¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Las reglas de la economía han cambiado

Un debate abierto sobre la economía actual

Los agregados monetarios y la traída y manida M3

 

Cuando hablamos de la oferta monetaria, o cantidad de dinero en circulación, nos encontramos con un primer problema, y que desde luego no es baladí. ¿Cuánto dinero hay en la economía?.

La respuesta tiene un gran problema; ¿Que consideramos dinero?. En este sentido nos encontramos con las clasificaciones según los agregados monetarios, o las famosas M.

La importancia de conocer la cantidad de dinero en circulación, está en determinar cuál es la cantidad de dinero disponible en la economía. Cuanto mayor sea la cantidad de dinero disponible, mayor será la demanda de bienes y servicios, lo que suponiendo un volumen fijo de bienes, supone que subirán de precio. Si por el contrario la oferta de dinero se reduce más o se incrementa menos que las variaciones de los bienes que se van a intercambiar los precios caerán.

Claro que las disponibilidades de dinero, abarcan varios apartados. Sólo hace falta que imaginemos que necesitamos dinero, (o que deseamos comprar algún bien); en este caso, para salir del paso, tenemos los billetes que tenemos en la cartera, el saldo en la cuenta corriente, los importes disponibles en la tarjeta de crédito, la capacidad de endeudamiento que tengamos, los depósitos que podamos cancelar, acciones que podamos vender y una larga serie de formas de conseguir dinero. Por supuesto, cada una con sus condiciones, sus costes y su estructura.

Si a nosotros nos preguntan cuánto dinero tenemos disponible, no podremos contestar contando los billetes que tenemos en la cartera, sino que tenemos que preparar una calculadora e ir sumando. Lo normal es que además tratemos de hacer una clasificación; de tal forma si surge una necesidad o se nos plantea una compra determinada, lo que hacemos es contar primero el dinero en efectivo, luego el saldo en cuentas corrientes; si lo necesitamos empezamos a valorar otras opciones, empezando por cancelar depósitos, (con sus penalizaciones), tirar de tarjeta, endeudarse y vender todo lo que tengamos en un caso más extremo, (aunque desgraciadamente no tan extraño).

Pues si hacemos esto a nivel macroeconómico, tenemos varias magnitudes que son las que al final nos llevan a detectar cuales son las disponibilidades monetarias de la economía; y esto es lo que viene determinado por las M, que se ordenan por su liquidez;

La M0 en una economía son la cantidad de billetes y monedas en circulación en una economía. Evidentemente son los instrumentos más líquidos, que nos podamos encontrar. La M1 es la M0 más los depósitos a la vista; (entiéndase que son aquellos que se pueden recuperar inmediatamente, sin ningún tipo de limitación ni penalización; es decir: cuentas corrientes). La M2 es la M1 más los depósitos a plazo, (en un sentido amplio, de tal forma que sean todos aquellos fondos que tenemos de alguna forma inmovilizados, pero que podemos disponer de ellos, en un breve espacio de tiempo y con una penalización por liquidez que no incluya pérdida de valor).

De esta forma llegamos a la M3, que incluye todo lo recogido en la M2, y determinados activos financieros que tienen una gran liquidez; en este caso, la diferencia con la anterior son cesiones de activos, participaciones en fondos del mercado monetario y obligaciones y bonos de hasta dos años. Son instrumentos que se consideran especialmente líquidos debido a las certidumbres sobre su convertibilidad inmediata en instrumentos líquidos a un valor determinado.

El BCE establece como medida de la cantidad de dinero que existe en la eurozona, la M3, y hasta 2006, (creo recordar), era también el instrumento en que se fijaba la FED. Es muy importante entender esto, porque cuando hablamos de llevar a cabo una política monetaria expansiva, estamos hablando de intervenir para lograr que la M3 suba. En el post de la trampa de liquidez, estábamos hablando de que la trampa de liquidez era cuando incrementando la cantidad de dinero, no se reducían los tipos de interés, y contaba que el problema actual es que los bancos centrales están teniendo muchísimos problemas para incrementar este valor de forma que en los gráficos y datos del banco central europeo, se comprueba que la cantidad de dinero en la economía, ha caído espectacularmente a pesar de las inyecciones e impresión masiva de dinero en circulación.

Dado que en marzo de  2006, la reserva federal ha optado por eliminar la publicación de la M3; (comunicándolo en una más que breve nota), tendríamos que entender las razones de este cambio; para tratar de entender si ha sido una medida apropiada o no; Dicho de otra forma, ahora la FED y el BCE no siguen la misma definición de lo que es dinero disponible.

Para entender este cambio, debemos recordar que los distintos agregados monetarios se van construyendo sumando distintos instrumentos que pueden ser convertidos con facilidad en liquidez, a un precio cierto.

La liquidez de un activo se gradúa por la facilidad para vender o ceder un activo determinado, sin que esta prisa sea penalizada. O lo que es lo mismo, que no tengas que hacer un fuerte descuento respecto al precio que en cada momento fije el mercado para convertirlo en efectivo.

 Al ir sumando activos, la realidad es que quedan muchos activos que son muy líquidos fuera de las estadísticas. Por ejemplo, pensemos en un paquete de hipotecas titulizadas, que puede ser negociado en un mercado o bien usado como colateral en una entidad financiera en una subasta (o ahora petición al no haber subastas), en el banco central. Estos instrumentos no computan en la M3, mientras no se depositen en el bce o en un mercado a cambio de dinero. Sin embargo, son tan líquidos (o más que muchas obligaciones, bonos o pagarés), ya que se puede conseguir fondos con esta garantía o vendiéndolos, sin perder (respecto a su precio de mercado en el momento), y sin tantas alteraciones como las de los mercados de renta fija.

Lo podemos entender comparando dos situaciones exactamente iguales con la diferencia de que en una de ellas, los agentes económicos guarden una serie de activos susceptibles de convertirse inmediatamente en dinero, mientras en la otra los agentes económicos, han agotado las reservas, (por ejemplo, ya han titulizado todas las hipotecas y además están ya depositadas en los bancos centrales). Si nos damos cuenta, la magnitud es la misma, pero las tensiones de liquidez, y la cantidad de dinero disponible ni se le parece. En base a esto, surge el concepto de los ALPs, (Activos líquidos en manos del Público), o más concretamente el “Cuasi-dinero”, que cambia la concepción de las definiciones. Dados los problemas para definir la cantidad de dinero sumando instrumentos o activos en un entorno en el que la innovación financiera provoca la continúa aparición de estos instrumentos, se decide usar una definición no incluyente; es decir, no se usan variables que se van sumando, sino que se trata de determinar el volumen de activos disponibles para su conversión en dinero.

 Como es obvio, la gran diferencia estriba en los instrumentos que están en esta definición pero no en la de M3; y lo que significa; para ello, no hace falta más que imaginar un caso. Particular; tenemos 100 euros en el bolsillo, 100 en una cuenta corriente y 100 disponibles en una tarjeta de crédito. Como podemos ver, el dinero disponible según la M3 serían 200; pero en realidad nosotros podríamos disponer sin demasiados problemas de 300; En caso de nos retiren el límite de la tarjeta de crédito; el valor del agregado europeo no se vería modificado, pero usando la clasificación amplia el dinero disponible pasaría a ser de 200.  Por supuesto, la nueva situación es más ajustada desde el punto de vista de dinero disponible; y nosotros no nos enteraríamos.

Por otra parte, resulta que perdemos los 100 euros en el bolsillo y lo que hacemos es sacarlos de la tarjeta de crédito; de tal forma que tendremos otra vez 100 euros en el bolsillo, 100 en la cuenta y 0 disponible. Como vemos, en un caso, la magnitud no se altera, mientras que en el otro caso, tenemos una pérdida de disponibilidad de 100 otra vez.

Por tanto, al final; ¿debemos concluir que la metodología de la M3 es más correcta?. Muy, pero que muy dudoso; sin embargo es útil, porque deja una gran parte de los activos completamente oculta. Sobre todo porque la Reserva Federal nos facilita una información mucho más profunda sobre todos el resto de activos y situación del mercado monetario a lo largo de unas estadísticas mucho más completas, que nos facilita una información mucho más clara de la situación de la disponibilidad por parte de la economía en Estados Unidos; sólo hace falta analizar esta tabla, para entender perfectamente lo que está ocurriendo con la cantidad de dinero en la economía. Y la cantidad de negativos que hay (y de espectaculares), en créditos concedidos, nos muestra el volumen de la contracción final en la cantidad de dinero disponible.

Puede que no se publique la M3, pero lo que está claro es que tendría su guasa que critiquemos la información de la Reserva Federal, cuando el BCE informa sobre las M1, M2 y M3 y punto

  1. #1

    Comstar

    Aqui se puede ver una tabla donde indica lo que incluyen las M0 a M3, y se agrega la MZM.

  2. #3

    Gaspar

    es muy interesante el M3 de hecho leí hace poco un blog de economist donde se mencionaba esto:

    The signal for a downturn or intensified downturn is generated when annual growth in real M3 first turns negative in a given cycle; the signal is not dependent on the depth of the downturn or its duration. The current downturn signal was generated in December 2009. The broad economy tends to follow in downturn or intensification roughly six to nine months after the signal, as has appeared to happen in recent months, with what formally should be recognized as a double-dip recession.

    http://www.economist.com/blogs/buttonwood/2010/10/commodities_inflation_and_recovery

    No se que tan cierto sea, pero si podéis dar una explicación a eso os lo agradecería.

  3. #4

    Kunks

    en respuesta a Gaspar
    Ver mensaje de Gaspar

    Supongo que hace referencia a que una caída en la M3 produce tal ataque de pánico en los banqueros que echan toda la leña al fuego para revertirla. Cuando ésta se acaba, no queda ningún recurso y ni otra alternativa que una nueva caída caída.

Autor del blog

  • Yo mismo

    Mi nombre es Tomás Iglesias, y como todo el mundo sabe, no es fácil describirse a uno mismo. En mi caso es muy sencillo. Soy una persona que ha tenido la oportunidad y la suerte de estudiar Económicas y acabar apasionandome por una disciplina que entiendo como algo que ha de servir para que mejoremos todos.

Envía tu consulta


Sitios que sigo

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar