7

 

Con frecuencia escuchamos la idea de que los políticos no son más que el reflejo de lo que existe en nuestra sociedad. Y, para variar, siendo disentir profundamente de tal aseveración, que es más fruto de un interés de “perdonar” los desmanes de estos, (escudándolo dentro del “todos somos iguales”) y de una suposición de eficiencia que de una realidad.

En realidad, esta afirmación surge de una malentendida hipótesis, que se basa en que los políticos salen de la sociedad; son elegidos por la sociedad y en consecuencia por la estadística pura, representan a la sociedad. Lo que no se tiene en cuenta es que no existe la estadística pura, cuando se habla de la selección.

Siempre que hablamos de algún colectivo en particular, (me da igual que sean políticos, empresarios, futbolistas, fontaneros, contables, comerciales,…), estamos hablando de toda una serie de personas que por unas determinadas condiciones (para cada una de las profesiones distintas), y siempre saliendo de la sociedad, acaban en un determinado lugar.

Circunstancias familiares, educación, perfiles, habilidades personales y desde luego las estructuras sociales acaban definiendo y mucho las posibilidades de cada persona en cada momento.

¿A alguien se le ocurre decir que los artistas representan a la sociedad?. Por definición los artistas son una serie de personas que tienen una visión y unas habilidades que no son habituales. Es cierto que salen de la sociedad, pero no representan a una sociedad que no es más que la suma de todos y cada uno de los grupos que nos podemos encontrar.

Es fácil entender que de acuerdo a un conjunto de personas que constituimos una sociedad, tendremos infinitos colectivos, que por definición son los conformados por aquellas personas que tienen en común una serie de atributos que los diferencian de los demás. ¡Con los políticos también!. En consecuencia, cada uno de los colectivos no son representativos de la sociedad.

Desde luego la forma de selección de los integrantes de un grupo define de forma casi determinante las características de estos grupos; En palabras coloquiales, el camino que se ha de recorrer para llegar a una determinada posición en la sociedad determina el tipo de personas que van a llegar al final.

El problema o aspecto diferencial que tenemos con el grupo político es que por definición se trata de conseguir que el colectivo sea representativo de la sociedad. Pero el camino de selección es importante.  Está claro que no es el único aspecto que define, pero es importante.

En España y actualmente, la carrera política se canaliza única y exclusivamente a partir de la integración en los partidos políticos, de tal forma que si son los partidos los que definen la carrera política, el resultado invariablemente será que los políticos van ascendiendo según tengan una serie de características que interesen a los partidos políticos. Por tanto, lo que está claro es que los políticos jamás serán una representación de la sociedad, sino que serán el conjunto de personas que mejor se adaptan a este sistema.

En su día tuvo sentido imponer el sistema de partidos y electoral que tenemos actualmente, ya que se estaba iniciando una democracia tras una larga temporada de dictadura, en la que no existían los partidos. En este sentido, tenía sentido una normativa que lograse consolidar un instrumento adecuado para desarrollar la democracia. Pero lo importante es que en su día, lo que se buscaba era precisamente fortalecer partidos y seleccionar de entre todos los españoles a aquellas personas que fueran capaces de adoptar una serie de decisiones en el contexto de una situación muy complicada, (desde el punto de vista de la democracia).

Pero como en cualquier ámbito, cuando las circunstancias cambian, se necesitan cambiar las herramientas y los medios para interactuar en la sociedad. Y es importante recordar que tanto en aquellos tiempos como en estos, los partidos políticos no son más que eso: Medios.

El problema es que la sociedad ha avanzado a  lo largo de estos treinta años largos, de tal forma que los medios por los que la sociedad se ha de expresar no se han tocado. La situación es distinta, la necesidad es distinta, la sociedad es distinta y las posibilidades son completamente distintas, por lo que pudo haber servido en una época, si no ha cambiado no sirve ahora.

Ahora el problema no es crear un concepto de democracia, no es tampoco lograr estructuras capaces de aguantar los coletazos de un régimen, y con el suficiente poder como para frenar determinadas fuerzas que aún coleaban en los inicios de la democracia. Sin embargo, el problema es que esta misma dinámica perdura, de tal forma que ahora tenemos una cierta perversión en los partidos, que se han convertido de repente en un fin en si mismo.

Dentro de los partidos, no se admite la disensión, (el tema del consenso para fortalecer los partidos es una obsesión), lo cual nos lleva a que las personas se tienen que amoldar a un discurso y que sean más capaces de maniobrar entre los resortes de estas organizaciones de este tipo.

Por tanto, está claro que la persona que asciende en política tiene un perfil muy específico, que entre otras cosas, implica la necesidad de un alejamiento de la sociedad, necesario, para el momento en que entren en contradicción objetivos dispares.

Este detalle no se va a solucionar totalmente de ninguna forma. Siempre habrá una mayoría de personas que no pueden o no quieren o no tienen la capacidad para ponerse delante de la sociedad. De hecho la mayoría de las personas son así, y lo podemos comprobar en cualquier junta de vecinos, donde teniendo numerosos vecinos, encontraremos que la mayoría no irá a las juntas, otro gran grupo de vecinos son los que tratan de pasar sin pena ni gloria, y tan sólo una minoría participarán en las reuniones de forma activa, (por supuesto, estos últimos no son representativos de la comunidad).

Pero sin embargo, con las listas abiertas y la eliminación de las disciplinas de voto, lo que se consigue es cambiar la dinámica de selección, de tal forma que en este momento, lo que es importante es que cada uno de los políticos responda directamente de las decisiones que toma ante la sociedad y no ante el partido; y estos se convierten en un instrumento que proporciona una logística y una capacidad organizativa necesaria.

En todo caso, siempre existirá el poder de los partidos, y por supuesto es deseable porque son unos instrumentos necesarios para esto. Sin embargo; deben cambiar.

  1. #7
    18/07/11 20:26

    El Cabildo Insular de Gran Canaria ha desalojado a la emisora del programa El Aleph después de realizar esta entrevista a José Crespo y Juan Carlos Barba. Juzguen ustedes mismos el contenido y si merecían ser desalojados o puestos en un pedestal.
    http://qmunty.com/blog/2011/07/15/el-cabildo-insular-desaloja-a-la-emisora-del-programa-el-aleph/

  2. en respuesta a Ayaxtelamon
    -
    #6
    30/06/11 01:43

    Te voto y te contradigo. Puro espíritu de la contradicción, pero es que me gusta tu comentario y a la vez no estoy de acuerdo con él.

    Veamos, entre los políticos y el resto de la sociedad habrá una serie de factores comunes: tienen una misma nacionalidad, cultura, historia, etc.

    Pero siendo similares no son lo mismo: la tasa de varones es mayor que en la sociedad, tambien la tasa de titulados superiores, o la tasa de abogados o funcionarios, y sin embargo es menor la tasa de ingenieros o científicos. Así que no son lo mismo. Los políticos que he conocido son todos de letras, se ve que es mas importante el manejo de la palabra que el conocimiento de la técnica.

    Y es que el proceso de selección no persigue una selección representativa.

  3. #5
    29/06/11 23:34

    Hola Tomás, acabo de leer tu artículo y encuentro un paralelo con esta conferéncia que dió el Pof. de la USC Miguel Anxo Bastos en en Instituto Juan de Mariana sobre la naturaleza del estado.

    http://www.juandemariana.org/video/3919/miguel/anxo/bastos/libertad/individual/

    Su exposición trata de demostrar el origen violento y depredador del estado. Fundamentalmente para llegar a una conclusión, puede ser necesário, pero su origen no es benevolente. Por lo tanto, sabiendo esto, la actitud razonable frente a él es demandar MENOS estado, exactamente lo contrário que pediríamos de algo que considerásemos intrínsecamente BUENO.

    Con respecto a los partidos, creo que se puede dar un paralelo, no siempre en su origen, pero sí claramente en lo que se acaban convirtiendo los partidos políticos, jerarquizados, monolíticos y prácticamente todopoderosos a la hora de decidir quienes y como han de ser nuestros representantes.

    Esto último, después de hacer una reflexión sobre lo que han cambiado las circunstáncias políticas desde la transición hasta ahora lo apuntas claramente. Y la conclusión no puede ser otra. Los partidos son necesários pero deben ser MENOS poderosos y nuestros representántes políticos más libres y ligados directamente a sus electores.

    Ahora, claro, a ver quien le pone el cascabel al gato.

    Salúdos.

  4. #4
    28/06/11 18:58

    Pues siento disentir. Para mí si son reflejo de la sociedad en que viven. Lo son porque maman desde la infancia las mismas formas y la misma pensar de pensar, los mismo valores, que la sociedad en la nacen y se desarrollan. Solo en España justificaría un político su "corrupción" diciendo que los otros son igual. Y ésto está al orden del día en el país, y lo peor es que el país lo entiende y les siguen votando.

    No son, evidentemente, reflejo de toda la sociedad. Serán un reflejo más o menos turbio pero reflejo al fin y al cabo.

    La democracia española desde luego es muy poco democrática. El partidismo español parece un reflejo diluido del partido único franquista; se mantienen formas similares. Pero aún así los políticos que los forman no son "avis" raras en este país, no vienen de Marte, vienen del mismo sitio que los demás españoles.

    Los artistas también presentan la mentalidad de su país. Podrán salirse de lo común, incluso podrán ir en contra de lo común de esa mentalidad, pero al fin y al cabo la han mamado y librarse de ella totalmente es imposible. Yo soy ateo pero he sido educado como católico, y a veces me doy cuenta que mi ateismo es católico. Es casi imposible alejarse de aquellas cosas que escribieron en el libro en blanco que te asignaron cuando naciste. Incluso esta última frase que he escrito no ha podido librarse de lo que escribieron en mi libro.

  5. #3
    27/06/11 17:49

    En otras palabras, la estupidez política no es aleatoria, pues reune a las personas con motivación de poder, de modo que los que tienen motivación de logro para sacar adelante al país y que no tiene cabida en política ¿se van al cuerno?

  6. #2
    27/06/11 10:08

    Leyendo tu post me ha venido a la mente el libro de Carlo Cipolla "Allegro ma non troppo" donde desarrolla la "Teoria de la estupidez", y explica por qué en todos los ambitos, grupos y sectores hay estúpidos, inclúyendo tambien a la clase política. Y es que en este caso se puede aplicar perfectamente la estadistica, vamos, que no los salva ni el sesgo. Lectura altamente recomendada.
    Saludos.

  7. #1
    26/06/11 22:55

    Pues tomas, los que no votamos, no podemos sentirnos representados, eso si, nos representan... Un saludo

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar