Rankia España Rankia Alemania Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Italia Rankia México Rankia Perú Rankia Polonia Rankia Portugal Rankia USA
Acceder
Impuesto de Sucesiones: así se aplica al seguro de vida

Impuesto de Sucesiones: así se aplica al seguro de vida

 Como producto para cubrir nuestra protección, acudimos a las pólizas de vida por la ayuda económica que aseguran. Como tal, su funcionamiento permite sostener a nuestros familiares y más allegados, especialmente cuando son nuestra responsabilidad al depender económicamente de nosotros. Cuando se vaya a cobrar el capital asegurado en el contrato, se debe tener en cuenta que el acuerdo también tributa… ¡Y, desde Traetupóliza, queremos que sepas cómo lo hace!

Impuesto de Sucesiones y Donaciones: ¿cuál es su definición?

Si sabemos cuáles son las funciones de un contrato de vida, es preciso entender qué es este tributo: el Impuesto de Sucesiones y Donaciones (ISD). Se aplica para gravar la transmisión, hereditaria o no, de bienes y/o derechos de unas personas a otras. Entonces, la pregunta es cómo afecta su cobro a la indemnización de una póliza

Según lo estipulado en la legislación española, este impuesto, cuando grava y se recauda a partir de donaciones, aplica determinadas sumas de cobro a las concesiones patrimoniales inter vivos, cuando se dan a personas físicas y se reciben de forma gratuita. Por su parte, este sistema debe diferenciarse cuando el impuesto se cargue a sucesiones, pues su recaudación es diferente: en estos casos se cobrarán los incrementos patrimoniales obtenidos a título gratuito, por personas físicas y mortis causa.

Cuando el tributo se aplica al seguro de vida…

Con todo, si quieres asegurarte, lo que te interesa es conocer cómo se aplica este tributo sobre los seguros de vida. Por tanto, la clave es comprender que este impuesto también tendrá que abonarse cuando los beneficiarios de un asegurado (siempre que sean personas distintas al tomador) reciban la indemnización determinada en su contrato de protección. De esta manera, y a modo de resumen, hay tres casos por los que tendrás que abonar el Impuesto de Sucesiones:

¿Quién paga el Impuesto de Sucesiones y Donaciones?

Los que reciben bienes y derechos por herencia o cualquier otro título sucesorio.
Aquellos que reciben bienes a través de una donación en vida.
El beneficiario de la póliza si no es su tomador.
 

¿Por qué tiene relación el impuesto de sucesiones y el seguro de vida?

Efectivamente, esta es una pregunta muy importante: ¿cuáles son las consideraciones por las que este impuesto también se carga sobre los seguros de vida? Pues bien, para explicártelo y que lo entiendas, podemos partir de la propia definición del tributo. 

Desde aquí, efectivamente, queda más que comprobado que su recaudación se produce como impuesto que afecta a aquellas transmisiones, tanto de bienes como de derechos, que se ofrecen a título lucrativo. Es decir, se aplicará para gravar los posibles títulos o bienes que recibe una persona sin que esta tenga que aportar una contraprestación económica por tomarlos.

En consecuencia, si lo reflexionamos, tiene sentido: puesto que ser el beneficiario de un seguro de vida implica ser determinado como receptor del capital asegurado cuando se cumplen las circunstancias acordadas con la aseguradora, tendrás que pagar esta tasa por la indemnización recibida.

Así funciona el Impuesto de Sucesiones sobre una póliza de vida 

Es posible que ahora cuestiones cómo se efectúa la aplicación del impuesto. Y, para su aplicación, se diferencian dos supuestos principales: afectará tanto a sucesiones como a donaciones, como su nombre indica. 

Entre ambos ámbitos, resulta que, al cobrar la indemnización del seguro de vida por fallecimiento, el hecho imponible se considerará una sucesión. Por su parte, si se cobra la prestación de una póliza de vida e incapacidad por sufrir un siniestro que envuelve a la persona protegida, el hecho imponible será otro, pues se cumplirá a partir de la modalidad de donaciones.

Características del Impuesto de Sucesiones cuando se aplica a un seguro de vida:

  • Los beneficiarios tendrán que abonar este impuesto en un plazo de 6 meses, como máximo, desde el mismo momento en el que la persona asegurada sufre el imprevisto por el que le cubría su póliza.
  • El pago se realizará en la Administración Pública.
  • Se considera un tributo subjetivo, es decir, a la hora de cobrarlo, se tienen en cuenta cuáles son las circunstancias personales de la persona que lo va a pagar. De esta manera, se presta mucha atención a la relación que une al pagador con el asegurado.
  • Su aplicación es proporcional, es decir, cuanto mayor sea el capital asegurado, mayor será el porcentaje que pagar.
  • El impuesto puede definirse como territorial y es que queda regulado por cada Comunidad Autónoma, por lo que la tasa que se cobra variará en cada una de ellas.

Estos son los impuestos que gravan al seguro de vida

Pese a habernos centrado en un único impuesto, este no es el único tributo que afecta al sector: sí, el IVA no se cobra sobre las pólizas de vida, pero esto no implica que no se les impongan otros impuestos. Aquí tienes un vídeo en el que te los explicamos. Además…, ¡podrás aprender cómo incluir tu contrato de protección en tu declaración de la renta! Consúltanos tus dudas.

 
Traetupóliza

Mucho más que tu seguro de vida

  • Protege a tu familia, con todas las coberturas del mercado
  • Solo compañías de confianza
  • Contrata online con la ayuda de tú asesor
 
  • Traetupóliza
  • Impuestos
  • seguros de vida
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!
Comparador seguro de vida

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar