3
Este contenido tiene más de 10 años

 

Uno de los argumentos más absurdos e infantiles que nos encontramos en los informes sobre la crisis, nos lo proporciona la FCIC, (Financial crisis inquirí Commision, o comisión para determinar las razones de la crisis financiera).

Según nos cuenta el economista, (hace unos meses), pues nos encontramos con el siguiente razonamiento:

En otros países, (y cita a España, Irlanda, Gran Bretaña), han existido burbujas inmobiliarias más pronunciadas que en USA, (mayores subidas de precios en la gestación y mayores impagos y desahucios en la explosión); De la misma forma, habla de los bancos de varios países que han tenido que ser rescatados.

Pues esto le sirve a la comisión para descartar la responsabilidad de la capacidad de presión de la banca en el gobierno de USA. La frase recogida en el artículo es: “si esta influencia pudo ser la causa de la crisis, ¿por qué países como España, Irlanda o Alemania sufrieron fallos similares en sus entidades financieras a las ocurridas en EEUU?”.

Si nos damos cuenta el silogismo es sencillo; El sector financiero USA tiene una gran influencia en el gobierno norteamericano, pero en otros países la banca también se ha desmoronado, ergo el detalle del poder del sector financiero no tiene importancia.

Claro que en principio para aceptar este silogismo o este razonamiento como valido tendríamos que entender que en el resto de los países la banca no tuviese influencia sobre los determinados países, y por supuesto que no estuviesen vinculados a la banca USA.

Si lo que queremos es establecer una relación entre el poder de la banca, y la gestación e impacto de la crisis en las economías, lo que está claro es que no podemos olvidar que el hecho de que desde la banca se dicten todas las normas no es algo exclusivo de Estados Unidos.

Habla también la FCIC de que existen notables diferencias en las regulaciones de los distintos países, que además tienen sistemas de crédito muy distintos. De esta forma, se resta también importancia a toda la serie de nuevos instrumentos financieros que nadie entiende.

Y este es otro silogismo en el que se confunde el poder con los medios. Para que nos entendamos, esto es como coger dos dictaduras cualesquieras de las que están cayendo. Por supuesto, tenemos varios dictadores, en varios países, en entornos completamente distintos. En función de las características de cada uno de los entornos, encontramos un número casi infinito de diferencias entre unas y otras dictaduras, de tal forma que cada uno de los dictadores, ejerce su poder de una forma distinta.

El hecho de que Gadafi no sea como Mubarak, que tampoco sea igual a Ben Alí, y que cada uno de ellos opera de una forma determinada, no quiere decir que no sean dictadores, y por supuesto que esto no tenga algo que ver con las situaciones de los distintos países.

El problema de la regulación, (o desregulación) bancaria en cada uno de los países se traduce en normas completamente distintas, porque las normas se realizan en función de las características de cada país en concreto.

El problema no es que las normas sean distintas, el problema es cuando las normas se piensan en cada uno de los lugares, pensando y analizando lo que conviene al sector financiero en cada país en concreto y en cada momento en particular.

Desde luego, que existan distintas normas, no afecta a la razón última de la causa que se pretendía estudiar: “el impacto del poder del sistema financiero”. Es un poco absurdo que se trate de negar incluso el poder del sector financiero en otros países.

Pero aunque supongamos que en los países mencionados, la banca no tiene el poder que tiene la banca en Estados Unidos, aún queda un punto que a lo mejor deberían explicar, sobre todo cuando en las  pérdidas en los bancos de los países que mencionan, nos encontramos detrás a Wall Street. Y es que sí tan siquiera como hipótesis, resulta que tendrá que asumir que lo que ocurra en Wall Street, influye en el resto del mundo, (no hay más que ver el comportamiento de mercados financieros como el IBEX, da exactamente igual lo que pase antes de las 15.30, de tal forma que puede ser que se explique por qué entran los funcionarios que han acabado su jornada laboral o bien que abre Wall Street a esta hora, ¡elijan!).

Desde luego los problemas de la banca medio mundo, (y por ende, los problemas de medio mundo en general, porque aunque alguien crea que no, hay vida fuera de los bancos), están muy condicionados por la evolución de los grandes grupos financieros mediante el proceso del carry trade, hasta el punto de que la situación se ha deteriorado tanto que los bancos centrales no logran incrementar la cantidad de dinero en la economía. (post que me ha servido para una especie de recopilación de todos los procesos de globalización financiera).

 

En todo caso, además de los efectos directos del carry trade en los flujos de dinero, y por ende en la evolución de los mercados financieros, tendríamos que entender también que existe cierta presión de determinados ámbitos muy relacionados con Wall Street, que también tienen una cierta capacidad de presión sobre los distintos países; así a lo tonto, se me ocurren las agencias de rating, (algo pesan sobre los países), los distintos expertos y las editoriales de referencia, que marcan toda decisión sobre los gobiernos y las instituciones internacionales con el fmi a la cabeza, (en la que la influencia de las entidades financieras parece que no es algo aislado).

Desde luego, intentar explicar esta situación sin entender la capacidad de presión, (y el hecho de que la aprovechen al límite), de las distintas bancas en los distintos gobiernos y las conexiones entre ellas, es algo que no se puede permitir ninguna entidad que intente explicar esta crisis. Claro que en el fondo, ya nos hemos apuntado al “ya no necesitamos buscar culpables”.

  1. #3
    30/03/11 22:13

    Una de las cosas interesantes de la banca es que mientras más abajo se está en la jerarquía hay una mayor actitud de petulancia al juzgar a otros por las apariencias, mientras que en los niveles más altos la avaricia es mayor.

    Esto crea una actitud hacia la gente fuera del sistema bancario muy similar al racismo en los niveles inferiores, y en los superiores la disposición de despellejar a personas que no se conocen.

    Lo de la teoría de conspiración era una broma, pues yo mismo he visto gerentes planeando "productos" a sabiendas de que despellejarán a la gente. Sin embargo lo racionalizan bajo el alegato de que "nadie obliga a los clientes a tomarlos" que es como decir que el cazador no pone la trampa y nadie obliga a la presa a caer en ella, porque era deber de la presa informarse y fijarse en los peligros del bosque.

  2. #2
    30/03/11 19:46

    < Modo guasón >¿No será acaso la idea de que los políticos conspiran contra los trabajadores españoles, una simple teoría de conspiración? ¿O la idea de que los bancos causaron la crisis? ¿Nos quieren hacer creer que los bancos tuvieron la culpa, para esconder a los verdaderos responsables? < /Modo guasón >

  3. #1
    30/03/11 02:41

    No te preocupes, que los estadounidenses saben bien que los banqueros causaron la crisis, y por eso odian a los banqueros. Y como sabrás, cuando los americanos odian algo, ese odio no es algo para despreciar y no es algo que se borre dándoles atolillo con el dedo.

    Ha habido manifestaciones, pero los medios de EUA no las muestran. Te enteras por videos caseros que los americanos suben.

    Una retahila retórica no va a hacer que los americanos tengan comida o casa el día de mañana, ni que olviden las movidas sucias con las cuales los bancos les quitaron la casa sin ser morosos. A otro con ese cuento de marcianos...

    Parece que los banqueros están tratando de tapar el sol con un dedo.

    Los bancos de EUA exportaron la crisis al resto del mundo, ¿y ahora vienen a querer decir que no hicieron nada? Es como tirar la piedra al vecino, y luego al ver al vecino herido, decir que la piedra vino de la casa del vecino.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar