Intento fracasado de mejorar el escenario

Intento fracasado de mejorar el escenario

En la semana que hoy concluimos, hemos tenido un movimiento muy alcista desde el lunes hasta la mañana del miércoles, con subidas que se aproximaron al 4%, y que hicieron pensar en una mejora muy significativa del escenario, al superarse momentáneamente referencias técnicas importantes en los índices europeos. Wall Street también acompañaba con ascensos destacables el martes, y tanto la Bolsa de Shangai (con rebote del 5% entre el martes y el miércoles) como el Nikkei (con su mejor sesión desde el 2008 el miércoles), nos llevaban a niveles máximos desde el 20 de agosto.

Sin embargo, la situación ha empeorado significativamente en la segunda mitad de la semana, sin que se haya producido un cambio muy significativo en las cuestiones fundamentales que dirigen el mercado. Los datos macroeconómicos chinos han mantenido la misma tónica, en paralelo al anuncio de nuevas medidas expansivas por su Gobierno. Tampoco ha cambiado el sentimiento existente de que es altamente probable que la FED no suba los tipos de interés la próxima semana.

El factor técnico ha pesado negativamente, tras producirse  un claro fracaso a la hora de superar resistencias (los 2.000 puntos del S&P500 y los 10.400 puntos del DAX), provocando la reaparición de las dudas en los inversores.

El Ibex 35 sí que ha tenido sus problemas particulares, que le están perjudicando de manera muy visible frente a sus homólogos europeos. La prima de riesgo político con la que viene cotizando desde hace semanas (originada en el mercado de deuda, con el diferencial entre los bonos españoles y los italianos en máximos de dos años), por un lado, y el problema derivado de la fuerte exposición de las grandes empresas españolas a mercados emergentes y relacionados con la producción de materias primas, por otro, han provocado que  el comportamiento relativo entre el Ibex y el DAX haya empeorado 500 puntos en tres semanas.

La rebaja de rating de Brasil por parte de S&P ha venido a cristalizar la segunda cuestión, a través de dos de los grandes valores del Ibex 35: Santander y Telefónica.

De esta forma, el mayor banco de la Zona Euro le ha restado más de 400 puntos de cotización al selectivo en lo que llevamos de curso (a través de la ampliación de capital y de la última bajada). Mientras que Telefónica, que hasta principios de agosto había tenido un muy buen comportamiento, duplicando la revalorización del Ibex (un 20% frente a un 10%), le ha restado desde el 6 de agosto cerca de 250 puntos.

Lo cierto es que la composición sectorial del selectivo, con la exposición de grandes valores a países que atraviesan problemas, y las incertidumbres políticas, van a mermar sensiblemente el potencial de revalorización del selectivo en un eventual escenario de rebote de las Bolsas europeas hasta finales de año, existiendo un potencial aparentemente inferior en el índice español.

En resumen: intento claro de recuperación hasta el miércoles y fracaso posterior. Las noticias de Asia no han sido especialmente negativas esta semana, y la Bolsa de Shangai ha subida en total un 1,3%. Veremos si en la próxima semana, con la decisión de la FED mediante, los selectivos encuentran fuerzas para superar las resistencias, tras el  fracaso de esta semana. 

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar