Rankia España Rankia Alemania Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Italia Rankia México Rankia Perú Rankia Polonia Rankia Portugal Rankia USA
Acceder
¿Qué cubre el seguro de vida de mi hipoteca?

¿Qué cubre el seguro de vida de mi hipoteca?

Para cualquiera, tener la posibilidad de comprar una casa es una ilusión: ser capaz de cumplirla es un objetivo que muchos se marcan. No obstante, acaba por ser un trámite que conlleva mucha responsabilidad y, en el proceso, puede suponer un riesgo, especialmente si para lograrlo necesitamos firmar una hipoteca. Por eso, es ideal que tengas la oportunidad de contratar un seguro de vida vinculado a la hipoteca por ser la mejor manera de proteger a tus seres queridos frente a las consecuencias, tanto familiares como económicas, que produciría tu muerte, o invalidez, a tus más allegados. Por eso… ¿De qué te cubre un seguro de vida hipoteca? ¡Sigue leyendo!

¿Qué es un seguro de vida hipoteca?

Con el fin de entender las coberturas de este producto del sector, partimos de la misma base aseguradora: la protección de un seguro de vida para tu hipoteca garantizará el pago del préstamo adquirido para proteger tu vivienda si acabara produciéndose tu fallecimiento y/o sufrieras una invalidez. De esta manera, su contratación es útil si todavía tienes pendiente esa deuda con tu entidad bancaria. Por lo tanto, estas pólizas se aplicarán como una ayuda económica con la que protegerás tu hogar familiar cuando sufras un imprevisto que, como asegurado, provoque consecuencias para la estabilidad capital de tus seres queridos.

Nuestro consejo, entonces, es que, antes de que decidas firmar, consideres que este tipo de pólizas compensarán la nueva situación si se reducen los ingresos en tu hogar. Si buscas asesoramiento, por ejemplo, Traetupóliza pone a tu disposición asesores que pueden ayudarte a tomar la mejor decisión.
 

Coberturas básicas en un seguro de vida para hipoteca

No obstante, lo esencial es que recuerdes que las coberturas para estos seguros de vida hipotecarios son el fallecimiento y, además, cobrarás el capital por un imprevisto que suponga tu incapacidad, sea como sea, permanente absoluta o total. Además, en este sector, pueden encontrarse acuerdos que garanticen cubrir el préstamo hipotecario si acabaras sufriendo un accidente y/o una enfermedad que te impidiera, como asegurado, mantener la economía familiar, pues tu nueva situación te impidiera continuar con tu rendimiento laboral.

Al final, debes considerar lo que ya te explicamos antes: con este tipo de contratos de protección, si la persona asegurada sufre alguno de los siniestros imprevistos y contemplados en el acuerdo, el resto de la familia no tendrá que preocuparse ni responsabilizarse del préstamo pendiente. Es decir, tus familiares podrán quedar libres frente a las cargas económicas que conllevan las cuotas hipotecarias al adquirir tu vivienda.

Podemos decírtelo más alto, pero no más claro: contrata un seguro de vida hipoteca y la aseguradora asumirá el pago del capital pendiente por el préstamo. Sí, tu hogar y tus familiares quedarían libres de la hipoteca, con la tranquilidad que ello supone tanto para ti como para quienes tuvieran que hacerla frente.

¿Puede complementarse una póliza de vida hipotecaria con otras coberturas?

Resulta que la respuesta es que sí. En el sector de los seguros de vida, podemos encontrar ofertas ligadas a la hipoteca que completan tu contrato con servicios que van más allá de la cobertura básica para tu hipoteca. La más común suele ser un seguro de vida frente a accidentes personales. Su contratación implica un adelanto del capital asegurado para pagar los posibles gastos derivados del entierro; no obstante, también te protegerá frente al posible fallecimiento del asegurado y su cónyuge al sufrir un accidente. En estos casos, si algunas de estas personas tuvieran hijos menores de edad, los beneficiarios irían más allá del banco y la hipoteca, pues los designados quedarían protegidos por un capital adicional.

Estas son las diferencias entre un seguro de vida hipoteca y una póliza de vida

No debes confundir ambos productos, pues, aunque los dos te protejan, logran objetivos diferentes. Si partimos de que el concepto del producto y el hecho asegurado en el par de pólizas es el mismo, la gran diferencia es que, con un seguro de vida hipotecario, el capital que decides asegurar se reduce proporcionalmente a cómo lo haga tu préstamo, según vayas pagándolo antes de que se active la cobertura de la póliza. La otra gran diferencia es el beneficiario en cada caso: normalmente, contratar un seguro de vida hipotecario conlleva que su beneficiario sea el banco

 

 
¿Me concederá el banco la hipoteca?

Simula las condiciones de tu hipoteca y averigua si el banco te la concedería con nuestra herramienta gratuita.

  • Te haremos preguntas sobre la vivienda que quieres comprar
  • Comparamos entre más de 50 hipotecas de 20 bancos distintos
  • Te ofreceremos los mejores resultados en base a tus respuestas

Si te surge cualquier duda, nosotros te ayudamos.

  • Traetupóliza
  • Seguros
  • seguros de vida
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar