Rankia España
Blog Value School
Inversión Consciente

Retrato de un inversor value

El inversor value está con sus ahorros donde siempre ha estado: con los que asumen riesgos y responsabilidad, con los que crean riqueza a diario.

 

 

Se trata de un hombre que un día asumió riesgos, se jugó la piel como propone Taleb, y creó una empresa. Con años de trabajo, aprendizaje y altibajos, consolidó su negocio. Y con austeridad en la gestión y en su vida personal, acumuló ahorros. 

Quizá después de algunas vueltas, encontró por fin, porque eso andaba buscando, un destino para sus ahorros, su lugar justo: una forma de inversión ajustada a su visión del mundo. Los confió a un gestor al que conoció en profundidad hasta descubrir que comparte con él lo más importante: un sentido empresarial de la inversión.  

El inversor value está con sus ahorros donde siempre ha estado: con los que asumen riesgos y responsabilidad, con los que crean riqueza a diario. El mercado bursátil le ha ofrecido la maravillosa oportunidad de participar desde su casa, con sus ahorros, en la propiedad de las mejores empresas del mundo. Se siente parte de una comunidad de partícipes que, como él en su propio negocio, lo sostiene todo en una visión a largo plazo, un análisis profundo y exigente de la realidad y una paciencia hecha de convicciones. La experiencia le ha enseñado que, con esas premisas, el tiempo juega a su favor. Y duerme tranquilo, porque sigue siendo, en el trabajo y en la inversión, lo que siempre quiso ser: propietario de empresas, partícipe de la mayor fuente de riqueza, bienestar y libertad que existe en el mundo.

¿Te ha gustado el artículo?

Si quieres mantenerte informado y conocer las mejores novedades sobre Value School, suscríbete a esta gestora en Rankia.

Lecturas relacionadas
¿Puede ayudarnos la filosofía estoica a ser mejores inversores?
Valoración de empresas por Horos Asset Management
Reflexiones sobre la valoración de empresas
  1. #1
    Siames

    La tergiversación y manipulación que hace esta gente del concepto value es constante, con un una prosa bastante cursi por cierto. A la ya conocida de la escuela austriaca, que nada tiene que ver con el value, ahora sumamos lo de que el inversor value asume riesgos e incluso "se juega la piel" para acabar diciendo que "los confió a un gestor". Más publicidad encubierta no se puede hacer. Veo a Graham revolviendose en su tumba.


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar