Mario Draghi sorprende por su rotundidad

Mario Draghi sorprende por su rotundidad

Hace apenas unos meses, todo apuntaba a que el foco de atención de los mercados se alejaría de las reuniones del BCE hasta que tocase debatir el fin del QE, cosa que no se esperaba que sucediese hasta bien entrado 2016. La actuación de la Autoridad Monetaria en las negociaciones sobre el tercer programa de rescate de Grecia, elevando el ELA a sus bancos y dejándolo estable tras el referéndum celebrado, se antojaba como la última acción destacable en una larga temporada.

Sin embargo, lo sucedido este verano con las Bolsas y la economía China (y sus derivadas en los mercados y en la economía internacional), ha cambiado drásticamente el plan.

Desde hace semanas se venía especulando con la idea de que la Autoridad Monetaria podría tomar nuevas medidas expansivas. Especialmente, desde que en la reunión de septiembre, el BCE revisó a la baja en un 50% sus previsiones de inflación para 2016, desde el 1,6% hasta el 1,1%, nivel que quedaba muy alejado del objetivo de control de precios.

Con todo, el mercado no había descontado de forma visible ningún anuncio concreto. Prueba de ello es que la semana pasada, el EUR/USD rompía la resistencia de 1,14, lo que no sucedía desde el 24 de agosto.

Pero lo comentado hoy en la rueda de prensa por parte de Mario Draghi ha arrojado una gran nitidez sobre las intenciones del BCE. Pese a que se esperaba un lenguaje prometedor en cuanto a la posibilidad de asistir a más estímulos, el mensaje que se ha transmitido ha superado claramente las expectativas, teniendo mucha más contundencia de lo que se preveía.

El BCE va a evaluar en la próxima reunión de diciembre las condiciones actuales del QE, siendo posible que asistamos a una ampliación de las mismas en esa reunión, en la que también se actualizarán los cuadros macroeconómicos.

Además, ha señalado que el programa de compras durará tanto como sea necesario para llevar la inflación al objetivo, y que hoy se ha llegado a discutir una reducción de la tasa de depósitos bancarios, por debajo del -0,2% actual. Esta medida tendría como principal efecto el aumentar el espectro de bonos que pueden ser adquiridos por la entidad.

Así pues, hoy podemos afirmar con elevadísima seguridad que, a corto plazo, el QE será reforzado.

La respuesta de los mercados ha sido muy positiva. Las Bolsas han ganado cerca de dos puntos adicionales hasta el cierre; el Euro ha perdido 150 puntos en su cambio frente al Dólar desde las 14:30; la rentabilidad de los bonos europeos ha descendido significativamente, mientras que el Euribor lo ha hecho de forma más moderada (dado el escaso recorrido a la baja que le queda).

Este anuncio viene a reforzar el perfil alcista de las Bolsas adquirido desde finales de septiembre. Si nos fijamos en lo que sucedió en los parqués europeos desde que a mediados de enero se empezó a descontar el anuncio del QE, observamos revalorizaciones cercanas al 20% en los dos meses posteriores.

En el mercado de divisas, se va a dar la circunstancia de que el BCE y el Banco de Japón van a añadir laxitud a sus políticas monetarias, prácticamente en el mismo momento en el que la FED y el Banco de Inglaterra procedan a elevar los tipos de interés. En los próximos seis meses, veremos probablemente al EUR/USD acercarse a la paridad.

En definitiva, el BCE vuelve a convertirse en un agente fundamental en las cotizaciones de los mercados, cosa que hacía tiempo que no ocurría. La comparecencia de hoy se va a convertir en uno de los principales catalizadores de los precios en los próximos meses, con un sesgo claramente positivo.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar