“Nuestras carteras están protegidas frente a la inflación” Entrevista a Eduardo Roque

Eduardo Roque, director de Renta Fija de Bestinver, ha hecho balance desde el punto de vista de la renta fija de cómo está siendo el inicio de este año. Sobre las expectativas de inflación, Roque considera que hay bastante confusión entre la inflación a corto plazo transitoria y la inflación a largo plazo estructural.

La inflación, explica el gestor, “es el nivel de precios que tenemos en la economía o en una cesta de bienes y servicios”. El año pasado, debido a la pandemia, se produjo una caída en dichos precios. Ahora, según Roque, “estamos en plena fase recuperación y el efecto base hace que ese porcentaje de subida parezca que la inflación viene”. Por ello, Roque recuerda que es importante diferenciar “esta inflación a corto plazo que es mecánica, es un efecto base con respecto a la del año pasado, con una inflación más a largo plazo que sería peligrosa”.

Roque hace memoria y repasa cómo “antes de la pandemia estábamos viendo el efecto contrario, a pesar de los estímulos monetarios y fiscales, especialmente en EE.UU., la inflación no había aparecido. Ahí se había concluido que no había aparecido por tres cosas: la globalización, la revolución tecnológica y el envejecimiento de la población. No sé si esto cambia tan rápido”. Además, Roque señala que los bancos centrales afirman que “esta inflación va a ser transitoria”.

En este entorno, Roque afirma que “hemos sido bastante disciplinados en nuestro proceso de inversión y por eso la realidad es que nos ha ido bastante bien en los fondos de renta fija, en Bestinver Renta como en Bestinver Deuda Corporativa, que son los fondos de renta fija a largo plazo que podrían haber sufrido más esta subida fuerte de los tipos de interés”. El director de Renta Fija desarrolla que “estamos hablando de la inflación porque, en teoría, si la inflación sube, los tipos de interés a largo plazo también suben y eso provoca que los precios de los bonos caigan”.

El equipo de inversión, debido a la disciplina a la que se refería Roque, lleva preparando las carteras desde noviembre. “Bajamos muchísimo la sensibilidad de nuestras carteras a los tipos de interés, esto quiere decir que si los tipos de interés suben, nuestras carteras están más inmunizadas”, explica Roque. Esta reducción en la sensibilidad de tipos se materializó en la venta del bono a 10 años americano “porque sí que veíamos un mayor crecimiento futuro en EEUU por su fuerte plan fiscal”, matiza el gestor. “Al mismo tiempo, como los bancos centrales nos estaban diciendo que iban a tardar muchos años en subir los tipos, veíamos que los que iban a subir eran los tipos a largo, por lo cual pusimos una posición de mayor pendiente de la curva de tipos”, apunta Roque. El gestor concluye que “hemos protegido bastante bien las carteras en ese entorno”.

Es por todo ello que Roque apunta a que, si la inflación es puntual “lo tenemos descontado” y apunta a que “lo importante será cómo estará la inflación en el 2022 cuando ya no tendrá el efecto base”.  El director de Renta Fija de Bestinver considera que los bancos centrales están haciendo un buen trabajo en el complicado equilibrio entre seguir apoyando la recuperación y controlar las expectativas de inflación: “la FED lo que está diciendo es que esta subida de tipos de interés es el reflejo de una perspectiva de inflación y crecimiento mayores, que es lo que está persiguiendo con sus políticas monetarias expansivas, con lo cual están muy cómodos”. En el caso de Europa, no se siente tan cómoda “tenemos menos crecimiento, menos expectativas de inflación y no están cómodos con que los tipos de interés estén subiendo porque está estresando las condiciones financieras”, aunque matiza que por ello han aumentado las compras semanales de deuda pública y crédito.

Los fondos Bestinver Renta y Bestinver Deuda Corporativa se sitúan en una rentabilidad en lo que va de año del 0,82% y 1,8% respectivamente. “Estamos muy contentos porque la media de los fondos indexados está en un -1,5% más o menos porque han sufrido bastante con la subida del libre del riesgo; por eso creo que lo importante es el tiempo de estudio de los emisores y las emisiones, y para nosotros ese es nuestro trabajo estemos en el entorno de estemos”, comenta Roque. “Sí que es verdad que desde el punto de vista Top-Down, tener poca sensibilidad a los tipos de interés y esa posición de aumento de pendiente nos ha ayudado mucho a cubrirnos de ese riesgo de inflación”, desarrolla el gestor.

El director de Renta Fija ha explicado que el equipo ha encontrado varias oportunidades en los últimos meses. La primera ha sido el caso del bono a 2023 de Credit Suisse. A final de marzo, el vehículo de inversión Archegos produce unas pérdidas muy importantes en ciertos bancos de inversión, el más perjudicado es Credit Suisse, que anuncia unas pérdidas muy importantes de casi 5.000 millones de francos suizos. “Nosotros tenemos un súper especialista en sector financiero que es Joaquín Álvarez-Borrás, que tiene muy estudiado Credit Suisse y las emisiones que tiene en AT1”, desarrolla Roque. Dentro de todas las emisiones de Credit Suisse, el equipo identifica una emisión con un cupón del 7,5% y posibilidad de amortización en 2023. “En el folleto Joaquín había visto que las características de esa emisión hacían que ese bono no le fuese a valer como capital a partir de 2023, con lo cual, el banco con un 7,5% de cupón y sin valerle como capital, está totalmente incentivado a amortizar ese bono”, apunta Roque. “Con el caso Archegos la TIR del bono subió del 2,8% al 4,2%, y pudimos comprarlo ahí”, afirma el gestor. Roque resalta que “este es un ejemplo de estar preparados y poder aprovechar el momento”.

Otro de los ejemplos que ha puesto Roque es el caso del bono convertible a 2025 de AMS, en el que además se pusieron de manifiesto las sinergias entre el equipo de renta fija y el de renta variable. “La compañía AMS, que el equipo de Renta Variable ya tiene muy analizada y, de hecho, en la que invierte; en 2019 compró Osram, por lo que se endeudó fuertemente, y sacó un bono al 6% y, cuando nosotros estamos viendo esta oportunidad, estaba al 3% TIR a 2025”. El bono convertible en el que el equipo de Renta Fija estaba interesado en invertir “tenía un cupón del 0%, también era al 2025 y estaba pagando un 5,60%, frente al 3% del otro; analizamos bien el folleto, y entramos en esta oportunidad”, explica el gestor. Además, en este caso cuenta “con la tranquilidad de que el equipo de Renta Variable conoce la empresa a la perfección, es otro ejemplo de nuestro trabajo de análisis”.

Sobre la llegada de los fondos europeos, Roque cree que “nos va a abrir a nosotros muchas oportunidades de financiar compañías, estos fondos van principalmente a modernización, digitalización, eficiencia energética”. “Con todos estos fondos que van a recibir ellos van a invertir bastante y van a emitir bonos que nosotros estamos dispuestos a financiar”, señala el gestor. “Por no hablar de las compañías energéticas y cómo están cambiando su mix hacia energías más limpias. Nos ha ayudado mucho el esfuerzo que hemos hecho en ASG (medioambiente, social y gobernanza) y al final conocemos mucho mejor las compañías y nos va a abrir nuevas oportunidades de inversión” ha resaltado Roque.




Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar