Rankia España Rankia Alemania Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Italia Rankia México Rankia Perú Rankia Polonia Rankia Portugal Rankia USA
Acceder

Acción preferente

Una acción preferente es un tipo de acción que concede a su poseedor o titular una serie de derechos, privilegios o ventajas añadidas, frente a los/las que tendrían otros accionistas.

Cuando hablamos de una acción preferente, como su propio nombre indica, estamos hablando de un tipo de activo, más concretamente, un tipo de acción. Al igual que podría ser un título de una empresa del IBEX, la acción preferente es un tipo de acción.

Lo que las hace diferentes frente a otros tipos de acciones es que la acción preferente ofrece a su titular, a su poseedor, una serie de privilegios o derechos extra, que otros accionistas no tienen. 

En este sentido, hablamos de ventajas que, especialmente, se centran en lo económico; como podría ser la preferencia en el cobro de dividendos, o una mayor jerarquía en un concurso de acreedores si se diese el caso de que la empresa quebrara. 

No obstante, existen otras ventajas que, sin ser del todo económicas, otorgan preferencias, como indica el nombre de este tipo de acción, a sus tenedores. ¡Vayamos a verlas!

¿Qué ventajas o preferencias tiene una acción preferente?


Entre las ventajas que ofrecen este tipo de acciones a sus titulares, podemos comenzar con esa preferencia en el cobro en un proceso concursal, es decir, en un concurso de acreedores. En caso de que la compañía se encuentre en situación de quiebra y presente el concurso de acreedores para su liquidación, los accionistas que cuenten con acciones preferentes tendrán preferencia en el reparto del patrimonio. No obstante, siguen yendo por detrás de otros interesados, como los acreedores, por ejemplo.

Otra ventaja que ofrecen este tipo de acciones, también mencionada anteriormente de forma breve, es la preferencia en el cobro de dividendos. Cuando se produce un reparto de dividendos, tras un resultado positivo a nivel financiero, los accionistas que cuentan con un título preferente, como su nombre indica, tienen preferencia en el cobro de estos dividendos.

Y debemos señalar que otra ventaja, muy ligada a la anterior, la encontramos en que las acciones preferentes, en la mayoría de los casos, cuenta con dividendos garantizados; que no están presentes en otro tipo de acciones, como es el caso de las acciones ordinarias; las cuales veremos, dicho sea de paso, a continuación.

Pero antes déjame decirte que no podemos pasar a ver qué son las acciones ordinarias sin antes mencionar otra serie de características que presentan este tipo de acciones, y que podrían no resultar tan atractivas para los inversores.

¡Veamos!

Desventajas de una acción preferente


Al igual que la acción preferente otorga ventajas a su tenedor, también presenta una serie de inconvenientes que, al menos, deben ser tenidos en cuenta para, como veremos más tarde, no incurrir en pérdidas; como le ocasionó a numerosos inversores españoles en el caso Bankia.

En este sentido, podemos comenzar diciendo que este tipo de acciones no otorgan a su tenedor o titular derecho a voto en la junta o asamblea de accionistas. Algo con lo que sí que cuentan los accionistas ordinarios, por ejemplo.

Por otro lado, este tipo de acciones no cotizan en bolsa, sino que lo hacen en un mercado organizado. Por esta razón, no disponemos de un mercado secundario en el que podamos poner a la venta estos títulos, lo que las hace bastante menos atractivas debido a que su liquidez es bastante más limitada. 

Y es que, como dice el dicho, no todo lo que reluce es oro, y muchos inversores que ven atractivo en este tipo de acciones, se ciegan con unas ventajas que no les permiten ver los inconvenientes que este activo, como todos en el mundo de la inversión, presenta.

Diferencia entre acción preferente y acción ordinaria


Una vez hemos visto los inconvenientes que tienen este tipo de acciones, ya podemos seguir con las diferencias que existen entre las acciones preferentes y las acciones ordinarias. Aunque hay que decir que ya hemos mencionado muchas a lo largo del artículo, por lo que vamos a ligar muchas cosas que pueden ayudarnos a reforzar el concepto.

En este sentido, la principal diferencia que encontramos entre la acción preferente y la acción ordinaria es que, como su propio nombre indica, son conceptos opuestos. Cuando hablamos de acción ordinaria, como indica el adjetivo que la acompaña, estamos hablando de una acción común, una acción normal y corriente. Mientras que cuando hablamos de una acción preferente, como su nombre también nos indica, estamos hablando de una acción distinta, la cual otorga preferencias a su titular.

Pero además de esto, existen otras diferencias que deben tenerse en cuenta:

  • En el pago de dividendos, en el caso de las acciones preferentes el dividendo se fija en el momento que se emiten las acciones, de la misma forma que tienen preferencia en el cobro de los dividendos. y su pago tiene prioridad sobre el cobro de dividendos de acciones ordinarias. A diferencia de estas, los dividendos para las acciones ordinarias no se encuentra garantizado, a la vez que está supeditado a la obtención de beneficios por parte de la compañía.
  • En la liquidación de la compañía, frente a los accionistas ordinarios, los accionistas preferentes tienen preferencia en el reparto del patrimonio de una compañía en un concurso de acreedores, tras declararse la compañía en quiebra.
  • En lo que a derecho a voto se refiere, los accionistas ordinarios recortan distancias con un derecho a voto que les permite participar en las juntas de accionistas o en las asambleas. En contraste, los accionistas preferentes no cuentan con este derecho a voto, por lo que su participación no influye en las decisiones que se toman en estas juntas.
  • En el caso de las acciones preferentes, y a diferencia de las acciones ordinarias, hay que señalar que estas no cotizan en la bolsa, sino que lo hacen en un mercado organizado. Esto otorga menos atractivo a las preferentes, que empatan con las ordinarias debido a que, al no contar con ese mercado secundario, su capacidad para obtener liquidez es bastante más reducida, pues no puede ponerlo a la venta en el mercado.

Tipos de acciones preferentes


Dentro de las acciones preferentes, hemos de señalar que tenemos diversos tipos.

Dicho esto, veamos cuáles son a continuación:

  • Acciones preferentes perpetuas: Este tipo de acción preferente no cuenta con una fecha determinada de devolución del capital invertido. En otras palabras, son títulos a perpetuidad no liquidables por parte del emisor.
  • Acciones preferentes acumulativas: Los dividendos, en caso de no poder realizarse el reparto, se acumulan y se reparten en otros repartos futuros.
  • Acciones preferentes no acumulativas: A diferencia de las acumulativas, el dividendo, en caso de no repartirse, no se acumula para futuros repartos.
  • Acciones preferentes convertibles: Aquellas que otorgan el derecho al titular de convertirlas en un número determinado de acciones ordinarias.
  • Acciones preferentes intercambiables: Muy similar al caso de las convertibles, las intercambiables nos permiten, como su nombre indica, intercambiarlas por otro tipo de acción, en situaciones en las que hay mucho riesgo, por ejemplo.
  • Acciones preferentes amortizables: Otorgan al emisor el derecho a comprar las acciones a un precio determinado, y por un periodo de tiempo determinado. Por ende, otorga el derecho de venta al titular, que paga menos en la adquisición que el precio pactado para la recompra.
  • Acciones preferentes participantes: Bajo determinadas circunstancias previamente establecidas, las acciones preferentes participantes confieren a su titular la posibilidad de obtener dividendos extra, en casos en los que la compañía obtenga ingresos extraordinarios, además de los repartos habituales.
  • Acciones preferentes de renta mensual: Es un tipo de activo híbrido, que combina un título como la acción preferente y una deuda subordinada.

Acciones preferentes: el caso Bankia


Si antes hablábamos de los riesgos que tiene la compra de acciones preferentes, no hay mejor ejemplo para entenderlos que el caso español de la entidad financiera Bankia.

El caso de Bankia es un ejemplo del riesgo que conlleva invertir en activos que desconocemos.

En 2003 se anunciaron por primera vez, y en 2005 se realizaría la primera emisión. Bankia, con Rodrigo Rato como ministro de Economía, fue una entidad protagonista por un caso muy sonado de estafa con acciones preferentes. A raíz de las consecuencias que de este suceso se derivaron, se acentuó la regulación en materia de asesoramiento financiero y se trató de incrementar la información ofrecida a los clientes de banca.

Pues, en resumidas cuentas, hablamos de un caso de puro desconocimiento, al confundir a los inversores, haciéndoles creer que se trata de títulos de renta fija, cuando, por su complejidad, presentan un comportamiento similar, pero, de igual manera, cuentan con los riesgos que tiene, de por sí, un título de renta variable.

Pese a que los dividendos estén garantizados, estos se repartirán siempre y cuando exista la capacidad para ello. De la misma manera, en la liquidación de la compañía, los accionistas que cuenten con títulos preferentes tienen preferencia frente a los accionistas ordinarios, pero, con todo, siguen por detrás de otros interesados, como los acreedores.

Dada la confusión generada por un mal asesoramiento, e insisto en que es un breve resumen, muchos inversores perdieron dinero con esto, a la vez que se acabó condenando a la entidad por todo lo ocurrido.

¿Buscas un bróker? Mira nuestras recomendaciones:

DEGIRO

Comisiones más bajas

Ver más
XTB

Comisiones 0% en acciones y ETFs

Ver más
ETORO

Depósito mínimo 200€

Ver más
Interactive Brokers

Con más de 1.5M de clientes

Ver más

¿Quieres referenciar esta definición?
Acción preferente, Francisco Coll, 15 de junio del '22, Rankia.com

Lecturas relacionadas

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar