4

 

El guión típico de los programas de cámara oculta, consiste en someter a determinadas personas a todo tipo de situaciones surrealistas. A pesar de que sean situaciones que es muy extraño que se produzcan, lo paradójico es que cuanto más surealistas son, mayor será la probabilidad de éxito en que el personaje acepte la broma.

Respecto al procedimiento de la broma, tiene que ser siempre in-crescendo, de tal forma que vayan ocurriendo cada vez situaciones más absurdas y a una velocidad mayor. El truco está en bloquear la capacidad de análisis y eliminar la posibilidad de razonamiento. Para eso, es importante el ritmo y que el nuevo suceso supere al anterior. En definitiva, a cada escalón, tenemos que evitar el pensamiento proponiendo antes de que se llegue a una cierta estabilización, una situación que haga olvidar la actual.

Pues esto es lo que nos está ocurriendo ahora mismo a nivel social donde llevamos desde que hemos empezado la crisis en una especie de escalada en la que todas las fases se van superando en el surrealismo, pero no nos da tiempo ninguno a reaccionar, porque ante una situación, o bien se produce una nueva o bien se encargan de generarlo.

Nos hemos comido unos cuantos planes de ajuste, congelación de pensiones, bajada de sueldos a funcionarios, se han bajado las indemnizaciones de despidos, han subido los impuestos al trabajo, hemos rescatado bancos, hemos dejado a las SICAV, hemos dado 5 años de plazo a los futbolistas para que paguen los impuestos que corresponderían a una persona normal y así podemos seguir durante tanto tiempo como nos de la gana.

Hemos olvidado la crisis subprime por la subida de las commodities en 2008; y de repente la actuación del BCE fue olvidada por el derrumbe de la banca de inversión; luego ha llegado la guerra de divisas, (que nunca fue real), pero que fue olvidada por la crisis de deuda de los países, que a su vez ha quedado medio olvidada por la crisis del petróleo y commodities (otra vez), hasta que llegó el tsunami de Japón y nos hemos olvidado de petróleo, de crisis de deudas y de lo que sea; pero esto no interesaba y nos hemos encontrado con una intervención militar en Libia; (parece que aquí las guerras son de precios, de divisas o comerciales, pero cuando hay tanques y cazas por medio son intervenciones); que de repente nos saca de juego otra vez.

Sí hay que explicar las actuaciones de la sociedad, (o mejor dicho todo lo que no se está haciendo), no podemos dejar de entender que estamos siendo sometidos a un proceso en el que de repente nos encontramos con golpes sucesivos cada vez mayores, de tal forma que al final cada persona tiene que estar replanteándose continuamente lo que hay bajo nuestros pies. Todo el mundo necesita saber dónde está el suelo, cual es la situación y cuáles son las reglas para tomar cualquier decisión, y ante los sucesivos terremotos, lo que se consigue es que al final, cuando hemos llegado a intuir la comprensión del momento en el que estamos, nos encontramos con un vuelco total que nos obliga a comenzar otra vez en un loco replanteamiento  que no nos lleva a ningún lado.

En definitiva, Podemos decir que estamos en shock si somos algo técnicos, pero en realidad lo que estamos sometidos a toda una serie de golpes que nos tienen absolutamente noqueados.

Sin embargo el problema no es que la sociedad esté noqueada. El problema es que no somos los únicos, porque si analizamos la actuación de todos los organismos, gobiernos, partidos políticos, bancos, bancos centrales y demás organismos comprobamos que están en una situación parecida.

En general están intentando reaccionar, sin pararse a pensar en lo más mínimo en algo parecido a un plan, porque simplemente se ha montado tal tinglado que el mero hecho de que se paren a pensar supone que el mundo se derrumba.  De esta forma las autoridades están en una dinámica de “patadas hacía adelante”, cada vez más desesperadas, cada vez más llamativas, que son las que explican los efectos que provocan que no podamos reaccionar.

Al final esto es una cuestión de inercia; los dirigentes, creo que, son conscientes de que esta loca carrera no va a ningún lugar, de tal forma que necesitarían parar o dar marcha atrás, pero no saben cómo hacerlo, y nosotros estamos parados, conscientes de que tenemos que empezar a movernos pero no sabemos cómo.

Y desde esta forma, nos encontramos en la situación actual que en un post que llamé “Atrapados”, traté de exponer hace mucho tiempo.

Hoy es un buen día para que entendamos que tenemos que seguir haciendo algo, lo que sea, poco a poco; para ir revertiendo la situación, porque de esta situación saldremos con esfuerzo cuando reaccionemos. Por eso sigo animando a participar en la propuesta que he expuesto en la lotería de las gasolinas, para por lo menos conseguir entrar en una dinámica distinta. Soy consciente de que va a ser lento, (mucho más de lo que queríamos), y quizás sea como echar vasos de agua a un incendio, pero a su vez estoy convencido de que si todos echamos un vaso de agua el incendio será apagado.

Esta semana el reintegro del jueves ha sido el 8; y el del domingo ha sido el 9; por lo que en abril hemos de boicotear al poseedor del número 89 que ha resultado ser GALP. 

  1. en respuesta a Parlotides
    #4
    29/03/11 09:46

    ...personalmente y en linea con lo comentado me llama poderosamente la atención el último punto, conocimiento es poder, nos tratan como a los perros de Pavlov....

    Triste pero real, como bien dices una detrás de otra sin dejarnos tiempo a adaptarnos ni reaccionar, así la parte racional queda noqueada y actuamos a salta de mata por la necesidad de sobrevivir al "día a día".

    Que nos cojan confesados, cuando estemos en situación de reaccionar, nos habrán ganado por goleada.

    Respetuosamente: Parlótides

  2. en respuesta a Blackadder
    #3
    29/03/11 09:40

    Buenos días:

    Te invito ha hecharle un vistazo a este decálogo de Chomsky, ya sé que se escora mucho a veces, pero en linea con la "terapia del shock" no deja de llamar la atención. Sobretodo si pensamos que en vez de actuar colectivamente cada vez mas actuamos mas individualmente lo cual nos hace mas vulnerables.

    "Noam Chomsky identifica la estrategia de manipulación"


    "El lingüista Noam Chomsky elaboró la lista de las “10 Estrategias de Manipulación” a través de los medios:

    1. La estrategia de la distracción

    El elemento primordial del control social es la estrategia de la distracción que consiste en desviar la atención del público de los problemas importantes y de los cambios decididos por las elites políticas y económicas, mediante la técnica del diluvio o inundación de continuas distracciones y de informaciones insignificantes.

    La estrategia de la distracción es igualmente indispensable para impedir al público interesarse por los conocimientos esenciales, en elárea de la ciencia, la economía, la psicología, la neurobiología y la cibernética. “Mantener la Atención del público distraída, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivada por temas sin importancia real. Mantener al público ocupado, ocupado, ocupado, sin ningún tiempo para pensar; de vuelta a granja como los otros animales (cita del texto ‘Armas silenciosas para guerras tranquilas)”.

    2. Crear problemas y después ofrecer soluciones

    Este método también es llamado “problema-reacción-solución”. Se crea un problema, una “situación” prevista para causar cierta reacción en el público, a fin de que éste sea el mandante de las medidas que se desea hacer aceptar. Por ejemplo: dejar que se desenvuelva o se intensifique la violencia urbana, u organizar atentados sangrientos, a fin de que el público sea el demandante de leyes de seguridad y políticas en perjuicio de la libertad. O también: crear una crisis económica para hacer aceptar como un mal necesario el retroceso de los derechos sociales y el desmantelamiento de los servicios públicos.

    3. La estrategia de la gradualidad

    Para hacer que se acepte una medida inaceptable, basta aplicarla gradualmente, a cuentagotas, por años consecutivos. Es de esa manera que condiciones socioeconómicas radicalmente nuevas (neoliberalismo) fueron impuestas durante las décadas de 1980 y 1990: Estado mínimo, privatizaciones, precariedad, flexibilidad, desempleo en masa, salarios que ya no aseguran ingresos decentes, tantos cambios que hubieran provocado una revolución si hubiesen sido aplicadas de una sola vez.

    4. La estrategia de diferir

    Otra manera de hacer aceptar una decisión impopular es la de presentarla como “dolorosa y necesaria”, obteniendo la aceptación pública, en el momento, para una aplicación futura. Es más fácil aceptar un sacrificio futuro que un sacrificio inmediato. Primero, porque el esfuerzo no es empleado inmediatamente. Luego, porque el público, la masa, tiene siempre la tendencia a esperar ingenuamente que “todo irá mejorar mañana” y que el sacrificio exigido podrá ser evitado. Esto da más tiempo al público para acostumbrarse a la idea del cambio y de aceptarla con resignación cuando llegue el momento.

    5. Dirigirse al público como criaturas de poca edad

    La mayoría de la publicidad dirigida al gran público utiliza discurso, argumentos, personajes y entonación particularmente infantiles, muchas veces próximos a la debilidad, como si el espectador fuese una criatura de poca edad o un deficiente mental. Cuanto más se intente buscar engañar al espectador, más se tiende a adoptar un tono infantilizante. Por qué? “Si uno se dirige a una persona como si ella tuviese la edad de 12 años o menos, entonces, en razón de la sugestionabilidad, ella tenderá, con cierta probabilidad, a una respuesta o reacción también desprovista de un sentido crítico como la de una persona de 12 años o menos de edad (ver “Armas silenciosas para guerras tranquilas”)”.

    6. Utilizar el aspecto emocional mucho más que la reflexión

    Hacer uso del aspecto emocional es una técnica clásica para causar un corto circuito en el análisis racional, y finalmente al sentido critico de los individuos. Por otra parte, la utilización del registro emocional permite abrir la puerta de acceso al inconsciente para implantar o injertar ideas,deseos, miedos y temores, compulsiones, o inducir comportamientos…

    7. Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad

    Hacer que el público sea incapaz de comprender las tecnologías y los métodos utilizados para su control y su esclavitud. “La calidad de la educación dada a las clases sociales inferiores debe ser la más pobre y mediocre posible, de forma que la distancia de la ignorancia que planea entre las clases inferiores y las clases sociales superiores sea y permanezca imposibles de alcanzar para las clases inferiores (ver ‘Armas silenciosas para guerras tranquilas)”.

    8. Estimular al público a ser complaciente con la mediocridad

    Promover al público a creer que es moda el hecho de ser estúpido, vulgar e inculto…

    9. Reforzar la autoculpabilidad

    Hacer creer al individuo que es solamente él el culpable por su propia desgracia, por causa de la insuficiencia de su inteligencia, de sus capacidades, o de sus esfuerzos. Así, en lugar de rebelarse contra el sistema económico, el individuo se autodesvalida y se culpa, lo que genera un estado depresivo, uno de cuyos efectos es la inhibición de su acción. Y, sin acción, no hay revolución!

    10. Conocer a los individuos mejor de lo que ellos mismos se conocen

    En el transcurso de los últimos 50 años, los avances acelerados de la ciencia han generado una creciente brecha entre los conocimientos del público y aquellos poseídos y utilizados por las elites dominantes. Gracias a la biología, la neurobiología y la psicología aplicada, el “sistema” ha disfrutado de un conocimiento avanzado del ser humano, tanto de forma física como psicológicamente. El sistema ha conseguido conocer mejor al individuo común de lo que él se conoce a sí mismo. Esto significa que, en la mayoría de los casos, el sistema ejerce un control mayor y un gran poder sobre los individuos, mayor que el de los individuos sobre sí mismos. "

    Saludos a todos, atentamente: Parlótides

  3. #2
    28/03/11 20:10

    Los autores de los shocks se equivocan. Se están creyendo Dios, creen que ya porque pudieron una vez, podrán infinito número de veces. Ellos ven hacia adelante por medio del espejo retrovisor. Lo que pasa es que hay ciertas cosas que no están viendo.

    Olvidan que la historia es un resorte y ellos olvidan que mientras más empujes, rebotas con más fuerza. En este momento creen haber deformado el resorte. Lo que pasa es que es hasta el puro final que se rebota, cuando se toca fondo en una realidad humana no lineal. El futuro nunca es como lo esperan los que tratan de modelarlo.

    Claro, el inconveniente de que no rebote pronto es que significa sufrimiento para la gente común por un periodo más largo.

    Los autores del shock creen que por ser grandes son invencibles, lo que pasa es que ser grande, hace que al caer duela más el golpe.

  4. #1
    28/03/11 06:59

    Plenamente de acuerdo contigo pareciera que se ha instalado un versión sofísticada de "la doctrina del Shock" pero para quedarse como estrategia principal por parte de los que detentan poder en todos los ámbitos.

    Yo creo que se inauguró de alguna manera, con la "guerra contra el terrorismo", como fenomeno de guerra permanente, sin enemigo claro, sin principio, sin posible fin, pero con forma de "amenaza perenne que justifica, un semptierno estado de emergencia que ahorra argumentaciones incómodas.

    Trasladado a lo económico, se trata de la "crisis permanente", plenamente justificadora de los planes de "ajuste" más descabellados, en forma de huida hacia adelante, pero que curiosamente, nos quiere llevar al pasado anterior a los estados del medioestar.

    En neurociencia ya está bastante consensuado que los humanos tenemos dos ritmos de procesamiento de los datos y la toma de decisiones, llamemosle via emocional, la rápida, que relaciona, estimulo, con el sentido de la alerta, la memoria emocional, y que está ligada a las reacciones de actuación urgente en pos de la supervivencia. Y la vía lenta, llamémosle cerebral o reflexiva, la del lóbulo frontal.

    Las decisiones las mayoria de las veces, por su urgencia, la ansiedad que crean, a través de la explotación del miedo a la incertidumbre, se toman con la primera, y se justifican, a posteriori con la segunda.

    Hay quién dice que somos animales racionalizadores, más que racionales.

    Así que someter a esta presión a la ciudadania, no parece, mera casualidad, o concatenación de circunstancias. No es tampoco una conspiración. Es un modus operandi ya instalado por los agentes que detentan los distintos niveles de poder con unos réditos son más que evidentes.

    Digamos que un sometimiento permanente la ciudadanía a stress test, que por ahora van saliendoles a pedir de boca.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar