42

 

Hay veces que es muy difícil entender la difícil ecuación entre inteligencia, coherencia y declaraciones. Está claro que en los tiempos que corren, es muy aventurado presuponer absolutamente nada.

En particular me refiero a las declaraciones de José Bono que pide replantear el subsidio de desempleo, debido a que “no puede ser más atractivo el paro que un trabajo”.

En referencia a la coherencia, quizás debemos recordar que este representante de los ciudadanos, (recordemos esto), es además de los que están en un partido que lleva las palabras Socialista y obrero en sus siglas, además de meter en el discurso que la prioridad es el “estado del bienestar”.

Difícilmente se puede entender, a priori, que un representante del PSOE redacte la frase de esta forma en lugar de “no puede ser menos atractivo un trabajo que el paro”, sobre todo cuando realmente el paro no es muy atractivo. Quizás debemos recordar que por un mínimo de coherencia el partido socialista y de los obreros, deberá defender siempre que los trabajadores mejoren.  Alguien podrá decir, (por supuesto), que los trabajadores no pueden mejorar ahora mismo; ¡pues muy bien!, pero se tendrá que cambiar de partido político.  

Es algo así como lo de creer en Dios, se puede creer o no creer; pero lo que no tiene sentido ninguno es que siendo no creyente, nos ordenemos sacerdotes y luego digamos que no creemos.

Lo primero que debemos entender es que los parados, en su inmensa mayoría no lo son por gusto. Bien sea por que los empresarios no venden, o bien sea porque según los empresarios necesitan abaratar el despido, la realidad es que todo el mundo parece estar de acuerdo en que el desempleo no es culpa de que a los parados les interese estar en el paro, sino que en millones de casos están en una situación dramática. Por lo tanto, tampoco no tiene demasiada inteligencia, tratar de explicar, (aunque usando un recurso demagógico, que es el de sugerir que unas medidas que apuntan a un problema muy claro, que automáticamente quedará como causa del problema).

Pero más allá de la coherencia, lo que no tiene sentido es tratar de explicar esta situación sin entender que una de las causas profundas de la situación en la que nos encontramos está en el desmoronamiento de la renta disponible de los trabajadores, atrapados en unas políticas, (muy socialistas ellas), que buscan la contención salarial, acompañadas de la especulación salvaje en todos los bienes básicos y con unas políticas monetarias y fiscales diseñadas para beneficiar a las entidades financieras y grandes empresas.

Por lo tanto, se sea supuestamente de izquierdas o supuestamente de derechas, lo que no tiene sentido es hoy tratar de deteriorar más esta situación; y de ahí viene el atentado contra la inteligencia.

En lo que respecta a la prestación de desempleo, aparte de un gasto público completamente necesario para millones de personas que no pueden encontrar su actividad, tiene otros efectos sobre el sistema económico que han de ser tenidos en cuenta.

Si entendemos el sistema de desempleo como una red de seguridad, entenderemos fácilmente que esto afecta no solo a los que caen al vacio, sino que afecta y mucho a la confianza de los que aún están en el alambre. Es decir, tocar unas prestaciones de desempleo, que son claramente insuficientes para el drama que ha caído, impactará directamente sobre la confianza de los trabajadores, lo cual a su vez significa que dado que la inmensa mayoría de los consumidores son trabajadores, significa que la confianza de los consumidores se verá nuevamente afectada. Ya sé que por ahí existen múltiples explicaciones muy exotéricas sobre la caída de la confianza de los consumidores  y también soy consciente de que nunca se habla de las condiciones de los trabajadores; pero ¿De verdad se necesita algún motivo más para no tener hijos, para no comprar un coche, para no comprar un piso o para no comprar una lavadora?. Hemos llegado a un punto en que un trabajador se pensará muy seriamente comprar un televisor. ¡Por encima ya es temeridad!.

Pero si queremos algún elemento más para deteriorar la situación de los consumidores, resulta que incluso a los que no corran un riesgo de despido, también les va a afectar. El procedimiento es muy sencillo. Si se empeoran las condiciones de desempleo, se reduce la capacidad de negociación de los trabajadores, (por un lado cada vez están más en el alambre, derivado de las liberalizaciones) y por otro lado, se quita en parte la red.

¿Qué va a significar una caída del poder de negociación de los trabajadores?; pues simple y llanamente bajada de los sueldos, (y cualquier otro empeoramiento de las condiciones laborales). Lo cual, me lleva a una situación curiosa, más allá de otro empeoramiento de la confianza.

La situación curiosa es que cargarse o atacar el sistema de protección al desempleo, provoca directamente un empeoramiento de las condiciones de los trabajadores. De hecho, tan solo que se discuta esto ya tiene efectos sobre la confianza. Pero es que si fuese cierto que los parados no trabajan porque trabajando tienen peores condiciones, la realidad es que aprobando esta medida, no se va a solucionar nada. Si empeoran las condiciones de los desempleados, pero a su vez empeoran las condiciones de los trabajadores, seguiríamos en la misma hipotética situación y tendríamos que volver a bajar las prestaciones de desempleo, para compensar unas peores condiciones laborales.

Por supuesto, a cada una de las fases de toda esta tragicomedia, estaríamos repartiendo miseria por toda la sociedad, lo cual puede ser muy bueno para que unas pocas manos consigan ingentes riquezas, pero que realmente lo que provoca es pobreza generalizada.

 Por cierto, como en otras ocasiones me gustaría recordar que el sentido económico de los subsidios de desempleo, (y de las medidas denominadas estado del bienestar), se entiende mucho mejor si nos acordamos que forman parte de los ESTABILIZADORES AUTOMÁTICOS, (estos por lo que se pregunta normalmente, sin darse cuenta de que nos los estamos cargando). También recordar que el estado del bienestar, no fue un lujo, sino que fueron la solución a la gran depresión, que se provocó, entre otras cosas por la especulación masiva, la desregulación, y por supuesto cierta manía de intentar salir de los problemas ¡bajando sueldos!. 

  1. en respuesta a Fercanarias
    #44
    19/10/11 03:13

    Fercanarias y Maroci, siendo honestos los dos no teneis de qué preocuparos, pero es que hay un elemento que no se ve en vuestro discurso, no muy claro. El elemento que da sentido es ese tanque que aparece para parar las manifestaciones en China, esos misiles que se envían a Oriente Próximo porque hay petróleo. Si, esa red oficial militar qu esconde miles de millones de euros en todo el mundo, fabricando no pisos, si no armas, y que a pesar de tantas que hay no se produce burbuja de armas. ¡qué pena! Nos esconden la trampa. Es un derroche diario, un goteo que deja seco al planeta, muertos de hambre y de bombas. Todos desangelados en las ciudades y enfrentándonos entre nosotros por unas migajas o por de qué color es el sol.
    Chicos, soys buenas personas, no preocuparos, no importa por qué senda andeis si es de buena fe, si es respetando. Cada uno haga en su parte la bondad qué pueda y todo irá bien. Estamos los desfavorecidos y los trabajadores más cerca de lo que parece. Alegraos de eso. Algún día arreglaremos el mundo. Entre todos. Salud.

  2. en respuesta a JuanFg
    #43
    19/10/11 02:59

    Estoy de acuerdo contigo, los políticos deberían vivr como una persona normal, ganar lo mismo para así saber en sus propias carnes los problemas, pues no son sensibles, solo son tiranos.

  3. en respuesta a Ice man
    #42
    19/10/11 02:53

    Entre nosotros estamos peleando por las migajas. ¿es que no veis que los políticos nos utilizan, todos ellos PP y PSOE como si fueran ellos dioses o faraones egipcios y nosotros seamos sus esclavos? ¿No os habeis dado cuenta? ¿De entre todos los políticos, ¿cual es generoso?, y los bancos ¿hay alguno generoso? Hasta que no seamos conscientes de lo lamentable de nuestra situación no lograremos superarla. Hasta que no nos unamos a los que son como nosotros, no a los que nos hacen promesas, no, a los que son como nosotros. ¿Aún crees que con los 700 € que te pagan estás pagando al parado que cobra 500€. NO. El parado de los 500€ los cobra porque le corresponden. Recuerda que en tu nómina una parte va para cuando estés parado, si quieres cobrarlo, y si no se lo das a los que no trabajan, esos no son los parados, los parados solo están recobrando lo que anticiparon cuando trabajabna, como tu ahora, para cuando vayas al paro y que ya te están descontando y que si no vas al paro nunca lo vas a cobrar y que si no lo necesitas porque tienes trabajo pues bien, pero si quieres pasar con 500€ son tuyos, te los ganaste de antemano. ¿Entiendes que el que está en el paro tiene derecho a cobrar porque es su propio dinero de cuando estuvo trabajando que le descontaron entonces? Pues pongamos las cosas en su sitio.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar