Rankia España Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
1 recomendaciones

Nuevas dudas sobre el resultado de la cumbre que se celebra hoy entre los Jefes de Estado europeos en Bruselas y que abordará posibles soluciones para la crisis de la deuda en la eurozona. La reunión comienza con menos expectativas, tras enfriar los ánimos Angela Merkel, al alejar la posibilidad de que se alcance una solución “exhaustiva” o “definitiva” a la crisis de deuda de Grecia (y más en concreto el desbloqueo del segundo plan de rescate).

El resultado de esta reunión, que será la sexta de este tipo en el último mes, es una incógnita. Solamente parece claro que se, salvo inspiración de último minuto que despierte de su parálisis a los líderes políticos europeos, se descarta una solución radical tipo intervención masiva del BCE o acuerdo para la emisión de eurobonos, por lo que lo más razonable parece ser una vuelta al escenario de solución parcial y ganar tiempo… Algo que es posible pero temporal, ya que el riesgo soberano no puede ser contenido de modo indefinido con este procedimiento e implica que en algún momento en el futuro habrá que reabrir el tema y reconocer un incumplimiento por parte de Grecia..

Para tratar de ver qué puede salir de esta reunión, puede resultar muy interesante echar la vista atrás y ver qué sucedió en las cinco reuniones anteriores:

14 de junio (Eurogrupo): Se debate la participación del sector privado en un segundo plan de rescate para Grecia. En los días previos el ministro alemán propuso una prórroga de siete años a la vencimientos de la deuda griega. Se comentaba la necesidad de que la participación privada fuese voluntaria. No hubo acuerdo.

20 de junio (Eurogrupo): En plena crisis de Gobierno en Grecia se habla de principio de acuerdo condicionado a la votación positiva por parte del Parlamento griego de una serie de medidas de austeridad, privatizaciones y reformas estructurales.

24 de junio (Consejo de Jefes de Estado y de Gobierno): Se llega a un acuerdo sobre la ampliación de los recursos del EFSF (European Financial Stability Facility) hasta 440.000 millones de euros. Con respecto a Grecia, se acuerda:

1.       Que cualquier participación del sector privado debe ser voluntaria.

2.       Reducir las necesidades de financiación de Grecia.

3.       Evitar un default selectivo.

La trinidad imposible… La combinación de estas tres condiciones juntas es una tarea casi imposible. En este momento parecía que se imponían por lo tanto las tesis del BCE, favorable a una mayor solidaridad entre los Estados miembros.

Detalle capacidad del EFSF y garantías por estado (fuente: http://www.efsf.europa.eu/attachments/faq_en.pdf):

Capacidad EFSF

2 de julio (Eurogrupo): Los ministros de Finanzas europeos reconocen y felicitan la adopción de nuevas medidas por el Parlamento y anuncian que están llevando a cabo debates con entidades privadas. Se muestran de acuerdo para desbloquear el siguiente tramo de los préstamos al 15 de julio (el FMI hizo lo mismo el 8 de julio), correspondientes al primer rescate. Rondaba estos días la posibilidad de una solución a la francesa con participación privada, algo que finalmente no avanzó ante la opinión de varias agencias de calificación crediticia que consideraban considera que este plan supondría un default.

11 de julio (Eurogrupo): En un contexto de inminente contagio a España e Italia y en una apresurada reunión de urgencia que sirvió para apagar el fuego con gasolina, los ministros de Finanzas afirman estar dispuestos a relajar las condiciones de utilización de la EFSF, ampliar la duración de los plazos y reducir las tasas de interés que se cobran. Reconocían además que Grecia no puede resolver por sí sola la situación, de modo que por primera vez se rompía el tabú de una posible quita.

En vista de lo anterior, parece que la cumbre de jefes de Estado que se celebra mañana se va a desarrollar en un contexto más realista... Elementos a tener en cuenta de cara a la reunión de mañana y el resultado final.

Riesgo de contagio: No solamente España, sino también Italia, a pesar de respetar hasta la fecha los objetivos propuestos y cumplir con la implantación de nuevas reformas y medidas de austeridad, se están viendo amenazaas. El caso italiano es especialmente injusto, porque aunque hace tiempo que se sabe que el país soporta una deuda pública alta, un crecimiento estructural débil y una situación política delicada, también es cierto que el país ha sido especialmente riguroso con su déficit público y que la deuda del sector privado es baja. En cualquier caso, este riesgo de contagio a países que son demasiado grandes como para ser rescatados, pone presión sobre los políticos europeos, a quienes no les queda otra salida que aprobar una solución, algo que solamente lograrán con compromisos claros, explícitos y cuantificados, en lugar de simplemente culpar a la especulación y a las agencias de calificación.

Grecia no es solvente: Ya nadie discute o disimula la insolvencia griega y la posibilidad de participación por parte del sector privado ha llegado a un callejón sin salida. Algo que sin duda va a provocar reacciones en las agencias de calificación (lo cual iba a suceder de todos modos…), de modo que solamente queda explorar un plan que realmente reduzca el coste que soportan los griegos. Dos son las soluciones más realistas: recompra de deuda o moratoria sobre la misma. En el primer caso (recompra de deuda), representaría unas pérdidas para los bancos a precio de mercado o un descuento próximo al 50%. La segunda opción sentaría un precedente peligroso que podría crear la expectativa de tratamientos similares en los casos portugués e irlandés. No es fácil la solución, pero la situación del primer rescate es todavía peor: fondos europeos vertidos en un rescate sin fondo y cuyos objetivos no se cumplen, empeorando el problema de cara al futuro próximo.

Postura del BCE: Es el gran caballo de batalla en el acuerdo para el rescate. El BCE ha repetido muchas veces las últimas semanas que no aceptaría la deuda de un país en incumplimiento de pago como garantía colateral. Sin embargo, de cambiar su posición, su independencia y credibilidad se verían seriamente dañadas… Si el BCE no cede y deja de financiar a los bancos que utilizan la deuda del gobierno griego como garantía, finalmente será necesario recapitalizar el sistema bancario griego… con fondos europeos. Está claro que un acuerdo consistente debe tener en cuenta la posición del BCE.

Cualquiera que sea la opción elegida para acabar de una vez con la situación actual, una cuerda que se ha tensado más de lo necesario, tocará hablar de la implementación y ejecución de las medidas concretas, lo que implica nuevos acuerdos (y reuniones…). Por ejemplo, el EFSF no está autorizado a intervenir en los mercados de deuda secundaria y la intervención del EFSF en mercado primario, para entrar en vigor, debe ser aprobado por todos los parlamentos europeos… Sin embargo, el EFSF no tiene formalmente prohibido el realizar préstamos a un país receptor de ayuda exterior…

  1. #1
    Franz

    Se abre el telón y no voy a mencionar los artistas que salen al escenario, bien lo sabeis y sabemos, porque bien famosos y aplaudidos son ¿Tendrán la razón o quizás no?, el tiempo nos dirá y nos dará a conocer estas reuniones tan intaligentemente estudiadas y quizás sabremos que todo su esfuerzo ha tenido un maravilloso fruto o le quiten la razón aún a sabiendas que hicieron lo mejor posible de su trabajo en dichas reuniones.

Sitios que sigo
1 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar