Huelgas a la japonesa, de celo, generales y por último las españolas

5

 La huelga es uno de los mecanismos de presión, para conseguir determinadas mejoras en cualquier tipo de negociación. Dependiendo de las condiciones de los distintos agentes, nos encontramos con huelgas más o menos surrealistas.

Normalmente se toman en consideración las distintas huelgas en función del carácter de los trabajadores, pero realmente, al final lo que se busca el mayor impacto sobre la otra parte, que varía en función de las circunstancias de los distintos mercados.

Por ejemplo, en un entorno de deflación y un mínimo de garantías laborales, (lo cual no es un escenario normal en la mayoría de las economías), nos encontramos con la huelga a la japonesa.

En Japón los datos de paro son muy reducidos, y la inmigración es anecdótica. En este sentido el poder de los trabajadores en el mercado laboral es elevado. Si lo combinamos con una situación de deflación, el resultado es que los trabajadores pueden presionar a las empresas produciendo más. En un entorno en el que los precios que cobran las empresas, el hecho de producir más, e incrementar los stocks en las empresas es un problema realmente grave, ya que se inunda el mercado aún más de tal forma que se profundiza en la caída de precios. ¡Un par de mensajes haciendo público el elevado stock de un producto, y el daño puede ser inmenso, ya que los consumidores sabrán que en el futuro habrá bajadas!.

Por otra parte, al existir un mercado laboral relativamente rígido, y unas aceptables protecciones laborales, resulta que las empresas tienen muy complicado ajustar con el empleo. Por tanto las huelgas a la japonesa en este concepto son las más efectivas.

Por supuesto, una huelga “tradicional”, o de las que los trabajadores deciden no acudir a trabajar, no supone un problema demasiado grave y desde luego en ciertos aspectos hasta sería algo que en determinados momentos las empresas japonesas agradecerían.

Dado que el leiv motiv, por definición de cualquier huelga es buscar algún tipo de daño a la otra empresa, en un país con una gran productividad, muchísimas inversiones en bienes de equipo y deflación que ya parece crónica, el daño de producir más bienes es brutal. Por tanto, existe una razón de tipo económico para las huelgas a la japonesa, que se puede ver imaginando a los trabajadores llenando los almacenes de las empresas, ocupándose de que toda la sociedad conozca que los stocks de la empresa en la que trabajan se llenan y esperando que los consumidores, esperen la caída de precios que va a suponer esta decisión.

Por supuesto en España, sería completamente absurdo plantear una huelga a la japonesa, (aunque estemos en deflación). En España, existe una gran flexibilidad en el empleo, (a cuenta de temporales, eres temporales y otros instrumentos), que provocan que la mitad del año, la plantilla esté trabajando a todo ritmo y haciendo horas extras, para luego pasar a discutir la necesidad de un ERE para parte de la plantilla durante unos meses.

En este caso, una huelga a la japonesa sería desde luego una bendición para las empresas, que incrementaría su producción; No se incrementaría en la proporción de economías con elevados niveles tecnológicos, (por el tema de la productividad), pero desde luego se incrementaría, de forma que el empresario acabaría encantado y como puede ajustar la producción enviando a parte de la plantilla a casa, nos encontraríamos que el fruto de este tipo de huelga en España, sería desde luego beneficioso para las empresas y provocaría nulos intereses en las empresas en acceder a lo que quiera que se demande. Por tanto, sí lo que buscamos es causar daño suficiente o hacer una demostración de poder, es difícil entender que esta huelga tenga sentido en España. Más que nada, porque jamás se conseguiría ni una sola reivindicación más; Por ponerlo gráficamente, es como si unos secuestradotes nos piden dinero o nos devuelven a nuestra odiada suegra, (entiéndase el tópico).

En España, tenemos una huelga, que a fuerza de costumbre, de la situación y de las circunstancias se ha convertido en algo normal, pero que desde luego es absurda. Son las “huelgas de celo”. Una huelga japonesa, significa cumplir de más en el trabajo y hacer más de lo que corresponda. Una huelga de celo, lo que implica es hacer “sólo”, lo que se supone debemos hacer. Es decir, que los trabajadores cumplan a rajatabla sus obligaciones.

Por una simple deducción la mera existencia de las huelgas de celo implican que los trabajadores están normalmente haciendo más de lo que legalmente les corresponde. No es más complicado que esto. El hecho de que una huelga de celo tenga sentido nos muestra una realidad del mercado de trabajo, que analizada fríamente no se puede entender.

Cuando se hace un contrato de trabajo, la empresa y el trabajador, asumen una serie de obligaciones, por las dos partes y unas contraprestaciones. Pues curiosamente, que el trabajador cumpla exactamente con sus obligaciones en España se llama “huelga”.

Claro que hay algo peor que tenga sentido una huelga de celo en España, y es aquello de que no se entiendan, y de que la situación sea tal que casi nadie puede plantearse ni tan siquiera hacer una huelga de celo.

Dicho de otra forma, tenemos todos los días, miles de micrófonos en la boca del experto o lobby de turno, reclamando una reforma laboral, en base a unos derechos laborales inasumibles, en una situación en la que solo desde la administración pública, (y ni tan siquiera todos los grupos), tiene sentido plantear una huelga de celo.

De vez en cuando nos encontramos con que funcionarios (esos que no hacen nada), plantean una huelga de celo, que plantea demasiados problemas, pero desde luego lo más surrealista es que plantear una huelga de celo en cualquier empresa será contestado con un “Pero; ¿quieres que me despidan?”.  Sí nos paramos a pensar raya el surrealismo que soltemos un “¡ya les vale!”, ante un colectivo que plantea una huelga de celo. Para que nos entendamos, es como cuando nos cabreamos por que el banco no nos da el calendario. ¡Hombre, es costumbre!; pero los bancos no son papelerías.

¿Se puede superar?. Pues hombre, tenemos un gobierno socialista, que afirma que no hace decretazos, sacando un decreto para evitar las huelgas de celo de los controladores. Y toda la opinión pública aplaudiendo a rabiar la decisión.

En fin, el caso es que en un país donde hacer una huelga de celo, parece hasta complicado, puede ser una utopía hablar de huelgas que se traten de interrumpir los contratos. O sea, lo que es lo típico, no hacer nada durante períodos de tiempo determinados y en ámbitos determinados.  Lo que viene a ser una huelga normal, que  no es otra cosa que dejar de trabajar para presionar a las empresas.

En este sentido nos encontramos con la huelga general, que no es más que una protesta de los trabajadores de todos los sectores económicos, buscando paralizar el país, de forma que al final se entiende como una protesta contra el gobierno. Curiosamente, hemos olvidado que una huelga es paralizar la producción de empresas, por lo que es una propuesta que afecta directamente a empresarios, y por tanto sólo tiene sentido una huelga general para tratar de mejorar las condiciones laborales. Por tanto, lo normal es que las huelgas generales sean planteadas por los sindicatos con el objetivo de proteger los derechos de los trabajadores.

No creo que sea tan difícil entender. Sin embargo, en nuestro país, las cosas están liadas de tal forma que no se acaba de entender muy bien esto, y los empresarios, pidiendo todos y cada uno de los días, desde rebajas en las indemnizaciones de los despidos hasta directamente bajadas de sueldos, no entendería que los sindicatos convocasen una huelga general. Por supuesto, es difícil entender la postura de los sindicatos cuando día sí, día también, nos encontramos ataques a todos y cada uno de los puntos que como representantes de los trabajadores han de defender, desde todos y cada uno de los demás colectivos sociales, y no acaben de ver la conveniencia de una huelga general, ni tan siquiera de algo que vaya más allá de una manifestación convocada en un día laboral a las 19.00 horas, (garantía más que evidente de fracaso).

En este sentido, en España somos capaces de romper todos los esquemas sobre huelgas, al encontrarnos con que las huelgas las hacen las empresas. Algunas consumadas como la de los transportistas o  las de los agricultores, o algunas que por ahora se quedan en amenazas, como pueden ser las de los clubs de futbol o incluso las de todas las PYMES, protestando por la subida del IVA.

Analizando el tipo de huelga que nos encontramos, (y la que no nos encontramos), en cada país, sector o colectivo, podemos fácilmente obtener mucha información sobre dicho sector. Y lo cierto es que en esto sí que podemos soltar aquello de Spain is diferent.

  1. en respuesta a Yo mismo
    -
    #5
    20/03/10 13:56

    Creo hace falta mucha diferenciación porque en general se hace un "totum revolutum" o como se escriba y esto poco tiene que ver con la realidad.

    Cuando se habla o escribe de la manera que lo haces (no es personal, digo en general), se suele hacer hablando de empresas tipo Endesa, Telefónica, o bien administraciones públicas diversas, lo cual son moles laborales, también se podría decir Opel, Citröen o empresas similares con alto volumen de empleo.

    Pero si hacemos caso a las estadísticas, que no sé si se les puede hacer caso o no, dicen que el 80% o el 90% (según cual se mire) del empleo lo generan las pymes (en muchos casos subcontratadas por los monstruos nombrados anteriormente), y en estas pymes lo que es una una huelga de celo, carece de sentido porque dentro de la idiosincrasia de las pymes está que hay que hacer lo que sea necesario para mantener el negocio vivo, y pocos restarurantes, cafeterías o bares podrían seguir abiertos si un camarero se negara a fregar vajilla porque lo suyo es poner copas, por ejemplo. En ese tipo de negocios solemos ver, y sobre todo cuanto más pymes son más se ve, que todo el mundo hace de todo y que eso de las categorías laborales y demás son cosas de otros mundos privilegiados (Digase Iberdrola, Endesa, Telfónica y similares) y que un mercado donde hay que competir con China no ya sólo en productos sino ahora en servicios porque los Chinos están aquí y ellos ni saben de fiestas ni de horarios ni de categorías laborales y si entramos en una tienda suya vemos a la familia en pleno trabajando, como se hacía en España en los años 60 o 70 vamos a poner, pues con este entorno competitivo parte de los argumentos de las huelgas no son compartidos por el 90% de la población que ya ha perdido muchos beneficios, y simplemente se basan en sostener los beneficios de un 10% de la población, lo mismo pasa con las manifestaciones, de ahí sus cada vez mayores fracasos.

    A todo esto le deberían poner el cascabel políticamente y a nivel mundial, es algo que trasciende de un país y de un continente, pero se me antoja francamente dificil, pero al igual que existe una UEFA, una FIFA, una FIA, una FIBA para asuntos deportivos y en todo el mundo se juega con las mismas normas, deberían existir esas mismas normas a nivel laboral y fiscal para el que quiera participar de un determinado mercado que garantice derechos y deberes, pero lo dicho, se me antoja dificil, no hay voluntad, hay una gran crisis y nada ha cambiado en ese sentido, al contrario se ve mayor deterioro, todo el mundo compra por precio, y por lo tanto en países con pocos escrúpulos y nulos controles.

  2. en respuesta a Knownuthing
    -
    #4
    18/03/10 00:41

    Pues he estado mirando y parece que hay un poco de lío en el tema. la verdad es que ahora mismo, la verdad es que estoy ya dudando del origen del nombre y concepto. Lo cierto es que si es un mito urbano es antiguo, (más que internet), porque yo acabé la carrera en el 95 y ya nos habían hablado de ella, en el contexto de los efectos contra la deflación.

    lo cierto, es que ahora mismo es verdad que no puedo asegurar que sea algo teórico o que haya surgido de la realidad. sin embargo, si existen huelgas a la japonesa, incluso en España, pero desde funcionarios...

    las típicas.. las de policía, si buscas en google, verás que hay muchísimas entradas conforme no existe, y existen muchísimas entradas de Tal colectivo convoca huelga a la japonesa.

    De todas formas, la verdad es que me ha picado la curiosidad. Y desde luego, si estuviésemos en un entorno normal pues te podría asegurar algo, pero la verdad es que es triste, pero me ha entrado la duda. Buscaré...

    gracias. Ha sido muy instructivo y desde luego abre unas cuantas preguntas:

    ¿es algo teórico? o ¿ha sido realidad en japon?
    Por no hablar de las razones para que se haya inventado el concepto y se distribuyese como una realidad, (en caso de que no fuese real), o que se trate de negar en el caso de que haya sido real.

    Por cierto, en todo caso hay una huelga de producir más que en determinados entornos genera muchos daños...y si que se practica....

  3. #3
    18/03/10 00:12

    Yo tengo leído que las huelgas a la japonesa son un mito urbano, que nunca han existido de forma patente ni siquiera en japón. A saber. Estos japoneses son tan raros que estamos predispuestos a creernos cualquier cosa.

  4. en respuesta a Pocholo r.
    -
    #2
    17/03/10 22:49

    Pues si, una huelga es dejar de trabajar, o parcialmente o totalmente. O lo que es lo mismo suspender el contrato de trabajo para protestar... Desde luego la huelga de transporte, la huelga de taxistas, agricultores, clubs de futbol y demás son un paro de la patronal.

    lo que no acabo de entender es que esto desprestigie a los trabajadores. De hecho empieza a ser lo contrario... la huelga es cosa de jefes...

    En fin, tienes toda la razon en el control de los medios.

    respecto a los sindicatos, pues es otro circulo vicioso. Si no plantan cara, nadie se los va a creer. y claro como para decir si, no los necesitamos,... pues pierden representatividad.

    Además en numerosas ocasiones van a lo suyo. Yo lo cierto es que con los mios, he tenido problemas en alguna vez. y de hecho he tenido que montarla muy gorda para que se apartasen de mi camino. Mi experiencia, (desde luego es solo mia, y no creo que sea muy representativa), es que para tener que negociar con los sindicatos las reinvindicaciones, negocio con la patronal. Lo curioso es que tengo más exito con la patronal que se monta la bronca y punto, que con los sindicatos que me tiro no se cuantos dias diciendo: "van a decir que no"... Pues vale. ¡es su obligacion!, pero 1. "que lo digan ellos", y 2. "si dicen que no hagamos algo". si no hacemos nada que coño esperamos?

    Y respecto a la seguridad social es que creo que el objetivo de la propuesta ya está conseguido. Que es principalmente que nos entren ganas de meter dinero en el casino, (perdon en los mercados financieros, a traves de los planes de pensiones que no controlamos ni de coña), que pase sin pena ni gloria lo importante que es lo de los ultimos años...y las mayores bonificaciones a los planes de pensiones... lo de la edad, con esto no es importante, porque muy poca gente llega al limite de edad, y lo importante es más años de computo para bajar las pensiones.

    como el jueguecito de la electricidad... ¡vamos a subir un 30! y luego viene el gobierno nos sube de media un 5 que supone un 15 para todo el mundo, y todos contentos...

    esta igual y de paso le han dado a los sindicatos la oportunidad de hacer una manifestación, y desahogar un poco la presion. Pero una manifestacion en dia laboral a las 7?. sin demasiada movilización???. ¡nuestro comite no puso ni carteles, ni mando mail, ni nada por el estilo....!

    y hombre lo de klein... no es sólo por que sean demasiado tontos... Hay mucho más, pero desde luego es base para que se sostengan las teorias, el hecho de que la realidad este saliendo como planean y eso como poco es irreal.

    de esto ya puse...

    https://www.rankia.com/blog/nuevasreglaseconomia/427446-teorias-conspiracion-manipulaciones

    Pd.. ojala nos ahorremos la revolución.... en este sentido yo tambien soy contrarrevolucionario. Estas son como las guerras. Son el fracaso colectivo.

  5. #1
    17/03/10 21:09

    En español, las "huelgas empresariales" creo que se llaman "Paros patronales". Una "huelga" es un bloqueo de la producción que hacen los trabajadores y un Paro patronal es un parón o lock-out, que hace el empresario, el cual cierra la fábrica como medida de presión para conseguir sus objetivos. Son cosas distintas, llamar huelga a los paros patronales es incorrecto. Yo supongo que por motivos ideológicos, para que la palabra "huelga" tenga connotaciones negativas, en definitiva para cargar las molestias siempre a los mismos.

    Yo creo que el problema es el fuerte control ideológico que sufre la prensa, televisión y radio. O eso o, es que los periodistas son ignorantes, que con la ESO y la actual universidad también podría ser posible.

    Yo pienso que el predominio del pensamiento conservador/empresarial es exagerado. Todos los medios transmiten las mismas ideas, hay una falta de pluralidad y una unanimidad en los medios increíble. El caso venezolano es en este sentido un paradigma de esta falta de pluralidad y sectarismo en los media españoles. No se trata de que Chávez sea malo o sea bueno, sino que se trata de que todos los medios dicen lo mismo sobre Chávez, no hay ninguna discrepancia. Los creadores de opinión son todos mayoritariamente de la misma cuerda, incluso los tertulianos de radio son los mismos en más de una y dos emisoras (Ej. Pilar Rahola) Por ejemplo, en programas de máxima audiencia hay tertulianos que son afiliados de partidos políticos, por ejemplo en RAC1, hay Francesc Vendrell, parlamentario del PPC. Al PPC en Catalunya lo votaron en las últimas autonómicas 316.222 personas de un censo cinco millones de electores.

    Hay que recordar que el caso concreto de los controladores, que encubría la privatización de AENA, vino precedido de una campaña de descrédito total contra ese colectivo de asalariados.

    Respecto a los sindicatos, creo que en cierta manera están afectados por "la Ley de hierro de las oligarquías", por otro lado por la fragmentación salarial y contractual del sistema laboral español, fruto del excesivo predominio de las fuerzas políticas conservadoras, la falta de filiación sindical, la presión y fuerza de los empresarios a la hora de sabotear esa filiación, su propia falta de estrategia, perspectiva e ideología a la hora de aceptar las sucesivas contrarreformas laborales, el descrédito y acoso que sufren por parte de los medios. Y a pesar de ello, a pesar de que probablemente sus direcciones nos han vendido en la próxima contrarreforma laboral, que ya han cocinado con gobierno y patronal. A pesar de ello, fueron los únicos que salieron a la calle de manera organizada para defendernos de los intentos del gobierno de alargar la edad de jubilación. A pesar de ello, si quieres asesoría laboral a un precio módico o abogados a un precio razonable, solo lo podrás obtener yendo a un sindicato de trabajadores.

    SPAIN IS DIFERENT, por supuesto, este es el único país de Europa donde si intentas desenterrar a las víctimas del franquismo, los fascistas te intentan enterrar a ti, donde si intentas procesar a corruptos, los corruptos te intentarán encerrar a ti. En eso tienes razón, ganaron la guerra y se nota, y se sigue notando. Es así. El fascismo fue derrotado en Europa, el único régimen fascista que sobrevivió a la II Guerra Mundial fue el español.

    Ps: no compartes la visión de Klein sobre sus tesis sobre la contrarrevolución neoconservadora, pues dices que son demasiado idiotas para hacerlo, yo creo que ambas tesis no son excluyentes. Yo creo que en cierta manera, son contrarrevolucionarios porqué son muy, muy idiotas.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar