Si EE.UU. quiebra, ¿el mundo se colapsa?

Si EE.UU. quiebra, ¿el mundo se colapsa?

Así lo ha dicho la presidenta del FMI Christine Lagarde en unas declaraciones: “Si la economía de EE.UU. quiebra, podría acarrear una interrupción masiva en todo el mundo”. Pese a que es un escenario que no barajamos ya que pensamos que habrá un acuerdo antes de que se diese esa situación, es cierto que las consecuencias serían de dimensiones gigantescas. Estamos hablando de la primera potencia mundial cuya deuda, en un sentido u otro, se encuentra vinculada a todos los bancos, se usa como colateral en numerosas operaciones financieras y está en la cartera de los principales fondos y e inversores del mundo. De hecho los dos países que acumulan más deuda de EE.UU. son Japón y China, dos superpotencias cuyas economías se verían resentidas lo que tendría un impacto directo negativo en sus relaciones comerciales con el resto del mundo. Veríamos una subida de los tipos de deuda lo que supondría un encarecimiento de la financiación. Esto a su vez se traduciría en una restricción del crédito con la consecuente reducción del consumo, ralentización del crecimiento y aumento del desempleo. Por si esto no fuera suficiente el efecto pánico haría el resto: salida masiva de dinero de los activos de riesgo en busca de activos refugio.

Esto último, el llamado “efecto pánico”, sería lo que más perjudicaría a España que después de haber vivido una situación de máximas tensiones en los mercados el año pasado, ha visto como en el último año la situación ha cambiado sustancialmente habiendo recuperado la confianza perdida y logrando una situación de calma que ha servido para relajar la rentabilidad de nuestra deuda y que vuelva a entrar dinero extranjero de nuevo. Además el proceso de recapitalización bancaria podría verse truncado por ese aumento del pánico dado que veríamos un repunte importante de la rentabilidad de nuestra deuda y caída por tanto del precio de los bonos cuyos tenedores son principalmente nuestros bancos, así como el comentado aumento del coste de financiación que tendría impacto negativo en sus balances.

No se trata tampoco de comparar y dar cifras como las que se han escuchado de que el impacto sería 20, 30 o 40 veces el de la caída de Lehman. En aquel entonces había una burbuja que pinchar y además hay una serie de imponderables que hacen imposible calcular con exactitud la intensidad de la reacción en cadena anteriormente comentada. Además la duración en el tiempo de este default sería una variable clave a tener en cuenta. Sin duda esta situación podría llevarnos de nuevo a la recesión pero, como bien dijo Bernanke en su momento, esto sería como dispararse al pie y no creemos que EE.UU. se permita ese lujo.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar