Este contenido tiene casi 14 años

Ayer asistí a la ponencia de Meff, sobre Trading Algorítmico de alta frecuencia y Black Boxes, con el siempre espectacular Manuel Andrade y los chavales de SuperTrack, y la verdad es que resultó muy interesante.

Comenzó Manuel Andrade por explicar cómo el tiempo de enrutamiento de las órdenes ha pasado en algunos caos a medirse de milisegundos a microsegundos, y cómo hay gente que se dedica a explotar esa diferencia infinitesimal de tiempo para sacarle dinero al mercado... interesante. Consecuencia de ello, es que para reducir el tiempo de ejecución la mayoría de las máquinas que gestionan las black boxes están ubicadas muy próximas a los lugares físicos de ejecución, y según Andrade, casi todas en Frankfurt.

Después, los de SuperTrack hiciero una exposición de su laboratorio de trading. Los chavales eran capaces de decomponer el mercado a partir de la información de las 5 posiciones suministradas en contado, y los cruces efectuados, para inferir la totalidad de órdenes canceladas ejecutadas, etc, y así crear una base de datos de mercado simulado, prácticamente igual a la real. Sobre esa base de datos, se podían testear los diferentes sistemas, dejando atrás el típico backtesting de sistemas sobre una curva de precios cruzados, esta vez más real sobre las posiciones y órdenes reales en el libro de profundidad de mercado... Ahora bien, si son capaces de calcular esa información sobre el mercado de contado, que no sacarán sobre el de futuros, donde nos encontramos ante un juego de suma cero, y las posiciones deben de cuadrar al dedillo... La sensación que todos hemos tenido alguna vez, de que el mercado conoce exactamente nuestra posición, incluso el color de la ropa interior que llevo en la sesión de trading en cuestión, puede ser más que cierta.

Luego nos hablaron de un Slicer, que se encargaba de disfrazar las órdenes, de forma que no fueran fácilmente reconocibles por el mercado. La idea era trocear órdenes gordas de mercado, ponderándolas con un factor aleatorio, y ejecutándolas en cada momento en función del VWAPP, de la unidad de tiempo que se estuviese trabajando. Por supuesto, esto lo hacía lo que llamaban un “autómata”, que es el clásico makinorro que todos hemos visto en el libro de órdenes del mercado.

Finalmente Andrade nos habló de las bondades del trading de alta frecuencia, sobre la curva de resultados de los diferentes sistemas. Según lo explicado, un mismo sistema reducía significativamente sus fases de drowdown, incrementando la frecuencia del trading a la vez que se disminuía el tamaño de las posiciones tomadas en cada ejecución.

Por último también se habló del trading sobre pares, los famosos spredaderos, muy íntimamente relacionados con el trading de alta frecuencia comentado anteriormente. Parece ser que la eliminación del riesgo sistemático de mercado de estas posiciones, así como la fuerte disminución experimentada en los costes de transacción a lo largo de los últimos años, está propiciando que este tipo de trading se esté generalizando a gran velocidad.

Esperando que este artículo os haya servido de ayuda, me despido de vosotros.

Para ampliar información sobre lo comentado, os proporciono el siguiente link: www.visual-trader.com

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar