25

Una de las discusiones principales en internet, se basa en torno a los límites sobre la libertad de expresión. En esta discusión está siempre la coartada para todas las políticas de moderación e incluso muchas de las discusiones que se desarrollan en foros, blogs, comentarios de noticias y en general a lo largo de toda la red.

Ya he puesto muchos post hablando de la formación de opinión, (y de hecho ya he puesto una recopilación), pero sin embargo aún queda todo un mundo que hasta ahora creo que no ha sido tocado. Es el universo de Internet, una parte importante son los comentarios a las noticias. Hace un tiempo leí una noticia acerca de la política de China en internet que incluía ejércitos de personas que se dedicasen a “comentar noticias”.

El esquema es sencillo y consta en la noticia con un ejemplo práctico:

“Un documento emitido por la oficina de seguridad pública en la ciudad de Jiaozuo, en la provincia de Henan, ensalza el éxito del trabajo de los comentaristas.

El texto se refiere al caso de un ciudadano descontento que publicó un comentario contra la policía de tránsito después de haber sido multado.

Uno de los empleados de la oficina de seguridad informó sobre el comentario en un lapso de diez minutos tras su publicación.

Entonces los comentaristas entraron en acción y dejaron más de 120 comentarios que cambiaron el tono del debate.

“Veinte minutos más tarde, la mayoría de las opiniones favorecían a la policía. De hecho, muchos participantes en la discusión comenzaron a condenar al ciudadano descontento que inició el debate”, expresa el informe.”

Esto, que en un régimen comunista se convierte en la más ruin censura o manipulación, es fácil verlo en cualquier periódico, foro o blog, sea cual sea su ideología. Es curioso que nadie parezca enterarse de que una parte relevante de la manipulación en los medios está surgiendo en un buen número de comentarios que apuntan en una determinada dirección.

Este que escribe, comenzó hace ya bastante tiempo a hacer comentarios en determinados foros; lo cierto es que no sabía muy bien como ocurría, pero en realidad me daba siempre la situación de estar inmerso en la misma discusión que normalmente llegaba siempre a niveles muy absurdos. La verdad es que nunca podemos saber cuántas personas son las que lanzan este tipo de comentarios, debido a que al final nos encontramos con que si varias personas dicen lo mismo, mientras encontramos con que una persona puede usar varios nombres e incluso cambiar de opinión, es completamente imposible determinar cuántas personas son las escriben, ypor supuesto  saber cuáles escriben lo que piensan y cuantas actúan dictadas..

Un aspecto que tocan tangencialmente estás tácticas, al final lo encontramos en la moderación de los comentarios, (o en la auto moderación). Quizás sea una impresión mía, pero revisando los comentarios de las noticias, me da la impresión que en un par de años, la situación ha cambiado sustancialmente, y de esta forma cuando sale un mensaje de apoyo a los bancos, suele existir una reacción fuerte en sentido inverso, (por ejemplo). De hecho, hasta hay días que en “El economista”, acabo en positivo en los comentarios. Y curiosamente ahora comenzamos a preocuparnos de frases estilo: “los bancos roban”.

Lo cierto es que choca y mucho  escuchar cuatrocientos mil comentarios en contra de los funcionarios, (un tópico), desde luego los que van en contra de los “sociolistos” y de los “peperos”; sin olvidar los comentarios relativos a la gente que no puede pagar el piso. Por supuesto, debemos mencionar siempre a los ahorradores que siempre merecen una subida de sueldo. También debemos tener en cuenta que en los comentarios nos encontramos mil veces con las descripciones de los trabajadores como vagos e inútiles.

Pero es que lo más sorprendente es que después de unas campañas brutales de opinión, desarrolladas tanto en los artículos, como en los comentarios, incluyendo en este último caso comentarios que son de todo menos educados y respetuosos, ahora nos encontremos con las campañas conforme tenemos que respetar a los bancos.

Es curioso, porque si lo analizamos fríamente, el sistema financiero, está desde luego en el centro de esta crisis, con unas prácticas que cuando menos han sido dudosas. Y mientras resulta que todo el mundo lo pasa como puede, leíamos los comentarios conforme el banquero de turno es un crack, lo del talento, lo de los premios y demás. A la vez que se cargaba contra todo el mundo sin piedad alguna.

Se ha construido una realidad en la que en España existen 3.000.000 o 4.000.0000 o 5.000.000 de funcionarios, cuando existen 1.596.000. Se ha construido una realidad donde los problemas de productividad son culpa de los vagos, (obviando la tontería de que aquí no ha invertido nadie). Entre todos hemos construido la sensación de que todo el que pierde un piso se hipotecó irresponsablemente, (olvidando que una persona que firmó en el 2000, mal podía pensar que desde el 2006 al 2008 se iban a triplicar sus gastos). Por supuesto, respecto a las hipotecas, es curioso ver que los irresponsables han sido siempre las familias, porque al mismo tiempo las entidades eran genios de la naturaleza.

No hay datos, no hay estadísticas y no hay información disponible, pero lo cierto es que no es muy difícil intuir la existencia de grupos de formación de opinión comentando de forma masiva determinadas noticias. Y tampoco es difícil entender que existe una lucha soterrada por el control de la información en la red. Quizás sea algo parecido a una guerra de guerrillas, en la que de repente nos encontramos con una realidad que poco o nada tiene que ver con el mundo real, (perdón por la redundancia).

El caso es que ahora, que la tendencia ha cambiado un poco, el problema pasa a ser el rigor. Es curioso cómo ahora nos preocupamos del rigor. Ahora empiezan los análisis para tratar de detener los ataques a la imagen de los bancos. Se disfraza siempre bajo la apariencia de la libertad de expresión, pero en realidad lo cierto es que se trata del poder en su máxima expresión. Muchas veces oímos ahora hablar de la importancia del respeto, de la educación y de la veracidad de la información. Pero debemos dejar de engañarnos. El problema no es este; seamos sinceros; no importa un pimiento disparar contra controladores, funcionarios, trabajadores o personas que han perdido su casa y todo. No importa disparar contra parados o contra políticos. Por supuesto no importa nada disparar contra las cajas de ahorro, o la seguridad social. En este caso no hay respeto que valga y absolutamente a nadie le importa que la imagen sea aproximada a la realidad o refleje la situación en un planeta que no es este.

Ahora que el caso es que si no estás de acuerdo con los planes de pensiones privados, o con la banca, pues serás catalogado inmediatamente como un “indocumentado financiero”, (es lo que me han llamado, y no me pidan que explique lo que significa, más allá de la sensación de que no es bueno).

En este panorama nos encontramos con los mensajes en los foros lanzando la idea de que no podemos acusar a la banca de nada. Es más que curioso. En realidad no se debe acusar ni a la banca ni a nadie de nada, sin tener por lo menos argumentos. Esto es así de simple. Tan cierto como que no se puede dejar de acusar a alguien teniendo argumentos. Tan grave es lanzar una diatriba contra quien sea sin pararse a pensar las consecuencias y sin tener argumentos, como tenerlos y callarlos.

Pero el hecho de que ahora desde portales, periódicos y foros se pida respeto para los comentarios de determinados grupos, no es porque se valore el respeto. La razón está, en mi opinión, en el miedo. Es fácil entender que si una persona que va a perder su piso lanza un comentario, podemos atacarla sin piedad; ¿Qué va a hacer?. Esta persona puede pedir que se la rescate. Pero inmediatamente habrá multitud de comentarios en el sentido: ¿Por qué tengo que pagar los platos rotos de los que no fueron responsables?.

Sabemos por los comentarios que los empresarios no contratan por el coste del despido, cuando los únicos en este país que no se han enterado que se puede contratar mediante temporales, de la misma forma que sabemos que todos los empresarios tienen un empleado drogadicto, y ladrón al que no pueden despedir bajo ningún concepto ya que en este país los jueces siempre fallan a favor del empleado. La realidad es que en España en el período de mayor destrucción de empleo de la historia, (los tres primeros trimestres del año 2009), tenemos 33.254 sentencias a favor del empleado con una indemnización media menor a 8.000 euros.

Tenemos una sensación en los comentarios conforme el coste del despido es de 45 días al año, lo cual puede llevar a muchos equívocos. Ahora sin embargo, la clave es la seguridad social y entonces ahora estamos creando la sensación de que la seguridad social es un esquema ponzi, que lo ideal son los sistemas de pensiones privados y toda una serie de ideas.

Repasen por favor, los comentarios de cualquier foro o periódico on line, pero tengan en cuenta que aquello que criticamos en China, está pasando aquí, de tal forma que en internet, se está jugando una batalla sutil pero encarnizada para tratar de moldear la realidad de acuerdo a los intereses de determinados lobbys y grupos políticos. No puede haber datos de tal circunstancia, pero en el fondo todos conocemos que en los comentarios luchan los afectados por Baniff, (y los que luchan contra estos), desde luego desde la patronal, los partidos políticos, (mención expresa al que yo creo que está siendo más activo y sutil que es APyD), y desde luego las entidades financieras.

Quizás sólo faltamos los de a pie, que pudiera ser que somos muy pequeños al lado de todos los anteriores, pero que en realidad el problema es que no estamos organizados. Y esto es un aspecto clave, porque debemos entender que realmente, se busca modelar la verdad, la justicia y la representación. Y estos conceptos son desde luego relativos. Ya que tanto en tribunal de justicia, como en un periódico, como en la literatura de un país, no encontramos la verdad, no encontramos justicia, y no encontramos descripciones realistas del mundo que nos rodea. Lo que encontramos no es más que la fiel representación del reparto del poder en la sociedad, que a veces se manifiesta mediante la manipulación.

Sólo pido que cuando se lean los comentarios, artículos, post de blogs y se escuche la radio, tengan siempre en cuenta que es lo que se busque, y trate de diferenciar lo que trata de hacer ruido para sacar beneficio, de aquellos que traten de aclarar, (también, y  no lo vamos a negar, para sacar beneficio).

  1. en respuesta a Maclean
    #25
    11/03/10 16:45

    A ver si explico lo de la diferencia.

    Funcionarios, son 1.596.916, (segun la página 17)....

    Cuando se habla de funcionarios, se habla de los que no se pueden despedir, (lo cual no es del todo cierto, pero desde luego es muy dificil), y sobre todo de los que están en actividades "no productivas", o administrativas.

    Por tanto, siendo serios, Funcionarios en España hay 1.596.916.

    Despues hay laborales, (que por lo menos en teoria), no son personal administrativo. De estos están los indefinidos y los temporales que suman entre los dos 686.951 personas. Y despues quedan los cargos de confianza e interinos que suman 375.143 personas.

    O sea que contratos estables son 1.600.000, que son los efectivamente funcionarios y que son los que se ocupan de la administración del estado. (definicion de funcionarios). más una parte de los 686.951 que son contratos indefinidos de personas que no realizan tareas administrativas, (es la definición de laborales), que son limpiadores, conductores, contratados de entes y empresas....

    Despues están temporales laborales hasta llegar a los 686.951, y luego los cargos de confianza que son temporales.

    Respecto a correos, como ves, los empleados de correos no estan incluidos (salvo los que eran funcionarios a fecha de constitucion de 2001, que ya lo eran entonces). Si te das cuenta, es la mitad de la plantilla. Lo explica claramente; las empresas públicas, unas computan y otras no, en función de su actividad y de como se rigen, (si van por derecho privado o publico)

    Las empresas de caracter público como la sepi, Institutos de vivienda.... son empresas sujetas a normativa publica, por lo que los empleados de estas si que estan incluidos.

    empresas como Renfe, correos, las cajas, son empresas que van en función de derecho privado...y en consecuencia, son estas empresas las que tienen personal que entraría en la EPA pero no en esto.

    Por que toda su actividad es mercantil. Las conoces por el CIF... mientras las administrativas llevan dos letras, (una antes del numero y otra despues), las que son empresas puras llevan cif como cualquier otra...

  2. en respuesta a Yo mismo
    #24
    11/03/10 16:12

    Interesante documento! Por lo que atañe a esta discusión, ahí ya se cuenta a Aena, Renfe, etc.
    (como Entidades Públicas Empresariales y Organismos Públicos con régimen específico).
    Correos tiene un status raro, y solo se cuenta la plantilla hasta 2001.
    No se cuentan las televisiones y radios públicas. Tampoco las empresas públicas autonómicas, ni por supuesto las cajas. Toda esta zona gris puede hacer llegar la cifra a 3 millones o casi.
    Quizá no sea "riguroso" incluir a este último personal como asalariados de la Administración, pero está claro que si la cosa anda mal le cuesta dinero a la misma.

    Por último, vaya diferencia de "rigor" entre esos 2.600.000 y los 1.600.000 del artículo original, eh?

  3. en respuesta a Maclean
    #23
    10/03/10 20:23

    http://www.mpt.es/servicios/servicios_on_line/empleo_publico/boletin/document_es/Boletin_Estadistico_Enero_09.pdf

    link con los datos oficiales de numero de empleados publicos...

    tienes muchos datos. en concreto el que tu pones...

    2.659.010 personas al servicio de la funcion publica.

    es verdad que segun la epa nos salen unos pocos mas... que pueden ser los siguientes;

    Una persona que trabaja en una caja de ahorros....¿publico o privado?. pues si contesta que trabaja en una entidad publica, se va a la epa como empleado publico.

    Una persona que trabaja en Aena... ¿publico o privado?

    lo mismo...

    una empresa que trabaja en una empresa de la SEPI,,,

    Hay cosas para las que las encuestas estan bien, pero es cuando no hay datos, pero en este campo hay datos más que oficiales....

    Para saber cuantos son indefinidos, temporales y demás tienes todos y cada uno de los datos. ¡contados!

  4. #22
    10/03/10 19:51

    Rigor, rigor .... Cuando se habla de funcionarios, quizá falte rigor al dar esas cifras, pero si
    hablamos de *asalariados de las administraciones públicas*, muchos de ellos con contratos indefinidos y derechos adquiridos comparables aunque no sean estrictamente funcionarios, de esos sí que hay más de 3 millones, concretamente desde la EPA del ultimo trimestre del 2008.

    O sea que a los efectos de gasto público, tamaño de la administración, etc, las cifras que no le gustan al articulista sí que valen.

  5. en respuesta a Nuriawoman
    #21
    10/03/10 18:10

    Nuriawoman, "Yo mismo" te lo ha explicado de una manera muy clara: los salarios deben ser altos por varios motivos, pero básicamente por razones de eficiencia económica. Subiendo los salarios logras dos efectos fundamentales:
    1. Obligar a los empresarios a organizarse mejor, a innovar a invertir en mejoras tecnológicas, en resumen a intentar contratar a menos gente haciendo más eficientes los procesos productivos. Resumiendo de nuevo: les obligas a ser más competitivos.

    2. En un momento de contracción de la economía una mejora de los sueldos conseguirá reactivar el consumo. La gente al cobrar un poco más gastará más: irá a cenar fuera de casa, se cambiará el coche, se irá de vacaciones, dejará de comprar sólo lo justo.

    Es un problema de mentalidad como tu misma apuntas: para el empresariado español parece que aumentar la productividad de su empresa sea unicamente explotar mucho más a sus trabajadores(Reducir el absentismo, abaratar el despido, sustituir la SS por un seguro médico que paga la empresa voluntariamente y al final, un capataz con cadenas, cuero y un látigo al estilo galeote de las galeras romanas del siglo II dC) Para otros, aumentar la productividad significa incentivar al empleador a innovar para ser más competitivo respecto la competencia.
    Un ejemplo de lo anterior: en una conocida multinacional del mundo del motor, el cabezal de una máquina no llenaba correctamente el cárter de aceite de un modelo de vehículo, la solución española fue contratar a un operario extra que revisaba que cada depósito estuviera correctamente lleno y rellenaba manualmente el aceite en el caso de que la máquina hubiese fallado. La solución correcta hubiera sido cambiar ese cabezal por uno compatible con el orificio de entrada al cárter, pero modificar ese cabezal tenía un coste superior al coste de un operario extra. Entonces ¿Por qué cambiar el cabezal si un mindundi es más barato? Pero piensa sólo por un momento, en el proceso productivo de hacer un nuevo cabezal: necesitas un diseñador industrial, ingenieros supervisando/preparando el nuevo dispositivo, maquinaria adecuada para un trabajo de precisión, de I+D. Pero claro, es mejor pagar 1.300 euros mensuales o mejor 700 a un currito para hacer esa faena. Es el Tercer Mundo, por eso suspira el empresariado español, por el Tercer Mundo y vamos de cabeza al Tercer Mundo. "¡Que inventen ellos!" Nosotros a vivir de renta, eso es lo que piensan los empleadores españoles.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar