52

Uno de los mensajes que nos encontramos con relativa frecuencia es que se acabó el “todo gratis”, referido a los servicios que tenemos de forma gratuita del estado. Es decir, vamos a tener que pagar por la sanidad, por las carreteras y supongo que dentro de poco por los servicios de la policía.

En cierto sentido es lógico que debamos pagar por los servicios que nos prestan, que todo el mundo sabe que tienen un coste y debemos asumir los ciudadanos. Entre esta idea y el desastroso estado de las cuentas públicas, unido a la necesidad de conseguir dinero para apoyar a unos cuantos, nos encontramos con el cocktail perfecto para certificar la defunción del coste cero para muchos de los servicios que tenemos.

Hasta aquí todo perfecto, pero alguna cuenta no acaba de salir, porque el todo gratis no existe ni ha existido en la vida. Vamos a tratar de explicarlo con un ejemplo más cercano que es una comunidad de vecinos.

En una comunidad de vecinos, resulta que tenemos la limpieza, la electricidad de los ascensores y su mantenimiento, e incluso el mantenimiento de los tejados ¡Gratis!. ¿o no?. Está claro que cuando la señora de la limpieza viene a limpiar los miércoles nadie paga. Cuando se estropea una manilla de uno de los portales, nadie paga, y el seguro del edificio nadie lo paga. Y en mi cuenta aún no me han cargado la electricidad del garaje. En este sentido es fácil entender que en mi comunidad estamos en el “todo gratis”, porque tenemos unos servicios que nadie paga.

Claro que sería bueno recordar que la señora de la limpieza no viene a limpiar las escaleras para hacer deporte ahorrándose las cuotas del gimnasio, ni las eléctricas tampoco han elegido nuestra comunidad para llevar a cabo una obra social que no hacen. Entonces si ellos cobran y nosotros no pagamos, ¿Cómo es posible que hayamos aguantado tanto tiempo?. Pues realmente es sencillísimo teniendo en cuenta que hemos pagado unas cuotas a lo largo de todo este tiempo.

Dicho de otra forma, la realidad es que ninguno de los servicios, ha sido ni es gratis, sino que tenemos unos gastos y para afrontarlos tenemos unas cuotas que hemos de pagar todos los vecinos para sostener estos gastos que nos generan un beneficio común.

En el caso del estado, la situación es exactamente la misma. Realmente parece que no pagamos las carreteras, no pagamos la sanidad y tenemos “todo gratis”, (aunque nos cueste encontrar muchos ejemplos de servicios gratuitos), pero los constructores y concesionarios, los médicos, las farmacéuticas y tantos otros que viven a cuenta del presupuesto del estado cobran. Por supuesto, el truco está este concepto que venimos a llamar  impuestos, que para entendernos no es tan distinto que las cuotas de una comunidad, (la diferencia está en la escala).

Ahora quiero que piensen en Juan Cuesta, (presidente de la comunidad de vecinos de la famosa serie “Aquí no hay quien viva”), presentándose en una junta de vecinos, para decir que a partir de este momento, resulta que hay que pagar a la señora de la limpieza, que se va a poner una cabinita con monedas en el ascensor y otra para que la antena de televisión de señal a cada vivienda.

Dirá que las cuentas son un desastre, y que es necesario que todo el mundo tenga que pagar por estos servicios. Si yo soy un vecino que estoy pagando mis cuotas, probablemente después de acordarme de toda su familia, se me olvide hacer una pregunta simple. ¿Qué demonios está pagando mi cuota?.

Y ese olvido tiene una problemática adicional, porque aunque resulte que con las cuotas que estoy pagando no alcance a cubrir los gastos, en el momento en que ponga la maquinita de monedas en el ascensor, corro un grave peligro y es que compare la recaudación de la maquinita del ascensor, con lo recaudado.  Está claro que lo que al principio empezaba como una ayuda para sortear una situación difícil ahora se ha convertido en un servicio propio, autónomo y mercantil y curiosamente es posible que pagando lo mismo, me encuentre con que la recaudación de los ascensores no llegue y por tanto haya que subir el precio de usar el ascensor.

Esto ocurre con todos los servicios públicos en los que se han introducido los pagos. Originariamente eran servicios públicos que se pagaban con los impuestos, (lo de gratis total no existe), de tal forma que se han introducido pagos o formulas de financiación, con lo que resulta que salen deficitarios, (como todos los servicios públicos, que por algo lo son), y en consecuencia toca subir los precios de los bienes.

Claro que llegado un punto, debemos pararnos, pensar y recordar que en el fondo es sencillo, yo pago unas cuotas para la limpieza, la electricidad y los gastos comunitarios. Si resulta que yo pago esta cuota y luego tengo que pagar los gastos comunitarios, la electricidad y la limpieza, ¿Qué estoy pagando yo con la cuota?. Y entonces comprobamos que lo que estamos pagando son los negocios que fomenta el administrador, que son lo que nos cuesta pasta.

Realmente cuando ponemos unas cuotas para una comunidad pagamos gastos en común y estos gastos son siempre deficitarios porque son gastos. Y cuando pagamos impuestos, pagamos lo que nos toca de la sanidad, de las carreteras, de la seguridad, de la justicia, de defensa y de todo lo que son bienes públicos. Desde este punto de vista, es fácil entender que estas actividades son deficitarias, por naturaleza y desde luego que no son gratis, sino que la estamos pagando.

Por eso desde el punto y hora de que se privatiza todo, la realidad es que acabamos pagando los impuestos para generar negocios, y luego resulta que tenemos que pagar por la sanidad, la justicia, las carreteras y todo lo que se supone que pagan con nuestros impuestos.

No es que se esté acabando el “gratis total”, es que empezamos a pagar por todo dos veces y más caro. Y eso en roman paladino, se llama robar.

  1. en respuesta a Fercanarias
    #52
    13/08/10 11:31

    Algunos son personal laboral dependiente de la administración y en la práctica es lo mismo que funcionario, pero se distancian de querer asumir la responsabilidad de ser servidores públicos, aunque entren en los presupuestos generales del Estado.
    Se mete a todo el personal dependiente de la administración, con el gobierno, puestos de confianza...
    Yo opino que la comparación de una comunidad de vecinos con una administración a nivel de una nación es querer simplificar, para sacar conclusiones erróneas.
    La mayoría de la "junta de propietarios" en una nación, precisamente no son propietarios y el servicio a ellos, sería visto como clientelismo político y deriva democrática, por los "dueños" de las propiedades que son los que tienen los derechos exclusivos, porque son los que pagan.
    En una nación, también tienen derechos, los que no son propietarios, aunque no paguen nada, porque no tienen nada.
    Incluso en la mayoría de naciones, son mayoría, los no propietarios y por ello requieren de leyes, que no tienen contrapartida económica, porque generan déficit para el Estado.
    Me gustaría ver la iniciativa privada y rentabilidad económica, en estos sectores deficitarios, pero no existe porque no nos engañemos, la gran crítica a la gestión pública y por ello es blanco fácil de crítica económica, viene de una de sus principales funciones, que es la redistribución.
    Se utilizarán los manidos criterios de eficacia y eficiencia, que no digo que algo de razón tengan, pero que en la práctica, sin iniciativa privada no nos sirven, pero el verdadero objetivo es atacar la redistribución de renta y precisamente en los países más descompensados.
    De ahí, vamos desbarrando y sacamos, la gran estupidez del argumento de que como pago(30 por ciento de evasión) , que de ahí te pagan a tí, entonces yo , propietario, soy dueño de tu persona...que se utilizaría también para los precios privados, de dónde salen los sueldos o beneficios de todos, pero que nadie aquí, tendría la prepotencia de mentarlo, pero que se escucha un día sí y otro también, de la gestión pública, para divertimento del respetable, pero a lo que estamos acostumbrados como tópico, pero se olvidan de que la redistribución de rentas, seguirá siendo obligación de la gestión pública, entre otros objetivos que o no quiere o no puede llegar la necesaria y esperada, inversión privada, pero la inversión privada nunca llegará, si necesitamos la gestión pública, como "chivo expiatorio" de la incompetencia.
    Hace medio siglo que dejamos el sufragio prohibido, a mujeres y no propietarios...
    Un saludo

  2. en respuesta a Ayaxtelamon
    #51
    08/08/10 04:44

    Cuando hablo de funcionarios, por aclarar, en este contexto, me refiero a funcionarios de muy alto rango en la administración, funcionarios muy especializados cuyos puestos hay pocos, no técnicos del servicio de licencias, maestros, médicos o DUES en general, sino jefes de servicio, cuyo estatus y cuyo capacidad de mando es igual o superior en muchos casos a la del político de turno y que son capaces de activar o parar un servicio a su antojo, y sin la colaboración de los cuales no se puede haber montado ciertas cosas que se han montado por toda España, y que en los juzgados lo denominan como indicios de desviación de poder, falta de interés general, cuando no cohecho o malversación, estas cosas no son competencia exclusiva de los políticos.

    El problema de la palabra funcionario es que engloba demasiadas personas, profesiones y circunstancias, aunque la obligación de base de cumplir y hacer cumplir la ley y prestar un servicio público la tienen todos por igual.

  3. en respuesta a Eco3t
    #50
    07/08/10 17:08

    Cierto, pero partimos de la base, que los anteriores, especialmente cuando se viene de gobiernos locales, regionales, etc, han entrado en gran parte a través de interinidades, que les han dado méritos para luego en unos exámenes supuestamente iguales, con mucha menos nota, tener más mérito y conseguir una plaza.

    Esta es la realidad de los concursos-oposición y hoy día oposición pura y dura, poquitas, todas por concurso, ya anteriormente se habrán encargado de elegir adecuadamente los méritos relevantes para favorecer a su estirpe o bien de que dicha "raza" los obtenga previamente a que sean valorados. Plazas a medida que se dice, con participación total de los sindicatos.

    Con estos mimbres, lo que tenemos es una administración adocenada y agradecida, con lo cual desde que las urnas lo que tenemos son las zancadillas continuas a todo posible cambio, igual para todos los colores.

    Efectivamente, se duplica, triplica, etc, por ello asesores sí, pero en su justa medida, ahí está la dificultad. Yo desconfiaría del iluminado que pretenda hacer las cosas sin asesores.

    Además no creo que se trate de gestión privada, son muchas, muchas las cosas a realizar, es imposible que una persona las atienda adecuadamente sin una serie de clones en pensamiento y acción que sean sus ojos y sus manos. Pretender que una persona lo dirija todo, y además pretenda hacer cambios sin poder cambiar nada dentro, es un tanto utópico creo yo.

  4. en respuesta a Fercanarias
    #49
    07/08/10 14:47

    Ese es el error: intentar aplicar gestión privada a una entidad pública. Deberías apañarte con los funcionarios que tengas (que ya le servían a tu antecesor), y sólo muy justificadamente, ampliar en cantidad o en nuevos perfiles.

    Pero no es la realidad: se duplica y triplica sin ningún escrúpulo (total, no es su dinero).

  5. en respuesta a Eco3t
    #48
    07/08/10 14:07

    Los funcionarios, son los funcionarios, su nivel en la administración y su empleo lo tienen garantizado y es más fácil que te toque la primitiva a que despidan a uno.

    Esto es así y me parece bien con matices, siempre que cumplan la función o funciones para las que están, una de ellas es dar un servicio público, es decir atender a la gente con la mayor diligencia posible y con animo de colaboración en solucionar sus/nuestros problemas, se que a veces somos torpes, a veces impacientes, pero para eso están, y en segundo lugar, su puesto, su empleo y su sueldo no se ve comprometido por oponerse a una decisión política si consideran que esta vulnera la ley, pero esto de vulnerar la ley ha venido pasando reiteradamente estos últimos años, y ningún funcionario ha dicho esta boca es mía, hoy día todo el mundo esconde la cabeza, nadie ayuda a nadie, vemos un desastre y en lugar de ir a socorrer o ayudar, lo grabamos con el móvil del teléfono de última generación, para luego colgarlo en youtube, así funcionan las cosas.

    Si las oposiciones son limpias, que no lo suelen ser, siempre tienen matices para favorecer a determinados árboles genealógicos o determinadas antigüedades o simpatías (de todos los colores), pues eso que dices no debe pasar, aunque hoy en día gran parte de ello ya está pervertido.

    Los cargos de confianza, son para determinados niveles, pero no toda la administración son cargos de confianza. Cosa que además entiendo, si yo quiero llevar a cabo mis ideas, las que han votado, tengo que rodearme de gente de mi confianza, que entienda mis ideas, participe de ellas y las desarrolle y no de gente sin interés en ella y que más bien las torpedee.

    Otra cosa, es que se abuse de dichos cargos, que se abusa, vía asistencia técnica, consultoría, etc.

    Entiendo que si debe haber dichos cargos, porque nadie en este mundo sabe de derecho, en sus diversas ramas, para ello hay especialistas, de sociología, de salud, de educación, de ingeniería, de urbanismo, etc, el que diga que lo hace sin dichas ayudas externas simplemente es un demagogo o un loco.

    El resto, como el "mobbing", aunque hoy días nos quejamos del ruido del vuelo de una mosca, sería algo delictivo a perseguir también, y que hecho en presencia de más funcionarios sería fácilmente condenable.

  6. en respuesta a Fercanarias
    #47
    07/08/10 12:17

    Como ya comenté hace unos días, "blindar" el puesto de trabajo del funcionario para evitar presiones de los políticos de cada momento, es falso. Las plazas de funcionario las convocan los políticos, y suele coincidir que entra gente de su bando o de su árbol genealógico. 8-(

    Cuando cambia el partido gobernante, no se fía de esas personas y directamente nombra cargos ejecutivos por encima de los funcionarios. Estos cargos, cuando se aproximan las elecciones y se teme perder el sillón, son funcionarizados mediante convocatorias de plazas "dadas".

    Y vuelta a empezar. 8-(

    Es cierto que algunos funcionarios "gordos" (secretario, interventor) se plantan a los desmanes de los políticos; pero para eso está el "mobbing" y al final ese funcionario solicita traslado, dejando vía libre a los campos de golf, recalificaciones, etc.

  7. en respuesta a Comstar
    #46
    07/08/10 11:53

    No sabía lo de las multas en Dinamarca pero es algo que siempre me ha parecido justo. Una multa de 1000 euros no es lo mismo para un mileurista que para alguien que gane 100.000. Es lo mismo que pasa con el IVA, los perjudicados con su subida son las rentas bajas; las rentas altas ni lo van a notar.

    Hay gente que defiende un impuesto del IRF igual para todos. Suelen argüir cosas que como que desincentiva el ganar más porque al subir de escala puedes pasar a estar peor de los que estabas. Y es cierto, pero no creo que desincentive a nadie, a mí no me lo hizo, y en uno o dos años ya estaba ganando más que de haberme quedado en la categoría laboral que tenía. EL IRPF es uno de los mejores instrumentos de redistribución de la riqueza que tiene el gobierno, por eso la marea neoliberal hace incapié en los impuestos tipo IVA y en un tipo fijo para el IRPF.

    La mayoría de los funcionarios hace bien su trabajo. Funcionarios no son solo los políticos ni el típico personaje de la ventanilla al estilo "Vuelva usted mañana" de Larra. Funcionarios son también la policía, los maestos, las enfermeras ... El problema no es de los funcionarios sino de quien los controla. Un funcionario puede ser despedido por muchos motivos, otra cosa es que quien puede hacerlo pase del asunto, lo cual crea incentivos para no cumplir con el trabajo.

    Y conste que yo no soy funcionario.

  8. en respuesta a Ayaxtelamon
    #45
    07/08/10 05:37

    Todos pagan, pero unos pocos hacen "cabildeo" (compra de funcionarios del mercado gubernamental) que algunos llaman corrupción, mientras que otros le llaman "privatización de puestos públicos".

    Todos pagan al gobierno, el gobierno usa el dinero para ayudar a las empresas reduciendo costos de despido.

    Entonces Todos pagan para ayudar a las empresas a reducir costos de despido.

  9. en respuesta a Yo mismo
    #44
    07/08/10 04:30

    Aquí la cuestión es establecer cuanto pagar en función de cuanto tienes.

    Está claro que el pago no debe ser lineal, por ejemplo el otro día leí que las multas de tráfico en Dinamarca van en función de los ingresos, y que al director de Nokia le pillaron con su Harley a 20 km/h por encima de lo permitido y le costó la multa varios millones de euros, que seguramente le hacen un daño similar que 150 euros a alguien que gana 900.

    Evidentemente si yo voy al médico y me cobran 3 euros, a mis padres jubilados quizás les debieran cobrar 50 céntimos, 20 céntimos o nada, según que casos. El problema está en que todo es muy estándar, pero las diferencias son muy grandes, y es precisamente esto lo que hay que gestionar, la diferencia.

  10. en respuesta a Javivier60
    #43
    07/08/10 04:19

    Si los funcionarios hicieran su trabajo, no se perdería un céntimo, ni habría corrupción.
    La corrupción es consentida, y los funcionarios tienen garantizado su puesto, precisamente para no plegarse al poder político de cada momento, pudiendo poner freno a sus extravagancias cuando no ilegalidades, pero........ a pesar de esa garantía de empleo y sueldo aquí nadie ha puesto freno a nada.
    Sean del color que sea, porque a veces se ven ciertas inclinaciones que realmente no se sostienen.

  11. en respuesta a Comstar
    #42
    06/08/10 11:46

    El desmantelamiento del estado social y la privatización del mismo está en marcha desde hace un par de décadas. En la Comunidad Europea el hacer incapié en la economía y olvidarse de los ciudadanos y de la democracia solo propicia la desaparición del llamado estado del bienestar.

    Dejando esto aparte ni un Estado ni nadie puede vivir siempre pidiendo prestamos y prestamos para pagar prestamos. En algún momento un acreedor puede decir basta y entonces las cosas empiezan a ir mal.

    Los ingresos del Estado son los impuestos que pagamos y más cuando la marejada neoliberal les ha impulsado a vender las empresas y participaciones industriales -pan para hoy y hambre para mañana-. Lo que no es de recibo es ofrecer cosas que los ingresos no pueden pagar. Está muy bien la sanidad totalmente gratis ... si hay ingresos para mantenerla, o las pensiones, o las autovías o lo que sea.

    No existe nada gratis, y menos para los que pagamos impuestos. Queda muy bien dar 400 euros a las personas con poca renta, o estaría muy bien que la S.S. asumiera todos los gastos del dentista, o ... cualqueir otra cosa que se te ocurra. Pero eso hay que pagarlo y a nadie le gusta que le suban los impuestos. Hay que ser realista, algo que no son ni los políticos españoles ni muchos ciudadanos.

    No voy a entrar en todos los tejemenejes que los políticos y sus amigos se llevan entre manos porque aunque esos no existieran el problema sería el mismo: no se puede vivir por encima de las posibilidades.

  12. #41
    06/08/10 11:42

    Muy interesante entrada que me recuerda la diferencia entre tasas e impuestos y su deseable (a mi entender) progresividad.

    Por otra parte pienso que en lo que antes llamábamos España falta lo que yo denominaría una concienciación fiscal, es decir, que cada uno de nosotros sea consciente del origen de los fondos del estado y de todas las numerosas administraciones (ser conscientes de que nosotros pagamos la factura).

    Saludos cordiales,

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar