¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
La bolsa al día

Seguimiento diario de los principales índices bursátiles, materias primas y acciones.

Opere en base el principio 80/20

 

portada

¿Menos esfuerzo con más ingresos?

 

¿El 20 % de mis operaciones son responsables del 80 % de mis ganancias? Y de ser así ¿no sería intrigante esta proporción? ¿Se sentaría usted frente a los monitores tan sólo 2 horas en lugar de 10 y aún así podría alcanzar el 80 % de los objetivos? ¿Realmente funciona esta regla en el trading? Si crees en Vilfredo Pareto, entonces sí. ¿Pero quién era Pareto y cuáles eran sus principios?

 

Teoría

 

Vilfredo Pareto, nacido en París (1848-1923) fue un economista, ingeniero y sociólogo italiano. Estudió la distribución de la riqueza nacional en Italia a principios del siglo XX. Descubrió un patrón estadístico, que más tarde recibió su nombre: el principio de Pareto. Descubrió que el 80 % de la tierra era propiedad del 20 % de la población.

Esta constatación le provocó las primeras críticas, ya que dio la recomendación a los bancos italianos, por razones de eficiencia, de concentrarse solo en el 20 % de los clientes más ricos. Solo después de realizarse una serie de nuevas investigaciones en varias áreas, se confirmó dicha relación y su idea fue aceptada. Por lo tanto, se puede afirmar que el 80 % de los resultados se puede lograr con el 20 % del esfuerzo.

Si alguien sigue este principio, entonces veremos que la búsqueda del perfeccionismo es contraproducente. Después de todo, lograr cualquier objetivo por encima del 80 % requiere un esfuerzo adicional considerable (figura 1). Según Pareto, este principio es más significativo y concreto cuanto mayor sea el período estudiado y mayor sea la cantidad de información examinada. Además, las desviaciones de las condiciones tales como 90/10 o en casos extremos 99/1 son permisibles.

Cuanto mayor sea la dependencia de la información considerada, más estrecha será la relación con respecto a 100. Además, la suma de las proporciones no siempre tiene que ser exactamente 100. Crucial es la idea central de que una pequeña cantidad de esfuerzo podría generar una cantidad relativamente grande de mejora. A continuación esbozaremos unos ejemplos comunes de la regla clásica del 80/20:

 

  • Las empresas obtienen el 80 % de sus ventas con el 20 % de sus clientes.
  • El 20 % de los vendedores representan el 80 % de las ventas.
  • El 20 % de los sitios web son responsables del 80 % de las ventas online.
  • El 80 % de los usuarios de software usan el 20 % de las funcionalidades.
  • El 80 % de los usuarios en carretera tan sólo usan el 20 % de las carreteras posibles.

 

En la actualidad, el principio de Pareto se utiliza principalmente para gestionar el tiempo, identificar mejor las prioridades y así aumentar la productividad y la efectividad. Este examen también identifica vulnerabilidades que son menos efectivas y potencialmente podrían ser eliminadas.

 

Pareto y el trading

 

Ahora veamos cómo funciona el principio de Pareto aplicado al trading, aclarando, antes de nada, las condiciones básicas. De esta forma diremos que todos los números necesarios podrán ser consultados y puestos en proporción, para finalmente reconocer y evaluar el significado y/o el sinsentido. Al igual que en todas las empresas, se debe hacer un seguimiento de todas las operaciones en el libro de registro de operaciones del trader.

En el trading, también se conoce como el diario de negociación, que contiene toda la información disponible de los resultados. A través de estos registros, las operaciones se pueden evaluar tras un cierto período. El objetivo de una valoración puede ser múltiple. Por ejemplo, se puede usar para deducir qué estrategia funciona mejor o en qué etapa es más rentable una estrategia determinada. Además, las medidas más comunes se pueden calcular y valorar a partir de una revisión.

 

Principio de Pareto

 

Además de los resultados más conocidos (rendimiento y tasa de aciertos), el índice de rentabilidad, el valor esperado, las pérdidas y el número de transacciones ganadoras y perdedoras son la información más importante para ver si la negociación tuvo éxito durante el período de revisión. Por el contrario, es imposible usar un diario, que no tenga los detalles ni indique qué cambios pueden ser necesarios.

Pero ¿dónde se podría aplicar el principio de Pareto? ¿Y qué lecciones se pueden aprender de ello?

Para responder a esta cuestión, utilizaremos las cifras clave de una estrategia presentada por el autor en una edición de TRADERS' anterior a la actual.

Como el principio de Pareto se basa en observar las condiciones, primero verificamos cuál de las cifras clave representa el esfuerzo y cuál el rendimiento. El esfuerzo, o el riesgo, en otras palabras, representa a las operaciones. ¿Con qué frecuencia el operador tuvo que sentarse frente al monitor y tomar una decisión que le llevó a una operación que implicaba un riesgo? Esto contrasta con el producto de su acción. ¿Cuáles son los resultados de sus decisiones y las operaciones asociadas?

 

 

El rendimiento se expresa en ganancia, luego se examina la relación entre las transacciones y el rendimiento alcanzado, pero también se debe analizar la relación de las operaciones positivas y el rendimiento. Para tener una mejor visión de ello, la imagen 2 muestra la distribución de las operaciones Tres elementos de información son el centro del trabajo:

  • Número de operaciones totales: 250
  • Número de operaciones positivas: 122
  • Rendimiento alcanzado: 190 %

 

Como recordatorio: Pareto afirma que se puede lograr un rendimiento del 80 % con un esfuerzo del 20 %. Las desviaciones son posibles y varias tesis relacionan a los números de diferentes maneras (Tabla 1). La primera tesis afirma que el 20 % de las operaciones totales (50) generan el 80 % del rendimiento (152 %). La suma real de las 50 operaciones de más éxito es del 226 %, relación: 20/119.

 

La segunda tesis es: que el 10  % de las operaciones totales (25) generan el 90 % de las ganancias (171 %). De hecho, las 25 principales operaciones representan el 150 %, o el 79 % de las ganancias en general. Así que nos estamos acercando a la proporción: 10/79. Incluso si esta relación no se ajusta al principio clásico de Pareto, es bastante impresionante. Solo con 25 transacciones; es decir, el 10 % de todas las operaciones, ¡se generó un rendimiento del 150 %!

En base a los primeros hallazgos y con el objetivo de acercarnos lo más posible al 100, queremos intentarlo con una tercera tesis: el 12 % de  las operaciones totales (30) arrojan un rendimiento del 168 %. La participación en el rendimiento general es; por lo tanto, del 88 %, una proporción de 12/88. Ahora que hemos analizado la cantidad de operaciones ejecutadas, examinamos la proporción de operaciones positivas con respecto a su rendimiento.

La cuarta tesis afirma que el 20 % de las operaciones positivas (24) generan el 80 %  del rendimiento (152%). De hecho, las 24 operaciones de más éxito tienen un rendimiento del 146 %., lo cual es el 77 % del rendimiento general. En este caso, el principio usa una proporción de 20/77.

La última tesis es que el 10 % de las operaciones positivas (12) generan el 90 % del rendimiento (171 %). Esta tesis no es correcta. Las 12 operaciones de más éxito generan un 93 %, lo que da un 49 % de rendimiento general, relación: 10/49.

 

La solución

 

¿Qué conclusiones puede sacar el operador de todo esto? ¿Ahorrará el 80% de su tiempo como se describe al inicio de este artículo si renuncia al 20% de operativa? Los lectores atentos y los traders activos probablemente ya tengan la respuesta. Básicamente, se puede afirmar que el principio de Pareto también encuentra su legitimidad en el trading.

Las proporciones de esfuerzo y rendimiento descritas anteriormente son consistentes con los resultados obtenidos: el 12 % de todas las transacciones obtienen el 88 % y el 20 % de las operaciones positivas, generaron el 77 % del rendimiento.

Si observa detenidamente estas figuras con la vista en la imagen 2, comprenderá rápidamente el por qué. Las operaciones con ganancias son un múltiplo en comparación con las operaciones perdedoras. Ahora el trader solo tendría que operar, y hasta podría prescindir del resto de acciones ya que las ganancias son cada vez más amplias.

 

 

Sin embargo, esta influencia directa o indirecta no es posible, a diferencia de los ejemplos dados anteriormente: una empresa puede centrarse en el 20 % de sus clientes con la facturación más alta, el usuario de la carretera puede elegir rutas alternativas, y la ropa puede seleccionarse en más sitios y usarse con menos frecuencia.

Pero omitir las operaciones perdedoras y tener en cuenta sólo las ganadoras, se asemeja al deseo de poder predecir los movimientos. Lo que sí puede hacer es limitar las pérdidas y dejar correr las ganancias. Lo cual sería factible, por ejemplo, con límites de pérdidas fijos y una estricta gestión de riesgos.

 

Conclusión

 

El trading es también hasta cierto punto una ciencia. Como hemos visto en los ejemplos, el principio de Pareto se puede aplicar al trading o a la valoración de estrategias. Aunque no se puedan omitir las pérdidas, no se las debe dejar crecer demasiado conforme a la conocida frase del mercado: "limitar las pérdidas y dejar correr las ganancias". El trader lo tiene todo a su alcance.

Este artículo ha sido extraído de la edición de abril de la revista TRADERS' by Rankia, si estás interesado en leer más artículos relacionados con el Trading, puedes suscribirte de forma gratuita a continuación.

 Suscríbete Gratis >>> ¡Recibirás todos los meses el nuevo número de la revista TRADERS' by Rankia! Cada mes, nuevos artículos, entrevistas y noticias relacionados con el mundo del Trading. 

 

 

 

Autor del blog

  • Rankia

    Portavoz oficial de la empresa editora de este sitio web Rankia

Envía tu consulta

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar