10

 

En determinados productos, nos encontramos con unas decisiones encaminadas a la consecución de precios altos para los proveedores. En determinados casos, se trata de penalizar determinadas actividades debido a problemas de salud, contaminación o cualquier aspecto negativo que incida en que socialmente sea beneficioso que el consumo de determinado bien esté penalizado.

Este es uno de los casos en los que tenemos claro que la demanda depende de forma inversamente proporcional al precio. Es decir que cuanto mayor sea el precio, menor ha de ser la demanda y en consecuencia justificamos la presencia de elevados impuestos en este elemento para tratar de contener la demanda.

En esta tesitura nos encontramos con dos ejemplos muy claros, el tabaco y la energía, pagadas por los usuarios. Es curioso que toda la estrategia que tenemos en este ámbito vaya encaminada a subir los precios para reducir el consumo de estos bienes, cuando en realidad el problema es que en ambos casos, nos encontramos con que son los ejemplos de manual más usados para explicar que estamos ante bienes inelásticos.

La definición de un bien inelástico es que son bienes en los que las variaciones de precio, apenas tienen incidencia en la cantidad demandada del bien. O sea que por pura definición, las variaciones de precio en estos bienes no sirven para modificar el consumo de los bienes.

El hecho de que además sean bienes inelásticos significa que ante subidas de precios, ya sea por impuestos, ya sea por las decisiones de las empresas, al no modificarse la cantidad demandada, suponen la máxima expresión posible en recaudación o en incrementos de beneficios respectivamente.

Dicho de otra forma, cuando subimos los impuestos a la gasolina o al tabaco, las empresas los trasladan sin dificultad y además el consumo se reduce de forma anecdótica. ¿Es asumible que se intervenga sobre el precio de productos inelásticos con la coartada de reducir el consumo?. Pues se trata de la peor de las medidas, o cuando menos la menos eficaz.

Al final tenemos todos una serie de bienes de los que por una u otras razones no podemos escapar. Necesitamos una vivienda, (ya sea en propiedad o en alquiler), necesitamos comida, necesitamos electricidad, y necesitamos gasoil cuyo mayor consumo es por motivos laborales, (a menos que todo el mundo esté en los atascos de las 8.00 en días laborales, porque le apetece levantarse a dar una vuelta a esa hora hasta un polígono industrial). Y por tanto, sea como sea tenemos que buscarnos la vida para tener un techo encima, un plato delante y gasoil para llegar al trabajo.

Por otro lado tenemos el tabaco que no vamos a descubrir a estas alturas que presenta ciertos problemillas de adicción, de tal forma que un fumador tiene unos fuertes incentivos para pagar el precio que sea por este elemento, (sea racional o no, sea una gilipollez o sea algo lógico).

En este sentido tenemos que la vivienda, comida, tabaco, combustibles y energía son los últimos elementos de los que una persona es capaz de retirarse cuando tiene que ajustar sus presupuestos. ¿Sacamos la lista de los bienes que más han subido en esta década?. No deja de ser curioso el aspecto.

Por otro lado tenemos de vez en cuando algunos bienes, que también son contaminantes, o que generan problemas de salud pública, pero que no son tan necesarios de tal forma que lejos de ser penalizados con impuestos, son subvencionados. En este sentido, nos encontramos con la increíble paradoja de que estamos subiendo periódicamente la imposición a los derivados del petróleo, mientras subvencionamos al sector del carbón que presenta los mismos o mayores problemas medioambientales. ¿Cuál es la diferencia entre uno y otro sistema?. Pues que mientras el gasoil es un elemento necesario para los clientes y del que sólo nos queda cabrearnos en las gasolineras, el carbón es relativamente prescindible para las compañías eléctricas, sobre todo actualmente donde se ha instalado una capacidad productiva que supera a la demanda.

Por muchos informes que nos digan la realidad es que en ninguno de los casos, tratamos de realizar ninguna acción a favor del medioambiente, sino que el gobierno eleva los impuestos sobre los hidrocarburos, (y los inversores especulan sobre el petróleo y sus derivados), por que pueden ya que tendremos que buscarnos la vida para pagar lo que sea, mientras que en el carbón la realidad es que la recaudación sería nula, ya que si se impone una tasa al uso del carbón, simplemente no se usaría de forma que tanto la recaudación como el consumo sería nulo.

Siguiendo un poco el razonamiento, comprobamos que pese a todo lo que nos digan la realidad es que en los bienes donde no podemos escapar, (o donde nos cuesta más), resulta que los precios se suben incrementando los impuestos, mientras en los sectores donde la demanda del bien se retrae más fácilmente, el incremento de los precios se logra subvencionando el consumo de este bien. De esta forma, en las gasolinas, todas las medidas son para lograr que paguemos los negocios, los petrodólares y de paso arreglemos el déficit público, mientras que por el lado del carbón, acabamos pagando un importe para que exista una demanda de carbón de forma que al final lo que estamos pagando es que no caiga el precio y en consecuencia que se pueda especular con un activo que realmente no pagaría nadie en el mercado libre.

Realmente, lo que ocurre con los impuestos indirectos no tiene demasiado que ver con las razones que nos cuentan y realmente sale de dos preguntas: ¿Cuánto hay que apoyar?, ¿Cuánto se puede rascar?. Si el sector tiene poder y puede conseguir subvenciones, se aplican y de esta forma financiamos las compras de coches, (no deja de ser curioso que primero se bajan los sueldos a todo el mundo dificultando la venta de coches y luego los subvencionamos).

Después encontramos con que los periódicos llevan un IVA del 4%, mientras que las compresas, (artículo que digamos que es bastante necesario para una parte importante de la sociedad, y que a menos que alguien me diga lo contrario no generan ningún tipo de problema en otros), pagan el IVA general.

En todos y cada uno de los artículos en los que exista un lobby o un cierto interés, siempre nos encontramos con una variedad de tácticas, excusas y demás, para conseguir un único objetivo; mantener los precios lo más altos posibles.

Esta es una de las características de lo que se ha venido a llamar Economía de Oferta, y es una de las razones por las que los demandantes en el mercado, tenemos que comenzar a organizarnos para equilibrarlos, porque los precios demasiado altos por medio de todo tipo de tácticas para intervenir en los mercados, dañan nuestro poder adquisitivo y se cargan todo el sistema de competencia perfecta.

Y por esto, entre otras cosas, lancé la propuesta de la lotería de las gasolinas, de tal forma que ya tiene algunos asociados, y que con el tiempo espero que siga avanzando, para poder conseguir organizarnos y en consecuencia equilibrar los mercados, (paso necesario para salir de esta situación).

  1. en respuesta a Javieron1
    #10
    09/11/10 23:52

    hombre... ¡y los de las empresas de minas!....

    que son los que en verdad son beneficiados.

    recordemos que las empresas cobran precios, mientras los mineros cobran sueldos...

  2. en respuesta a Comstar
    #9
    09/11/10 23:51

    Exacto...

    es un poco curioso...

    primero se bajan los sueldos y luego se subvenciona a la gente para que compre coches y tenga hijos... es un poco demencial.

  3. en respuesta a Gaspar
    #8
    09/11/10 23:50

    Es muy difícil tener un indice fiable en un sector en el que se han torturado tanto las explicaciones para justificar los precios como este.

    Yo la verdad no me fio de ninguno y me fio de todos.... en todo caso, al final la cuestión no es tan sutil como para que necesitemos un numero determinado. No creo que sea relevante que los pisos hayan caido un 10, un 12 o un 17... cuando el desfase entre sueldos y precios es tan salvaje.

  4. #7
    09/11/10 21:03

    Buenas tardes Tomás:

    Me ha parecido un post muy interesante, me recuerda a la teoría económica de 1º de económicas que hice ya algunos años.

    No sé si tendrás mineros viviendo cerca tuyo, creo que si te leen estarán pelín enfadados contigo.

    Un saludo cordial

    Javier

  5. #6
    09/11/10 08:08

    Lo interesante de los promotores de la economía de la oferta es que se las ingeniaron para reemplazar la demanda con subvenciones, pagadas precisamente por aquellos que deberían ser la demanda, y cuyo dinero deja de usarse para desarrollar el país, para destinarse a subvencionar a aquellos que sin subvención no tendrían demanda.

  6. en respuesta a Yo mismo
    #5
    09/11/10 01:33

    tal vez tomando índices, conocéis alguno fiable de vivienda?

  7. en respuesta a Gaspar
    #4
    09/11/10 00:57

    hombre.. ejemplos tipicos son energía y combustibles. Por que es casi imposible cambiar de tecnología de forma sencilla y se necesita mucha inversión.

    Es decir. de la gasolinera es muy dificil librarse y de la electricidad tampoco...

    el agua es otro bien muy inelástico.

    En la comida hay más gama, por lo que si defines el concepto comida, está claro que es muy inelástico, pero hay muchas opciones más...por lo que realmente cada una de las comidas es mas elástica, salvo cosas muy especificas.. café, azucar....

    el tabaco tambien, pero no tan claro ahora con lo de liar.

    la vivienda es un poco más complicado el tema, por las opciones de alquiler, distintas zonas, infraviviendas, soluciones familiares.....

  8. en respuesta a Pagano
    #3
    09/11/10 00:54

    Respecto a bienes elasticos o inelasticos debemos mirar aquellos en los que podemos elegir o no.

    Petroleo, la verdad es que no consumimos, pero en las gasolinas nos tienen pillados, por lo menos en el corto plazo.

    imagina que ahora surgen coches que funcionan del aire... el problema es que aun que estuviese esta tecnología seguiriamos tirando durante años con el gasoil o gasolina porque tenemos el coche comprado.

    Desde luego, si se desarrollasen los medios de transporte público, la situación sería distinta, pero esto no pasa, porque esto es una fuente de negocio para todo el mundo.

    Sí quieres saber lo que son bienes inelasticos, mira en el coche y haz un cálculo de cuanto cuesta un coche "por piezas". O sea, que según se van estropeando cosas en el coche, tienes que corregirlas. En ese momento estás pillado... porque tienes que poner las piezas del coche...

    pues si tienes un golpe o una avería, te van a clavar inmisericorde, por la falta de competencia y la necesidad...

    Lo del iva reducido o no, la verdad es que se usa para equilibrar. Fijate que los impuestos indirectos más baratos están (salvo elecciones) en bienes en los que puedes elegir, (por ejemplo la casa).... pero no en aquellos donde estamos pillados... electricidad, reparaciones del taller,....

    Es normal que las reparaciones o mantenimiento de los coches tengan un iva mayor que los bares?

  9. #2
    09/11/10 00:45

    Enhorabuena .... interesante artículo.

    Se me ha ocurrido la idea de crear un indice de "impotencia" donde midamos la elasticidad de "vivienda, comida, tabaco, combustibles y energía" y entre más inelástico el índice mayor miseria y dependencia para la gente, que os parece.

    Tenéis alguna idea?

  10. #1
    08/11/10 18:23

    Estimado Tomas:

    En este post, hay que distinguir dos aspectos. El primero, el efecto que tiene los lobys sobre los precios y las subvenciones y en este asunto coincido contigo, en cuanto hasta que no se ajuste esto no saldremos de la crisis.

    También coincido contigo en cuanto a que los consumidroes debemos de organizarnos para evitar que se cometan atropelias como la que comentas con el carbon.
    Si se subvenciona a lcarbon nacional protestan los camioneros de coruña, pero lo más grave es que hasta hace poco de Gijon a la robla se transportaba el carbon en camion, y no se transportaba en tren porque era preferible hacer el gasto en los camiones hasta que no se liberalizo el tren de forma que ese beneficio repercutiera en la misma empresa.

    Con esto pretendo enlazar en lo que denominas bienes inelasticos y como veras no puedo estar de acuerdo contigo. En la balanza comercial el petroleo es una de las cosas que más peso tiene, no se debe abaratar los impuesto de algo que nos cuesta muchisimo, si no hay otra forma de viajar es que no somos eficientes. ¿Porque en europa hay tranvias y buses electricos y en españa que los habia en 1930, se eliminaron?
    Sabes que se eliminaron porque no se estropeaban y no generaban las comisiones de ventas que generaban la compra de autobuses.

    ¿Sabes que una ciudad como madrid donde el coste de ir al trabajo es más de una hora, y el coste de combustible la hace totalmente ineficiente?

    Quizas seria mas correcto, hacer lo que esta haciendo portugal con las autovias, en lugar que sea a través de los ingresos del combustible lo que financie nuestras carreteras e infraestructuras.

    Pero algo que denominas inelastico, no lo es tanto cuando debido a la crisis bajo su consumo. y si todo el consumo se importa, es obvio que se grave a través de un impuesto alto. Quien más consume más contribuye al estado de bienestar. Es ilogico, que algo que nos cuesta sea financiado por el estado.

    Quiero con esto explicar que no se puede distinguir entre bienes inelasticos, sino entre bienes de primera necesidad y los que no.

    Que no haya trasporte publico es falta de bien de primera necesidad, pero un coche particular no lo es.
    Los alimentos bsicos son de primera necesidad, el jamon de bellota y el caviar, pues no deberian de serlo y por tanto no deberian de gravarse de la misma forma.

    La primera vivienda es necesida, pero nadie dice que tenga que ser en propiedad, y desde luego la segunda no deberia de tener un iva reducido.

    Un saludo

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar