Agosto: Cerrado por vacaciones...o...¿Hacemos el agosto?

1 recomendaciones
1

Mejor cerramos los ojos,... “ojos que no ven corazón que no siente”

 

ojos que no ven corazón que no siente

 
Nos vamos de vacaciones, nos tenemos que ir porque nos lo merecemos después del duro año de trabajo, pero ¿qué hacemos con las inversiones?, ¿estamos tranquilos?, ¿podemos disfrutar del verano? Bueno debemos disfrutar del verano para irnos tranquilos y dejar nuestras inversiones “a salvo” ¿que podemos hacer?
 
Analicemos el entorno en el que nos movemos, ¿qué está pasando? Este nuevo post lo escribo a cierre de la sesión del jueves 31 de Wall Street, una caída en torno al 2% de los índices estadounidenses (S&P 2%; Dow 1,88%; Nasdaq 2,03%) me quedo atónita ¿pero qué está pasando? ¿En qué entorno nos movemos?, ¿ha perdido el mercado toda racionalidad?
 
Vamos a ver, se lleva diciendo todo el año que es el año de la recuperación sobre todo en los países desarrollados, ello impulsaría a los mercados y dado que las políticas monetarias laxas se iban a terminar, los tipos iban a subir pues el activo estrella para el año era la renta variable. 
 
 

Qué lleva pasando:

 
Los indicadores macro no confirman la ansiada recuperación, sino que han sido datos mixtos, incluso la economía estadounidense nos dio un susto en el primer trimestre de 2014. Bueno ahí puede que los mercados se hubiesen debilitado con estas noticias. 
 
Pero realmente lo que ha venido determinando el devenir de los mercados ha sido la actuación de los Bancos Centrales a ambos lados del Atlántico y en la economía japonesa. Se inició la retirada de estímulos por parte de la FED y en el BoE se comienzan a hablar de subidas de tipos. Mientras en el BOJ continúa la política monetaria expansiva, así como en el BCE implementando nuevas políticas de estímulo monetario con los nuevos TLTROS y reducciones de tipos de interés oficiales con los de depósito en negativo.
 
Mientras los nuevos datos que muestran recuperación en la primera economía mundial son leídos en negativo por el mercado ya que podrían adelantar subidas de tipos por parte de la Reserva Federal.
 
A todo ello hay que sumar la inestabilidad geopolítica de Rusia-Ucrania y Gaza. Además del caso de default de Argentina o el caso del BES que lleva la incertidumbre de nuevo a Portugal.
 
El catalizador esperado era los resultados empresariales ya a mitad del año. Aunque éstos están saliendo moderadamente buenos han estado empañados por la inestabilidad geopolítica y la incertidumbre y las bolsas siguen sin dar los retornos esperados. No así la renta fija, que las rentabilidades se han venido reduciendo siendo uno de los activos ganadores.
 
En mi opinión los mercados bursátiles están sobre reaccionando negativamente. La lectura de los acontecimientos no puede ser tan negativa. Veamos, si la FED está retirando los estímulos eso ya se sabía, así que, ¿por qué alarmarse de nuevo?, y ¿si nos alarmamos por las subidas de tipos por parte de la FED? La FED no subirá los tipos “a lo loco”, y cuando los suba será porque la economía estadounidense esté creciendo, así que no habría que alarmarse, no?
 
En Europa, se están tomando las medidas para que el crecimiento se relance, con tipos bajos, teniendo todavía margen para una próxima actuación, además el Euro se está depreciando lo que vendría bien para la locomotora europea, Alemania.
 
China, parece que el crecimiento será del 7,5%, el gobierno hará lo posible para ello. Los resultados empresariales están siendo en su mayoría positivos, y eso no se están ponderando.
 
Entonces para irnos tranquilos en verano, ¿qué postura adoptar ante esta inestabilidad y las caídas continuadas de las bolsas?
 
La verdad es que el panorama está complicado, para que nos vamos a engañar. Dónde se va a buscar la rentabilidad en un mundo dominado por tipos bajos que duraran por un tiempo, “hasta que sea necesario”. 
 
Y, ¿si los tipos de interés en Estados Unidos y Reino Unido comienzan a subir?, la bolsa se resentiría y ya se sabe que si “Estados Unidos se estornuda Europa se constipa”.
 
Así que si se tiene una cartera de renta variable contado, lo mejor para irse de vacaciones tranquilo sería examinar la cartera que se nos ha construido viendo los fundamentales de los valores y con una vista a medio-largo plazo, estableciendo no obstante unos stop loss en nuestros valores.
 
Si las inversiones están compuestas por fondos, consideraría tener:
  • Fondos mixtos, con limitada exposición a renta variable, como el Gesconsult Renta Fija Flexible, un mixto conservador con un máximo de 30% en renta variable.
  • Fondos en renta fija corporativa con duración corta, como el Pioneer Euro Corporate.
  • Fondos de dividendo para tener unas rentas recurrentes en cartera, como el Pioneer Equity Target Income.
  • Fondos de renta variable, poco porcentaje dentro de la cartera, renta variable enfocada en Europa.
  • Fondos monetarios, se mantiene liquidez de este modo en la cartera, para la vuelta al curso en septiembre.
Ya de vuelta de las vacaciones veremos cómo está el panorama, veremos si el escenario ha cambiado, veremos si existen dos realidades: el crecimiento y la política monetaria de inicio de subidas de tipos en Estados Unidos y en Reino Unido, el decrecimiento y la continuidad de política monetaria expansiva en la Europa del Euro y en Japón, veremos si los inversores confían y los volúmenes se recuperan. 
 
Mientras tanto, hay que descansar, despejar la mente, venir con ideas nuevas y renovados.
 
Feliz verano, nos vemos en septiembre.
 
 
  1. #1
    Josehga

    Si se invierte a largo plazo es irrelevante plantearse este tipo de cuestiones. Por lo demás, el ser humano ha demostrado siempre una nula capacidad para predecir el futuro. Cartera de fondos indexados que se rebalancea una vez al año, lo que requiere un par de horas, y el resto del tiempo olvidarse y disfrutar de la vida. Esta estrategia está demostrado que obtiene mejores resultados en el 99 % de los casos que la que intenta predecir el futuro a corto plazo. Y te hace independiente de supuestos expertos que en teoría saben mucho pero que siempre han sido incapaces de predecir las crisis económicas. Recomiendo la lectura del gran clásico de Bogle, "Common sense on mutual funds", así como otros del mismo autor y de Berstein, Browne...

Se habla de...
1 recomendaciones
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar