Draghi da la mayor alegría al mercado desde el anuncio del QE en enero

Draghi da la mayor alegría al mercado desde el anuncio del QE en enero

Las Bolsas europeas subían con fuerza desde la apertura, motivadas por el buen cierre de Wall Street en el día de ayer, y por las subidas adicionales que presentaban los futuros americanos.

Con las plazas chinas cerradas con motivo de la festividad del triunfo sobre Japón en la Segunda Guerra mundial, parecía poco probable que los selectivos europeos cerraran con subidas muy superiores que las que se veían durante la mañana.

Sin embargo, la comparecencia de  Mario Draghi tras la reunión del BCE, de forma ciertamente sorprendente, ha duplicado el tamaño de los números verdes.

El Presidente del BCE venía manteniendo un discurso muy plano y repetitivo en las últimas comparecencias, especialmente, cuando se le preguntaba por cuestiones relacionadas con Grecia. Pero hoy se ha convertido en el banquero central de Occidente que con más claridad ha manifestado que la política monetaria se ajustará a las turbulencias causadas por China.

Draghi ha lanzado dos mensajes muy claros: que existen nuevos riesgos para el crecimiento económico, y que el QE es una herramienta flexible y adaptable a la situación.

Además, ha puesto números concretos a ambas cuestiones, al bajar las estimaciones de crecimiento para los próximos años, y sobre todo, las de inflación.

Si el BCE estimaba que la inflación en 2016 estaría en torno al 1,5%, ahora ha rebajado esas previsiones en cerca de un 50%, hasta el 1,1%. Dado que la meta principal del QE es contribuir a que la inflación se acerque al objetivo del 2%, el hecho de que ésta se estime tan alejada del mismo el año que viene, deja una lectura muy clara: por defecto, el QE no terminará en septiembre de 2016, tal y como estaba previsto, si no que se prolongará más allá.

En toda esta crisis, se ha podido comprobar como las Bolsas, entre fundamentos económicos o monetarios, siempre han preferido los segundos.

Así pues, los mercados han reaccionado con fuerza a las palabras de Draghi. Las Bolsas han acelerado sus subidas; la rentabilidad de la deuda europea ha descendido, y el Euro ha perdido cerca de 130 puntos en su cambio frente al Dólar.

Ahora, más si cabe, la atención se centrará también en la FED.

Mañana conoceremos el dato de empleo del mes de agosto, esperándose una cifra ligeramente superior a los 200.000 puestos creados, similar a la del mes de julio. Tan sólo si saliese una cifra sensiblemente superior a ésta (por encima de los 240.000), cabría una posibilidad real de que se subieran los tipos en la reunión de la FED de mediados de septiembre. Si no, podremos prácticamente destacar que la subida se produzca en dos semanas, lo que también será un motivo de alegría para los mercados.

En cualquier caso, para que las Bolsas occidentales cubran en el corto plazo las caídas del 10% que acumulan desde el 11 de agosto, no bastará con la ayuda de los Bancos Centrales occidentales, si no que será preciso que se den buenas noticias con origen en China.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar