El inicio del QE no cambia las cosas en la primera semana

El inicio del QE no cambia las cosas en la primera semana

La primera semana en la que el BCE ha comenzó a ejecutar su QE nos ha dejado un nuevo intento de corrección de las Bolsas europeas el martes (al igual que ocurrió en la semana anterior), pero el miércoles se produjo una fortísima reacción alcista, que ha permitido que se exploren nuevos máximos anuales en la mayoría de selectivos. Las dos últimas sesiones han sido muy similares, marcadas por una lateralidad total.

El Ibex, nuevamente, ha vuelto a registrar un comportamiento netamente peor, lo que tiene una explicación cada vez más estructural. Pese a contar con un potencial objetivo superior al de la mayor parte de selectivos (mayor crecimiento de los beneficios empresariales, mejor cuadro macroeconómico, mayor elasticidad al QE), su comportamiento mucho más discreto podría explicarse en parte por su composición sectorial (con la fuerte presencia de un sector bancario que teme nuevas aplicaciones de capital desde que Santander anunció la suya), y por los comicios electorales que hay convocados para este año, que podrían aumentar la inestabilidad en el país.

El tipo de cambio EUR/USD sigue siendo uno de los principales jueces del mercado, canalizando las cotizaciones de las Bolsas europeas (especialmente, de la amena), de las americanas, y de las materias primas. Wall Street, muy perjudicado por la apreciación del Dólar y los temores a la subida de tipos, tendrá la semana que viene una cita muy importante en la reunión del FOMC, lo que podría intensificar la tendencia bajista actual que existe en el corto plazo, o revertirla.

Esta reunión adquiere especial relevancia. La vara de medir será la presencia de la palabra “paciencia” en el comunicado tras la reunión, lo que clarificará notablemente la posición mayoritaria de los miembros de la FED. Básicamente, la supresión de dicha palabra (que ha venido a sustituir a la figura “tiempo prolongado”), aumentaría sensiblemente las posibilidades de que sea el mes de junio la fecha escogida para subir los tipos.

Los robustos datos de empleo que se han publicado en los últimos meses, son el principal argumento para adelantar la subida de tipos. Sin embargo, existen otros datos, de tipo adelantado o con una velocidad de cambio mayor, que apuntan en otra dirección. En los últimos días, varias entidades privadas han reducido sus previsiones sobre la economía americana. La publicación de datos macroeconómicos negativos que enfríen la expectativa sobre esta primera subida de tipos, serán celebrados, probablemente, por los selectivos americanos.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar