La importancia de saber cuándo salir de una operación

3

Muchos cuando hemos comenzado en el trading nos pasamos demasiado tiempo buscando un sistema que nos aporte buenas entradas, que detecte dónde están las mejores oportunidades y que con ellas obtengamos unas grandes rentabilidades.

SIn embargo, y aunque lo anterior es importante, creo que nos podemos olvidar de algo clave, es vital saber dónde salir, ya sea para aceptar una pérdida o ya sea para aceptar que no hay más beneficio.

El punto de salida es lo que, para mí, marca la diferencia de ganar o de perder. Una persona que pierde con un sistema ganador es aquella que cierra las posiciones negativas  cuando debería mantenerlas y que cierra las posiciones de beneficio tan pronto que estas no compensan las contrarias.

El cierre nos separa de la rentabilidad y sin embargo podemos caer en la paradoja que no hay mejor cierre que el que nunca se produce y por tanto lo mejor es no cerrar nada nunca (ni para perder ni para ganar). Eso también es un error ya que no existe sistema ganador que te permita perder mucho y ganar muy poco.

Y por tanto se abre paso la pregunta, ¿dónde coloco el punto de cierre? Y esa pregunta, que tiene que ver mucho con el sistema que usemos, tiene una respuesta que está en nosotros mismos.

No me pongo místico pero sí digo que sólo a través del backtest y la simulación podremos encontrar los puntos de salida que mejor se adaptan a nosotros.

Cuando en un backtest descubres muy bien cómo funciona el sistema, llegas a entender cómo debes salir e incluso puedes cambiar las configuraciones para ver qué maneras son más efectivas y cuáles no.

Y de métodos de salida hay millones (tanto de colocar el stoploss como de colocar el profitlimit). Desde utilizar medias móviles, líneas de tendencia, definiciones de tendencia a través de máximos y mínimos relevantes, soportes y resistencias, trailing stops, relaciones aritméticas de beneficio riesgo y así hasta un millón de métodos.

¿Cuál de ellos funciona? Pues todos y ninguno dependiendo de cómo operes y la manera que tengas de ver los mercados, y en eso también va tu impaciencia de poner un stop y moverlo cada 5 minutos.

Si vas a dedicar tiempo a buscar y testear un sistema te recomiendo que trabajes más cómo salir que el hecho de cómo entrar. Conocí un trader en un concurso de trading que al azar entraba en el mercado (50% de veces en largo y 50% de veces en corto) sin mirar nada más y lo único que hacía era gestionar los stops, y ganó el concurso con más rentabilidad que ninguno otro (y encima lo bautizó como el método del mono).

Con esto quiero decir que es más efectivo depurar en nuestro sistema el saber cómo salir mejor que refinar las formas de entrar, nos va a generar más seguridad ya que entenderemos hasta dónde debemos aguantar nuestras posiciones y ganaremos confianza en las entradas.

Y como resultado de todo esto te puedo decir que gracias a hacer gestiones como estas mi mismo sistema de medio plazo, optimizando la salida y no la entrada, pasó de tener un profit factor de 1,4 a 4,2; parece mágico, pero no son más que horas de trabajo focalizadas a ese parámetro clave de La Salida, a la que te recomiendo que le dediques tiempo antes que a otras cosas de trading.

  1. en respuesta a investingh
    #3
    26/01/15 08:06

    De hecho es más importante el posible ajuste y la salida que la entrada.

    Saludos

  2. en respuesta a tonigarias
    #2
    26/01/15 07:22

    Gracias Toni,

    Al final parece mentira pero pequeños conceptos como estos hacen que la eficiencia de nuestro trading cambie. También es cierto que la gestión de la salida en sí misma es muy importante (muchos tienden a salir o no salir y hay maneras muy buenas de ir tomando beneficios parciales que reducen rentabilidad pero nos aseguran tener anclados beneficios reduciendo así el riesgo).

    Pronto escribiré sobre esta técnica que siempre me ha parecido más que interesante, la entrada/salida progresiva en las operaciones (sobretodo la salida!).

    Saludos.

  3. #1
    25/01/15 12:51

    Buen artículo. Totalmente de acuerdo; lo difícil es saber cuándo salir de una operación. En muchas ocasiones -cuando ya tenemos una buena rentabilidad- esperamos para rascar un poco más pensando en lo que aún podemos ganar y, al final, la acción se da la vuelta, comienza a bajar, perdemos parte de la rentabilidad y entonces no nos decidimos a salir, porque pensamos más en lo que hemos perdido que en lo que hemos ganado.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar