El gráfico semanal: El cobre, a la cabeza de los 'metales verdes'



En la gran semana de las tecnológicas, Netflix, a la que dedicábamos nuestra sección la semana pasada, ha logrado mantenerse y avanzar ligeramente tras la pequeña decepción que supuso la evolución de los nuevos suscriptores en el primer trimestre del año.

En cierto modo, como decíamos la semana pasada, Netflix anticipó lo que luego ha pasado en otras grandes tecnológicas, como Tesla, Microsoft, Apple o incluso Amazon, que tras presentar muy buenas cifras trimestrales se han encontrado con una respuesta más bien fría de la cotización, probablemente porque ya estaba recogido todo lo bueno y sin embargo han aparecido algunas sombras de cara al futuro en los datos presentados.

En el lado opuesto, el de la economía básica tradicional, las materias primas han seguido subiendo, con alguna excepción como el oro, la plata o el platino, y entre ellas ha destacado el cobre, que el pasado jueves superaba los 10.000 dólares por tonelada, un nivel no visto desde el 2011. El Gráfico de los futuros del cobre que adjuntamos muestra el fuerte tirón que el precio del cobre ha experimentado en febrero y en abril, En la última semana el cobre ha subido un 3%, en abril un 12% y en lo que va de año un 27%.

Las razones de dicha subida hay que encontrarlas no solo en las claras expectativas de reapertura de la economía global dado el buen ritmo de vacunaciones, y no solo en la clara correlación entre los metales y el comercio internacional, que se está recuperando muy rápidamente, sino, además, en la transición hacia una economía verde que caracteriza al mundo post Covid.

El cobre es uno de los llamados 'metales verdes', junto al níquel, la plata, el aluminio y el platino, y entre ellos es el que más ha subido en lo que va de año, un 27% como antes decíamos. Esto es así porque el cobre es importante no solo para el cableado eléctrico y el sector automovilístico, con la electrificación del mismo, sino que además es también importante para dar paso a energías renovables como al solar, la eólica o la geotérmica.

Tal vez por ello algunos Bancos de inversión como Goldman Sachs creen que su precio puede subir hasta los 15.000 dólares la tonelada. Tal vez sea así pero también a ruptura de las cadenas de producción y suministro que supuso la pandemia se está corrigiendo de forma acelerada y tal vez ello lleve a una pausa en la subida del cobre.

Seguimos apostando por las materias primas a medio plazo, y por el cobre en particular, pero nos gustaría esperar alguna corrección para incrementar posiciones.



Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar