La verdad os hará libres: Pensamientos inconexos

Este contenido tiene más de 11 años

Pensamientos inconexos pero con un trasfondo similar: La "avanzada" sociedad española y el sistema publicitario y de mentiras que domina de manera subconsciente nuestras decisiones (Si acudís al blog de Carlos Biurrun podréis comprobar como la ciencia al servicio de los complejos sistemas de marketing modifican nuestras decisiones, pasando de ser racionales a emocionales: http://blogdecarlosbiurrun.es/2010/02/28/neuromarketing-un-avance-en-la-mejora-de-la-gestion-empresarial/. Esto se puede utilizar de una manera positiva, o directamente para engañar al consumidor medio, como muchas grandes empresas hacen).

No diré que el afán de las empresas por mejorar sus beneficios no sea positivo, puesto que les conduce a una mayor competitividad y, en teoría, a ofrecer el mejor servicio para convertirse en una empresa líder en su sector, pero el consumidor debe ser más inteligente que las agencias publicitarias y las grandes multinacionales: Debemos ser capaces de discernir entre lo que realmente queremos y necesitamos, y lo que compramos sólo por decisiones emocionales, y además ser lo suficientemente honrados para reconocerlo (mucho pido, lo sé).

De la misma manera, un punto importante para ser un consumidor inteligente, para no correr riesgos innecesarios, es ser frío y calculador a la hora de tomar decisiones que afecten a nuestra economía familiar o empresarial: No paro de ver cada día cómo comunidades de propietarios, empresas con mucho patrimonio en juego o simplemente particulares presionados por algún "honesto" canal de mediación toman decisiones erróneas, y lo que es más importante, peligrosas sobre su aseguramiento por no saber o no querer ver la realidad.

La verdad os hará libres, decían: Analiza cómo un amiguete que trabaja para un concesionario te ofrece el seguro de la moto que acabas de comprarte. Todo son facilidades, nunca hay un problema. Lo más lógico es pensar que es el mejor profesional. Si no te has sacado aún el carnet, tranquilo, pon al cuñado del novio de la sobrina de tu madre y en cuanto te lo saques la conduces sin problemas. Verdad y honestidad, pero honestidad con uno mismo. Sabes que algo raro tiene que haber, que tu corredor de seguros no te pone tantas facilidades y te dice las cosas buenas, pero también las malas. Que el riesgo que supones para el resto con el carnet recién sacado no es el mismo que el que supone un conductor experimentado. Que si tú le dices que te incluyan por escrito te dicen que no, que no hace falta, y se niegan, por algo será.

Pero no, hacemos las cosas fáciles ( y baratas, no económicas: de saldo, debería decir), lo cual nos esclaviza. Esclavizados a sufrir por causas que se hubieran solucionado pagando 20 € más. Jamás estaremos en buenas manos si no afrontamos las realidades, aunque a veces sean crudas. Que el aspecto emocional que los asedios publicitarios nos producen no nos domine: Las avanzadas técnicas de marketing dan una ventaja importante a las empresas, pero los consumidores son los que tienen la verdadera fuerza, el poder para permitir que algo triunfe o fracase, y sobre todo la responsabilidad de permitir que los malos productos prosperen y los buenos desaparezcan. Si permitimos que los buenos productos fracasen, no pasa nada, los creadores de los malos productos harán un documental contando como se impusieron a su competencia y creeremos que son unos genios. Pero en realidad, sólo habremos facilitado el empeoramiento de la calidad del mercado.

La verdad os hará libres, pero tenéis que tener en cuenta que libertad no es igual a sencillez o felicidad inmediata: La cantidad de problemas y saturación que puede producir gestionar un siniestro en una póliza de hogar mal contratada por falta de asesoramiento, es incalculable. Pero creemos que el asesoramiento es un bien prescindible, que uno puede contratar lo más barato sólo porque es más listo y los que trabajan con gente de confianza son más tontos, y lo verdaderamente inteligente es acudir a un buen profesional, que responda por cada uno de sus errores y que demuestre que lo es cuando más falta nos hace.

La verdad os hará libres, pero sois muy libres de vivir esclavizados por la mentira, por el saldo de mercadillo, por los "chapuzas" de las finanzas.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar