Efecto Halloween y el ciclo de elecciones de EE.UU

Efecto Halloween y el ciclo de elecciones de EE.UU

Artículo publicado en la Revista Traders by Rankia

Este año son las próximas elecciones del presidente de los EE.UU. y cada vez atraen más la atención de los inversores, incluso en estos tiempos de crisis por el coronavirus. Por lo tanto, es interesante saber si el ciclo electoral de 4 años en Estados Unidos influye en la estacionalidad del mercado de valores. Tanto empresas como inversores esperan el apoyo del gobierno a la economía y al capital.

Thomas Hupp

La teoría de la elección presidencial de los Estados Unidos se remonta a Yale Hirsch (1968). Según esta teoría, cada presidente trabaja durante su primer año en el cargo para cumplir las promesas electorales. El segundo año también sigue esta tendencia.

Se acepta la debilidad económica inicial, ya que las promesas electorales durante la primera mitad de la presidencia generalmente no apuntan a fortalecer la economía.

En cambio, tanto los intereses políticos, como los cambios en la legislación fiscal y las cuestiones de bienestar social, tienden a tener la más alta prioridad.

Durante el tercer año, el presidente vuelve al modo de campaña electoral e intenta mejorar el estado de ánimo del electorado. Intenta fortalecer la economía y crear oportunidades de empleo. En este momento, el impacto financiero o económico de la política presidencial suele ser más evidente. Durante el cuarto año del mandato, año de las nuevas elecciones, así como durante el tercero, se caracterizan por los estímulos a la economía y el mercado de valores para ganarse al electorado.

El propósito de este artículo es aclarar si una combinación del ciclo electoral de los Estados Unidos y una estrategia de inversión estacional pueden proporcionar una ventaja competitiva en las inversiones financieras.

Para encontrar una respuesta fiable a esta pregunta, es necesario realizar un estudio exhaustivo del mercado de valores, lo cual es un gran desafío. Lo cual se debe a que son necesarias 100 observaciones para obtener estadísticas significativas.

Dado que el efecto de Halloween (vender en mayo) ocurre una sola vez al año y el ciclo electoral de los Estados Unidos se repite cada 4 años, solo tenemos 25 muestras en 100 años de historia del mercado de valores. Por lo tanto, elegiremos el mayor período de observación posible para este estudio.

La primera elección de los Estados Unidos se celebró en 1789, la segunda en 1792, y desde 1792 ha habido elecciones presidenciales cada 4 años sin excepción.

La Universidad de Kentucky nos proporciona a posteriori los precios calculados del S&P 500. Por lo tanto, nuestro análisis (227 años bursátiles) podría generar un total de 56 ciclos electorales, 2724 meses y 341 observaciones del efecto Halloween por muestra. Lo cual significa que este análisis tiene la mayor certeza estadística posible. La importancia estadística de esta visión a largo plazo contrasta con la transferibilidad de los resultados al presente, ya que muchas relaciones han cambiado durante el transcurso de estos 227 años.

Esta objeción justificada debe reconocerse en la discusión de los resultados. Los rendimientos mensuales observados del S&P 500 de 1792 a 2019 se dividieron en años electorales, años postelectorales, años electorales intermedios y años preelectorales y corresponden al cuarto, primer, segundo y tercer año del mandato del presidente.

Los retornos mensuales desde noviembre a abril (11–4) se asignaron al efecto Halloween y los meses restantes desde mayo a octubre (5–10) se asignaron al resto del año en el ciclo electoral de los Estados Unidos. La media (mediana), la desviación estándar (volatilidad) y el riesgo a la baja se calcularon a partir de estas muestras.

También se calcularon los rendimientos ajustados al riesgo, como la relación de Sharpe y Sortino. Además, los rendimientos mensuales respectivos de las muestras se sometieron a la prueba “t” heterocedástica para determinar la certeza estadística de estos valores. Así, encontramos que el efecto Halloween se cumple si los retornos desde noviembre a abril han sido más altos que los de mayo a octubre.

 

Resultado provisional

En primer lugar, al observar los promedios, se puede ver que el patrón de rendimiento durante los 227 años de historia del mercado de valores es exactamente el mismo que se describe en la teoría del ciclo de elecciones presidenciales descrita al inicio. El año preelectoral y el año electoral son excelentes años para las acciones, el año posterior a la elección es un año de débil para las mismas y el año intermedio de las elecciones está en la media (ver Tabla 1).

retornos y riesgos del ciclo electoral

Los valores medios revelan que las diferencias en los rendimientos entre los años de elecciones, el intermedio y el preelectoral son pequeños, lo que sugiere que puede no haber diferencias significativas en los retornos.

De hecho, la prueba t confirma que no hay diferencias significativas entre los retornos mensuales de las elecciones y los años preelectorales. La diferencia en los retornos entre el año electoral y el intermedio es poco significativa. Solo el año posterior a las elecciones es significativamente peor que los otros años.

Estos resultados permiten una conclusión provisional: las diferencias en los rendimientos entre el año electoral, el año preelectoral y el año intermedio de elecciones son demasiado pequeñas para tomar una decisión de inversión. Pero durante el año posterior a las elecciones, puede merecer la pena ser más cauteloso en la gestión de riesgos de la cartera de acciones.

 

Influencia en la estacionalidad de Halloween

En el contexto de una estrategia de inversión estacional, ahora surge la pregunta de si el ciclo electoral de los EE. UU. influye en la conocida estacionalidad del efecto Halloween.

El resultado del estudio a largo plazo es más claro que el ciclo electoral real de los Estados Unidos: el efecto de Halloween es particularmente fuerte durante el año electoral, el año de elecciones primarias y el año intermedio de las elecciones, aunque débil durante el año posterior a las elecciones (Tabla 2).

Ciclo electoral estadounidense y efecto halloween

Este resultado no es sorprendente, pero sí que es sorprendente la acción en todos los factores de rendimiento y en los mercados bursátiles: cuanto mayor fuese su rendimiento, más estacionalidad se daría durante el año.

Una mirada a las frecuencias de esta situación subraya el resultado (Figura 1). El 66 % de los años electorales son típicamente estacionales, es decir, el retorno generado durante el año ocurre principalmente de noviembre a mayo (o de noviembre a julio). En el caso de los años preelectorales, hasta un 70 % siguió un patrón estacional.

frecuencia alto halloween

En el caso del año intermedio de las elecciones solo tuvo un efecto de Halloween del 47 % de todos los años, pero aún tuvo un rendimiento excesivo durante los meses de Halloween y un efecto de venta de mayo débilmente significativo. El año de elecciones parciales es difícil para una estrategia de inversión estacional.

Aunque el 50 % de todos los años de elecciones parciales tuvieron un efecto Halloween, el 50 % restante fue a la inversa en cuanto a la estacionalidad, por lo que el retorno fue mayor durante los meses de mayo a octubre que durante los meses de Halloween.

Nuestro estudio permite concluir que los presidentes de EE. UU. influyen en la economía y el mercado de valores a su favor lo cual son buenos argumentos para su campaña electoral. Dado que el actual presidente Donald Trump se ve a sí mismo como un hombre de negocios y mercados bursátiles, su influencia podría ser igualmente grande.

Por lo tanto, el año electoral 2020 de EE. UU. promete expectativas positivas de rentabilidad para las acciones y una fuerte estacionalidad. Pero no solo las elecciones estadounidenses, sino también los rendimientos económicos reales podrían causar sorpresas.

 

Histórico de pruebas de una estrategia comercial

Para probar el análisis científico de los rendimientos del ciclo electoral de los Estados Unidos en aplicación práctica, Oliver Paesler ha probado 2 estrategias de inversión con Captimizer. El Captimizer es un software para los gestores de fondos que proporciona una importante herramienta de simulación de estrategias en condiciones reales durante el desarrollo de estrategias de inversión. Se probaron las siguientes estrategias:

La estrategia de Halloween “Compre en octubre y venda en julio”, que, según una extensa investigación del autor, funciona mejor que la clásica estrategia “Compre en octubre y venda en abril”

La misma estrategia anterior pero aplicada específicamente durante todos los años electorales, primarios e intermedios. Además, en los años posteriores a las elecciones, la línea de 200 días se utiliza como una señal de venta entre enero y julio para abandonar el mercado de valores antes de tiempo. Como mercado de valores y referencia sirve al S&P 500 desde 1970 a 2019, teniendo en cuenta los costes de un 1 % anual y un 0.1 % para cada transacción.

La estrategia anterior generó un rendimiento del 9,15 % anual durante los 50 años del período en revisión, lo que representa un rendimiento excesivo del 1,86 % sobre el S&P 500. La segunda estrategia con la línea de 200 días durante el año posterior a las elecciones con gestión de riesgos arrojó un rendimiento del 9,57 % anual, logrando así un rendimiento más alto incluso ligeramente superior.

Si bien el índice de referencia tenía una volatilidad del 15 %, las 2 estrategias tuvieron una volatilidad del 11,27 % y del 10,66 % e incluso lograron minimizar significativamente el riesgo con un rendimiento más alto.

La Tabla 3 muestra las cifras correspondientes de rendimiento y riesgo.

rendimiento efecto halloween

Conclusión

Se puede decir con un alto grado de probabilidad que una estrategia de inversión estacional vale la pena a largo plazo. Durante el año posterior a las elecciones, es aconsejable hacer un análisis técnico para reducir el riesgo durante los meses de noviembre a mayo. El índice de fuerza relativa (RSI) es un buen indicador.

El riesgo de la cartera de acciones debe reducirse durante el año posterior a las elecciones a más tardar cuando el índice caiga por debajo de la línea de 200 días.

Lo que queda por ver es si la crisis del coronavirus desplazará la clásica estacionalidad de “vender en mayo” este año. En ese caso, el efecto podría retrasarse solo 1 o 2 meses y convertirse en una “venta en julio”.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar