Cuatro razones para pensar en nuestra jubilación

3

Las pensiones se reducirán una media del 30% por la última reforma del sistema público, esto nos obliga a imponernos una disciplina de ahorro.

 

Dos factores claves como son las reformas legislativas y el retroceso de nacimientos nos obligan a pensar ya en nuestra jubilación. Estos últimos años se están caracterizando duras medidas de ajuste que se están aplicando para reflotar nuestra economía.

 

Otros sectores también se están viendo afectados como la educación, la sanidad pública, el mercado laboral, los cuales se han visto afectados por las reformas. Pero en el campo de las pensiones la medida más contundente y reciente que se ha implantado procede de la Ley que supuso la subida de forma progresiva de la edad de jubilación hasta llegar a los 67 años en el año 2027.

El sistema del cálculo de la pensión también se ha visto afectado por esta Ley, se ha pasado de tomar los 15 últimos años de la vida laboral a 25, que será de aplicación paulatina hasta 2022.

Se da por hecho que en un futuro cercano el cálculo de la pensión se realizará englobando toda la vida laboral, y también se contempla una posible reducción de los plazos para la implantación de la jubilación a los 67 años.

Por todo esto aumenta la importancia de planificar el entorno económico de nuestra jubilación mediante el ahorro particular, ya sea en forma de plan de pensiones o a través de otros sistemas de ahorro complementario.

 

Las 4 razones para hacerlo son:

 

  • Merman las pensiones:

La última reforma anunciada por el Gobierno tiene como consecuencia la reducción del 30% de media en las pensiones. Las particularidades son muchas y dependen del perfil de cada trabajador, pero las pensiones de las próximas generaciones serán mucho más inferiores.

La evolución demográfica  con la escasa natalidad y el aumento de la esperanza de vida es otro de los argumentos que invita a pensar que en un futuro próximo no habrá trabajadores cotizando para los pensionistas con retribución.

Actualmente un 16% de la población es pensionista y un 70% son trabajadores que sostienen sus prestaciones. En el año 2030, alcanzar un equilibrio será mucho más difícil teniendo en cuenta que se calcula que los jubilados representarán un 36% de la población y los trabajadores apenas rebasarán el 52%. Los últimos datos de población presentados por el INE en 2012, España ha perdido población por  primera vez desde 1971, y el futuro demográfico no se presenta nada halagüeño. Según esta misma entidad en 40 años solo habrá un cotizante por cada pensionista, lo que hace inviable el sistema de retribución actual.

 

  • Posibilidad real de más recortes:

Previsiblemente los recortes no terminan con los cambios hasta ahora anunciados. Los expertos estiman que siguen haciendo falta más medidas que  garanticen la viabilidad del sistema.

 

  • Sistema ineficiente:

La ineficiencia del sistema español está del todo contrastada. En la actualidad el porcentaje de pensión que se cobra sobre el último salario bruto supera el 81%, lo que contrasta con el 42% de Alemania, el 39% de EEUU o el 31% de Reino Unido.

Una de las medidas propuestas para que el sistema sea más eficiente es que se reduzca esta tasa y se incremente la importancia de los fondos y planes de pensiones privados.

 

  • Previsión insuficiente:

Los datos sobre el ahorro actual en planes de pensiones y productos de previsión social son claramente insuficientes, sobre todo si se compara con la media europea. Según datos de Inverco, los fondos de pensiones en España sólo representan un 8,1% sobre el PIB, frente al 101,2% de Suiza, el 73% de Estados Unidos o el 73% de Reino Unido. La media de la OCDE se coloca en el 67,6% del PIB. España está a años luz de alcanzar cifras similares. Además, la concienciación choca con la  realidad.

La crisis no está ayudando en este sentido, ya que según datos de Inverco, las aportaciones a los sistemas individuales han caído un 40% en los últimos cuatro años. En 2007 alcanzaron los 5.242 millones de euros, mientras que en 2011 se redujeron hasta los 3.142 millones.

La falta de previsión puede deberse a que mucha gente solo contempla el ahorro para la jubilación en la figura de los planes de pensiones, sin valorar otras posibilidades también muy interesantes, y la falta de liquidez de éstos planes provoca que no se vean como una posibilidad real de ahorro.

 

Conclusión, toma importancia concienciarse de que se cobrará mucho menos prestación pública y que se debe ahorrar todo lo que se pueda de forma privada.

  1. #3
    10/01/13 18:29

    EStoy completamente de acuerdo con vosotros. Que pocas facilidades han dado para fomentar el ahorro sin que luego te "asesinen" con la fiscalidad aplicada a los planes de pensiones al recuperarlos.

    La única alternativa que sacaron en la ley de 2007 es el PIAS, que en forma de renta vitalicia y según baremos de edad, puedes recuperar tu dinero sin que tribute apenas un minúsculo porcentaje.

    Las rentabilidades de estas soluciones son moderadas, pero de alguna manera están garantizadas. Tienen flexibilidad de abono y de rescate, pudiendose incluso a pedir anticipos de tu dinero sin que el "ahorro periódico" se resienta..

    Lo malo de esto es que tienen límite anual de 8.000 euros, es por ello que recomendaría empezar hacerlo con edades tempranas manteniendo, eso sí, un mínimo de 15 años, sino no valdría la pena.

    Saludos

  2. #2
    04/01/13 21:19

    Siempre será más eficaz la redistribución que la capitalización, en crisis como esta se demuestra y mucha culpa tienen los movimientos especulativos de los fondos de pensiones para mantener una ilusoria rentabilidad a sus fondistas.
    Ahorras, te tumba el mercado y te quedas en la calle, redistribuyendo, mucho o poco entre todos podremos tener algo.

  3. #1
    03/01/13 18:37

    Lo que es lamentable a estas alturas es que los diferentes gobiernos que ha tenido este país no hayan fomentado de ninguna manera el que la gente pueda ahorrar para su jubilación.
    La fiscalidad que se aplica a los planes de pensiones es totalmente abusiva, y solo desmotiva su adquisición.
    Si a eso añadimos el que en general la rentabilidad de estos planes suele ser bastante escueta,las comisiones de gestión permitidas muy elevadas(para luego gestionar poco y mal en muchísimos casos),todo hace al final sea difícil decantarse por estos productos para preparar la jubilación.
    Si no se favorece el que el dinero que uno ha ahorrado(Y LOS INTERESES)se recuperen en su momento con una fiscalidad mucho más benigna,se seguirán ahorrando las bajísimas cantidades que hasta ahora se han computado.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar