6
Este contenido tiene casi 11 años

Hace casi un año escribí un post que titulé: “atrapados”. Aquel post trataba de expresar como todos y cada uno de los agentes involucrados en esto de la economía estamos atrapados en una dinámica en la que la única decisión que podemos tomar individualmente nos lleva al desastre.  Por resumirlo, lo expresé como una situación en la que estemos aprisionados mediante un nudo corredizo de tal forma que todos y cada uno de los movimientos que podemos hacer nos aprieta más.

Hoy creo que somos todos más conscientes del problema y eso nos lleva a otra situación curiosa. Si nos damos cuenta todos los análisis realistas son para el presente y todas las decisiones que se toman en el ámbito económico son para hoy. Es cierto que existen algunos análisis que hablan del futuro, pero lo cierto es que estos análisis se suelen restringir a algún sector en particular, realizados por el sector interesado y tienen la misma presentación, metodología y credibilidad que un publirreportaje.

De la misma forma, existen multitud de previsiones para el futuro, previsiones que no coinciden pero que no hay forma de contrastar porque simplemente surgen de la nada. Cada uno de los organismos, expertos, casas de estudios y gobiernos tienen sus propias previsiones que en general llevan como carga argumental “pepito de los palotes estima que el PIB crecerá… en ….”.

Pero la realidad es que no hay ni un solo argumento que nos diga cómo se va a crecer, cuando se va a recuperar y en definitiva como van a ser los mecanismos que nos van a permitir superar esta crisis.

Sin embargo, creo que todo el mundo tiene una palabra en la boca cuando trata de anticipar lo que va a ocurrir. Esta palabra es incertidumbre, lo cual no viene a ser muy distinto del más castizo: “no tengo la remota idea”. Como en cualquier otro eufemismo, el mismo concepto lo encontramos en multitud de formatos, en casi todos los ámbitos económicos, de forma que el más socorrido es el de “no somos adivinos” o “no tenemos bola de cristal”.

Seamos o no adivinos, exista o no exista incertidumbre, lo cierto es que todas estas cosas son realmente excusas de mal pagador. Es cierto que existe incertidumbre y es completamente cierto que hay dos grandes incógnitas que afectan a todos los análisis. Pero desde luego, lo que todos tenemos claro es que evaluar el impacto de determinadas decisiones es muy sencillo. Lo que no es tan sencillo es anticipar las decisiones que se van a tomar, y desde luego el timing o la velocidad a la que se van a desarrollar los acontecimientos. Y aquí es donde nos encontramos las dos incógnitas, que empiezan a ser ya indescifrables.

Desde 2008, las decisiones de los gobiernos han ido todas en un mismo sentido, (ver la serie de rescate en Grecia), y no es otra que apuntalar a toda costa el sistema financiero a costa del resto de la economía.  Por tanto en definitiva no es demasiado difícil tratar de anticipar lo que va a ocurrir en el corto plazo.

Sin embargo, debemos tener en cuenta que tanto la economía como el sector financiero al final tienen que converger. De esta forma, es muy sencillo observar que a medida que los procesos deterioran la economía (llamada real), a la vez que los mercados financieros suben la situación es una burbuja, que se mantiene durante un tiempo, pero que al final va a explotar.

Por tanto es muy sencillo también entender que cuanto más se profundice en todas y cada una de las medidas tomadas, mayor será la diferencia entre estos dos ámbitos y en definitiva, mayor será el problema. Además ahora mismo, a todos nos queda claro que los límites que antes se consideraban como inmutables, ahora no lo son.

En resumen, es sencillo concluir que todos los gobiernos y autoridades harán lo humano y lo divino en este camino, hasta que llegue a un límite, (siempre los hay), de lo que pueden soportar las sociedades. Esta es la gran incógnita, que a su vez se desagrega en algunas otras que se resumen en el cómo se va a desarrollar el proceso.

Nos queda tratar de determinar las razones por las que no se ve este proceso, que tampoco son muy difíciles de ver. Pensemos que tenemos que dividir otra vez a las personas en función de su capacidad de decisión. Por un lado tendríamos a aquellas personas que tienen cierto poder de decisión, (desde entidades financieras, grupos de opinión a políticos), y personas que simplemente nos tenemos que comer las decisiones que se toman, (básicamente lo que un día se llamó el pueblo llano).

Las personas que deciden no pueden ver más allá de la inmediatez del momento, porque como cualquier burbuja, depende de que no se vean las cosas. Toca vender todo, desinvertir, privatizar, rescatar al sistema financiero, que las commoditties suban, que los inmuebles no bajen y toda una serie de hitos, medidas y acciones que son necesarias para mantener el sistema financiero en pie, aunque todas y cada una de las medidas tengan efectos secundarios devastadores en el largo plazo. Pero simplemente nadie se puede permitir mirar el largo plazo, ya que es un requisito imprescindible para evitar la caída ya.

No hace falta ser demasiado inteligente para entender que si los sueldos y el empleo caen, los inmuebles van a caer porque no se podrán pagar, (lo mismo da en compra que en alquiler). ¿Podemos sostener los precios?. Pues durante un tiempo, siempre que se de liquidez a la banca y que tengamos perspectivas (aunque sean remotas de una recuperación). Lo mismo va para el petróleo, para el trigo y para las acciones de la empresa que sea.

El problema es que a poco que analicemos el futuro, los resultados son tan claros y sencillos de ver, que la mejor forma de comportarse es no analizarlo.

Por otra parte, tenemos a los que no tenemos capacidad de decisión, que la verdad da un poco igual lo que hagamos. Por supuesto, en este caso el futuro suele estar más claro y en la calle se tiene una idea un poco más clara de lo que nos espera. Sin embargo, tengo la sensación de que a pesar de que todos tenemos claro por dónde van a ir los tiros, la realidad es que tratamos de tomarlo como si no fuese con nosotros. Y aunque es cierto que cada vez menos, tengo la impresión de que la sociedad trata de pensar lo menos posible en el futuro y trata de pensar en el día a día. La gente está ahorrando y restringiendo el consumo, (los que pueden decidir), en base a unas perspectivas que no son halagüeñas, pero a la vez la calma se está imponiendo en una especie de resignación colectiva que solo se puede explicar desde la apatía. Nos concentramos en pasar el mes, la semana o que vayan pasando los días esperando que ocurra un milagro cada vez más lejano.

Las pequeñas empresas, los trabajadores y desde luego los parados están, (estamos), hoy tratando de sobrevivir, en un proceso en el que a la larga tenemos todos los papeles para perder y sin que seamos capaces de reaccionar. El caso más palmario es en la decisión de ir a una huelga, donde nos encontramos que una gran parte de los trabajadores no pueden perder el sueldo de un día de trabajo. ¿Cuántos de los que no pueden perder un día de sueldo, se han preguntado seriamente por su futuro?. Es decir. Si hoy no puedes perder un día de sueldo, ¿Qué pasará cuando venga el siguiente golpe?. Supongo que es fácil entender que la respuesta es muy dura, como para que simplemente se pregunte.

Por tanto, la sensación que tengo es que hay mucha gente que no mira al mañana, para no fastidiar el presente, mientras que la inmensa mayoría de la sociedad simplemente no mira el mañana porque se da una combinación entre el “no puedo hacer nada” y el simple dolor de tratar de anticiparse.

Puede que me este equivocando pero creo que esta combinación es la que explica que nos estemos agarrando a un supuesto milagro que en el fondo todos sabemos que no va a llegar, en lugar de tomar decisiones que pueden salir bien o mal, pero que por lo menos tengan algún sentido en el futuro.

Pero lo que no debemos olvidar es que por mucho que nos empeñemos en no analizar el mañana y por mucho que tratemos de no pensar en ello, la realidad es que aunque cada día estemos en el corto plazo, el largo plazo llega siempre. Las dudas son cómo y cuándo.

  1. en respuesta a Ramon13
    -
    #6
    26/10/10 01:12

    "El que es fiel en lo poco, es fiel en lo mucho" (Lucas 16,10)
    Se refiere a que el que administra bien lo poco, sabrá administrar bien lo mucho. Los políticos, ni en lo poco, ni en lo mucho.

  2. en respuesta a Comstar
    -
    #5
    26/10/10 00:56

    La guerra es el arte de destruir a los hombres, la política es el arte de engañarlos.

    autor: Parménides De Elea

    El que no tiene cabeza para preveer, tiene que tener espaldas para aguantar.

    autor: Eduardo González

    Nadie puede sospechar cuántas idioteces políticas se han evitado gracias a la falta de dinero.

    autor: Charles Maurice

    (seguro que ahora con menos money hacen menos tonterias)

  3. #4
    25/10/10 21:32

    Voy a hacer 3 predicciones/profecías como oráculo financiero, con probabilidades de que se cumplan de un 100%:
    1.Mañana será otro día.
    2.Después de la tormenta vendrá el buen tiempo.
    3.En sólo 2 días, mañana será ayer.
    ¿Ya estoy empezando a hablar como político?

  4. en respuesta a Pagano
    -
    #3
    25/10/10 21:26

    Los políticos no harán nada cuando el costo político de no hacer nada sea inferior al de hacer algo. Robarán cuando robar no tenga costo político. La democracia es el arte de crear los ciudadanos los costos políticos correctos para sus ciudadanos, de un modo tal que no cedan a presiones de determinados grupos o de intereses propios.

    Dicen por eso que cada pueblo tiene los gobernantes que se merece. Entonces lo que se necesita es hacer lo necesario para merecer mejores políticos.

  5. #2
    25/10/10 18:05

    Estimado Tomas:

    Creo que los ciudadanos siempre toman las decicisiones correctas, con la informacion que disponen.
    Yo me he quedado perplejo con la decicisones de nuestros politicos, y hoy en dia como bien arguemtnas en tu blog, no nos encontramos ante una crisis sino ante un robo. Se le esta usurpando a la sociedad el debate y la capacidad de decision de la sociedad que quieren y las prestaciones que quieren.

    El problema es que los ciudadanos por un lado no son conscientes de lo que al estado le custean las cosas y por otro tenemos al estado salvando empresas privadas y otorgando beneficios a amigos en lugar de preocuparse por lo publico.

    Pocos dicen como solucionar el problema, y permiteme que al igual que en francia, los economistas han empezado a hablar. Aqui apenas los cien economistas de Fedea, y los de ATTAC estan argumentadno cosas, discutibles en muchos casos, pero argumentando pese a estar la crisi continuamente en los medios.

    He podido este fin de semana ver algunas propuestas de Alberto Recarte, aunque no comparto el fondo tiene razon en muchos argumentos. Lo triste es que en este pais todos somos forofos y no se permite la critica aunque esta sea constructiva, siempre se piensa que cuando alguien intenta decir algo es porque esta en contra de lo que se hace. y asi nos luce el pelo.

    Un saludo

    www.rentabasica.blogspot.com

  6. #1
    25/10/10 13:04

    En muchos países(España incluido), es tiene la mala costumbre de adoptar medidas que sólo tengan efectos a corto plazo. ¿Problema? que se puede solucionar el problema a corto plazo, pero a largo plazo podrá volver a aparecer el mismo problema.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar