2
Este contenido tiene alrededor de 9 años

 

Y siguiendo con la manipulación de los resultados del IPC realizada en una nota del ministerio de economía, tengo que aclarar que acaba con la siguiente frase:

En resumen, el índice de precios del mes de julio se ha visto fuertemente influido por los cambios normativos sobre la financiación de los medicamentos, sin que el precio de los mismos haya aumentado. Se trata de un efecto escalón en el índice que se corregirá pasados 12 meses. Al margen de este efecto, la inflación mantiene la tendencia de estabilidad de los meses precedentes”.

El efecto escalón lo podemos encontrar mejor explicado en la nota explicativa del IPC emitida por el INE que en su cuarta página establece cual es la subida mensual de los medicamentos, que es lo que tenemos que ver para ver la magnitud del escalón. El dato es una escalofriante subida del 36,3% en el precio, a lo que habrá que sumar el impacto que dicho incremento tendrá en las rentas más bajas y trabajadores.

En el post de ayer, ya he tratado de explicar que, por mucho que lo repitan, el hecho de que el IPC haya subido por los precios de los medicamentos es porque los precios de los medicamentos han subido, siendo burda mentira esto de repetir una y otra vez que no han subido. Pero además, resulta que ahora mismo nos habla de un efecto escalón en el IPC, lo que sirve para el ministerio de economía para concluir que se sigue la tendencia de estabilidad de los meses precedentes. ¿Tiene sentido esto?.

Pues ya que estamos hablando de escalones, lo primero que me gustaría es que se trate de imaginar una escalera, ya que como cualquiera puede entender “el efecto escalón”, viene de tan sofisticado invento. Pues la pregunta que habría que hacerle al ministerio de economía es ¿Cómo sería una escalera sin escalones?. Pues sería una superficie lisa. ¿no?.

Pues esto es en realidad lo que ocurre; cuando subimos unas escaleras, la clave está en que subimos, y que subimos de una determinada forma, (con escalones, en lugar de por una rampa). Y por supuesto, si olvidamos los escalones, podremos llegar a la absurda conclusión de que no nos vamos a cansar, aunque estaremos haciendo el tonto de una forma increíble debido a que en realidad los escalones son una parte que tiene cierta importancia en una escalera.

De hecho, si repasamos la nota de prensa, vemos como los productos energéticos acumulaban a julio una tasa interanual de crecimiento del 7,8% fruto de varios escalones en electricidad y combustibles, a los que habrá que añadir el escalón de los combustibles que nos vamos a encontrar en agosto. El transporte también presenta escalones, derivado de que las subidas normalmente se producen en momentos puntuales, al igual que los peajes que sufrirán otro escalón en agosto, (por la subida realizada con nocturnidad, sabadez y agostez), y por supuesto nos encontraremos otro escalón en septiembre con la consabida subida del IVA. Evidentemente si no tenemos en cuenta estos escalones, tendríamos que concluir que los precios no han subido, pero ¿Qué sentido tiene analizar las variaciones de los precios concluyendo que sin las variaciones hubiesen sido estables?.

Esto no es más que una perversión de un índice que tiene únicamente sentido para tratar de determinar el esfuerzo y la situación de los ciudadanos, aún con sus límites. Sin embargo la situación de los ciudadanos se puede inferir con facilidad del símil de la escalera.

En este sentido nos encontramos en una situación en la que estamos subiendo una escalera con un buen número de escalones, lo que como todo el que haya subido una escalera sabe, supone un esfuerzo cada vez mayor.

Este esfuerzo puede ser soportado o no, dependiendo de las fuerzas para subir esta escalera. Y en este caso, es sencillo entender que las fuerzas para superar una subida de los precios básicos e inelásticos, (no hace falta más que ver la lista de los productos que han disparado su precio), son las rentas de las familias, y más concretamente la renta disponible de las familias.

Todas las medidas que se están tomando en beneficio de determinadas empresas, manipulando información, ofreciéndoles liquidez, total impunidad, y por supuesto la llave del boletín oficial del estado para que diseñen un escenario que sea totalmente favorable a sus supuestos intereses, están consiguiendo que la cuesta sea cada vez más evidente, lo que ya de por sí lleva nos lleva a unas situaciones cada vez más complicadas, que pagan las familias y sobre todo las empresas (tanto sus empleados, como sus dueños, como sus acreedores), que se dedican a sectores no básicos o no protegidos por esta especie de economía planificada ad hoc para grupos financieros.

A su vez, la subida de impuestos a las mismas personas que sufren estas subidas, lo que provocan es que las fuerzas necesarias para subir una escalera cada vez más empinada y con más escalones, cada vez más cortos, (reiteradamente ignorados), sean cada vez menores.

La combinación de todos estos factores, evidentemente tan sólo lleva una situación posible. En el caso de una persona subiendo unas escaleras supondría el desmayo, (o algo peor), y en el caso de la economía esto lleva a una situación que es más que evidente y conocida como DEPRESIÓN. De hecho esta es la razón por la que tras la gran depresión de los años 30 del siglo pasado, se instauró la necesidad de mantener el poder adquisitivo de los trabajadores, que por mucho que se diga, no fue una conquista de los trabajadores, sino un elemento necesario instaurado desde los poderes públicos, al ser este elemento clave en la economía y por tanto en el desarrollo.

Sin embargo, la ineptitud es tal, que ahora mismo, lo que se estila es tratar de eliminar cualquier vinculación de las rentas a la evolución de los precios, por unos beneficios directos y muy claros a todas las empresas, olvidando que esto precisamente es lo que lleva a que de repente empresas rentables se queden sin clientes, y ante eso no hay absolutamente nada que se pueda hacer.

De hecho lo que ocurre ahora mismo, no es más que encontrarnos con que podemos denominar a la situación efecto muro en lugar de efecto escalón. A fin y a cuentas unas escaleras se suben de acuerdo a fuerzas y escalones, pero si imaginamos una escalera de un gigante comprobaríamos que no podríamos subir y desde cada uno de los peldaños no veríamos escalones, sino un muro.

 

  1. #2
    22/08/12 18:36

    Hola Tomás:

    Hablas de manipulación de los resultados del IPC, pero ¿el IPC es fiable en sí mismo? He visto cifras de EE.UU. de organismos que calculan la diferencia de precios de los mismos bienes entre distintas fechas, y los resultados son bastante diferentes a los datos oficiales (que tienen ajustes). En 2007, por ejemplo, un 11% en lugar del 4% oficial, para la comida (http://www.peakprosperity.com/crashcourse/chapter-16-fuzzy-numbers).

    Estos ajustes, por lo que dicen ahí, consisten en ir cambiando los pesos de los distintos productos en la cesta de consumo, en sustituir unos por otros (que tiene sentido, si se hace bien, claro) o en considerar la mejora de la tecnología (que también sirve para incrementar el PIB). ¿Sabes si aquí se hacen también este tipo de ajustes? Y, en caso afirmativo, ¿alguien calcula un incremento de precios a "cesta de consumo constante"?

  2. #1
    22/08/12 15:06

    El Índice de Precios de Consumo (IPC) es un índice de la evolución de los precios de los bienes y servicios que consume la población.

    Pero el IPC es un índice limitado y complementario con otros índices económicos y por tanto, manipulable de cara a crear una opinión favorable a una irreal estabilidad de precios, en cuanto que no ha recogido la subida real de precios que se ha producido en esta última década, pero sí se ha utilizado en exclusiva para justificar decisiones impopulares de gran calado en la economía como ha sido la pérdida de derechos económicos y laborales.

    Ejemplos de subidas de precios y pagos familiares no recogidas con la suficiente ponderación, en todo o en parte, por el IPC en su cesta de la compra a lo largo de esta última década:

    1- Tras la entrada de España en la Unión Monetaria, subida general de precios un 67% (de 100 Pts a 1 €).

    2- Subida del precio de la vivienda hasta unos máximos de un 400% (una vivienda de 100.000 € pasó en pocos años a valer 500.000€).

    3- Transportes: Carburantes y autopistas de peaje.

    4- Electricidad y gas. El timo del déficit de tarifa inventado. Tenemos las 3ª tarifas más caras de Europa, aunque UNESA quiere enviar a la sociedad el mensaje de que el precio de la energía eléctrica en España es de los más baratos de la UE (calculado a los precios del mercado del régimen ordinario), pero la realidad es que el precio final de la energía que pagamos todos los españoles (que incluye además el coste de generación del régimen espacial) es un 40% más alto.

    http://www.serviciosenergeticos.org/

    5- Medicamentos.

    6- Impuestos: lo que se paga por los servicios públicos. ¿Todo va destinado a servicios públicos? También se financia la corrupción y la generación de negocios y beneficios extra a grandes empresas y entidades financieras (vía ayudas directas, vía ayudas comprando activos tóxicos sobrevalorados a través de un banco malo y vía incremento de pago intereses de deuda pública).

    7- Por último podemos incluir el coste que soportamos todos los españoles derivado de una economía sumergida estimada en el 25% del PIB, de la evasión de capitales hacia cuentas en paraísos fiscales y amnistías fiscales con las correspondientes pérdidas que se producen en ingresos fiscales.

    http://www.cotizalia.com/noticias/2012/08/21/expertos-de-la-ce-piden-evitar-amnistias-fiscales-porque-el-coste-es-mayor-que-el-beneficio-3642/

    Por todo esto, no se pueden tomas decisiones de gran calado ateniéndose al IPC como índice principal y exclusivo a la hora de valorar la estabilidad de los precios, ya que para las grandes decisiones económicas hay que tener en cuenta el coste y los pagos de todo tipo a los que se enfrenta un ciudadano, una familia, a lo largo del año.

    Hay muchos más índices elaborados por el INE que se pueden complementar para conocer mejor la realidad socio-económica del país, como:

    a) La Encuesta de Presupuestos Familiares (EPF) suministra información anual sobre la naturaleza y destino de los gastos de consumo, así como sobre diversas características relativas a las condiciones de vida de los hogares.

    http://www.ine.es/prensa/np683.pdf

    b) La Encuesta de Condiciones de Vida (ECV) permite poner a disposición de la Comisión Europea un instrumento estadístico de primer orden para el estudio de la pobreza y desigualdad, el seguimiento de la cohesión social en el territorio de su ámbito, el estudio de las necesidades de la población y del impacto de las políticas sociales y económicas sobre los hogares y las personas, así como para el diseño de nuevas políticas.

    http://www.ine.es/prensa/np680.pdf

    c) El Índice de Precios de Vivienda (IPV) tiene como objetivo la medición de la evolución de los precios de compraventa de las viviendas de precio libre, tanto nuevas como de segunda mano, a lo largo del tiempo.

    http://www.ine.es/daco/daco42/ipv/ipv0112.pdf

    E incluso se podrían elaborar algunos índices que reflejen de forma más nítida la realidad económica y laboral de los españoles y los movimientos de los flujos dinerarios entre los agentes económicos, especialmente los de los grandes grupos financieros y empresariales, para determinar con más claridad qué flujos son los que retornan, se invierten y crean valor y trabajo en España y cuáles flujos se destinan fuera del país, perdiendo su retorno como inversión y empobreciendo nuestra economía.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar