El moreno enfureció a a nPapelator, y Bernanke puso vaselina

Interesante el movimiento de ida y vuelta del lunes y martes en los mercados norteamericanos, con variaciones porcentuales superiores a +3% a lo largo de ambas sesiones, ¿ pero a qué fue debido este cambio de humor...?

Pues la razón de los fuertes recortes iniciales, tenemos que buscarla en los detalles del plan financiero de rescate, que el Secretario de Estado Timothy Geithner hizo públicos el pasado lunes. El foco está ahora en los Stress Tests, que el Gobierno Americano va a realizar sobre las 19 mayores entidades financieras del país. Se trata de cuantificar de una vez por todas las necesidades de capital de estas entidades, ante distintos escenarios adversos, en un ejercicio de transparencia para que el mercado sepa lo que hay, y la inversión privada pueda finalmente fluir hacia estas entidades, al eliminarse el factor incertidumbre gracias a por llamarlo de algún modo, la auditoría del propio Estado. En otras palabras, se trata de aflorar los pilles, y cuantificarlos con el Estado como agente controlador, dado que visto lo visto, el mercado no da crédito a la información disponible en los balances y cuentas de resultado de las empresas.
Se trata de evitar los errores pasados, acontecidos en una de las crisis con más parecido a la que vivimos en los momentos actuales, la de la economía japonesa de los 90 también con origen en burbuja inmobiliaria, en la que los directivos de las empresas financieras en un primer momento intentaron minimizar los agujeros, para tener que reconocerlos finalmente con el paso del tiempo. La idea no es mala, porque se trata de ahorrarse esa fase de agonía, pero claro incialmente no gustó al mercado, porque lo que se va a descubir no va a ser nada bueno.

El proceso de los Stress Test, comienza teóricamente hoy, y una vez finalizado, aquellas entidades a las que no aflore capital privado, podrán ser asistidas con capital público en caso de ser necesario (luego se mantiene la idea de que no se va a dejar caer ninguna entidad importante). El vehículo para realizar lo anterior, será la compra de Acciones Preferentes por parte del Tesoro, y ahí viene la cuestión, que podrían ser convertidas en acciones comunes si la cosa se pone muy fea. Lógicamente tras declaraciones como las realizadas el pasado 20 de febrero por el Senador Christopher Dodd, en relación a que algunas nacionalizaciones temporales de algunos bancos podrían llegar a ser necesarias, el mercado interpretó todo lo anterior como un primer paso hacia la nacionalización de los bancos, y se vendió con fuerza.

Ahora la de Arena. Ayer le tocó el turno a el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, quien puntualizó las declaraciones del día anterior. Básicamente quitó peso al escenario de Nacionalización de bancos, en favor de una cotitularidad eventual de capital privado y público en las entidades financieras, que el Estado abandonaría en cuanto fuese posible. Además el Presidente Obama, advirtió también de que posiblemente se necesitaría más dinero del inicialmente provisionado, para atajar la crisis actual, lo que agradó mucho al mercado... si será por dinero... Recordamos que el origen del problema, es la escasez de liquided derivada del monumenal pille globalizado en los mercados inmobiliarios, y la solución pasa por incrementar las bases monetarias, para lo cual no hay problema mientras sigan habiendo árboles en el Amazonas... Una y otra vez llegamos a la misma conclusión: El problema tiene solución: es una simple cuestión de tiempo.
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar