Rankia España Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder

Oficialmente en recesión ¿Y ahora qué?

La recesión ya es oficial

Esto ya es oficial. El NBER acaba de declarar, el lunes 8 de junio de 2020, que los EE. UU. han entrado técnicamente en recesión.

Según esta declaración, el NBER ha determinado que se produjo un pico en la actividad económica mensual en la economía de los Estados Unidos en febrero de 2020. El pico marca el final de la expansión que comenzó en junio de 2009 y el comienzo de una recesión. 

Esta última expansión ha batido un récord. La expansión ha durado 128 meses, la más larga en la historia de los ciclos económicos de los EE. UU. El récord anterior duró 120 meses desde marzo de 1991 hasta marzo de 2001.

Recordemos que el NBER para determinar una recesión debe identificar una contracción muy extendida y que afecte a varios sectores. En especial tiene en cuenta la producción nacional y el empleo como principales medidas de la actividad económica.

¿Esta recesión es especial? ¿Será la más corta de la historia?

Pues probablemente lo sea, nadie lo sabe. Lo que sí sabemos con certeza es que ha sido una de las que se ha anunciado por el NBER más rápidamente. En poco más de 3 meses esta recesión ya ha sido anunciada e ya consta en las tablas del NBER, tal y como se puede observar en la siguiente tabla: 

Fuente: NBER

El NBER tardó un año en anunciar la recesión asociada a la última crisis financiera. ¿Es esto una indicación que también será la más rápida en superarse? Esperemos que así sea.

La crisis financiera del 2007-2009 duró 18 meses. Pero las crisis después de la segunda guerra mundial han durado bastante menos, un promedio de 11 meses (ver gráfico). Esto querría decir que faltarían en promedio menos de 8 meses para salir de la recesión.

Elaboración propia con datos de NBER

¿Y ahora qué?¿Cómo invertimos en periodo de recesión?

Bien ahora ya no hay dudas. Estamos en recesión. Las caídas bursátiles anticiparon la recesión en febrero (2020).

Curiosamente las bolsas se anticipan tanto que mientras el NBER anuncia la entrada en recesión, el S&P500 se ha puesto de nuevo en positivo en el 2020 (8/6/2020) mientras el Nasdaq está en máximos. Pero esto puede cambiar en cualquier momento de nuevo, seguimos técnicamente en recesión y puede que la volatilidad de los mercados vuelva en cualquier momento.

¿Cómo debo adaptar mi forma de invertir a esta situación?

No es la primera vez que nos referimos a esto y es un tema recurrente en nuestras comunicaciones. Invertir en tiempo de crisis no debe ser muy diferente a cómo hacerlo en periodos de expansión.

Nuestra recomendación es estar siempre invertidos con una cartera global. El inversor debe entender que es muy difícil anticipar una crisis y que, por tanto, es mejor aceptar que estas forman parte del funcionamiento de la economía y de los mercados.

Por eso es mejor olvidarse de intentar acertar el timing perfecto de los mercados y construir una cartera a prueba de crisis:

  1. Combinar activos negativamente correlacionados
  2. Seguir, mantener y aportar a tu plan de inversión recurrentemente y pase lo que pase
  3. Inversión indexada de bajo coste
  4. Invierte de acuerdo a tu psicología y/o a tus principios

No sabemos si realmente esta será la crisis más corta de la historia, muchos analistas así lo anticipan incluso el NBER lo intuye en su declaración (“even if it turns out to be briefer than earlier contractions”).

De hecho, los mercados están anticipando una salida rápida viendo la recuperación de los mercados en abril y mayo. Para algunos analistas demasiado rápida, ya que aún no hay ni vacunas ni tratamientos 100% comprobados.

Sí sabemos que estadísticamente, en promedio, quedan menos de 8 meses para salir de ella y con muchas posibilidades de que sea antes. Pero incluso si no es así (un repunte del virus aún es posible) con una cartera a prueba de crisis deberíamos estar tranquilos con nuestra inversión.

Si no es así es que probablemente estamos invirtiendo sin tener un colchón de emergencia o debemos revisar nuestro perfil de riesgo.

¡Sé el primero en comentar!
Comentar
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar