Análisis del trading como negocio: Objetivos

En la vida como en el resto de actividades que realizamos, tenemos unos objetivos prefijados, donde día a día vamos trabajando con el fin de intentar conseguirlos. Desde que nacemos, tanto los objetivos como la forma de conseguirlos, son tarea de nuestros progenitores o tutores, los cuales nos fijarán una serie de metas basadas en sus creencias de qué es mejor para cada uno de nosotros, y nos ayudarán y pondrán todos los medios a su alcance para que las consigamos (estudiar, hacer deporte, educarnos,…).

Poco a poco, esos objetivos iniciales van pasando a ser propios, o los vamos cambiando, desechando, adaptando, incrementado según nuestros gustos, necesidades, edad, valores, forma de ser…

Una forma de diferenciar o clasificar los objetivos puede ser la siguiente:

  • Principales
  • Secundarios

Los primeros, los denominados Principales, son los objetivos finales, es decir, aquellos que tenemos como meta final. Por otra parte, los secundarios, son aquellos objetivos que tenemos que ir logrando y superando para la consecución de los Principales.

Puede haber casos donde para conseguir los objetivos Principales no sea necesario otra serie de objetivos Secundarios, es decir, pueden realizarse de forma directa. Y habrá casos, por el contrario, donde un objetivo Secundario se convierta a su vez en Principal, ya que para la consecución de este, es necesaria la consecución de otros objetivos.

Los objetivos pueden ser difíciles, pero a su vez, deben ser realistas y estar adaptados a cada persona, conocimiento, capital, forma de ser. Con esto queremos decir, que no deben de ser, en ningún caso, imposibles. Decimos esto porque la mayoría de las personas “sufre” de autoengaño. La parte psicológica de la persona u operador influye altamente en cada objetivo. Se autoengañan, creyendo que pasando a un objetivo posterior sin conseguir el previo, podrán conseguir el objetivo siguiente o final, de una forma más rápida y rentable. Como ejemplos que nos hemos encontrado tenemos:

  • Personas que no realizando suficiente “paper-trading”, comienzan la operativa real pensando que ya han tenido suficiente práctica, y que no yéndoles muy bien en esta etapa, creen que en real cambiará la cosa a mejor.
  • Personas que en real y operando con poco capital, contratos, acciones no consiguen superar un objetivo, incluso descapitalizando la cuenta por completo. La respuesta que se dan es la de capitalizar más la cuenta y especular con más riesgo, más contratos, más acciones, para recuperar todas la pérdidas de forma rápida.
  • Personas que con una cuenta de 2.000-3.000$ pueden, no ya sacar un sueldo elevado todos los meses, sino que piden que a corto plazo puedan tener una independencia financiera.

El final de cada una de estas personas es fácil imaginárselo. Aquellas que no supieron parar, recapacitar, volver atrás, pedir ayuda, el fracaso fue su final. Sin embargo, otras que supieron reaccionar y ver el verdadero problema que tenían, consiguieron seguir adelante.

Un problema innato del ser humano es creer que somos autosuficientes y nos cuesta mucho pedir ayuda. En el trading como en cualquier negocio, esa ayuda existe. Las empresas cuando detectan que algo va mal o no pueden resolver un problema o conflicto, contratan consultores, abogados, economistas, es decir, personas especializadas en el tema en cuestión que les pueda sacar del bache y seguir hacia adelante. Así mismo, en el trading hay personas especializadas o profesionales, que les pueden ayudar a conseguir el objetivo que no consiguen alcanzar. El único problema, como ya hemos dicho antes, es que no solicitamos esa ayuda. Les aconsejamos que si se encuentran en este punto, no duden en conseguir y pedir esa ayuda y puedan proseguir con su actividad, de otra forma, el resultado pudiera ser la descapitalización total, lo que se traduce en el abandono de la actividad o en tardar un tiempo y dinero muy elevado en conseguir un objetivo.

En el negocio del trading podemos tener tantos objetivos Principales y Secundarios, como personas. Pero, normalmente, la estructura básica es la siguiente:

  • 1º Objetivo: Formación

Intente formase con enseñanza de calidad, añadiendo la autoformación conseguida con su experiencia. Escoja el método o sistema que mejor se adapte a usted, a su forma de ser, al tipo de mercado,… no haga lo contrario, es decir, un sistema al que tenga que adaptarse.

  • 2º Objetivo: Paper-Trading

No tenga ninguna prisa, cuanto más tiempo y mayor número de resultados, mejor. Aquí conocerá, no solo los resultados numéricos de su aplicación del sistema, sino cómo se siente, cómo reacciona en su operativa. En este objetivo, sabrá si su formación ha sido la adecuada o no, o si por el contrario, uno de los principales problemas de su operativa es usted.

  • 3º Objetivo: Inicio en real

Primera toma de contacto en la operativa real. Donde lo que uno creía que era y sus resultados apuntaban, normalmente cambian a peor. En este objetivo no hay que desilusionarse, debemos saber que se encuentra en el guión previsto, el problema reside en no saber parar, recapitular y volver al punto donde teníamos éxito.

  • 4º Objetivo: Mantenerse “vivo”

Primer objetivo real que la mayoría de las personas no alcanza. Aunque parezca mentira, es un gran éxito operar y mantener la cuenta.

  • 5º Objetivo: Ingresos constantes en el tiempo

Pensamos que este objetivo debería ser el Principal para aquellas personas muy ambiciosas. Todos los objetivos anteriores, si se han ejecutado correctamente, nos harán conseguir llegar a esta meta. Conseguiremos que el trading nos aporte una fuente de ingresos adicional a nuestra fuente principal. Es uno de los más difíciles de conseguir. La experiencia, los años (sí, sí, los años) nos dirán si el paso al objetivo siguiente puede o no ser factible. Llegados a este punto, podemos empezar a plantearnos  intentar conseguir el siguiente objetivo.

  • 6º Objetivo: Fuente principal de ingresos

Este es uno de los objetivos soñados por las personas, poder vivir del trading. Como han leído anteriormente, los pasos para conseguir este objetivo son duros y largos en el tiempo. No lo desechamos en ningún momento como objetivo Principal para un operador, pero pensamos que no debe de ser a priori el objetivo final, el tiempo nos lo irá indicando.

  • 7º Objetivo: “Ya veremos”

A este objetivo le denominamos el “ya veremos”, por su gran dificultad en conseguir y quizás el más anhelado. Todos sabemos a qué nos referimos, la total independencia financiera o el hacerse rico. No vamos a decir que es totalmente imposible, pero creemos que es muy difícil, siendo muy pocos los privilegiados en conseguirlo. No debe ser el objetivo Principal para nadie, solo el tiempo y la experiencia nos lo dirá.

Estos objetivos, sencillos y lógicos en planificar, son muy difíciles de ejecutar y llevar a cabo. Lo anteriormente comentado sobre el autoengaño, el miedo a pedir ayuda, la falta de autocontrol, impacta de forma negativa en la consecución de nuestras metas.

Siendo sensatos, sobre todo con uno mismo, podemos saber desde las dos primeras etapas (siempre y cuando la formación sea adecuada y de calidad) si se vale o no, si tendremos éxito con nuestra empresa o fracasaremos estrepitosamente. En este último caso, por favor, y no nos cansamos de decirlo, o una de dos, comienzan todo el proceso desde cero, mejorando en aquellos puntos donde uno flaquea o, abandonen con la menor pérdida posible.

En el negocio del trading tenemos la suerte de “probarnos” y ver si realmente se puede llevar a cabo con éxito sin arriesgar un euro, algo harto difícil, por no decir imposible, en otro tipo de negocio. Hay que llevarlo con calma, eso sí, donde la formación, tanto de un sistema, mercados, productos, como el conocimiento de uno mismo, lleva un tiempo más que considerable.

Además, este negocio, aparte de no tener que arriesgar capital para saber si puede o no ser un éxito a priori, tenemos otro tipo de ventajas que podemos tomar adecuándonos a nuestros gustos, como puede ser el horario, el mercado, el tipo de sistema (discrecional o automático),…

Una etapa nos llevará a otra, pudiendo ir tanto hacia una etapa posterior como hacia una etapa anterior. Podemos quedarnos en una etapa consolidada, ya que nos interesa seguir progresando o arriesgando, o no disponemos a corto o medio plazo de un capital importante, tanto monetario como de tiempo, para llevar a cabo la siguiente.

En resumen, establezcamos unos objetivos realistas a nuestras capacidades, tanto en el inicio como en cada etapa. No intentemos atajar, establezcamos estrategias a llevar a cabo y seamos fieles y consecuentes con ellas. No se auto engañen, vuelvan hacia atrás, pidan ayuda o retírense, está en juego mucho tiempo de su vida y capital que han trabajado para conseguir. Y no abandonen la actividad que les suministre su principal fuente de ingresos para dedicarse de lleno al trading.

 

Artículo propiedad de NIVEL4 Learning Trading Systems, S.L.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar