16

 

En el programa de RNE1, “Asuntos propios”, resulta que el otro día el presentador, Toni Garrido, hizo un repaso a las declaraciones que nos inundan, llegando a una conclusión difícilmente inapelable: “nos toman por idiotas”. Ante tal conclusión, se ofreció la participación a los ciudadanos, para preguntar si nos tomaban por idiotas o no. Muchas respuestas fueron en el sentido de que efectivamente nos toman por idiotas y además están en lo cierto.

En mi opinión creo que no nos toman por idiotas, sino que realmente tengo la impresión de que la inmensa mayoría de representantes (privados y públicos) con visibilidad social, dicen lo que dicen por la desesperación y con un “a ver si cuela”, teniendo en mente que en definitiva poco podemos hacer para evitar que recomienden o tomen unas medidas que son un completo desastre.

Pero no me interesa tanto lo que estas personas, (sabemos todos de quien se habla, aunque no haya forma de identificarlas cuando usamos la frase nos toman por idiotas), piensan, sino si realmente somos idiotas o no lo somos.

Ya he comentado en numerosas ocasiones que el problema no son los conocimientos financieros o económicos del conjunto de la sociedad, sino que lo realmente grave son los engaños de las entidades y los expertos que directamente lanzan unos mensajes no acordes ni con la realidad, ni con el sentido común ni con la verdad. Lo que viene a ser un engaño directamente, buscando un beneficio propio a costa de sacrificar al conjunto de la sociedad o de los ciudadanos.

De alguna forma el engañado tiende a ser considerado en cierto sentido culpable, por que debería saber. Está claro que en una página donde encontramos foros y blogs con un predominio absoluto de los temas financieros y económicos, podemos entender que es difícil que la gente se deje engañar. Pero esto no es más que la extrapolación de un error de percepción a la hora de comprobar que la sociedad es toda igual y homogénea.

Está claro que todos en estas páginas estamos convencidos de que “el banco no es tu amigo”, pero yo estoy convencido que todo el mundo es consciente de que “el banco no es tu amigo”. Lo que no se esperaba es que tanto los bancos como los expertos y políticos llegasen a un nivel tan absurdo de engaño. Porque en realidad todo el día estamos hablando de temas, alguno tan o más importante que el dinero, y todos somos conscientes de que estamos hablando con “no amigos”. Lo que se espera no es amistad, sino profesionalidad y unos valores; acompañado de un cumplimiento de unas leyes que supuestamente protegen a los consumidores. En realidad nos pasamos el día confiando en quien debiera saber más que nosotros y fiándonos de sus palabras. Esto no es que seamos idiotas, es lo más normal del mundo y es la única forma de que funcione un sistema capitalista en el que se organizan los recursos para que (por lo menos en teoría y en una utopía a la que acercarnos), la sociedad funcione de forma eficiente.

La última vez que traté de exponer esto, me encontré un comentario conforme a unos guantes de protección laboral que deberían proteger los dedos de una sierra, y el comentarista nos contaba que hizo una prueba y no aguantaban ni la sierra parada. En definitiva, se definía el artículo como un “caza incautos”. Lamento no estar demasiado de acuerdo, porque lo que tenemos es una empresa vendiendo un producto que no sirve para aquello que dice cumplir, lo cual es culpa de la empresa y no del que compra.

Es cierto que en algunas ocasiones podemos hacer, con mayor o menor esfuerzo, algo para entender que nos están engañando, (el ejemplo perfecto es ese del guante), pero en ocasiones no podemos hacerlo; sin embargo en todas y cada una de las ocasiones, lo que no se puede hacer es penalizar la confianza, que por otra parte tanto se pide. En otras ocasiones no podremos ni tan siquiera saber que nos están engañando hasta que sea demasiado tarde e incluso en no pocas ocasiones, (más habituales ahora que la confianza se ha ido a tomar viento), simplemente no podemos hacer absolutamente nada.

En este sentido me gustaría contar un par de experiencias propias con el tema del coche, (ese “niño tonto” que tantos tenemos en el garaje), y más concretamente con el mundo de los talleres. Voy a partir de la base de que estoy hablando de mecánica, y que podría saber de mecánica; pero el caso es que sé lo justo de mecánica. Esto no implica que sea menos inteligente que los mecánicos; sino que implica que sé menos de mecánica que una persona que trabaja en un taller. Por descontado soy perfectamente consciente de que el taller no es mi amigo. (Sé que son perogrulladas, pero al final parece que no lo son tanto si cambiamos el taller por el banco).

La primera anécdota fue que cuando el coche tenía sobre unos 25.000 kms, un buen día empezó a hacer un ruido en la rueda trasera izquierda cuando frenaba. Inmediatamente me fui al concesionario, (Grupo Breogan, por si a alguien le interesa,  en Coruña), a arreglarlo dado que estaba a punto de acabar la garantía. El diagnóstico fue claro; tenía destrozadas las pastillas de freno traseras.

Por mi forma de conducir, gasto muy pocas pastillas y además no me parecía lógico que se gastasen antes las traseras que las izquierdas, por lo que no me cuadraba la avería. Me soltaron un rollo de que en este coche se gastaban más las pastillas traseras por el reparto electrónico de la frenada, lo que provocaba este efecto en este modelo en particular, y me dijeron que había que cambiar las pastillas. Por descontado me aseguraron que el coche estaba perfectamente. El caso es que salí, no demasiado convencido, con 116 euros menos en el bolsillo, (las pastillas no las cubría la garantía), pero con el coche arreglado.

Después de 5.000 kms, se repitió el patrón y esta vez fui a otro taller, (el de la zona donde vivo), donde un chaval con menos glamour pero mucha mayor preparación me dijo que tenía roto un muelle del sistema de frenos, de tal forma que la pastilla de la rueda izquierda trasera rozaba con el disco todo el rato y estaba totalmente gastada. La pastilla derecha intacta. En definitiva, me ha costado exactamente la mitad, (¡y conste que en este taller se niegan a las historias de sin factura y garantía!), y ha incluido la reparación del freno y las pastillas. Ahora el coche tiene 160.000 kms y parece que en la próxima revisión le toca el cambio de pastillas delanteras, y las de atrás me acaban de decir que aún están bastante bien).

Por supuesto, no pude demostrar que en el concesionario habían obviado el problema inicial para cobrarme las pastillas y no tirar de garantía, (sabe dios porque ya que las garantías en teoría le pagan al taller), porque habían pasado unos meses y unos cuantos quilómetros; por supuesto a pesar de que desde el primer momento sospechase y no me cuadrase nada, lo cierto es que no tenía argumentos para discutir en el momento de salir del coche, y no tengo la posibilidad de levantar el coche para mirarlo por mí mismo, (aunque fuese capaz de detectar las averías).

En fin, el caso es que un tiempo después me dieron un golpe que arreglaba el seguro, que a su vez me daba coche de sustitución si lo llevaba a un concesionario de la red. Por supuesto, cambié de concesionario, (no tenía por qué ser el “mio”), y lo llevé a EDELMOVIL, (también de Coruña). Aún no soy capaz de explicarme como hicieron para “mover” el bollo que me habían hecho. El toque había sido un golpe tonto que me dio un coche cuando estaba aparcado, (de un bendito que hasta dejó nota), y lo que hicieron fue arreglarlo y crear otro exactamente igual a unos 10 cms. Aparte de esto, a lo que iba es que me entregaban el coche un viernes.

Ya de paso, y dado que tenían una oferta de cambio de aceite y revisión por 100 euros, pues aproveché la parada en boxes para encargar esto. El viernes a las 13.00, (a unas horas de la entrega del coche), me llaman por teléfono y me dicen que estoy sin discos de freno y que es un peligro total. (el coche tenía por entonces unos 100.000 kms). A pesar de que por teléfono les pregunté si estaban seguros y les comenté que me extrañaba que me durasen menos los discos que las pastillas, (seguía ¡y sigue! Con las pastillas de fábrica), y me soltaron unas excusas tontas, pero con un discurso de que era un peligro que moviese el coche ni tan siquiera para ir a otro taller. Me pedían 400 euros. A toda prisa llamé al taller de este chico, (Talleres Varela en El Burgo, A Coruña), y me dio un precio de 250 euros. También me dijo que tenía que pedirlos antes de las 17.30 para conseguir la pieza en el día, y que prefería ver el coche antes.

Cuando llegué al concesionario donde estaba el coche, les dije que no le cambiaba los discos de freno, porque tenía otro presupuesto, y les pedí información sobre la avería. Después del pollo del segundo “golpe” y tras arreglar otra visita para que arreglasen el estropicio el lunes, me llevé el coche hasta este taller, donde revisaron los discos y resulta que estaban a “bastante menos de la mitad de uso”. Yo temía que era un cuento para colocarme los discos, pero aún así no creo que haya recorrido dos quilómetros con un miedo mayor, (y eso que el coche frenaba perfectamente). Hoy siguen los mismos discos y aunque las pastillas las tengo que cambiar los discos aún tienen bastante vida, (según lo que me han comentado hoy que han levantado un segundo el coche para ver lo que van a tener que hacer en la siguiente revisión y de paso obtener un precio).

El lunes cuando fui a que me “re-arreglasen” el golpe, les comenté lo de los discos y la explicación fue cuando menos sorprendente; estimaban que la vida útil de un disco está en los 20.000 kms, por lo que al estar, más o menos, a tres cuartas partes de la vida, suponían que me interesaba cambiar los discos ya que no aguantarían más de 5.000 kms, ¡y ya que tenía el coche en el taller!. En fin, un discurso que más allá del surrealismo mecánico, distaba bastante del “no puedes circular, bajo ningún concepto, en estas condiciones” del viernes.

He picado en una y he salvado en la otra; ¿soy idiota?. Pues no tengo este complejo; ¿Cómo podía haber evitado la primera jugada?. No me vale llevarlo a otro taller, (véase pedir otro asesoramiento), porque no puedo estar pagando dos talleres de cada vez. ¿Pude haber hecho lo mismo que en la segunda?. En teoría sí, pero lo curioso del caso es que la segunda vez desobedecí lo que me aconsejaba un mecánico al respecto de un sistema de frenos; ¿Es esto inteligente?.

Lo que no se puede entender es que se acabe definiendo como idiotez hacer caso a lo que nos recomiendan los expertos, (aunque no los creamos), y comportarse de forma inteligente a hacer lo contrario. Evidentemente los resultados han sido los que han sido, y cuando he hecho lo que la inteligencia marca me la han colado y he corrido un riesgo sin saberlo, mientras que cuando he hecho lo contrario a lo que tenía que hacer, creía que corría un riesgo que no era real. Pero es que me han engañado directamente en las dos ocasiones, y por tanto todas mis decisiones estaban alteradas por esto.

Pero el problema no es que haya sido idiota. ¡y tampoco lo es con los bancos!....

  1. en respuesta a Galmier
    #17
    21/12/11 22:26

    Recuerda que en un aula los malcriados siempre son los que llaman más la atención. En mi metro cuadrado de planeta suelo tomar acciones frente a las conductas que considero indeseables que llegan a mi atención y con eso me basta, porque uno no puede hacer más. Mi metro cuadrado es un poco más grande que el de los demás, al punto de que a veces considero que España está en ese metro cuadrado.

  2. en respuesta a Comstar
    #16
    21/12/11 16:04

    Es que en estos tiempos que corren hasta los conceptos han cambiado, el vivo de hoy es el pillo, sinverguenzon, casurro , que esta a la pezca del inocente que va de confiado por la vida, el inteligente de hoy es el que no trabaja y vive de los tontos que trabajamos, el que no es ambicioso es un fracasado, se premia al trepador, sin escrupulos, que para llegar arriba si es necesario pisar muertos, bueno entonces pisemos muertos.....vale lo que se muestra, asi estemos endeudados hasta las cejas, tener sobre ser, el que intenta cumplir la palabra empeñada, que es sagrada, es un boludo anticuado, .........te confieso que en ocasiones esta sociedad occidental de mierda en la que nos hemos convertido me asquea en lo mas profundo y cada vez me complazco mas en solitario, sin intercambiar absolutamente nada material, porque no se por donde vendra el cuchillazo,viviendo con absolutamente lo necesario, dedicado a le lectura y escritura e intentando lograr y entregar lo mas escaso y menos preciado.......paz
    Saludos y felices pascuas

  3. #15
    20/12/11 19:58

    En el mundo civilizado, los ladrones son "criminales".
    En el mundillo de los ladrones, la víctima es "idiota".
    Para contestarte a la pregunta de si "somos idiotas," hay que contestar la pregunta ¿en cuál de los dos mundos estamos?

  4. #14
    19/12/11 10:13

    El confía pero verifica debe ser un buen antidoto , pero al final acabas bastante más gastado que las pastillas y el disco que mencionabas........pero ¿que vas a hacer?

    Por eso pido todos los días que me toquen personas con dos dedos de frente.........pero ésta vida es tan generosa que me ofrece , consejeros , expertos , asesores , gestores y todos ellos "pro" de profesionales..........el resultado es una colección interminable de problemas..........

    Por tanto mi solución personal hace honor a tu nombre ; aplico la regla de : yo mismo

  5. #12
    18/12/11 18:40

    Leyendo el suplemento Mercados de La Voz leo que existe la teoría de información asimétrica.
    Ya me corregirás pero creo que es el estudio económico que generaliza lo que indicas en este post.

    Y descubro que le han dado a George Akerlof el nobel en 2001 por ello. Akerlof indica casi el mismo ejemplo, pero en su caso con coches de segunda mano. CUAL ES MI SORPRESA AL DESCUBRIR QUE LOS ESTUDIOS COMIENZAN EN LOS AÑOS SETENTA !!!!!!!!!!!!
    TODOS LOS ECONOMISTAS LO SABEN !!!!!!!!!!!!!!!

    Recuerdo cuando Bush decía que hay que dejar al americano libertad para todo, salud, pensión...

    Los zorros son los dueños del gallinero !!!!!!!!!!!!!

    Salu2

  6. #12
    18/12/11 18:40

    Leyendo el suplemento Mercados de La Voz leo que existe la teoría de información asimétrica.
    Ya me corregirás pero creo que es el estudio económico que generaliza lo que indicas en este post.

    Y descubro que le han dado a George Akerlof el nobel en 2001 por ello. Akerlof indica casi el mismo ejemplo, pero en su caso con coches de segunda mano. CUAL ES MI SORPRESA AL DESCUBRIR QUE LOS ESTUDIOS COMIENZAN EN LOS AÑOS SETENTA !!!!!!!!!!!!
    TODOS LOS ECONOMISTAS LO SABEN !!!!!!!!!!!!!!!

    Recuerdo cuando Bush decía que hay que dejar al americano libertad para todo, salud, pensión...

    Los zorros son los dueños del gallinero !!!!!!!!!!!!!

    Salu2

  7. #11
    18/12/11 16:53

    En el ejercicio de mi derecho al pataleo digo:

    Los de los talleres mecánicos son unos piratas de mucho cuidado, ya sean "Pepíto" el mecánico, el oficial o las cadenas de talleres tipo "Midas"...

    Saludos

  8. #10
    18/12/11 15:14

    Entonces, según la lógica que se lee en este foro, al pueblo español habría que hacerle un monumento a los idiotas, para creerse el cuento que con el alquiler de un piso se podría pagar la hipoteca y además dejaba algunos euros para mejorar la renta , pues según la opinión pública , el sentido común y la opinión de los inteligentes lo aconsejaba, cuando no respondía al más mínimo análisis económico, dicen que hubo familias que compraron hasta 9 pisitos creyéndose el cuento……..entonces idiotas también fueron los norteamericanos que protagonizaron el crash del 29, que compraban acciones de cuanta diminuta fábrica de bolsillos se instalaba pues según la opinión publica , el sentido común y la opinión de los inteligentes aconsejaba hacerlo…………….que no se entienda como un ataque a la inteligencia de los españoles
    Más bien desestimamos el poder que ejerce sobre la inteligencia la promesa de poseer dinero, con el poder, ascenso social, prestigio y reconocimiento que esto acarrea para el común de los mortales, tentación de la cual debemos estar permanentemente alerta, que nos acecha al doblar esquina, la ambición, motor de lo anterior, característica solo humana, muy valorada y que se relaciona con el hombre triunfador, quien no ha escuchado por ahí………ahh este cristiano no es ambicioso, entonces debe ser un perdedor, un mediocre………….pareciera ser que enfocar la vida en solo la obtención de dinero disminuye nuestra capacidad intelectual………vivir una vida desconfiando no es, a mi modo de ver la manera de transitar por esta existencia………..actuar de buena fe, hacer lo que se cree en forma honesta pareciera ser un buen camino, no termino de comprobar como a la larga o a la corta aquel que va por la vida de pillo, abusando de la confianza, embaucando y aprovechándose de la buena fe, paga por sus actos y generalmente es la victima que se pregunta “qué he hecho yo para merecer este castigo”
    Propongo una vida sin ambiciones, entregando confianzas hasta que esta se defraude, agradeciendo día tras día lo que el cielo, la providencia, los dioses, Zeus o Mafalda nos regala, ojala esta famosa crisis, de la cual ya no queda tinta ni ángulo para analizar nos ponga de nuevo en la tierra, de pie, listos para agarrar nuestro fardo y ayudar a otros menos afortunados
    Saludos

  9. #9
    18/12/11 10:29

    Hombre, no se trata de ser o no ser idiota por hacer o no caso a las recomendaciones de los expertos, se trata de identificar las motivaciones e incentivos del que te aconseja y tratar siempre de tener una opinon de añguien que sea imparcial.

    Muy poca gente que te este intentando vender algo te va a dar una vision objetiva y realista de lo que te este vendiendo, da igual que sean bancos, panaderos, mecanicos... Es mejor pagar a alguien independiente para que te de una o pinion sin que te pueda vender nada con ello, separar el que diagnostica del que vende el remedio, en todo.

    Pero si que hay muchos idiotas, aquellos que se creen todo lo que les dicen terceros obviamente interesados, pero que les tientan con beneficios, rendimientos, gangas etc... O con el miedo, y sin mas emocionalmente y sin investigarlo mas, aceptan, eso es de idiotas.

  10. en respuesta a Cajero malencarado
    #8
    18/12/11 00:17

    Tú sin embargo escribes pocas líneas, y ya sé si eres idiota o no.

  11. #7
    17/12/11 22:28

    No sé si eres idiota, pero escribes demasiadas líneas eso sí

  12. #6
    17/12/11 22:22

    Prácticamente en todos los sectores de actividad económica (reparaciones, servicios financieros, seguros, sanidad, distribución, fabricación, construcción…) nos encontramos con abusos, engaños y fraudes.

    Afortunadamente también en muchos otros casos en estos mismos sectores nos encontramos con personas honradas que nos da un buen servicio e información

    El problema es que es difícil saber y prevenir con antelación cuándo nos están dando gato por liebre. Sobretodo cuando nos encontramos desprotegidos por la falta de actividad de los organismos reguladores y por la ausencia en la aplicación de las normas legales que defienden nuestros derechos.

    No, no somos idiotas y si nos tratan como si lo fuéramos… en estos casos importa más el hecho del engaño y de cómo podemos defendernos. No podemos saber de todo y tenemos la necesidad de creer y confiar en lo que nos aconsejan cuando vamos a cualquier establecimiento.

    Esta dicotomía entre ser honrado y engañar a los demás forma parte de nuestro ser y desarrollamos un comportamiento u otro en función de nuestra experiencia en la vida. Parece que todas las personas piensan que un mundo de personas honradas es mejor que un mundo de trileros y engaños y que el primero se puede conseguir a través de la educación.

    Pero, por un lado, la educación no está cambiando y, por otro, el ejemplo de honradez que las élites de la política, de las finanzas y de la industria dan a una sociedad que los mira con perplejidad en vez de con admiración no ayuda a conseguir una sociedad mejor.

    Por lo que parece, este comportamiento fraudulento y manipulador extendido por todos los sectores económicos durará aún más tiempo. Y mientras conseguimos que la educación mejore en los aspectos de relaciones humanas y empatía y mientras esperamos en las élites políticas, financieras y económicas un cambio de valores, un valor personal y humano superior al valor del dinero (quizás sea una utopía, y por ello da aún más tristeza) dejo a continuación unos ejemplos de fraude de los que se hizo eco la Organización de Consumidores y Usuarios por si a alguien puede servirle de utilidad:

    15/12/2011. Fraude en los servicios SMS Premium en los teléfonos móviles.

    Debido a la publicidad engañosa de los prestadores de estos servicios, los usuarios dan su consentimiento de forma involuntaria al descargarse un contenido en internet, contestar un cuestionario o participar en una votación on line, no siendo conscientes de las características de estos servicios de alerta y ni tan siquiera de estar suscritos a ellos.

    Estos abusos protagonizan cientos de miles de reclamaciones por cobros indebidos.

    La operadora Movistar está intentando poner coto a los SMS Premium en una iniciativa que supone un paso adelante hacia la erradicación del fraude en estos servicios de suscripción, exigiendo ahora contar con la firma y la fotocopia del DNI del usuario para tramitar el alta en servicios de SMS Premium.

    La OCU pide a todas las operadoras que los servicios de SMS Premium vengan desconectados por defecto y pide en particular a Movistar que sea coherente con su actual postura y resuelva en favor del consumidor las reclamaciones que actualmente tiene en tramitación por este tema. Es lo lógico cuando la propia compañía reconoce que la mayoría de usuarios no es consciente de haber contratado estos servicios y que su consentimiento se obtuvo gracias a prácticas desleales y engañosas.

    Por último, la OCU critica la pasividad de la Administración, en concreto de la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones, que no supo legislar debidamente la materia, no ha sido capaz de taponar la hemorragia de cientos de miles de reclamaciones en el sector de los SMS Premium y se ha inhibido por considerar el problema como exclusivamente de consumo y, por tanto, de competencia autonómica. Tampoco administraciones de consumo, Instituto Nacional de Consumo ni Comunidades Autónomas han sido capaces de evitar el fraude a miles de consumidores.

    http://www.ocu.org/telefonia-e-internet/la-ocu-exige-que-los-sms-premium-esten-desactivados-por-defecto-s565184.htm

    22/11/2011. Fraude en pulseras Power Balance.

    La empresa que comercializa las pulseras Power Balance ha sido condenada en Estados Unidos por publicidad engañosa, y debe pagar 42 millones de euros a los consumidores.

    La decisión de los tribunales estadounidenses contrasta con la absoluta ineficacia de las autoridades españolas en materia de consumo, favorecida por una legislación que no se cumple y unas permisivas autoridades de consumo.

    Una vez más, se pone en evidencia la desprotección de los consumidores españoles ante la publicidad engañosa. A juicio de la OCU, las autoridades de consumo (el Instituto Nacional de Consumo y las Comunidades Autónomas) deberían ser más activas en la defensa de los consumidores, y en lugar de las pequeñas sanciones, deberían llevar a la empresa a los tribunales, en el ejercicio de la legitimación activa que tiene para defender a los consumidores y que apenas usan.

    http://www.ocu.org/derechos-del-consumidor-y-familia/power-balance-indemniza-a-los-consumidores-americanos-s562434.htm

    15/11/2011. Tarjetas bancarias que nos dejan desprotegidos.

    Buena parte de los cajeros automáticos (casi la mitad) no están preparados para tarjetas de crédito y débito equipadas con chip electrónico, en contra de lo que aseguran los bancos. Esto deja a los consumidores desprotegidos ante posibles fraudes.

    La situación es más grave de lo que parece, ya que los bancos pueden escudarse en los datos que facilitan las propias entidades, sobre la adaptación del 100% de sus cajeros para leer el chip de las tarjetas, para así no devolver dinero extraído fraudulentamente en cajeros, alegando que el fraude es imposible al estar los terminales adaptados a las nuevas tecnologías.

    http://www.ocu.org/dinero-trabajo-e-impuestos/tarjetas-que-nos-dejan-desprotegidos-s561384.htm

    07/10/2011. El Grupo de Delitos Telemáticos (GDT) de la Guardia Civil está alertando acerca de una nueva oleada de intentos de phishing que afectan a un varias entidades y que están siendo distribuidos por todos los canales (correo electrónico, SMS, Mensajería Instantánea...).

    http://www.ocu.org/servicios-financieros/correo-del-banco-cuidado-s555064.htm

    08/09/2011. El Servicio de Reclamaciones del Banco de España informa de que durante 2010 se han disparado las transferencias fraudulentas a través de internet, normalmente vía “phishing”.

    http://www.ocu.org/dinero-trabajo-e-impuestos/mas-fraudes-en-las-transferencias-por-internet-s551104.htm

    Septiembre/Octubre 2007. Cuando el servicio técnico falla.

    http://www.ocu.org/20000101/Attach_s338674.pdf

  13. #5
    17/12/11 21:02

    La gente suele desconocer la importancie que tiene el tener una confianza fundada en que el contrario se comportará como tienen que hacerlo en lugar de engañarse en cada ocasión que tenga. Esa confianza es fuente de negocio, de comercio, de trabajo y finalmente de vida. Ese nivel de pirateria que sufrimos en España es tambien fuente del paro que tenemos, porque no hay quien se fie de nadie y esto reduce el volumen de negocio.

    Decía Xavier Cugat que habia estado haciendo negocios con la Mafia durante años, nunca le engañaron, fue llegar a España y todo el mundo le engañaban.

  14. #4
    17/12/11 15:37

    Post muy recomendable.., pero también el problema se basa en el ansia por el beneficio inmediato y el nulo incentivo por el medio o largo plazo.

    Recuerdo, en Rankia, el post famoso sobre "el banco no es tu amigo", sobre todo la parte del empleado de la perfumería de El Corte Inglés.

    En tu caso, los talleres querían un beneficio inmediato, seguramente motivado por "incentivos perversos", a costa de "quemar" un cliente para el futuro, ¿y cómo lo hacen? Pues engañando claramente, abusando de su confianza, aunque sea confianza obligada debido a que, como es obvio, vivimos en una sociedad especializada en la que todo el mundo no puede conocer de todo.

    Por ello comparto cuando comentas que no se puede decir simplemente que "parte de la culpa" era de las personas por "confiar en su banco, asesor financiero, etc..", pues obvio, se supone que son los profesionales, del mismo modo que "debería" serlo el técnico del taller, o le médico que te atiende... ¿o también debemos ser otorrinos u oncólogos? Pues quizás sí, ¿no nos han colocado hace 2 años unas estupendas vacunas para la gripe del pollo mexicano?

    Al final, sonando anticuado, lo que pasa es que falta vergüenza y falta decencia...

    Saludos

  15. #3
    17/12/11 14:12

    Tomás, habia escrito un largo comentario pero lo borré... por idiota.
    Empezaba con lo de que te agradezco tu blog porque lo sigo y me interesa. Seguía con que te doy la razón, nos toman por idiotas... o más bien por inútiles (sabemos pero no podemos). ¿De qué nos sirve estar de acuerdo? O, como dicen de madrugada en televisión ¿Solución?
    Como he dicho, coincido con tu análisis de la situación, aún siendo yo el idiota que lee el blog del experto (¡con mucho gusto y a mucha honra!), entiendo que esta vez no hablamos estrictamente de economía sino de lógica y coherencia. Y de eso sí sabemos o deberíamos saber todos. Sea como sea, estamos de acuerdo pero, otra vez, ¿A dónde nos debería llevar ésto? ¿Sólo nos queda la fuerza y la sangre, como siempre en la historia? Si es por eso, está claro el problema: nadie quiere sangre, yo el primero. Así que a aguantar hasta que nuestra vida valga menos nuestras ideas.
    Para añadir otro ejemplo de nuestra -más que idiotez- inutilidad como "usuarios", en referencia a la reciente comisión "condicional" del broker de ING y su respuesta a nuestras alegaciones. Reza la página 3: "(...)este Servicio considera que ello es coherente con el reconocimiento en el ordenamiento jurídico español del principio de que nadie puede quedar obligado indefinidamente ni contraer obligaciones perpetuas, por lo que ambas partes tienen la facultad de liberarse de las mismas mediante su receso, condicionada siempre al respeto al principio de buena fe(...)".
    Pues eso, que más que idiotas somos inútiles... no podemos hacer nada a pesar de ser más claro que el agua.

  16. #2
    17/12/11 12:57

    Esto es igual que cuando yo trabajé para una empresa que prestaba asistencia técnica a la Comunidad Autónoma de Madrid, las facturas que pasaron eran completamente desproporcionadas, cuando les pregunté el porqué me dijeron que era porque la empresa era la única capaz de hacer ese trabajo a la CAM y o se pagaba ese precio o no se hacía el trabajo, dudo mucho que no hubieran otras empresas capaces, aunque hubiera que buscarlas en la UE o en USA ¿Se molestó lo suficiente la CAM en buscarlas, no le interesaba hacerlo por intereses ocultos, quién paga ese sobreprecio?
    Idiotas no somos, pero a veces pienso que somos convidados de piedra, ellos atraviesan desiertos en su comodos 4x4 con abundante agua y nos dicen que los demás sómos libres de atravesarlos también..eso sí...andando.
    Saludos Tomás.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar