El fondo de emergencia: ¿cuenta disponible o cartera conservadora?

El fondo de emergencia: ¿cuenta disponible o cartera conservadora?

En inbestMe a menudo debatimos sobre conceptos financieros, a veces sobre conceptos tan básicos como el fondo de emergencia.

Hemos decidido haceros partícipes del debate entre los dos Jordis de inbestMe, nuestro CEO, Jordi Mercader y nuestro asesor en cultura financiera Jordi Martínez.

Jordi Mercader, fiel a su perfil arriesgado nos da una visión distinta a la clásica del fondo de emergencia ya que defiende que este puede, y conviene, realizarse a través de una cartera conservadora de ETFs. Estos son sus motivos:

Jordi Martínez, más dedicado a la divulgación de conceptos básicos financieros que no a invertir nos ofrece una visión más clásica defendiendo que el fondo de emergencia debe construirse en una cuenta disponible o un depósito.

 

3 motivos para escoger una cuenta disponible

  1. Liquidez: Una emergencia puede ocurrir en cualquier momento, por lo que es conveniente poder disponer de nuestro "colchón" lo más rápido posible, sin tener que esperar a que se realice orden de venta de una inversión y posterior transferencia.
  1. Seguridad: El fondo de emergencia es aquel primer ahorro que tengo para imprevistos. Si tengo una urgencia y debo tirar de este ahorro no tengo ni quiero estar pendiente de si ha perdido valor.
  1. Bajo coste: Tener el fondo de emergencia en una cuenta corriente, a poder ser remunerada, no me supone coste alguno, puedo ir depositando en ella el ahorro periódico mientras voy construyendo el fondo de emergencia (debería tener entre 3 y 6 meses de mis gastos mensuales). Si el ahorro lo hago invirtiendo voy a tener que pagar por cada transacción que realice, tanto al invertir como al desinvertir.

 

3 motivos para escoger una cartera conservadora

Esta sería Una visión alternativa de cómo mantener un fondo de emergencia en una cartera con perfil conservador. Esta alternativa sólo es válida para aquel fondo de seguridad o ahorros destinados a cubrir imprevistos más allá del año o año y medio. En ese horizonte es cuando una cartera conservadora puede ser una alternativa, a la cuenta corriente o un depósito y cuanto más largo sea ese horizonte, más sentido puede tener esta alternativa. ¿Por qué?

  1. Riesgo de inflación: nuestro dinero en una cuenta corriente o depósito (ahora mismo con intereses reales negativos) estará sometido indefectiblemente al riesgo de inflación. Es decir, estaremos sometidos al efecto de la pérdida de poder adquisitivo de nuestro dinero. En una cartera diversificada tenemos la oportunidad de hacer crecer nuestros ahorros algo por encima de la inflación. Obviamente asumiremos algo de volatilidad, pero esta se diluye en el tiempo y casi se anula haciendo aportaciones periódicas.
  1. Flexibilidad: podemos empezar a construir una cartera diversificada muy simple a partir de pocos importes (en inbestMe a partir de 5.000€ pero incluso con 1.000 € uno mismo). No estaremos sometidos a mínimos en un depósito, renovaciones de condiciones de tipos (normalmente a la baja), promociones que caducan o comisiones de mantenimiento cada vez más habituales. Tú controlarás tu fondo de emergencia sin condicionantes.
  1. Riesgo del depositario: más allá de los 100.000€ (cobertura máxima del fondo de compensación) nuestros ahorros estarán expuestos a posibles quiebras del banco depositario. En una cartera diversificada nuestros ahorros están fuera de balance de un banco, y distribuidos tanto como queramos entre diferentes activos (en inbestMe normalmente son 10 ETFs y con diversos proveedores). Con lo cual el riesgo de perder nuestros ahorros es mínimo. Además en caso extremo de quiebra de alguno de los actores (custodios, etc)  las coberturas pueden ser más altas (es el caso de inbestMe con garantías 5 veces más altas hasta 500.000$).

 

Como puedes observar, las dos posturas se pueden argumentar. Valora los motivos de cada opción y sobretodo escoge la que te deje dormir tranquilo. Uno de los aspectos más importantes de nuestra metodología es entender que la psicología del ahorrador/inversor es la segunda prioridad más importante a tener en cuenta. En todo caso, lo más importante es que si todavía no tienes tu fondo de emergencia, lo construyas cuanto antes, con la alternativa que se adapte mejor a tu “psicología” financiera.

¿Y tú qué opinas?

¡Sé el primero en comentar!
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar