Novecento o por qué el socialismo nos hizo mejores

30

NOVECENTO O POR QUÉ EL SOCIALISMO NOS HIZO MEJORES

11-07-11

 

Ya no nos acordamos, pero nosotros fuimos socialistas.

En una acalorada tarde de sábado del mes de Julio en esta meseta extrema que es Madrid, uno puede realizar inesperados viajes en el tiempo, y todo gracias a una gran película de cine.

Nos referimos a Novecento, que narra la Italia rural y terrateniente desde 1900, a 1945, cuando finaliza la II Guerra Mundial.

Película pasmosa en su perfección, porque nada falla: el guión, los personajes, los actores, la fotografía, la música, el montaje, el vestuario. Una obra maestra estrenada en 1977 y que no sólo ha envejecido muy bien, sino que aumenta todavía su leyenda, al menos para nuestro gusto.

Hay obras de arte tan sugerentes, tan perfectas, que encadenan a varias generaciones a la observación de una realidad que hasta entonces desconocían. Un solo plano secuencia de Novecento explica más (y mejor) que miles libros de Historia.

El primer descubrimiento que nos regala Novecento es observar que la Italia rural de principios del siglo XX era tan parecida a la equiparable Rusia de la misma época, tan bien descrita en las novelas y cuentos de Tolstoi, siempre presente un sufrido y vejado mujik.

La situación de los campesinos de Novecento no puede ser peor: dependientes de un patrón que les explota mediante unas relaciones cuasi medievales, hasta casi con derecho de pernada, su pobreza es máxima, rozando la hambruna cuando por algún meteorito como el viento o el granizo, se arruina toda la cosecha.

Ya no sólo hay hambre y miseria en esos desesperados campesinos, sino que tienen que soportar a un patrón que vive ocioso en su opulencia. Tal contraste hace todavía más penosa la vida de los campesinos, porque es una humillación diaria trabajar para que otros malgasten el dinero en fiestas y lujoso vestuario.

Por esas fechas, el socialismo va calando imparable por toda Europa, poco a poco, como una mancha invisible pero cierta.

El principal valor histórico del socialismo es descubrir una realidad injusta e inaceptable. Abre los ojos de los humillados, y les da una esperanza. Les despierta de su histórica anestesia, de su sufrido limbo, de  su coma generacional, porque así lo aceptaron sus padres de sus abuelos, y sus abuelos de sus tatarabuelos. El socialismo es sobre todo una nueva forma de ver la realidad.

Parte del principio el socialismo de que todos somos iguales, y que el hecho de haber tenido la fortuna de recibir una herencia, no debe determinar el destino y la libertad de un hombre.

Porque no hay nada que esclavice más que la pobreza (acaso y sólo, la enfermedad grave y cuando se es dependiente esclavice todavía más). Pero pobreza de verdad: repartir un poco de trigo entre seis personas de una familia, algunos niños pequeños que lloran desconsolados de hambre, y entonces el padre, como único remedio para trascender a esa penosa situación, sólo puede tocar su flauta, porque el menos  el aliento con el que la toca, es gratis, es suyo mientras siga vivo y respirando, y nadie le puede escamotear ese aliento, ni siquiera el tiránico patrón.

El socialismo nos hizo mejores porque despertó nuestras conciencias. Y los que nunca fuimos campesinos en la Italia de principios del siglo XX, despertamos horrorizados al observar que existe un mundo paralelo y desconocido del que nadie nunca nos habló.

El socialismo ha sido el más fuerte e influyente hecho en la Historia reciente, sólo por detrás de las maravillas postuladas por el cristianismo (no por Roma). A lo mejor el socialismo es una especie de cristianismo actualizado y laico en alguno de sus postulados.

Consiguió  el socialismo que las relaciones entre capital y trabajo, entre patrono y campesino, cambiaran para siempre y de forma definitiva, siendo éstas más justas, más humanas, más solidarias, más cristianas en definitiva.

No hubiera sido por el socialismo y todos seríamos peores personas.

Ya que uno hace lo que aprende, lo que le enseñan los mayores, los patronos seguirían siendo unos déspotas sin escrúpulos, y los campesinos seguirían aceptando con resignación su miserable destino.

Gracias socialismo, por haber hecho un mundo mejor y más justo. 

  1. en respuesta a Manealonso
    -
    #30
    13/07/11 17:34

    Entiendo vuestro punto. la sumisión de la persona a la ideología o a la organización, el pensar que lo mío es lo mejor eso puede tomarse como radical o fanatismo y como sabemos, todos los extremos y excesos son malos.

    La cuestión primordial de las ideologías es mostrarnos lugar a donde queremos llegar para no ir dando bandazos por la vida y perdernos en medio del camino. Las ideologías no están grabadas a fuego y hierro.

    Saludos

  2. en respuesta a Elfester
    -
    #29
    13/07/11 15:23

    Te voy a contar un secreto. Yo tampoco tengo la más mínima idea de nada. Y ya puestos otro: estoy cagao. Eso sí, prometo lavarme bien.
    Elfester, que riqueza tenemos... y como la despreciamos.
    Ameazo con moitas palabras en galego. Un saúdo.

  3. en respuesta a Manealonso
    -
    #28
    13/07/11 14:52

    Bona vesprà.
    Desvelada me decía los pasos para entra en Rankia. És molt maca.
    Por ahora no tengo ni idea dónde os váis a ver. Pero no pasa nada. Soy una persona muy tranquila, equilibrada, me tomo la vida con calma. La vida es así. Poco a poco. Sin prisas. No hace falta irse al Tibet, o al Tíber, que está mas cerca.
    Desvelada, socorroooooooooooooooooo
    Exceptuándo este lapsus...
    Es el 23, lo ha escrito Borodín. No le he dicho nada a mi amiga, pero si no coje vacaciones la semana que viene, sí podré ir.
    Unha aperta,que bonito es el gallego... El valenciano, el andalú con su gracejo...
    Escucharte con tu acento gallego, y me dirás palabras gallegas y yo en valenciano. Si viene 7 con el andaluz, desvelada con el catalán, vasco...Boswell, con su acento tan castizo.
    Lo pasaremos bien. Muy bien.
    Un abràs molt fort.
    Enric

  4. en respuesta a Borodin
    -
    #27
    13/07/11 11:34

    Molt bé Borodin.
    Me han gustado las dos. Una lectura agradable.
    Mane también hace pensar.
    Bon dia a tots.

  5. en respuesta a Borodin
    -
    #26
    13/07/11 01:21

    muy bonito...borodin

  6. en respuesta a Manealonso
    -
    #25
    13/07/11 01:17

    lo intentare con todas mis fuerzas, tengo mucho curro y mas desgaste, pero si lo intento lo consigo...un abrazo.

  7. #24
    13/07/11 01:09

    Toca mimir. Boas noites e unha aperta.

  8. en respuesta a Borodin
    -
    #23
    13/07/11 00:46

    Por supuesto que las leo, y creo que no seré el único. En este blog se aprecia la poesía; espero que no sea una vez y no más. Un saludo.

  9. en respuesta a 7.......s
    -
    #22
    13/07/11 00:42

    Querido amigo, espero verte en Madrid.
    Unha aperta.

  10. en respuesta a Gaspar
    -
    #21
    13/07/11 00:40

    Hola Gfierro:
    Algunas veces las palabras nos complican la existencia. No creo que las ideologías sean malas en sí mismas, ni los ismos sean malos sin más; lo que sí digo es que el dogmatismo, la sumisión de la persona a la ideología o a la organización, el pensar que lo mío es lo mejor me va convirtiendo en esclavo, acota mi libertad y no me permite avanzar como persona en aras del bien máximo que se supone encarna la ideología.
    Querido Gfierro, acabo de leer y releer varias veces lo que he escrito y me parece que lo he liado más de lo que estaba. Si alguien es capaz de sacar luz de mis palabras le ruego que lo aclare. Un saludo.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar