30

 

"Mi problema con las protestas callejeras es que, si no tienes cuidado, los medios acaban creando una situación en la que (los manifestantes) tienen legitimidad no solo en su derecho a protestar, sino en lo que están diciendo"

 "escuchar las protestas que hay en la calle, pero no puedes dejar que te gobiernen"

 

Este es el diagnóstico del antiguo primer ministro Inglés acerca de los movimientos en la calle para protestar por las decisiones que están tomando nuestros representantes. Por supuesto, no es el único dirigente político que se ha expresado en los mismos o similares términos, incluyendo afirmaciones como que las pancartas no son política, sino que la política surge de los líderes políticos que han sido elegidos para tomar una serie de decisiones.

La primera conclusión que se me ocurre al respecto de declaraciones como está es la profunda tristeza por toda una serie de personas, que se creen de una casta superior, y que no tienen más argumentos que aquellos del “yo lo valgo”. En todo caso, tendremos que decir que mal se puede definir como demócrata una persona que menosprecia de esta forma a la sociedad y sus votantes. ¿Qué tenemos derecho a protestar pero que esto no tiene que causar efectos?. Pues no señor; ¿Qué tenemos legitimidad en el derecho a protestar pero no en lo que la sociedad está pidiendo?. Lo único claro es que la legitimidad de toda decisión en un entorno de democracia ÚNICA y EXCLUSIVAMENTE la facilita el pueblo. Es decir, los únicos que no tenemos absolutamente nada que justificar somos los ciudadanos que somos los que tenemos la soberanía sobre el país. Podemos equivocarnos o acertar, podemos tener razón o no; pero somos los que teóricamente tenemos el poder y nuestros representantes, lo que tienen que hacer es acatar el poder.

Desde el punto y hora en que los gobiernos no acatan las decisiones del pueblo, o toman decisiones contrarias a lo que el conjunto de los ciudadanos desea, esto no es una democracia, por mucho que se disfrace de tecnicismos.

Pensemos en que cada uno de nosotros podemos extender un mandato a un tercero, para que realice cualquier acto por nuestra cuenta; por ejemplo, imaginemos que damos un poder a alguien para comprar y pagar un determinado coche por un determinado precio. El aceptante del poder, debe cumplir nuestras ordenes y todo lo más que se puede aceptar es que nos recomiende, nos sugiere o nos trate de convencer de que estamos equivocados. Pero en definitiva, esta persona a la que hemos enviado un mandato ha de ser coherente con él; ¡y jamás traicionarlo!.

¿En qué situación estaríamos si esta persona a la que le encargamos comprar un coche determinado por un precio determinado nos aparece con una vespino comprada a un precio mayor, de tal forma que nos ha endeudado, y que además se la ha comprado a su cuñado?. Pues lo primero es que por mucho de que esta persona presuma de que nos representa, lo que está claro es que no es cierto. Lo segundo es que normalmente esto acabará en los juzgados por una estafa.

Por supuesto, cuando hablamos de una persona que encarga un mandato a otra, no es la misma situación que cuando una sociedad ha de encargar el mandato de representarla a determinadas personas. Pero sin embargo, las diferencias son todas derivadas de los distintos procedimientos que se usan para conseguir el objetivo, que no es otro que la representación. Por descontado, la complejidad y las casuísticas de las distintas situaciones son completamente distintas, y por tanto los instrumentos y las formas de ejercitar este formato son completamente diferentes y sobre todo variables en el tiempo.

Esto quiere decir que no es lo mismo encargar un mandato a una persona en siglos pasados que actualmente; por el mero hecho de que han cambiado las posibilidades y los entornos. Exactamente lo mismo debería ocurrir cuando ampliamos el campo de acción y hablamos de que el conjunto de ciudadanos de un país encarga un mandato a sus representantes.

Por supuesto las posibilidades de ejercer este mandato, tienen que afectar a la forma, y por lo tanto todo el complejo sistema de relaciones que existen entre la sociedad y sus representantes debe evolucionar.

Pero antes que organizarnos, proponer cambios o proponer modelos, lo que tenemos que tener claro es el problema de raíz, y no es otro que la resistencia de los representantes a asumir los mandatos. Es decir, antes de discutir sobre las mejores formas de que la sociedad pueda expresar su mandato a los representantes, lo que tenemos es que dejar muy, pero que muy claro que todo lo que hagamos, todas las normas, todas las medidas, todas las instituciones y todas y cada una de las formas de participación de los ciudadanos, tienen que tener como objetivo el hecho de que los ciudadanos tengan el poder.

Pero hoy en día nos encontramos con declaraciones del estilo de la de Blair, que dicen que la política va de escuchar a la sociedad y si esta pide otra cosa distinta a lo que ellos dicen, descalificarla. Estamos en un contexto donde la frase “medidas impopulares” , no sólo ha dejado de ser una burrada de proporciones bíblicas, sino que se ha llegado al punto de que se usa con cierto tono positivo y halagador.

Nos podemos organizar como queramos, pero lo que tenemos que tener claro es que esa frase no es coherente con una persona encargada de representar las medidas del pueblo. Nos podemos organizar como queramos, pero lo que tenemos que tener claro es que todos en algún momento, no estamos de acuerdo con la mayoría de la sociedad en algún tema en concreto. Y es cierto que podemos entender que la sociedad se equivoca, (porque si opina distinto a nosotros y nosotros no creemos estar equivocados, la conclusión es obvia), pero jamás podremos imponer nuestro criterio, más allá de intentar convencer, explicar y razonar.

Porque la sociedad se puede equivocar o no, pero en democracia, lo primero es que tengamos que asumir todos que el pueblo, (se exprese como se exprese) es el que manda y como tal no tiene sentido aprobar una medida impopular, (aunque creamos sinceramente que sea un error).

Y después de entender que esto es la democracia, es cuando toca hablar de cómo han de ser los sistemas electorales, de cómo tienen que ser los parlamentos, los gobiernos, y de todo el conjunto de leyes y normas, que no son otra cosa que los instrumentos para ejercer la democracia.

  1. #31
    13/06/11 21:01

    El gobierno no es nadie, sino una silla donde se sienta alguien de un partido. Por eso cuando se dice que es culpa del gobierno (se culpa a la silla), deberían decir ¡¡es culpa de los políticos!! El problema de que sea una silla es cuando se gobierna con el culo. ¿Podrían por favor hacer que los políticos gobiernen de pie y sin zapatos (para que no venga Zapatero a reclamarlos) o acostados en una cama de clavos como un faquir?

  2. #30
    13/06/11 12:35

    Pero cual es el nivel de los politicos si uno tiene la suerte o la desgracia de oirles hablar por la calle es bajisimo,algunas veces podrian pasar por buenos vendedores otras muchas ni eso ,
    Mi opinion es que se esta gobernando para los bancos y las cajas que en el caso de estas ultimas las han arruinado pero estan tan mal que van a petar o verse obligadas a salir al precio que valen que es muy poco , si me equivoco puedo pasaros el telefono de 2 directores de banca civica para que hagais el negocio del siglo que para mi no lo quiero .

  3. en respuesta a Skeptical
    -
    #29
    12/06/11 20:17

    dices: ¿Qué hubiera dicho Platón al oír a un tipo así?, pues sabemos que a Platon la democracia no le gustaba, asi que posiblemente como antidemocrata convencido que era, a lo mejor estaba de acuerdo, ya sabes que etica y politica no estaban separadas en la antigua grecia...saludos.

  4. en respuesta a Yo mismo
    -
    #28
    12/06/11 20:01

    jejejeje Mis círculos no son los que crees, pero los veo en otros lugares.

    Como ves depende de cómo hags la encuesta... si dices ¿desea ud que quiten los documentales de la 2? Pues la mayoría dirá, No, el que quiera que la vea... Si dices ¿Está ud dispuesto a pagar por que haya una emisora, la 2, que eche documentales? La mayoría dirá que no, por lo tanto se elimina la 2...

    Igual pasa con el ejército... la mayoría quiere ejército, pero si les preguntas ¿quiere ud que se baje el presupuesto de defensa? la mayoría diría que sí... por tnato bajamos el ejército a una cifra testimonial...

    Al final quizás el problema es que a la "plebe" se la maneja con cuatro cosas... o si prefieres el poder siempre estará en manos los que tienen los medios de comunicación y la posibilidad de hacer la pregunta como te da la gana.

    Por cierto... ¿recuerdas por qué fue USA a la Guerra con España en Cuba? No, no es por el Maine, es por la forma en que ciertos medios de comunicación movieron a las masas contra España aprovechando el caso... Igual se puede hacer con muchas otras cosas.

    "no creo que en absoluto las élites incontroladas puedan renunciar a sus privilegios en nombre del bien común" dice Blackadder... Bien, yo creo que ir contra tus intereses personales es una cuestión de valor y en ocasiones de "heroicidad". Esto es atributo de los individuos, no de las masas. Las masas son borreguiles por definición, el individuo es el que es capaz, de dado un caso, perder lo suyo por el bien común.

    Bueno... y dado que ya he enseñado lo que creo... aunque no sé si he sido capaz de transmitirlo... dejo las discusién en este punto... que tengo que hacerme la cena...

  5. en respuesta a Dedalo1
    -
    #27
    12/06/11 19:59

    Interesantes comentarios en su respuesta a Yo mismo. Por lo que respecta a la regla de la mayoría, eso me recuerda un poster muy divertido que hace un tiempo tenían en su casa unos amigos ingleses. Este decía: "EAT SHIT, 10,000,000,000 FLIES CAN'T BE WRONG !" (traducción para los que no dominen el inglés: COMAN MIERDA, 10.000.000.000 DE MOSCAS NO PUEDEN ESTAR EQUIVOCADAS !

    Por lo demás, y como corolario a los comentarios de Yo mismo: no seamos tan inocentes con lo que esperamos de los políticos, nadie se acuerda ya del inefable Prof. y luego Alcalde de Madrid, Tierno Galván, el de "LA MOVIDA", el que con toda su cara dura decía que LAS PROMESAS ELECTORALES ESTÁN PARA NO SER CUMPLIDAS... Manda huevos, y eso que se decía SOCIALISTA... ¿Qué hubiera dicho Platón al oír a un tipo así?
    Salu2

  6. en respuesta a Picopaco
    -
    #25
    12/06/11 16:56

    Esto se soluciona con los limites..

    Todo el mundo está en alguna minoria, y todo el mundo está en alguna mayoría, según el tema que se trate, pero lo que tenemos que tener claro es que al final resulta que la democracia consiste en que las mayorías mandan y las minorías son respetadas.

    Respecto a lo de la formación, en principio, no estoy diciendo que no se tenga en cuenta, que es imposible, dado lo que se comenta de la igualdad, El que tenga más información y más formación tiene más ventaja y más criterio y por tanto más armas para convencer.

    ¿Que vale más?. Pues no, porque si con ventajas no lo logra...

  7. en respuesta a Dedalo1
    -
    #24
    12/06/11 16:51

    hombre, no me extraña que pienses que el votante medio es muy mediocre. Lamento que te muevas en determinados círculos, pero de mi experiencia no tengo la misma sensación....

    por ejemplo. No he oído a nadie, (y mucho menos una mayoría), pedir la eliminación de los documentales de la 2. (aunque no los vea nadie). Pero una cosa me inquieta.... Si no conseguimos un experto que nos hable de las bondades del "salvame", (y está complicado defenderlo)... ¿lo prohibimos?... ¿no será mejor prohibir todo lo que sea de una calidad aceptable?.

    Respecto a lo del resto de las opciones, tampoco creo oír a una mayoría significativa pedir la eliminación del ejercito, (aquí si que han existido algunos casos, pero muy minoritarios. ¿Por que?. Pues por lo que tu mencionas. Existen consecuencias de las decisiones y la gente lo sabe, por tanto no pide estas cosas.

    Tres cuartos de lo mismo a propuestas como las de los impuestos y todo lo gratuíto... Evidentemente van juntos, y que yo sepa nadie ha dicho que no hay que pagar impuestos, (salvo los grupos estos que si se les obliga a pagar se van del país,... que no son demasiado representativos de la sociedad) y que a su vez luego defienden que les den todas las prestaciones posibles.

    El "salvame y que paguen otros" es muy exclusivo de cierto grupo, pero no es algo extendido, por mucho que este grupo trate de universalizar.

    Y si Belen Esteban gana unas elecciones, la realidad es que se han de preocupar los políticos...

    La gente es mucho más lista de lo que parece.

  8. en respuesta a Dedalo1
    -
    #22
    12/06/11 12:28

    Caso AFINSA, FORUM, 400.000 "tontos", mal informados, ignorantes financieros, estafados por promesas de altas rentabilidades, inexplicadas e inexplicables, por el boca a boca, por a fulanito le ha ido bien, por la apariencia de legitimidad de la publicidad a página entera, patrocinio deportivo, ...

    Caso MADOFF un número indetermidado, mucho ni han querido confesar, de listos, la mayoría gerentes, empresarios de éxito, brokers, agentes de fondos de inversión, profesionales altos y medios, atraidos por rentabilidades inexplicables, por él glamour de la exclusividad, por el boca a boca en los campo de golf de Florida, las charlas informales en los restaurantes de lujo, por a tal personaje dice que la ido bien ...

    Las diferencias son de cuantitativas no cualitativas. La mayoría de las decisiones personales son emocionales y viscerales, más que racionales. Sólo el contraste con las opiniones de los demás, y que a ser posible sean contrapuestas, nos puede ayudar a obtener "el sentido común".

    No abogo por una dictadura de la mayoría, sino por la consulta permanente, ya que hoy día hay medios para ello, que ayuden a dirimir debates públicos y fundamentados entre intereses y puntos de vista contrapuestos. La diferencia es yo si creo que la mayoría puede tomar decisiones maduras, incluso, contra sus intereses inmediatos, sin estás son fundamentadas, y no creo que en absoluto las élites incontroladas puedan renunciar a sus privilegios en nombre del bien común, si no son obligadas a ello.

  9. en respuesta a Dedalo1
    -
    #21
    12/06/11 12:14

    Donde iría el país con el gobierno de la mayoría, todos, es imposible de saber puesto que existen pocos o ningún antecedente, sólo se me viene a la cabeza el modelo espartano y quizá alguna antigua polis de la Hélade en momentos puntuales ya que en éstas normalmente los ciudadanos libres acababan cediendo el poder a algún tirano. Como hoy.

    Lo que sí sé es donde ha ido el país, y el mundo al completo, con los cobardes gobiernos de la minoría partitocrática ayudada por la financiera y grupos reales de presión cuyo poder sobrepasa el ámbito de los estados.

    El hecho de contar con una población de formación dudosa a la hora de aceptar responsabilidades que siempre se les ha negado viene de la decisión de los gobiernos occidentales de fabricarla así: No les interesaba ni interesa ciudadanos cultos y con una educación que les permitiese reflexionar y acabar por darse cuenta de que no existe motivo alguno para que los demás (poquísimos) decidan por ellos (todos).

    Quizá la conciencia (educación) no alcance hoy a la mayoría y por ello el cambio radical pudiera no ser viable. Pero por algo hay que empezar, muchos son conscientes a pesar de las trabas. Los medios necesarios para decisiones importantes tomadas por todos existen, sólo es cuestión de hacerlas depender de la voluntad soberana, la de todos.

    Conocer la voluntad de la población sobre todos los temas que planteas es muy fácil, bastaría con eDNI y un PC... a lo mejor nos llevaríamos alguna sorpresa y empezaría a romperse ese cuento tan viejo e interesado que viene a decir lo que dijo Blair... qué va a decir él.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar