Perogrullada: Poco está tan relacionado como corrupción y economía

10

 

Hoy me he encontrado con un par de comentarios en los que se me pide que vuelva a hablar de economía en lugar de los casos de corrupción política. No han sido los primeros, pero me entra una curiosidad.  ¿De qué creemos que estamos hablando en los casos de corrupción política que se están produciendo en España?. Vamos a tratar de analizar un poco la situación generada.

De vez en cuando nos despertamos con algún iluminado que nos cuenta que la clase media está en grave riesgo, o completamente destrozada. En unos casos parece que es un efecto de la crisis, en otros parece sin embargo que estamos ante una situación que viene de algún planeta distinto. Pero sin embargo, me gustaría recordar que uno de los primeros post que he puesto en este blog para explicar la situación en la que nos encontramos, se basaba en una ecuación insostenible, que explicaba una caída en la renta disponible de los ciudadanos; la contención salarial, unido a la especulación masiva en todo bien básico y a unas políticas monetarias condujeron a esta situación.

En este post, que en realidad era una recopilación de post, trataba de explicar algo que desde un punto de vista económico es totalmente obvio. Se ha destrozado el poder adquisitivo de los trabajadores desde todos los puntos de vista, y se han alterado las reglas del juego en los mercados; y esto sólo puede llevar a una situación posible. En realidad, cuando hablamos de la caída de la clase media no estamos hablando de algo exógeno y mucho menos una consecuencia de la crisis, sino que es causa fundamental del punto en que nos encontramos ahora.

A principios de la década pasada, nos encontrábamos con una crisis financiera, (las burbujas punto.com), de la que se salió con toda una serie de medidas que en todo caso perjudicaban a los ciudadanos. El argumento ya dejó de ser buscar una política económica que beneficiase a los ciudadanos, sino buscar una política económica que pudiesen soportar los ciudadanos. Este fenómeno hoy es cada vez más visible y ya llega incluso a nivel países. Los optimismos surgen cuando surgen análisis o informes que nos cuentan que los ciudadanos pueden aguantar más; los pesimismos cuando surgen alarmas que indican que la situación ya está en el límite. En todo caso, resulta que hace mucho tiempo que los intereses de los ciudadanos, que deberían ser el horizonte de cualquier política económica no cuentan. De hecho, otro gran error reconocido es aquel de las instituciones que han permitido la formación de burbujas, que impactan sobre los ciudadanos, unido al de montar un sistema económico que ha desembocado en esta situación; este error no ha sido tal, ya que en realidad las burbujas no han sido algo “no detectado”, sino que han sido algo buscado, (como también he defendido ya en post muy antiguos). Por si tuviese discusión este hecho antes de la caída de los mercados en 2008, podemos entender lo que ha ocurrido después.

Los gobiernos (y en sentido amplio ya que no hay apenas excepciones), instituciones y en general medios de prensa se han consagrado antes y después de 2008 a una loca carrera en la que todo vale para generar unos desequilibrios en los que los ciudadanos cada vez pintamos menos. Por ejemplo, en estos días hemos conocido que The Economist alaba la reforma laboral, porque deja a las empresas con el mango de la sartén a la hora de fijar los sueldos, lo cual estaría bien, si no fuese por la aberración pura y dura desde una óptica liberal de que tal cosa ocurra, (¿libre mercado con poder absoluto por una de las partes?). En definitiva, poco a poco, y en algunos sitios con más velocidad y profundidad que otros, nos encontramos con la adopción de medidas que llevan a que los trabajadores y consumidores, (que recordemos son la inmensa mayoría de los ciudadanos), se encuentren en un marco económico, normativo y social totalmente hostil, lo cual lleva directamente a que la inmensa mayoría de los demás ciudadanos, (los propietarios de pequeños negocios), se encuentren en la misma situación.

Evidentemente tras la situación económica actual, (incluso tras aquello de ignorar todo lo que haya que ignorar para vender ahora una recuperación, al igual que en 2009 o en 2010), se encuentran toda una serie de decisiones políticas que han contribuido y mucho a esta situación; y por supuesto el hecho de que los ciudadanos sean algo (ni tan siquiera alguien), a lo que engañar, para luego defender sin problemas que no hay que hacer caso, tiene y mucho que ver en esta situación.

¿Y donde entra la corrupción en este esquema?. Puedo comprender que hace unos años esta realidad no se viese; es decir, puedo entender la existencia de una especie de ceguera sobre este punto que llevase a concluir que todo lo que ha ocurrido en España ha sido incompetencia; pero hoy en día, es imposible pensar que estamos ante esto; los efectos son tan claros y los argumentos para defender determinadas cosas son tan rebuscados y absurdos que tan sólo quedan dos tipos de posibilidades para explicar las decisiones de las personas que toman puestos de responsabilidad; o bien el miedo a tomar decisiones drásticas que supongan un cambio real o bien que estamos ante un sistema absolutamente corrupto. En definitiva, hoy no hay un problema técnico para determinar cómo salir de esta situación; hay un problema derivado de la estructura de poder y los mecanismos que están controlados por determinadas personas y grupos de poder. Y aquí sí que está presente la corrupción.

Un fenómeno, que por cierto tiene tantos efectos económicos, que se podrá relacionar perfectamente el bienestar y el desarrollo económico con el nivel de corrupción que nos encontremos. Pensemos que la corrupción permite grandes beneficios rápidos y sin apenas riesgos, a la vez que empobrece a las personas y en consecuencia a los países. Esto es un hecho, hasta el punto de que he tenido que explicar a aquellos que buscaban apoyo externo para luchar contra la corrupción, algo muy básico: ¡a los de fuera les viene bien la corrupción en nuestro país!.

El otro día me preguntaban también si esto era una conspiración de la banca yankee o de Merkel para tumbar al gobierno del PP; contesté en general, y me preguntaban al final por Europa. Me gustaría aprovechar para contestar con una perogrullada; con los fenómenos de la corrupción pasa lo mismo que con las burbujas; la explicación oficial que dará cualquiera es que se huye de ambos, pero en realidad, esto no es cierto; la corrupción, los políticos y los sistemas maleables son una fuente de atracción para quien tenga capacidad de aprovecharla; por esto absolutamente nadie se ha puesto firme con la corrupción, de la misma forma que nadie se pone firme con las burbujas. En realidad el problema para los de fuera no es ni la corrupción, ni las burbujas; el problema para los de fuera es que ambos no revienten; y desde el punto de vista de la economía, y sobre todo para los de dentro esto es requisito imprescindible para la mejora económica.

¿O acaso creemos que podremos recuperarnos sin que los responsables políticos piensen en los ciudadanos y no en como entregarnos, sin honradez y sin unas reglas que se cumplan independientemente del poder del interesado?. ¿Alguien cree que puede haber desarrollo económico con corrupción?. Pues me pueden ir dando un ejemplo en la historia.

Y todo esto, aun sin tener en cuenta el concepto de la ventaja competitiva que obtiene el que entra en la corrupción frente al que se intenta mantener limpio, (parece que no se puede hacer un post de economía sin sacar la competitividad a paseo), o detalles tontos como la sostenibilidad de la seguridad social que no va a mejorar cuando las empresas se preguntan ¿Por qué voy a cotizar correctamente si no constan las cotizaciones del PP por Rajoy, (supongo que como tiene la pensión máxima por diputado..¿para que?, mientras el mismo partido cotiza por despedidos para generarle derechos porque según parece es normal y costumbre?.

  1. #10
    18/02/13 11:08

    No cabe duda de que corrupción y política caminan estrechamente unidos. Pero ¿cuál es la verdadera causa de la corrupción?. A mi entender, solo la política es su verdadero origen. La Política (con mayúsculas) se traduce en leyes; leyes hechas por parlamentarios, es decir, por políticos. Pero la verdadera cuestión es ¿cambiando los políticos se acaba con la corrupción?. Creo sinceramente que no, pues los partidos precisarian de una enorme regeneración que estimo imposible por el momento. Desde hace más de 30 años se vienen viendo las mismas caras y eso no puede ser bueno.
    Así las cosas, creo que lo importante para atajar el problema de raiz, es modificar las Leyes. Pero ¿de dónde provienen nuestras Leyes?. De la Constitución de 1978. Atajemos el camino por aquí. Modificando esta norma suprema sí es poible una transformación real de nuestras leyes.
    La Constitución ha cumplido un papel importante en este pais. Y es que hizo posible una Transición de la dictadura a la democracia. Aquellos politicos, lo que dió en llamarse los "Padres de la Constitución", hicieron gala de un buen entendimiento pese a sus posturas, no pocas veces, tan radicalizadas. De las Leyes Orgánicas derivan todas las restantes disposiciones legales. Renovemos, modifiquemos nuestra Constitución de manera clara, que no permita las trampas legales. Así podremos garantizar la verdadera separación de poderes, garanticemos la composición del Consejo General del Poder Judicial, garanticemos el exquisito funcionamiento de partidos y sindicatos, garanticemos el sistema electoral con listas abiertas, legislemos seriamente en materia laboral, fiscal y social, aseguremos el sistema penal y agilicemos la Justicia, abordemos el sistema educativo.....
    En fin, esa Constitución que hoy rechazamos casi la mayoria de españoles, es la única que podrá salvar este pais y devolverle el orgullo, si es que algún dia lo tuvo, de ser una gran nación.
    La culpa de esta situación no la tenemos ni las clases bajas ni las clases medias, tampoco los pequeños empresarios. La responsabilidad debe recaer fundamentalmente en aquellos que tienen la obligación de trabajar y "servir" a los ciudadanos de este puñetero pais.

  2. en respuesta a echtelionn
    #9
    17/02/13 01:15

    Tienes mucha razón y tus preguntas nos las podemos hacer muchos de nosotros, pero mi opinión es que el PP padece de estrabismo político (desviación que impide fijar la mirada de ambos ojos al mismo punto del espacio, lo que ocasiona una visión incorrecta que puede afectar adversamente a la percepción de la realidad).
    Es ddcir, el partido político que nos gobierna, por su ideología, prefiere mirar solo para las bancadas donde tienen la mayoría sbsoluta de los votos para favorecer por decreto ley a los de su misma clase antes que pararse a contemplar tan solo un momento las necesidades del conjuto de la ciudadanía.
    Tan sencillo como eso.
    S2

  3. #8
    16/02/13 13:21

    El alma de la corrupción es el dinero, el cual está en manos de la derecha económica desde tiempos de Nabucodonosor, pero siempre se necesitan dos para bailar un tango. En cualquier baile por parejas hay uno que marca el ritmo y otro que se deja llevar. Para ambas cosas se necesita arte. Desde que en Babilonia se inventó el barro cocido, los zorros del dinero no han cesado de poner precio al favor de los políticos. El cohecho estuvo presente en las Pirámides, en el Partenón, en la Basílica de San Pedro y en la construcción de todos los palacios reales hasta llegar a la pequeña dádiva con que el aparejador le tapa la boca al municipal cuando usted está haciendo sin licencia una reforma en la cocina.

    Hubo la misma corrupción durante el franquismo, aunque sólo atemperada por la miseria. Bajo la dictadura, las bombas de elevar basura a la superficie estaban paralizadas por orden gubernativa. Y entonces llegaron los socialistas al poder con un siglo de honradez a la espalda, pero el tango no tenía por qué parar. ¿Me concede este baile señorita? Lo siento, caballero, no sé bailar. No se preocupe, yo le enseñaré. Relájese usted señorita, y déjese llevar. Baila usted muy bien. No, no, son sus brazos que me llevan, señor empresario. Los mismos zorros de siempre, que desde el imperio de Babilonia no han cambiado de pelaje, siguieron bailando el mismo tango. Ahora les tocaba hacerlo con esos chicos que se lo habían montado de éticos, los cuales no pudieron resistir la tentación.

    Algunos socialistas aprendieron muy pronto, incluso se convirtieron en expertos tanguistas, y decidieron establecer por sí mismo una academia de baile. Está bien. Mañana podría comenzar la catarsis general contra la corrupción. En ese caso es absolutamente indispensable que los jueces llamen también a los corruptores agazapados, banqueros, constructores, directivos de multinacionales, para que todos juntos bailen en público una zarabanda maldita junto con los políticos que ellos prostituyeron. Todo menos que los zorros se queden a salvo riendo en la oscuridad.

    Manuel Vicent // Los zorros// El País, 06.06.93

  4. #7
    16/02/13 02:48

    Viendo el juicio de la operación puerto:
    Poco está tan relacionado como corrupción y deporte

    Papaleaks:
    Poco está tan relacionado como corrupción y religión

    Escándalos de la CEOE:
    Poco está tan relacionado como corrupción y empresa

    Y se puede añadir:
    Poco está tan relacionado como corrupción y administración

    En estos tiempos de decadencia han aumentado todos los pecados, y entre ellos esta mezcla de avaricia, soberbia y gula que da forma a la corrupción.

    La sociedad de cada país trata la corrupción de manera diferente. En los países centro-europeos es impensable que un político pueda valorar la presunción de inocencia de su persona encima de la ejemplaridad moral y ética de su cargo publico. Ende dimite para no desprestigiar, ensuciar, el puesto que ocupa dentro de la estructura social.
    Y para nada reconoce con esta dimisión la eventual culpabilidad personal.

    La convivencia entre naciones no permite entrometerse en estructuras internas de un país amigo. No es para nada de recibo que la señora Merkel o el señor Cameron digan al pueblo español que personas debemos tener en los cargos.
    Simplemente se aprovechan de la coyuntura para conseguir los intereses de sus pueblos, por lo tanto hacen bien.
    Los responsables de nuestros gobernantes somos nosotros.

  5. #6
    16/02/13 00:29

    Por ser inherente al ser humano, no hay solución posible contra la corrupción y el abuso de poder de aquellos que llegan a los puestos que le confieren tal potestad.

    Se que habrá multitud de opiniones contrarias, pero más por el hecho de que nos gustaría que fuera posible, que no por que realmente lo sea. Para que así fuera, tendrían que ser otros los valores que guiaran a la ciudadanía, y con toda seguridad no es el caso en el actual estadio de la humanidad; el egoísmo y la ambición son la norma, y personas que realmente se pongan en la piel del “otro” son tan excepcionales que a efectos prácticos no existen.

    Me viene a la mente la frase “este planeta tiene recursos más que suficientes para toda la población mundial, excepto para unos cuantos cuya ambición y avaricia no tienen límites”, con la que la mayoría estamos de acuerdo pero..., es que la mayoría de hombres y mujeres forma parte de ese grupito, cuyo único requisito para certificarte como integrante consiste en: acceder a la cúpula del poder.

    Opciones y ideas que parecen lo solucionaran surgen a millares, pero de ser aplicadas alguna de ellas, ya se encargarán los que accedan al mismo de encontrar los caminos que les permita soslayar los escollos.

  6. en respuesta a echtelionn
    #5
    15/02/13 16:30

    que es lo que te hace pensar que no lo ven o no lo saben...un abrazo...

  7. #4
    15/02/13 16:14

    En primer lugar, quiero darte la enhorabuena por tus posts, suelo leer más que nada, artículos de opinión, editoriales o tribunas, en periódicos online como el país o expansion, porque las noticias solo las leo para reirme un rato (por no llorar),en ellos muchos considerados como grandes economistas, parecen que ven la realidad de un color que yo no consigo percibir, aportando los mismos datos macroeconómicos de siempre como PIB, prima de riesgo, exportaciones , para explicarla, pero parece que todos se olvidan que es la economia real la que sustenta todos esos datos, mientras esa economia real no se recupere, los otros datos son superfluos.

    Tus post desde que los sigo, relacionan de una manera sencilla ambas realidades, así que desde el mio te animo a continuar, porque es de agrado leerlos.

    Lo que me encantaría saber es ¿que tiene que pasar para que los que tienen el poder, se den cuenta que sin la economía real, no hay crecimiento de ningún tipo, tanta es la ceguera o la avaricia que les impide verlo?

    Se han visto huelgas, manifestaciones multitudinarias, la clase media totalmente destrozada en Grecia y Portugal, y sus gobernantes siguen apretando a quien les da de comer, ¿tenemos que caer nosotros e Italia como países más grandes para que en sus cabezas se enciendan las alarmas?

    ¿Porque siempre nos estamos comparando con EUA, o Alemania, pero no copiamos sus buenos ejemplos, como la cantidad de dinero que destinan a I + D + I, que hacen que sean los que marcan tendencia en ese ámbito, o las facilidades para crear nuevas empresas, etc...?

    Un saludo.

  8. #3
    15/02/13 15:10

    En estos tiempos de globalización los paises están abocados a una especialización impuesta desde fuera. Hay paises para vivir, paises para evadir, paises para divertirse, paises para explotar sus recursos materiales y/o humanos, ...

    Claro que no interesa acabar con la corrupción en los paises donde la hay. Ni tampoco interesa tomar medidas que redunden en un beneficio para los habitantes de esos países. ¿Por qué iba a interesar? Los que influyen en estos temas no siguen criterios éticos precisamente.

  9. #2
    14/02/13 22:55

    si una perogrullada que algunos valoran en tres trillones de dolares en el mundo...nada ...pelillos a la mar...un abrazo...

  10. #1
    14/02/13 22:44

    La economía y la política van íntimamente ligadas. No querer verlo es autocensurarse a una visión muy limitada de la economía.

    Los gobiernos y parlamentos elaboran, aprueban y ejecutan leyes que después va a afectar a toda la economía de la sociedad. De cómo se elaboran, aprueban y ejecutan determinará el mayor o menor grado de corrupción que repercutirá negativamente en el tejido productivo del país y en la creación de empleo. La política influye directamente en la economía.

    Una de las razones por las que ha sido posible que España sea uno de los países que haya sufrido uno de los mayores castigos por la crisis es precisamente esa visión recortada de la economía... la creación de argumentos sobre aspectos parciales de la economía (gasto, empleo, sueldos, competitividad, productividad, nivel de vida, deudas, dinero... ) que han demostrado ser muy efectivos en la permeabilización de la mente de los ciudadanos y en la posterior manipulación de éstos... para ir cocinando los recortes y la precariedad económica y social a fuego lento.

    Si nos hemos dado cuenta tarde de que políticos, financieros y grandes empresarios nos la estaban "metiendo doblada" (con perdón... por la adecuación del lenguaje al nivel de la corrupción que estamos soportando), es precisamente, en parte, porque la sociedad no ha sabido o podido participar de una concepción más amplia de la economía y de su funcionamiento.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar