €

40.854 €

36.928 €

33.380 €

30.173 €

27.274 €

2,5%

44.055 €

38.816 €

34.201 €

30.134 €

26.551 €

23.394 €

3,0%

42.937 €

36.871 €

31.663 €

27.190 €

23.349 €

20.050 €

3,5%

41.841 €

35.014 €

29.301 €

24.520 €

20.519 €

17.171 €

4,0%

40.769 €

33.242 €

27.104 €

22.100 €

18.020 €

14.693 €

 

Esto significa que sus 50.000€ iniciales en 20 años realmente equivaldrán a unos  33.380€ de hoy en día. Sin hacer nada hemos “perdido” 16.620€.

Además, cualquier cifra que hubiéramos tenido sin inversión desde 1990 hasta hoy, con la inflación media que hemos sufrido valdría un 64% menos.

Aquí veo fundamental destacar que para recuperar una inflación del 2% debemos ganar más de un 2%, dado que se calcula de forma geométrica. Esta es la tabla de equivalencias de inflación-revalorización necesaria para no perder poder adquisitivo:

 

Inflación

Revalorización necesaria

1,0%

1,01%

1,5%

1,52%

2,0%

2,04%

2,5%

2,56%

3,0%

3,09%

3,5%

3,63%

4,0%

4,17%

 

 

Así que dicho de otra forma, el patrimonio que deberíamos tener en dichos plazos temporales para no perder poder adquisitivo sería el siguiente:

Revalorización necesaria

5 años

10 años

15 años

20 años

25 años

30 años

1,01%

52.577 €

55.286 €

58.136 €

61.132 €

64.282 €

67.595 €

1,52%

53.925 €

58.158 €

62.723 €

67.647 €

72.957 €

78.683 €

2,04%

55.315 €

61.194 €

67.698 €

74.894 €

82.855 €

91.662 €

2,56%

56.748 €

64.406 €

73.097 €

82.962 €

94.157 €

106.864 €

3,09%

58.225 €

67.804 €

78.958 €

91.947 €

107.072 €

124.686 €

3,63%

59.749 €

71.400 €

85.322 €

101.959 €

121.839 €

145.596 €

4,17%

61.322 €

75.207 €

92.236 €

113.122 €

138.736 €

170.150 €

 

Aunque parezca sorprendente, si suponemos una inflación del 2% anual media durante 10 años, deberíamos obtener 11.194€ de plusvalía con los 50.000€ iniciales para no “perder” en términos reales. Los resultados de esta tabla no supondrán plusvalías en términos reales, así que pese a que pueda alegrarnos convertir 50.000€ en 138.736€ en 25 años (desde 1990 hasta hoy), si la inflación es del 4% (la media en dicho periodo en España), tendríamos el mismo poder adquisitivo que en la ficha inicial. Ósea, estaríamos cuenta con paga.

Muchos estaréis pensando; "bueno, si hubiera invertido en bolsa podría haber perdido la mitad de mi dinero, más el efecto de la inflación sobre lo que me hubiera quedado". Podríamos entrar a debatirlo, pero veo más importante concienciar de la necesidad de realizar, como mínimo, algún tipo de inversión “segura”, como depósitos de la banca tradicional u optar por inversiones en renta fija (deuda pública de países “fiables”), para así mitigar o eliminar el desolador efecto de la inflación sobre nuestro patrimonio a largo plazo.

Les invito a realizar el cálculo. Piensen una cantidad X de dinero que sus padres o abuelos tenían perdidos en una cuenta bancaria o bajo del colchón, y que muchos años más tarde decidieron dar uso. Ahora pongan en una balanza lo que en su día les costó ahorrarlo, junto con lo poco que vale ahora mismo por el efecto de la inflación y la ausencia de inversión. Es el ejemplo de las 5 pesetas antes y ahora, pero a lo grande.

Debemos tener claro que lo único arriesgado es no hacer nada con nuestros ahorros, dado que si no realizamos ninguna inversión, las pérdidas no serán una posibilidad, sino una certeza constate año tras año por el efecto del asesino silencioso.

  1. #1

    Ismael Vargas

    Genial el artículo, lo importante es intentar batir a la inflación año a año, para ello en teoría los depósitos nos ayudan (dependiendo el año y las circunstancias) ahora mismo la situación es muy mala y por ello muchos están buscando rentabilidad por dividendo, para al menos hacer frente a la inflación.

    Lo bueno de los ETFs es que podemos invertir en índices directamente, (que tienen un sesgo alcista) y olvidarnos... O incluso hacer aportaciones periódicas.

    Lo del sesgo alcista viene además de por los dividendos, porque entran las que se supone lo van haciendo mejor (ganan capitalización) y se van las que lo van haciendo peor (pierden capitalización...)

    Buen artículo, gracias!

  2. #2

    Neutral Investor

    en respuesta a Ismael Vargas
    Ver mensaje de Ismael Vargas

    Hola Ismael,

    Los fondos de inversión en general y los ETFs en particular son una gran herramienta para el ahorrador a largo plazo, por aquello de que la bolsa es la única ruleta trucada para que ganen los jugadores.

    El problema es este perfil en concreto, que tienen pánico a los mercados financieros y no se fían ni de tener el dinero en la cuenta del banco. Esto les lleva a borrar de sus vidas la gestión e inversión de su patrimonio por desinterés en el tema a causa de su visión tan negativa del mismo. Los depósitos eran la alternativa, pero aun nos quedan años para que vía depósitos podamos rascar alguna rentabilidad decente.

    Así que creo que a este perfil hay que concienciarle de que la inflación es mucho más peligrosa que la renta fija e incluso la renta variable a largo plazo con datos como estos y que así ellos mismos se den cuenta de que su afán por no perder esta siendo su peor enemigo.

    Saludos!

  3. #3

    Cesar986

    Meter los ahorros en Kodak, Bankia, Banco Popular, Astroc, Enron, Lehman Brothers, Pescanova, Zinkia, por no hablar de haber invertido en alguna de las compañias de coches que no spbrevivieron a las tres grandes americanas, compañias aereas, de ferrocarril. Hay mil formas de haber perdido el dinero antes que la inflacion. Las compañias que forman un indice no tienen nada que ver con las de hace 10 o 20 años, una cosa es invertir en un indexado o ser el 20% de los gestores que baten al mercado, pero no estoy de acuerdo que lo peor que podemos hacer con los ahorros es guardarlos.

  4. #4

    Isivor

    en respuesta a Cesar986
    Ver mensaje de Cesar986

    En el artículo no se dice en ningún momento que se deba invertir en cualquier producto de renta variable, en él se habla ,muy acertadamente ,de que el hecho de no hacer nada con los ahorros implica implícitamente perder dinero. El cómo, donde y cuando ya es otro tema ... También está claro que en caso de no saber muy bien lo que se hace, es mejor perder anualmente la inflación a tener pérdidas irreparables. Saludos.

  5. #5

    Neutral Investor

    en respuesta a Cesar986
    Ver mensaje de Cesar986

    Hola Cesar,

    Como bien te han comentado, me refiero al hecho de invertir, no invertir en esas acciones. De todas formas evitar el problema que citas es bastante sencillo, te montas una cartera de ETFs, o fondos índice de 3 o 4 mercados y lo sigues a largo plazo, y se ese problema desaparece.

    No hace falta batir al mercado, solo seguir a un índice. Hay que recordar que lo que sube a largo plazo son los índices en su conjunto, no las acciones individuales.

    Saludos

  6. #7

    Javiflo

    Gran post. Nos queda mucho camino en lo que a cultura financiera se refiere.

    Esto lo deberíamos colgar en carteles enormes en medio de Gran vía. Con tu permiso lo comparto en twitter y facebook.

    Un saludo
    Javier

  7. #8

    velazpider

    Y digo yo, no es respetable que su señor padre viva tranquilo y como le guste. O es que pensáis que vamos a vivir eternamente. Un señor de 75 años creo que le trae al pairo el efecto inflación sobre sus ahorros. Es más, he visto a jubilados perder parte de sus ahorros por esta manía de colocarles productos que no están hechos para ellos. El efecto del largo plazo tiene razón de ser para una persona de 25 o 30 años, entre otras cosas porque si invierte en renta variable, tiene horizonte para recuperar pérdidas. Pero conforme nos acercamos a los 60, si no se está cómodo con este tipo de inversión, pues es muy respetable que cada cual haga uso de lo suyo como plazca.

Autor del blog

  • Neutral Investor

    Aprendiendo y disfrutando, que lo bonito no es la meta sino el camino.

Envía tu consulta


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar