Contradicciones del rabioso corto plazo...

3

Capitalia FamiliarEn este último mes del año el Banco Central Europeo y la Reserva Federal compartirán protagonismo en la concreción de unas políticas monetarias cada vez más divergentes: crecientemente expansiva en el caso de la Eurozona y en proceso de normalización en Estados Unidos.

De cara a la reunión de este jueves, el mercado descuenta ya una ampliación significativa del actual programa de expansión monetaria por parte del BCE. En este sentido, las expectativas parecen estar centradas en:

  • Un aumento del volumen de compra de activos de entre 10 mil y 20 mil millones de euros más al mes, hasta un total de 70-80 mil millones mensuales.
  • La extensión temporal de la finalización del plan actual en un año más, desde septiembre de 2016 hasta septiembre de 2017.
  • El recorte del tipo de descuento (al que se remuneran las posiciones de liquidez de los bancos en el BCE) hasta el -0.30% desde el -0.20% actual (es decir, los bancos perderán algo más de dinero al depositar sus excedentes de liquidez en el BCE).

Por tanto, los mercados ya descuentan mucho en este sentido y, sobre esta base, la probabilidad de que la autoridad monetaria europea sorprenda muy positivamente este jueves es ya bastante limitada. De ahí el tono de cautela que empieza a respirarse en la renta variable europea a la espera de la decisión definitiva del Banco Central Europeo, y que el euro haya conseguido aguantar hasta ahora la zona de soporte que en el entorno de los 1.05 USD/EUR marca su directriz alcista de largo plazo.

Por lo que respecta a la Reserva Federal, el mercado venía asignando una probabilidad elevada (cercana al 70%) al escenario de que la autoridad monetaria estadounidense decida llevar a cabo la primera subida en 10 años de sus tipos de interés de referencia en esta próxima reunión del 15 y 16 de diciembre. Sin embargo, durante la sesión de hoy se ha dado a conocer el índice de gestores de compras (ISM) del sector industrial del mes de noviembre con un resultado bastante pobre: el índice ha caído hasta los 48.6 puntos desde los 50.1 del mes anterior y frente a una previsión de 50.5. Se sitúa así en fase de contracción (por debajo del nivel 50) por primera vez desde el año 2009. Es muy posible que esta situación sea transitoria y no el presagio de una próxima entrada en recesión de la economía estadounidense, pero teniendo en cuenta que dos terceras partes de la bolsa estadounidense dependen de la evolución del sector industrial, conviene seguir muy de cerca tanto el comportamiento de la demanda externa como de la cotización del dólar a la hora de valorar las perspectivas de rentabilidad del mercado bursátil estadounidense que, por otra parte, en estos momentos está ya relativamente caro.

El dato publicado hoy ha propiciado subidas de las cotizaciones tanto de la renta fija como de la renta variable estadounidenses. En otras palabras, el mercado ha cotizado en positivo una mala noticia a nivel fundamental. ¿Por qué? Porque la debilidad mostrada por el ISM podría justificar como medida de prudencia un aplazamiento (una vez más) de la esperada subida de tipos por parte de la Fed. La clave definitiva en este sentido la tendremos en los datos oficiales de empleo del mes de noviembre que se darán a conocer este viernes, aunque mañana (ante el Club Económico de Washington) y el jueves (ante el Comité Económico Conjunto del Congreso y el Senado), la presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, podría aprovechar también para dar alguna pista adicional a este respecto.

Por el momento, parece que las buenas noticias por parte del BCE de cara a este jueves ya están en gran medida descontadas, y las malos datos en Estados Unidos se reciben como buenos en tanto en cuento pudieran hacer dudar a la Fed de cara a iniciar ya el proceso de normalización de sus tipos de interés. Esas contradicciones que a veces presentan los mercados en el rabioso corto plazo…

  1. en respuesta a Capitalia_EAFI
    -
    #3
    02/12/15 19:08

    Inflación o desempleo, las dos opciones, porque parece que la curva de Phillips tiene efectos acumulativos.
    Para el europeo perder poder adquisitivo va a ser chocante. Por años sentirán que el dinero alcanza cada vez menos y menos. Pero ese será el precio por no tener desempleo. El desempleo genera renta ordinaria de 0 Euros para el parado. Es por definición, pobre, y encima excluido de la sociedad capitalista. Todavía la inflación, aunque golpea, reparte el efecto entre todos. El desempleo concentra el efecto.

    La experiencia Latinoamericana en los emergentes fue que luego de años de quejarse del aumento del costo de la vida, un día vino la crisis de 2008 y las empresas vieron que era muy barato operar allí porque la pérdida de poder adquisitivo era tan grande que era una ganga. Y así los empleos llegaron a tocar la puerta. Otrora había que lanzarse como inmigrante para aspirar a empleo de país desarrollado, sufrir discriminación por ser inmigrante y por estar lejos de la familia, y luego de la crisis, los empleos llegaban a domicilio, a la puerta de la casa. Fue un asunto muy curioso. Lo más irónico fue advertir a americanos educados y adultos acerca del crecimiento del desempleo, y recibir por avisarles, toda clase de ofensas. Era como aquel que compró todos los números de lalotería y luego se queja de ser el ganador.

    Los que no se habían preparado (porque no quisieron o no pudieron) en lo básico para empleos de primer mundo, quedaron sumergidos en el desempleo.

    Difiero respecto de que no haya ni necesidad ni interés por parte de la Reserva Federal en propiciar una apreciación del dólar. En 2013 cuando India estaba comprando oro, le aplicaron un bandazo a la rupia. Quizás la Reserva Federal no esté muy interesada en que el dolar se revalúe sin límite, pero no parece querer ceder el puesto de divisa de reserva, y para ello debe mantenerse alta en preferencia y baja en pérdida de poder adquisitivo.

    Durante la famosa crisis de los PIGS tampoco estaban muy interesados en que el Euro desapareciera, pues el dólar respecto del Euro mantuvo una conducta de diente de sierra. Aunque eso no estoy seguro de que quieran mantenerlo.

    Al menos esa es mi opinión personal.

  2. en respuesta a Comstar
    -
    #2
    02/12/15 18:06

    Gracias por tu comentario, Comstar. No es todo exactamente así como comentas. La mayor parte de las inyecciones de liquidez llevadas a cabo por la Reserva Federal a lo largo de los últimos años no estuvo destinada a la compra de activos tóxicos de los bancos sino directamente deuda pública en mercado. En este sentido, el programa de expansión monetaria en Estados Unidos fue más ortodoxo dentro de la heterodoxia de lo que lo está siendo el programa del Banco Central Europeo.

    Coincidimos contigo, sin embargo, en tu afirmación de que los programas de expansión monetaria ejecutados por los principales bancos centrales del mundo suponen un riesgo para el futuro de las políticas monetarias y del sistema financiero internacional.

    Las dinámicas monetarias y de tipo de cambio a que te refieres son hoy en día, para bien y para mal, bastante más complejas de lo que señalas en tu comentario. No todo es blanco o negro. No hay de hecho, en nuestra opinión, ni necesidad ni interés por parte de la Reserva Federal en propiciar una apreciación del dólar. Tanto es así que es un factor de preocupación para ellos que han venido apuntando como tal reiteradamente en sus informes y declaraciones a lo largo de los pasados meses. La razón es que la apreciación del dólar está suponiendo una importante merma de competitividad para su economía y las multinacionales estadounidenses llevan ya meses notando sus efectos negativos sobre sus ingresos.

    En cambio, si hay necesidad e interés en la Eurozona por favorecer un tipo de cambio del euro más débil, precisamente para ganar competitividad de manera inmediata y disfrutar de una mayor fortaleza de la demanda externa que compense la relativa atonía de la demanda interna en el área euro.

    Veremos qué nos depara a este respecto la reunión del BCE de mañana y de la Fed de los días 15 y 16 de este mes.

    Saludos,

    Capitalia Familiar EAFI

  3. #1
    02/12/15 14:11

    * Sabemos que los QE (imprimir dinero, política expansiva) dañan el valor de una divisa, porque hay más dinero para comprar las mismas cosas, por lo tanto, empuja devaluación e inflación en el larg plazo.
    * En estos años la Reserva Federal había estado imprimiendo dinero para comprar activos tóxicos de bancos y para facilitar a los bancos un esquema de "shadow banking" con bonos. Esto es, regalar dinero a los bancos para que compensen sus pérdidas y las conviertan en ganancias, y con los bonos es prestar al banco para que compre bonos para que use el bono como garantía (colateral) para pedir prestado para comprar más bonos. Eso lleva a una situación monetariamente explosiva en el largo plazo.
    * Con los banqueros de EUA ocupando posiciones clave en la banca europea y el BCE, la UE es ahora un satélite de la Reserva Federal.
    * Esto permite que las maniobras que hubiesen hundido el dólar como el QE y el shadow banking, sea pasada a Euros. Entonce será el Euro y no el dólar el que sufrirá. Y con ello se irán a la porra los europeos. Están hundiendo deliberadamente el Euro para salvar al dólar.

    Esa es mi opinión puramente personal, basada en lo que conozco.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar