Ni el fondo de reserva es necesario, ni está España para invertir en....

8

 

Ayer hablaba de la oportunidad de invertir los fondos de reserva de la seguridad social en deuda pública española; en el post advertía que otra decisión no tendría sentido alguno, salvo que estuviésemos hablando desde un prisma financiero; y jamás económico. De hecho el primer comentario decía que parece que defiendo que se invierta el dinero de nuestras pensiones en deuda pública como si fuese la mejor inversión posible. Este es el mejor ejemplo de lo que trataba de exponer como una visión desde el sistema financiero y no desde un enfoque del campo de la economía. El problema no es tanto si estamos ante una buena inversión o no; si no si deberíamos estar ante una inversión o no. De hecho, creo que es un buen momento para cuestionarse la existencia misma del fondo de reserva de la seguridad social.

La primera confusión es la eterna distinción entre los sistemas de reparto y los sistemas de capitalización. Recordemos que los sistemas de capitalización se basan en la inversión de determinadas cantidades para conseguir una rentabilidad que sería la base del sistema, mientras que los sistemas de reparto se basan en que las personas que están en activo cotizan para el mantenimiento de las personas que ya no están en activo. El concepto es completamente distinto y es importante tenerlo en cuenta. Evidentemente, tanto la cantidad “ahorrada” por el sistema de capitalización como la rentabilidad y seguridad son claves en la sostenibilidad del sistema, pero no lo son en el sistema de reparto, hasta el punto de que hasta hace relativamente poco ni existía.

Independientemente de la discusión sobre si el sistema de pensiones ha de ser de reparto o de capitalización, (esa es otra discusión), estas diferencias se tienen que tener en cuenta para analizar las decisiones. Por tanto para analizar la lógica de un sistema u otro, debemos tener en cuenta las diferencias o el análisis será totalmente errado.

Al ser un esquema de reparto, lo que importa no es la cantidad total de prestaciones, sino la diferencia entre cotizaciones y prestaciones que en cada momento podrá ser superávit o déficit. Sin el fondo de reserva de la seguridad social, (y sin la distinción que a veces nos encontramos y otras no), la seguridad social no sería más que otra partida en el gasto del estado y otra fuente de ingresos en el estado. En aquellos momentos en que la seguridad social tuviese superávit, se cubrirían gastos de otras partidas, mientras que cuando esta estuviese en déficit sería una parte de gasto más. Es decir; lo mismo que la partida de desempleo. Este concepto se ha venido olvidando, (vuelvo a repetir) por el concepto financiero y el proceso que ha provocado que esto se ha convertido en economía, y esto no es lógico desde un punto de vista económico, por una razón que voy a tratar de explicar usando un símil.

Tradicionalmente se nos ha contado que el estado debe comportarse como una familia, pero este símil no tiene ningún sentido, salvo que se pretenda confundir. El estado no es más que un instrumento de los ciudadanos para mejorar la vida de todos. En este sentido es mucho más apropiado usar el concepto de comunidad de vecinos que el de familias. A fin y a cuentas una comunidad de vecinos no es más que el conjunto de unos vecinos que se unen por una determinada razón, (tener la propiedad en el mismo edificio o urbanización), para conseguir una serie de servicios de una forma más barata y más eficiente que cada uno por libre, así como gestionar servicios comunes.

Si en su día yo he tratado de explicar que a nadie en su sano juicio se le ocurriría destinar el importe de las cuotas comunitarias a generar negocios para los proveedores, en esto ocurre más o menos lo mismo. En cualquier comunidad tenemos una serie de gastos, algunos imprevistos y otros imprevistos, pero que en definitiva se tendrán que pagar. Evidentemente toda comunidad debe tener unos fondos determinados para operar, pero de la misma forma todos entendemos que los fondos, (al igual que las cuotas), han de ser siempre los mínimos, de acuerdo a unos principios determinados.

Pero está claro que si una persona plantea en una junta de vecinos la oportunidad de ir aportando dinero para constituir un fondo para afrontar cualquier posible gasto en el futuro, será probablemente rechazado. Lo normal será tratar de evitar en lo posible que se llegue a una situación en la que el gasto se produzca y por otra parte, incluso en el caso de que sea inevitable, lo que se buscará es programar determinados gastos repartidos para evitar estas cosas y llegar al concepto de derrama para pagar esto.

¿A alguien se le ocurriría poner un fondo para uno de los gastos de la comunidad?. Y lo peor de todo; ¿Qué opina alguien del que proponga poner un fondo para pagar unos gastos en el futuro mientras se están pagando gastos del presente a costas de derramas?. ¿Qué opinaríamos de una comunidad de vecinos que esté pidiendo dinero a sus vecinos o a los bancos mientras tiene depósitos en el banco que le están rentando menos?. Sería completamente de locos. Pues esto es lo que está ocurriendo actualmente en un entorno en el que España tiene una parte del presupuesto público en superávit y otra en déficit. Lo cual por una simple cuestión aritmética siempre (salvo que los dos sistemas estén en déficit que sería igual), supone que el estado necesita más recursos que los mínimos para funcionar. Esto es lo realmente paradójico de la situación: ¿Es liberal esto?. ¿Tiene algún sentido que se me pida dinero para cubrir el presupuesto y además para invertir?. Mejor o peor inversión, lo normal es que las inversiones las realice cada uno, pero sin embargo un sistema de seguridad social, por definición, no es una inversión, sino que es un gasto que asume el estado que se cubre con unos ingresos.

 

En este concepto está claro que la situación menos mala, cuando dividimos el estado en una especie de compartimentos, es que el dinero que le sobra a una parte del estado, se preste a la otra parte del estado; o lo que es lo mismo, que el dinero que sobra de una parte se dedique a financiar el endeudamiento de la otra parte, para limitar lo máximo posible la cantidad de dinero que hay que destinar al estado.

  1. en respuesta a Xaviama
    #8
    17/01/13 11:47

    El problema es que pensamos siempre desde el perfil bonito de las cosas, pero si tienes mala suerte en tu sector y no trabajas todo lo que necesitarías y no aportas a tu fondo y luego no tienes para vivir, en buena lógica deberías retirarte a vivir de la caridad.
    Un sistema de reparto creo que es más justo y cuando tenemos la oportunidad de aportar no debemos verlo como un pago a fondo perdido, sino como el coste de un sistema que debería tender a protegernos a redistribuir con equidad. La lucha no debe ser contra el sistema, sino contra quien no lo administra correctamente.

  2. en respuesta a Xaviama
    #7
    16/01/13 23:13

    faltan unos cuantos matices. pero el primero es que si nadie trabaja y todo el mundo pretende cobrar, te va a dar igual que estemos ante un sistema de reparto que ante un sistema de capitalización en el que metes los ahorros en unas inversiones esperando un rendimiento que será imposible si nadie trabaja....

    Por cierto la natalidad depende bastante de la situación económica, al igual que cualquier sistema, por lo que al final estamos en lo de siempre... ¡economía!.

  3. en respuesta a Pocholo r.
    #6
    16/01/13 19:24

    No hablo de ahorros, si no de aportaciones a la SS
    Prefiero al llegar a la jubilación, tener el capital aportado mas la rentabilidad generada, que el derecho a participar en reparto de lo que pongan los cotizantes en ese momento, y que como el sistema piramidal montado no se sostiene, hay que ampliar edad jubilación o hacerla con 25 años en vez de 15, que en la practica es bajarlas un 20%
    Por supuesto que para gestionarlo, que cada uno elija, quien quiere que se lo gestione o tenerlo en bancolchon

    Si se quita el fondo de reserva los políticos pensaran que hay mas para gastar, y habrá menos tiempo para reaccionar antes de que se venga abajo la pirámide,
    Pero bueno siempre se pueden seguir subiendo impuestos.

  4. #5
    16/01/13 18:54

    Al tema no le veo ni siguiera repercusión financiera.
    Es tan sólo un apunte contable:
    Fondo de Reserva a Deuda Publica.
    El único matiz es considerar que la Seguridad Social y el Tesoro no es exactamente lo mismo. Pero es sólo un matiz que afecta más que nada a la propaganda.
    Por eso el tema realmente es propagandistico, el Gobierno prefiere decir que hay más dinero en el Fondo de la Seguridad Social aunque ello aumente el déficit y la deuda en la misma cuantía.

  5. #4
    16/01/13 17:26

    Es interesante este tema.

    Desde luego que el planteamiento actual de tener un fondo de reserva para luego comprar deuda publica no tiene sentido, ninguno!!!. Es como tener un deposito en el banco al 3%, para luego pedir un prestamo al 3%.

    La suma aparentemente es cero, y la gente se queda tan contenta!!!!

    Y digo lo de aparentemente por el siguiente motivo:

    Al final con el dinero de la pension lo estan utilizando para financiar el deficit publico, con todo lo que ello implica.

    que pasa si ese dinero de gasto publico se gasta en aeropuertos, aves y en el amigo de politico??? la inversion que ha realizado el estado no solo no te genera rentabilidad del 3%... simplemente te ha generado rentabilidad negativa sin que te hayas dado ni cuenta!!!

    politico: Pero oye!! que la rentabilidad del dinero que has aportado a tu plan de pensiones ha sido del 3%... je je

    Habra algo de lo que organizan los politicos que no sea un trampa???

    al final no se si es tema financiero o economico, en el fondo lo unico que parece es que nos obligan a invertir/financiar en inversiones publicas que probablemente nos esten generando rentabilidades negativas a traves del dinero de las pensiones.

    En el fondo es todo lo mismo (financiar deuda publica con pensiones o eliminar fondo reserva y emitir deuda publica directamente al mercado), pero mantener el fondo de reserva es una manera mas sutil de aparentar que todo va bien.

  6. en respuesta a Xaviama
    #3
    16/01/13 17:04

    "Capitalizando la SS tendrias para la pension, por ejemplo, en el momento de la jubilacion el capital mas la rentabilidad generada."

    Quieres decir que debemos dejar nuestros ahorros en manos de gestores como Rodrigo Rato, Luis De Guindos, Josep Oliu i Creus, Emilio Botín Ríos, Francisco González o Isidro Faine. ¿Tú crees que con esta gente nuestros ahorros iban a estar a salvo? Para eso los pongo bajo mi colchón. Madre mía... A esta gente, no les dejo ni que vean mi dinero de lejos... Vaya pandilla de mafiosos...

    Pienso que, lo que dice Tomás es que el fondo de reserva no es necesario y que la diferencia entre ingresos y gastos de la SS debería usarse en financiar al Estado, en vez de en especular con deuda soberana, etc, etc. Y que en caso, de necesidad por falta de ingresos (Por la natalidad, el paro, etc...) El Estado simplemente pagaría a los jubilados mediante una partida más ( Por ejemplo, como la destinada a reparar carreteras del Estado)en los presupuestos del Estado.

  7. #2
    16/01/13 14:54

    Lo que llamas esquema de reparto, no es otra cosa que un sistema piramidal, que solo tiene sentido cuando entra mas a aportar que el saldo neto de los que cobran. La esperanza de vida aumenta y la poblacion envejece, ahora se tienen menos hijos y mas tarde, y entonces es cuando el "sistema de reparto" se viene abajo, como esquema Ponzi que es. Has cotizado para tener el derecho de cobrar pero cuando llega ese momento vas a cobrar una miseria, aportan pocos y cobran muchos. Es decir has trabajado 45 años pagando las pensiones y prestaciones de otros y ahora no hay para la tuya
    Capitalizando la SS tendrias para la pension, por ejemplo, en el momento de la jubilacion el capital mas la rentabilidad generada,

  8. #1
    16/01/13 13:49

    O dicho de otro modo, cuando tienes un préstamo pendiente de pagar, la mejor inversión es amortizar todo lo que puedas el préstamo.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar