12

 

En estas fechas son propicias las discusiones off-line, o sea las de toda la vida. En una de estas discusiones, ha surgido el tema del barómetro del CIS y cierta interpretación de un dato que a algunas personas de mi familia les ha parecido curioso.

El dato es que cerca del 80% de los españoles piensan que la situación económica Española es mala o muy mala, mientras que sólo un poco menos del 40% de los españoles piensan que su situación económica es problemática. La primera impresión de esta idea sugiere que existe un pesimismo sobre el colectivo pero no tanto sobre el particular.

Y estos resultados, unido a esta interpretación podrían llevar a la conclusión de que gran parte de esta crisis es algo que no existe y se encuentra en el miedo. Esto apoyaría las teorías acerca de que lo que necesitamos es confianza.

Sin embargo esta interpretación es errónea y desde luego los datos son compatibles con una situación muy grave; otra cosa curiosa es que estos resultados demuestran una gran inteligencia de los encuestados, ya que lejos de ser contradictorios, lo que demuestran es un gran análisis, al cambiar el enfoque.

Voy a tratar de exponer en un ejemplo un poco exagerado lo que nos está indicando esta encuesta y estas respuestas. Para ello pensemos en el tema del peligro en las carreteras; imaginemos que hacemos dos preguntas básicas:

¿Cree que habrá muertos en las carreteras en el próximo año?. Desgraciadamente estoy seguro que el 100% contestará que sí. Por lo tanto el 100% de las personas detectarán un peligro en la circulación vial.

A continuación preguntaremos: ¿morirá Vd. en la carretera en el próximo año?. Pues es de suponer que el 100% contestará que no. Y además resulta que la inmensa mayoría acertará, porque afortunadamente una gran mayoría de los conductores no mueren en las carreteras.

Como podemos entender, el ámbito de análisis es distinto, el sujeto es distinto y desde luego los resultados son distintos de forma que las respuestas que en principio pueden parecer contradictorias son totalmente coherentes entre sí al valorar aspectos que, aunque relacionados, son diferentes por el enfoque.

Por supuesto, imaginando una situación en la que la situación en las carreteras se complique, (bien porque se reduzca mantenimiento, bien porque vengan nuevas situaciones climáticas, bien porque se reduzca seguridad de los vehículos o cualquier razón que afecte a nuestra seguridad), algunas personas pasarán a tener un mayor sobre su situación personal y seguro que no estarán tranquilos cuando salen a la carretera, por lo tanto las contestaciones a la segunda pregunta varían, y del mismo modo afectan a la primera.

Sí volvemos a la encuesta del CIS y sobre la percepción de la situación económica, la explicación de las respuestas es muy sencilla y en síntesis es la misma que en este proceso. Si preguntamos a cada ciudadano sobre su situación personal, encontraremos ciudadanos que mejoran y ciudadanos que empeoran. Por supuesto, nos encontraremos con ciudadanos que están bien y ciudadanos que están mal. Por lo tanto, cada uno hablará según su situación y según sus perspectivas, de forma que da una situación de cómo está todo el mundo.

En este caso, tenemos ese famoso 40% de personas que les preocupa su situación económica, que puesto al lado del 80% que piensa que la situación española es mala o muy mala, puede parecer muy poco; pero debemos analizar el dato al revés y enfocar primero el 40%, que es un porcentaje elevadísimo de personas que creen que su situación económica es grave. Y una vez determinamos que un 40% de las personas están preocupadas por su situación económica; ¿Cómo debemos entender la situación del país?. ¿Un país puede estar en una situación económica aceptable cuando el 40% de los ciudadanos se ven en una situación difícil?.

Pensemos en la pregunta de los muertos, (a veces llevarnos al extremo sirve para aclarar las cosas), y supongamos que un 40% de los conductores se ven en riesgo de morir al cabo de un año. Y después preguntemos si se ve seguridad en las carreteras.

En el caso económico, cada uno de nosotros sabe nuestra situación, que puede ser tan variada como personas seamos, pero en todo caso, todos tenemos claro que vamos a hacer ajustes para responder a los ajustes y a la situación. Es decir, si nos suben los impuestos, la electricidad, tendremos que pagar más por los commodities o por los créditos o bien tengamos que renunciar a intereses de nuestro dinero porque resulta que las entidades financieras tienen que generar beneficios para salir de esta situación, tendremos que ajustar aún más nuestra situación restringiendo donde podamos. En función de las cuentas de cada uno, el ajuste será más o menos dramático, o mejor dicho, más o menos posible. Por tanto, si lo que tenemos es que renunciar a bienes o servicios que no son esenciales, todos somos conscientes de que nuestra situación no se verá especialmente dañada, por lo tanto individualmente la situación no genera un problema; pero a su vez estamos comprobando que trasladamos ese ajuste a otras personas, de tal forma que el problema colectivo existe.

Esta es la razón por la que en la respuesta a esta encuesta encuentro bastante inteligencia entre los encuestados, ya que es muy fácil deducir que si yo tengo que renunciar a cafés, o a comprarme una camisa, mi situación personal no pasa a ser grave; pero en cambio la situación personal del dueño de la cafetería o del comercio es distinto.

Es decir, un gran 40% de las personas, van a tener problemas para ajustarse a la nueva situación, (probablemente porque no tengan ingresos o bien estos ya estén totalmente comprometidos con productos básicos o no elegibles), pero una gran parte del  resto de la población es capaz de entender que van a tener menor renta disponible, que no va a suponer un excesivo problema propio, pero que va a tener efectos en el colectivo. O dicho de otra forma, que van a lograr evitar los problemas traspasándolos.

Y este razonamiento, implícito en una respuesta a una encuesta que puede parecer a simple vista incoherente, está a años luz de los análisis de los expertos y dirigentes económicos. 

  1. #12
    30/12/10 17:01

    Hay otra incoherencia: están hablando siempre de que el país necesitará ser rescatado, pero realmente se refieren al sector público.

    Es decir, si el tesoro no consigue colocar deuda (que ya es lamentable no tener las cuentas equilibradas), entonces entrará en suspensión de pagos y necesitará ser rescatado.

    Mientras, el sector privado sigue reservando noches en los paradores y abarrotando el PortAventura o ParqueSur.

    Pero no es tan sencillo. Tenemos el gran problema que el sector público ocupa un gran porcentaje de la actividad económica, tanto en empleados como en servicios. Por eso están (mal)vendiendo empresas públicas (y deberían privatizar muchos servicios más): para hacer caja hoy y para aliviar el déficit de mañana. El sector público post-burbuja no es sostenible.

  2. #11
    29/12/10 11:56

    Siempre recuerdo un viejo chiste de Forges; imagino que muchos desconocerán a este humorista gráfico, cosas de la edad.

    Están hablando dos políticos:
    -Si las estadísticas no mienten -dice uno.
    -Mienten -corta el otro.
    -Pues eso -acaba el primero.

    La estadística es una ciencia matemática, como se hacen y como se interpretan no.

  3. #10
    29/12/10 00:20

    Pues yo no me había parado a pensarlo. Pero al ver tu articulo mi posición es incluso mas "radical" que la tuya, es decir, no creo que sea incoherente sino que ese 80% se queda pequeño.

    Si yo fuese uno de ese 20% de los encuestados que creo que España no va mal o muy mal y me entero de que casi la mitad de los españoles (un 40%) consideran problemática su situación económica, me pasaría a engrosar ese 80% haciendo que subiese.

    TODO el mundo ha reducido su poder adquisitivo (menos quizás los banqueros) pero aun sabiendo que has reducido tu poder adquisitivo, no consideras, problemática tu situación hasta que tienes problemas graves, como por ejemplo, no poder pagar la hipoteca, no poder hacer las escapadas con los amigos que solías hacer (y no hablo de grandes lujos), empezar a mirar mucho que compras, etc etc. Es decir, si esa reducción del poder adquisitivo te afecta significativamente tu forma de vida es cuando tienes problemas graves.

    Para mi ese 40% (casi uno de cada dos) es mucho mas grande que el 80% (porque para mi debería ser un 100% si la gente estuviese un poco informada). Lo cual me refuerza mi idea de que la "tele" hace bien su función de desinformar y desviar la atención. Porque ese 40% es una sensacion del individuo que no está contaminada por factores externos, es mucho más fiable que el 80%. En el caso del 80%, si solo se ha reducido tu poder adquisitivo un poco, pues puedes ignorar lo que pase a tu alrededor o puede que te importe menos (aunque no debería).

  4. #9
    29/12/10 00:20

    Si todos vivieramos en un mundo justo, equitativo, con las mismas normas para todos...no habria este desfase...se sabria que B siempre es igual a B

    Me explico tambien con un par de ejemplos... si tienes una empresa, y haces tus planes de empresa (tesoreria,viabilidad,contingencias, I de M. etc) sabes hasta donde puedes llegar y como las obligaciones y las normas son iguales sabes tus riesgos. Hay un control de la situación, lo que pueda pasar deberia ser en la mayoria de los casos debido a tus propias decisiones empresariales.

    En realidad el mundo no es asi, de un dia para otro una empresa con buen historial se queda con la mitad del credito, la competidora igual no, de un dia para otro un buen proyecto resulta que para el banco no es viable, la competidora con similar proyecto igual no. O bien si se mutiplican x2, x3 las materias primas que utilizas por el juego de los derivados...o bien si tu pais esta tocado y te aumenta en demasia tus impuestos...

    La percepción pues depende "de su circunstancia" (por aquello de O y G, yo y mi circusntancia)

    Esta claro que los ciudadano tendran menos, y renunciaran a los productos menos necesarios, es ley de vida, pero no favorecera al colectivo, p.ejemplo el agente comercial que vendia coches, o productos no necesarios se vera afectado....que es igual a menos ventas = menos recaudacion estatal..que al final sera igual a menos servcios estatales.

    Y un pais sin crecimiento y subiendo los gastos / la inflacion ..es un pais en estanflacion..

  5. #8
    28/12/10 21:21

    Muy agudo! Como dicen en mi tierra: "¡Clavos caigan del cielo, martillos somos!

    Feliz Fin de Año!

  6. en respuesta a Miguelc
    -
    #7
    28/12/10 19:57

    Es que es una intencionalidad tan guiada por la estupidez, como la estupidez que ellos cometen.

  7. en respuesta a Comstar
    -
    #6
    28/12/10 19:08

    ¿Por qué recurrir a la intencionalidad cuando la estupidez es una explicación más plausible?

    Los seres humanos somos tan estúpidos que nos creemos inteligentes.

  8. en respuesta a Josephine
    -
    #5
    28/12/10 18:22

    Creo que los banqueros y políticos están tratando de hacer que haya un poquito más de lo que hablas en España. Tal vez piensen que en realidad sobran españoles.

  9. #4
    28/12/10 13:28

    Me parece bueno el análisis, aunque como bien apunta Feinmann lo idóneo sería no sólo preguntarles sobre el futuro sino por su pasado más reciente. Aunque, en ese caso los resultados serían mucho más alarmantes porque en mayor o menor medida todos estamos peor que hace un año.

    De todas formas, tambien estoy de acuerdo conla idea de que el pesimismo no es beneficioso, creo que esta crisis nos debería de abrir los ojos para ser prudentes y previsores, aunque no por ello tengamos que vivir en el miedo.

  10. #3
    28/12/10 03:19

    Hola Tomas. Espero que estes mejor.

    El problema que veo es que el ser humano es muy malo haciendo cálculos y previsiones. Sería mejor que en lugar de pedir que prevean el futuro, digan cual ha sido su pasado proximo. Para mi las preguntas serían:
    1.- ¿Está España peor que hace 1 año?
    2.- ¿esta usted peor que hace 1 año?

    La pregunta respecto de España será mas o menos discutible, pero creo que todos tenemos claro si estamos mejor o peor que hace 1 año.

    Saludos.

  11. #2
    28/12/10 02:37

    Hola Tomás.
    Este mismo análisis aplicado a España podría aplicarse a todo el planeta.

    Hay muchísimas personas, millones de personas que no sólo pasan hambre,
    sino que mueren por no tener nada que comer.
    Muchos millones mueren por enfermedades banales
    que si fueran tratadas adecuadamente serían fáciles de curar,
    pero que sin tratamiento llevan a un deterioro orgánico tal
    que terminan acabando con su vida.
    Muchos millones carecen de agua potable, de educación....
    También tienen hambre de un poquito de justicia.

    Curiosamente, en un pueblo pequeñito no pasa eso,
    entre todos intentamos cubrimos las necesidades de algún necesitado
    al conocer su estado de carestía.

    En estas fechas en las que disfrutamos más del comer, del beber y del tiempo libre,
    y de lo que es más importante,
    del calor algo más intenso que en otras ocasiones del hogar y de la familia,
    también podríamos hacer un huequecito en nuestro corazón y nuestro bolsillo
    por aquellos que lo están pasando mal,
    desde el parado español que mendiga un empleo y difícilmente logra llevar comida a casa,
    hasta por aquellos que nos pillan más lejos cuya hambre incluso les arranca la vida.

    Besos a todos, y os deseo Feliz Navidad y un Próspero Año Nuevo.

  12. #1
    28/12/10 02:18

    Coño, no me había dado cuenta hasta ahora. Está claro que todo es relativo y según se enfoque el prisma, y quién lo enfoque y cómo, se obtienen distintos resultados. Bien visto.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar