(1) Banco Santander te saca hígado encebollado en vez de contrato de tarjeta. Pues sin contrato escrito, este es nulo.

 

Santander y sus raciones de hígado encebollado; ¡qué no! ¡queremos el contrato de tarjeta!

Hoy cambiamos de tercio y dejamos de hablar de No-Seguros de préstamo impuestos y, afortunadamente mal contratados, por diversas entidades entre las que Santander es campeona de la chapuza. A este portal Rankia creo que le corresponderá haber sido el primero en desvelar esta infamia, lo que algún día será un escándalo financiero. Y me alegraría que se mencionase, por que aquí se encuentra una tribuna de denuncia así como de información al usuario minorista de productos financieros. Sería un reconocimiento muy merecido a esta plataforma.

Paso a explicar la razón del título de la inserción de hoy, la relación entre Banco Santander y el hígado encebollado. Mi padre cuenta que allá por los 60 en una ocasión que salió la familia a comer de domingo fuera, supongo que en un digno y modesto ventorro de carretera, les sirvieron hígado encebollado, muy bien cocinado.

-       ¿Qué más tienen?

-       DE “toó”.

-       Pues sáquenos algo más.

El mesonero servía más hígado encebollado, y así sucesivamente.

La actuación de las entidades financieras se tiñe de surrealismo, esperpento y astracanada. Es frecuente que no hayan extendido el contrato de préstamo cuando está instrumentado en tarjeta de crédito, o se haya perdido en los cierres de oficinas por fusiones y demás. Es muy habitual que esa tarjeta se haya extendido en una comercio de sofás, pro ejemplo, que no se molestó en enviar el duplicado a la entidad. Esto no es problema del cliente. Uno-e (del grupo BBVA) es una entidad que carece de muchísimos contratos de tarjeta de crédito, recomiendo repasar la documentación.  Ahora, además, estamos viendo que Santander, en muchas ocasiones, tampoco puede aportar un contrato legal del préstamo instrumentado en tarjeta de crédito; sobre todo los procedentes de oficinas de Banesto cerradas.

 

¿qué tiene que ver el hígado encebollado con el SANTANDER CENTRAL HISPANO?

Pues hay una semejanza y una diferencia.

La semejanza. El dueño del merendero o ventorro parece ser que no tenía muchas existencias de otras raciones y no hacía más que servir hígado encebollado, muy sabroso, ante las peticiones de otros alimentos. El Servicio de Atención al Cliente del Santander, cuando se le pide copia del contrato de tarjeta y un documento histórico de movimientos (son nada mas que 3, 4 o 5 hojas) contesta que no están obligados a dar tanta información, que ya se envió, que tiene un coste, qué menudo morro ir al banco de España a reclamar para obtener extractos gratuitos… que tal y cual. ¡Pero amigo! Cuando SANTANDER no conserva el contrato de la tarjeta saca, sin pedírselas, raciones y raciones de hígado encebollado y gratis. Es decir, para intentar hacer ver que no está incumpliendo órdenes del cliente, faltando al principio de transparencia o realizando maniobras obstruccionistas, que son muy serviciales, te remite 30 o 40 sobres con duplicados de cada recibo de tarjeta mensual; algo que aplicando las tarifas del mismo banco tendría un coste de 90 o 120 €.

La diferencia; el titular del ventorro era un trabajador autónomo que luchaba por la vida y si no servía lo que se pedía, servía algo en condiciones, no era un plutócrata; este hombre a día de hoy puede ser un empresario de éxito, quizá jubilado o haber sido devorado por el roce con la vida. Sin embargo al Banco de Santander se le supone un profesional de la materia y coincide que es el mayor banco de España y uno de los del mundo. Pero se ha encargado de que lo que era una anécdota se convierta en una repetida realidad bufa, histriónica y de las que no hace reir. 

Si no hay un contrato no sabemos qué condiciones se pactaron (intereses, comisiones, posibilidad de subida de TIN…).

Nuestras leyes son muy claras en muchos aspectos. Un contrato de préstamo al consumo no formalizado por escrito es nulo y el cliente sólo debe devolver el capital principal prestado; no se estipula ningún plazo de devolución, porque no hay contrato que regule muchas condiciones.

En este caso al capital dispuesto de esa tarjeta se le restan los intereses y comisiones pagados y la diferencia puede estar a favor de la entidad financiera o del prestatario.

Ejemplo. En diciembre del 2009 se dispusieron de 3.000 € de la tarjeta. A lo largo de estos 4 años y 4 meses se han pagado cada mes 75 de amortización en concepto de capital principal, intereses y comisiones, esto es, 3900; pues esos 3000 € dispuestos se han pagado con creces y la entidad es deudora de 900 € que corresponden a unos intereses y comisiones que no figuran en ninguna parte aceptados con una firma.

Textos para reclamar a Santander, Uno-e... 

... o a cualquier otro “despistado” que no conserva su contrato.

Lo primero es reclamar información de la deuda y copia del contrato (certificado y con acuse de recibo y siempre al servicio de Atención al cliente):

SERVICIO DE ATENCION AL CLIENTE DE SANTANDER CENTRAL HISPANO

Estimada señor/a:

Soy cliente de BSCH, con el número de contrato/cuenta de tarjeta 000 000 000 y quiero solicitar que

·         Me remitan una copia del original del contrato de la tarjeta de crédito suscrito por ambas partes.

·         Me faciliten un documento histórico donde se aclare el origen de mi actual deuda con ustedes desglosando de forma clara y cumpliendo con el principio de transparencia lo referente a la aplicación de los siguientes conceptos:

o   Gastos por retraso.

o   Aplicación de intereses.

o   Comisiones repercutidas (exceso de límite, reclamación de impagados, retirada de cajeros, etc…)

o   Ampliación de límite disponible. Prueba de que ha sido por mi parte aceptado.

 

MIS datos

Si nos responden con hígado encebollado, perdón, con multitud de duplicados mensuales de recibo, que no es lo que hemos pedido, y sin contrato, usaremos el modelo que coloco de inmediato en otra inserción por no abarrotar esta.

 

 

 

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar