No estamos en la Edad Media. No es necesario quemar a nadie en hogueras por herejes, castigándolos por los males que sufre la comunidad. No es el momento de esto.
Tras la tan gran esperada reunión de las potencias mundiales en Pittsburgh, lo único que parece más o menos haber salido en claro es que hay que limitar las primas de los directivos bancarios, y ni esto parece muy claro. Pobres brujas que cobraban en opciones sobre acciones, que buscaban el beneficio a corto plazo, y salir del edificio antes de que se hundiera.
El problema, valga la redundancia, es que ellos no son el problema. Si en todo el mundo hubiesen existido instituciones útiles de gestión de riesgo y unos mercados financieros medianamente regulados, nada hubiera ocurrido. Pero el liberalismo financiero fue y será la única bruja que cazar por todos los fanáticos que buscan responsables.
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar