Análisis del trading como negocio: ¿Cómo voy a lograrlo?

Una vez planteados nuestros objetivos, debemos escoger el “campo de batalla” y de qué forma vamos a “batallar” en él. Al igual que indicábamos en el anterior artículo que había tantos objetivos como personas, al escoger el mercado en el cual vamos a operar, ocurre exactamente lo mismo. También es verdad, que tanto el tiempo diario como el número de mercados o productos y capital son finitos, es la combinación de estos factores, lo que hace que haya un elevado número de posibilidades.

Normalmente, las personas comienzan a operar en un mercado concreto, o bien porque han sido iniciados en dicho mercado al tomar un curso, o porque otras personas le han “aconsejado” operar en él. Esto no es nada desechable, siempre y cuando dicho mercado, dicho sistema y el capital necesario se acople al operador perfectamente.

Pero creemos que para empezar, cada persona debe plantearse 3 sencillas preguntas:

· ¿Cuánto tiempo puedo dedicar a operar?

· ¿Qué tipo de operador soy?

· ¿Cuál es el capital del que dispongo?

Podemos dar diferentes respuestas a cada pregunta, e incluso solo una, pero no nos determinará definitivamente el mercado, el capital o tipo de trading a realizar. Saldrán diferentes combinaciones asequibles a la persona, las cuales deberá probar el operador durante un tiempo, y donde uno se sienta más cómodo, más exitoso, será la opción a escoger.

Este artículo no tiene como finalidad dar a conocer todos los productos, mercados, tipos de sistemas,… ya que hay una gran cantidad en el mercado, a lo que hay que añadir que cada día aparecen nuevos productos o servicios. El único consejo sobre el tema que nos permitimos darles es el de ser consecuentes con la inversión y los apalancamientos, y traten de operar siempre que puedan en mercados oficiales.

 

TIEMPO

Una variable fundamental pero para nada definitiva en el negocio del trading. Esta actividad puede tener un hueco en nuestro tiempo, por pequeño que sea. Lo que sí se podría decir, entre comillas, es que es una variable que puede ser inversamente proporcional al capital. Y nos explicamos. Si se dispone de poco tiempo (2 o 3 horas a la semana), lo normal es que se realice trading a largo plazo, swing trading. Para ello el capital necesario es mayor que el que se necesitaría para operar de forma intradiaria, o al menos para conseguir un beneficio aceptable (en estas operaciones, como por ejemplo la inversión a largo plazo en acciones, las comisiones y cánones pueden ser elevados proporcionalmente si el capital a invertir es bajo; si operamos en mercados de futuros, Forex,… tanto las garantías como los rangos de stop de pérdidas son más elevados). Sin embargo, si disponemos de mayor cantidad de tiempo (a partir de 2 horas al día) podremos operar con una inversión menor, aprovechando los apalancamientos que nos ofrecen diferentes productos o mercados.

 

TIPO DE OPERADOR

Cada persona es diferente a la hora de operar y por desgracia las personas se dan cuenta del tipo de operador que es cuando ya llevan un cierto tiempo operando en los mercados. Esto es un hándicap, sobre todo temporal, ya que lo que la persona creía que era, normalmente no lo es, desconocía su faceta como operador, muchas veces totalmente opuesta a su forma de ser en otros aspectos de la vida. Volviendo al artículo anterior del Trading como Negocio, más específicamente al segundo objetivo denominado “Paper-Trading”, la persona puede empezar a ver indicios de su forma de actuar ante las diferentes vicisitudes que se le presentan. Es en este momento, cuando se puede empezar a plantear de qué forma puede operar sintiéndose cómodo.

Habrá personas que les cueste tanto entrar como sobretodo salir del mercado de forma manual, haciendo click en su ratón. Para este tipo de operador quizás se ajuste más un sistema automatizado. Con ello no es que se vayan a eliminar todos los miedos que tiene una persona al especular, pero puede bajar bastante el nivel de estrés. Hay personas que creen que elimina toda la parte psicológica, pero realmente no es así. ¿Quién le dice que si su sistema está perdiendo gran cantidad de dinero en una operación, y aunque sea de forma automática, usted no vaya a cerrarla de forma manual? Y si lo hace, y luego por no respetar su sistema, esa operación sale ganadora ¿cómo cree que se sentirá? Y en la próxima operación, ¿qué hará?

Por otra parte, habrá gente hábil, con menos miedo, donde operar de forma manual, discrecional se le ajuste como anillo al dedo.

Luego podemos encontrar dentro de cada uno de estos estilos de trading, la forma de llevarlo a cabo en el mercado. Los tipos más comunes son el scalping intradiario, el swing trading intradiario y el swing trading propiamente dicho o a largo plazo. Cada operador escogerá aquel método, normalmente, de forma ligada a su capacidad de “aguante” al tomar una posición y capital necesario.

 

CAPITAL

Otra cuestión importante. ¿Cuántas veces habremos oído decir?: “Y ¿cuánto necesito para invertir?” No hay una respuesta única de nuevo, variará del tipo de trading y mercado a operar. Como hemos dicho antes, puede decirse que es inversamente proporcional al tiempo que le dediquemos y el tipo de trading que realicemos. En cuanto al mercado, hay multitud de opciones, desde las más asequibles, tanto por coste por operación, garantías, apalancamientos… como las menos accesibles. La cuestión es saber cuánto necesito para operar en el mercado y con el sistema que me da rentabilidad. Conociendo esta respuesta, la mejor opción es multiplicar el Drawdown máximo del sistema por 3 y añadirle las garantías (DDx3 + garantías) y ver si es o no compatible con las capacidades económicas personales. Este es el comienzo, la inclusión de mayor capital para la especulación, debe provenir de la misma con el seguimiento de una gestión monetaria preestablecida.

Como pueden observar hay una enorme cantidad de probabilidades, resultado de las diferentes combinaciones entre el tiempo, capital, tipo de operador y formas de operar. Depende de usted con cual se queda. No deseche ninguna a priori a no ser que sepa a ciencia cierta que no está preparado para ella. Como en la naturaleza, aquí prima la “selección natural”, es decir, vaya desechando aquellas con las que no se sienta cómodo, no tenga éxito o sus posibilidades económicas o personales no se lo permitan. Encuentre la mejor combinación, pero no busque la perfección absoluta, le adelantamos que no existe, solo busque su perfección, la perfección adaptada a usted.

Muchas gracias y hasta el próximo capítulo.

 

Artículo propiedad de NIVEL4 Learning Trading Systems, S.L.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar