1
Este contenido tiene casi 10 años

Eso en dos tardes te lo explico

Recuerdo aquella rueda de prensa como si la hubieran celebrado ayer, y aún contengo las carcajadas. Cuántas malas pasadas juegan los micrófonos abiertos.

Por lo visto fue una explicación de micro y macro ultra-rápida.

Nuestro ínclito Harry llegó, vió la luz y la lió (desde entonces, hasta hoy).

No podría asegurar que las clases se llegaran a impartir, aunque de haberlas recibido el alumno, obviamente, no comprendió mucho. En dos tardes todo cambió.

Pero la responsabilidad no es sólo de Harry, porque siempre hubo excesos en el Sector Público.

La sátira berlanguiana

¡Cómo ha evolucionado España...! Hace casi 20 años el fallecido cineasta valenciano Luis García Berlanga firmó una cinta que, lejos de palidecer con el paso del tiempo, nos viene a la memoria en estos días.

Este país ya no es el que era (o sí)

Todos a la cárcel es un clásico. Quizá algunos movimientos populares surgidos en los últimos tiempos, aun desvirtuados por su naturaleza inconexa y marginal en última instancia, vengan a representar una especie de "Día Internacional del Preso de Conciencia", brillante alegoría berlanguiana. Confiemos en ello, al menos.

Y es que ayer, circulando con mi coche, pasé ante la antigua cárcel Modelo de Valencia. Ahora en fase de reconversión. Unas futuras oficinas y centro de negocios y servicios se intuyen ya entre los edificios de la vieja Modelo.

Llegados a este punto, uno se pregunta si, con respecto del gasto público y el endeudamiento, en una gran empresa (o no tan grande) su administrador, presidente o consejero delegado actuara como muchos políticos de nuestro país, ¿cuáles serían las consecuencias para su persona, y cuáles las responsabilidades exigidas por la Junta General de Accionistas?

El Sector Público, un dilema

El Sector Público entraña un dilema clásico en economía. Por un lado encontramos todo un corpus teórico que justifica la existencia del Sector Público, fundamentalmente como proveedor de servicios que de otro modo (en régimen de competencia entre oferentes) jamás se llegarían a prestar por la naturaleza deficitaria de ese tipo de "negocios"; ejemplos clásicos-extremos de los defensores de este enfoque (José Luis Sampedro y otros muchos) son los servicios de alumbrado en pequeñas poblaciones de montaña y pedanías, las infraestructuras de comunicaciones en zonas de reducido paso y otras tantas de carácter límite.

Por otro lado, el Sector Público, se ocupa de proporcionar unas infraestructuras que facilitan el intercambio en el sentido más puro expresado por Milton Friedman. Esto es: un sustrato básico para que el resultado de la codicia y de la necesidad, en su equilibrio de intercambio fijado a partir del precio, permita a los agentes (empresas y familias) encontrar y aprovechar facilidades para la realización de ese intercambio y para lograr generar, por tanto, actividad económica y crecimiento.

Cuando hablamos de facilidades nos referimos a "perfección de mercado" en el sentido estricto de "dotar a todos los agentes" de las mismas posibilidades de acceso a los bienes y servicios (por ejemplo, autovías), y no a "imperfección de mercado" en el sentido de dotar de subvenciones para la adquisición o cargas para la venta, como ocurriría en ausencia de libre-comercio: ante los aranceles a la importación, por ejemplo.

.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Todos a la cárcel (I)

Todos a la cárcel (II)

Todos a la cárcel (III)

  1. #2
    01/11/11 00:43

    Los estados totalitarios impusisieron al pueblo un trato tramposo, entregrame tu libertad y yo te daré seguridad. Como bien sabemos, el pueblo perdió la primera y jamás encontró la segunda, porque la seguridad del ser humano adulto, sencillamente no existe.
    Hasta cualquier lugar perdido de España saben, que no hay nada gratis. Sin embargo le llegan noticias mediante una propaganda impecable, los políticos han longrado que esta afirmación, que todo el mundo entiende en todos los aspectos de su vida, no se entienda cuando se habla de servicios públicos como educación, sanidad que en España nos cuestan del orden de 120.000 millones de euros anuales, esto es, 7.000 euros en impuestos por hogar y año.
    Hemos perdido la libertad y ya no hay seguridad, vamos a pagar muy elevado a cambio de muy poco y repito no hay nada gratis.
    Un saludo

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar