Comentario de mercado 19/03/2013

Comentario de mercado 19/03/2013

Segunda jornada en la que las bolsas digieren el Plan de Rescate de Chipre. Las bajadas han perforado los mínimos de ayer, cotizando de manera creciente la hipótesis de que el Parlamento chipriota no apruebe las cargas fiscales que la Troika exige a los depositantes (a modo de contraprestación por el rescate, dado que en este caso, no se van a exigir fuertes medidas de austeridad). Los mercados quieren que las penalizaciones a los usuarios de cuentas bancarias se limiten a cantidades por encima de los  100.000 €, que supone una barrera estratégica por dos razones.

En primer lugar, por el posible efecto contagio que esta decisión pueda suponer, al crearse el precedente de que los pequeños ahorradores sufren el rescate de un banco, un sector financiero o incluso, un rescate soberano a todo un país. Sin embargo, este efecto contagio, al contrario que en otras ocasiones, es muy endeble y virtual.

Las circunstancias de Chipre son muy excepcionales. El país cuenta con un sector financiero extremadamente sobredimensionado (sólo Islandia e Irlanda padecían desequilibrios semejantes), repleto de capitales de ciudadanos no residentes y no comunitarios (como los rusos); tiene un tamaño minúsculo, y un peso en la economía europea diez veces inferior al de Grecia, lo que le confiere una fuerza negociadora muy limitada. No sólo no representa un riesgo sistémico, sino que su eventual salida de la Eurozona no pondría en absoluto en cuestión la continuidad de la moneda única (particularidad que no ofrece ningún otro país miembro). Cuando se negoció el rescate de Irlanda, la oposición taxativa de los políticos irlandeses a subir el Impuesto de Sociedades (una de las exigencias de la Troika), se resolvió con la cesión de los rescatadores y la victoria de los rescatados, dado el potencial de contagio en aquel momento. En el caso concreto de España, el rescate del sector financiero ya tiene cerradas las condiciones en un Memorándum de Entendimiento firmado, que abarca fondos por valor de 100.000 millones de Euros, de los que queda un colchón de 60.000.

Pero sobre todo, el mercado no quiere que se desvirtúe el espíritu de la futurible Unión Bancaria, que gira en torno a tres puntos principales: un regulador único, con un fondo de resolución ordenado a nivel europeo, la existencia de un procedimiento de recapitalización directa de bancos al margen de los Estados, y la aprobación de un Fondo de Garantía de Depósitos comunitario, que hiciese que un Euro depositado en un banco austriaco ofreciese la misma seguridad que otro depositado en un banco griego. Sentar este precedente mandaría el mensaje de que la Unión Bancaria, cuya entrada en vigor de viene retrasando desde el verano pasado, no es en absoluto una prioridad en Europa.

En caso de que se apruebe en la votación del Parlamento chipriota el borrador de las condiciones de rescate, este nuevo capítulo de la crisis del Euro podría darse por terminado, y   las subidas en las bolsas volverían, superando rápidamente los niveles del pasado viernes (con permiso de la reunión de la FED). En caso contrario, las negociaciones continuarían, buscando un acuerdo en la distribución de las cargas. De no alcanzarse ningún acuerdo, las tensiones sí que podrían recrudecerse con fuerza, al abrirse un escenario de salida del Euro, que, pese a presumirse soportable, carece de precedentes.

 

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar