¿Cómo elegir la mejor cuenta bancaria?

¿Cómo elegir la mejor cuenta bancaria?

Elegir la cuenta bancaria apropiada puede ser una decisión clave para la gestión óptima de nuestra economía doméstica. Sin embargo, la sencillez de su contratación puede difuminar la importancia que merece. A continuación os mostraremos una guía sobre cómo elegir la mejor cuenta bancaria, la que mejor se adapte a nuestro perfil, al uso que queramos darle y los beneficios que podemos conseguir al gestionar todos nuestros movimientos desde una misma cuenta.

¿Cómo elegir la mejor cuenta bancaria?

 

 

Consejos para elegir la mejor cuenta bancaria

Elegir una cuenta bancaria debería ser una acción analizada al detalle, puesto que existen diversas opciones en el mercado y no todos tenemos el mismo perfil de cliente. Por lo tanto, estos son los pasos que tenemos que seguir al elegir la cuenta bancaria:

Analizar tu situación y tu perfil como contratante

No todos somos iguales. De la misma forma, las características de cada cuenta bancaria puede ser más apta para unos perfiles que para otros. Las mayores diferencias vienen por la situación laboral o personal en la que nos encontremos:

  • En las cuentas para niños buscaremos remuneración para que crezcan los ahorros en el futuro y además, acumular puntos que puedan ser canjeados por regalos. Las tarjetas de débito o las tranferencias gratuitas no serán condiciones necesarias para estos perfiles.
     
  • En el caso de las cuentas jóvenes, la demanda por tarjetas de débito o tranferencias gratuitas aumenta, al comenzar a mover nuestro dinero con más frecuencia.
     
  • O si estamos en la etapa adulta, será más común buscar una cuenta nómina o aquella que bonifique tus recibos de luz, agua o gas aunque paguemos algo de comisiones.
     
  • Soy autónomo o pyme. En este caso, deberás buscar una cuenta bancaria que te permita domiciliar recibos de suministros, nóminas de empleados, ingresar o emitir cheques además de no limitar la realización de transferencias. Cada vez hay más bancos con cuentas específicas para negocios y autónomos, como por ejemplo la Cuenta 1|2|3 pymes del Banco Santander.

Uso que se le va a dar a la cuenta bancaria

Este punto se antoja básico para una elección correcta de la cuenta bancaria. Reflexionar sobre las necesidades de cada uno y la utilización de la cuenta nos evitará gastos innecesarios por comisiones o limitaciones de movimientos de nuestro capital.

  • Domiciliar la nómina
  • Domiciliar recibos: si la cuenta incluye bonificaciones por su domiciliación, mejor.
  • Ingresar cheques y pagarés o realizar transferencias frecuentemente.
  • Realizar movimientos con la tarjeta: Generalmente, las cuentas bancarias llevan asociadas tarjetas de débito o crédito de forma completamente gratuita, con las que poder realizar compras, extraer dinero en cajeros etc.

¿En qué hay que fijarse?

  • Ofertas de bienvenida y otras promociones: Los bancos ofrecen condiciones ventajosas por pasarte a su entidad, como pueden ser las cuentas de bienvenida, las cuales ofrecen una rentabilidad por encima de la media durante 3/6 meses y después se reduce la remuneración o se transfiere el capital a una cuenta corriente. Otra posibilidad son los descuentos en gasolineras, ya que son muy comunes los acuerdos de colaboración entre entidades bancarias y compañías energéticas con el objetivo de congregar clientes. Recientemente Openbank, la banca online del Grupo Santander, regala 50 € en carburante por abrir su cuenta corriente operativa.
     
  • Cuenta sin comisiones: Este fue el requisito que más valoran los clientes a la hora de contratar una cuenta bancaria. Hay comisiones de todo tipo, como por ejemplo las comisiones de mantenimiento, por administración, por transferencias, por emisión y renovación de tarjetas.
     
  • Física u online: Las cuentas online suelen tener mejores condiciones por la falta de confianza de los clientes en este tipo de productos. Las tiendas físicas permiten, por el contrario, contratar los productos en sus oficinas.

¿Qué tipos de cuentas bancarias hay?

  • Cuenta corriente: La gran diferencia entre la cuenta corriente y la cuenta de ahorro es que en el número de operaciones que se realizan. Con la cuenta corriente podemos recibir ingresos, extraer dinero, realizar pagos frecuentes con la tarjeta, domiciliar recibos etc. 
     
  • Cuenta de ahorro o remunerada: Están más enfocadas en generar intereses por lo que no nos interesa realizar tantos movimientos como podríamos hacer en la cuenta corriente.
     
  • Cuenta nómina: Es un tipo de cuenta corriente en la que pueden realizar los movimientos anteriormente definidos y además incluye la domiciliación de la nómina. Aumenta la vinculación con la entidad bancaria pero a cambio puedes conseguir mayores ventajas. Abrirte una cuenta nómina suele ser un requisito indispensable a la hora de solicitar financiación o pedir una hipoteca.
     
  • Depósitos: Están pensadas para almacenar el dinero que no vas a utilizar de forma inmediata, por lo que no se permiten movimientos mensuales en ella ni lleva tarjetas de crédito ni débito asociadas. Puede que incluya penalizaciones por extraer el dinero de forma anticipada.

 

¿Cómo elegir la mejor cuenta bancaria?

 

La primera pregunta que nos asalta es si es mejor tener una sola cuenta o varias al mismo tiempo. Los expertos recomiendan dividir nuestras cuenta en dos grupos: para operar diariamente y para ahorrar. Por otra parte, es mejor juntar esfuerzos en una sola cuenta con la que realizar muchas operaciones y así tener más poder de negociación con el banco para tratar de reducir los costes al máximo. En resumen, conviene domiciliar recibos, nómina, utilizar tarjetas y realizar transferencias entre otras operaciones en la misma cuenta y, por otro lado, tener nuestro ahorros en un depósito o cuenta de ahorro donde no nos importe el no tener acceso contínuo al dinero, ya que lo que prima es conseguir una rentabilidad a plazo.

Basándonos en los requisitos anteriormente mencionados, la Cuenta 1|2|3 del Banco Santander es la que reúne las mejores condiciones, al ser una cuenta corriente, cuenta nómina y cuenta remunerada a la vez:

  •  Remuneración del saldo de la cuenta
Más de 1.000€ hasta 2.000€ Tipo de interés del 1% 
Más de 2.000€ hasta 3.000€ Tipo de interés del 2%
Más de 3.000€ hasta 15.000€ Tipo de interés del 3%

 

  • Bonificación de recibos

Impuestos locales y seguros sociales, como por ejemplo, el IBI.

Bonificación del 1%
Suministros y seguros de vida y hogar contratados con Banco Santander (como por ejemplo, el agua, adsl, luz...) Bonificación del 2%
Colegios, guarderías, universidades y aportaciones a ONG's Bonificación del 3%
  • Participas en el programa Mundo 1|2|3 con la adquisición de acciones gratuitas de Banco Santander.
  • Por 3 euros de comisión de mantenimiento de la cuenta 1|2|3, además de la remuneración del saldo y las bonificaciones por los recibos, te beneficias de transferencias, giros y órdenes de pago nacionales gratuitas a países de la Unión Europea en euros e ingreso de cheques de forma gratuita.

Por estas razones, fue elegida como la cuenta más valorada por los usuarios de Rankia. 

Los requisitos para contratar la Cuenta 1|2|3 son los siquientes:

  •  Domiciliación de los ingresos de la cuenta 1|2|3. Elegir entre las siguientes opciones:
    •   Nómina de al menos 600 euros/mes
    •   Prestación por desempleo de al menos 600 euros/mes
    •   Pensión de la Seguridad Social de al menos 300 euros/mes
    •   Pago Seguridad Social Autónomos (RETA o REA) de al menos 175 euros/mes
    •   Ayudas de la Política Agraria Común (PAC) por un importe mínimo de 3.000 euros al año
  • Tener domiciliados y pagados 3 recibos en los últimos 3 meses en tu Cuenta 1|2|3
  • Realizar 6 movimientos con las tarjetas de débito/crédito del banco Santander ( como por ejemplo, compras en comercios, extracción en cajeros o dinero directo) en los 3 últimos meses y cargados en la Cuenta 1|2|3.
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar