Las patillas

6

LAS PATILLAS

22-11-10

 

A nosotros nos gusta ir contracorriente. Y no porque tengamos vocación de salmones. No.

A propósito de salmones, el domingo vimos un documental del estupendo Eduardo Punset, que hablaba de la necesidad de comer mucho Omega 3 para estimular el cerebro, y así prevenir su envejecimiento. Y decía que no hay ningún otro alimento que contenga más Omega 3 que el salmón fresco. Ni vegetal ni la soja, ahora tan de moda, ni nada de nada. Encima es bastante barato. Preferimos el salmón noruego. No sabemos por qué, ya que todavía confundimos Noruega con Suecia. Será porque hemos visto un anuncio reciente en la tele sobre las bondades del salmón noruego. De los suecos o de por ahí, no hemos visto ningún otro anuncio. Pues que se jodan los suecos, por no hacer marketing o como se diga. Comeremos salmón noruego.

Uno ya tiene una edad que prefiere que le estimulen el cerebro que otra cosa. Da más satisfacciones y menos problemas, y exige menos compromiso, que te estimulen el cerebro. Eso.

Ya les hemos dicho a nuestra mujer y a nuestra madre que queremos comer salmón fresco al menos tres veces por semana. En el fondo, y es uno de nuestros secretos más escondidos, somos muy influenciables, muy permeables a la publicidad si está bien hecha (nos creemos todo, oye, como los niños pequeños) y muy impresionables con los documentales, si estimamos que son buenos, así como de la BBC, NG o de Eduardo Punset, que nos encanta cómo habla, con ese suave y elegante acento catalán y moviendo todo el rato las manos como un pájaro sin alas. Sus alas son sus brazos. Su aéreo vuelo es su fina inteligencia. Apreciamos de verdad a este hombre, con ese estilo casual e intelectual de profesor de universidad de Boston.

Pues sí, nos gusta a veces ir contracorriente y no ser políticamente correctos, aunque a veces nos avergoncemos y sonrojemos luego con las paridas y tonterías que soltamos en alguna de nuestras columnas.

Coño: al menos cabreamos un poco a la peña, llamamos un ratito la atención, y todos felices y contentos, o no. Si alguien nos quiere cabrear, pues que escriba una contra columna. Y así habría una entretenida y nada cruenta guerra de columnas. Sería como una lucha de plumas, en lugar de una peligrosa lucha de espadas, que eso ya lo hicimos de niños y como que se nos ha pasado la edad de jugar con espadas.

Tomás Gómez (TG), el recién elegido candidato socialista a la CA de Madrid, llevaba unas hermosas patillas largas hasta las elecciones primarias. Su asesor de imagen  le debió aconsejar que unas clásicas y más discretas patillas cortas le darían una imagen más apropiada para sus posibles votantes.

Ha sido TG cortarse sus patillas, y nosotros empezar a dejárnoslas largas.

Al principio fue un poco por distracción y por pereza. Y así, la patilla derecha siempre nos quedaba más larga cuando nos afeitábamos, error que corregía mensualmente nuestro peluquero.

Será porque a lo mejor queremos cambiar de look, como se dice ahora de forma pedante; será porque nos hemos visto más favorecidos con las patillas más largas; será porque nos hemos fijado en los pijos jóvenes de Madrid, que siempre van con las mejores tías, tienen los mejores coches, y ya hemos dicho que nosotros somos muy influenciables; o será porque nos sale de los cojones.

El caso es que nos vamos a dejar las patillas todavía más largas, y hasta la altura del lóbulo de nuestras grandes (Dumbo) pero correctas orejas, como un amigo pijo y bien informado nos ha dicho que hay que dejárselas.

Obviamente, tenemos el temor a parecernos a unos Curro Jiménez, o unos gitanos tratantes de ganado o de otras cosas más pequeñas e ilegales (y con  nuestro sincero cariño hacia ellos. Qué sería del flamenco sin los gitanos!).

Precisamente mañana, ya tenemos hora con nuestro peluquero. Se va a sorprender porque le vamos a pedir lo contrario que siempre le habíamos solicitado: que nos arregle un poco las patillas, pero que no las corte, que la queremos largas, y más largas todavía que las queremos.

Ya veremos nosotros y nuestras nuevas y largas patillas. A ver cómo nos quedan y si nadie que apreciemos nos llama la atención y nos regaña. Lo bueno de dejarse las patillas largas, es que te las puedes cortar en cualquier momento. La operación al revés, es más difícil.

Las patillas largas, o cuando el hombre maduro se convierte en un hombre todavía más gilipollas.

Qué se le va hacer.

Serán cosas de la pitopausia. 

  1. en respuesta a germinio
    -
    #6
    24/11/10 12:50

    Hola Germinio.

    Vamos a ver. No creo que el Reino de España (coño es un Reino, que siempre mola como más, a pesar de los bobones, perdón, los borbones. Leí un artículo donde se especificaban que el presupuesto de la Casa Real española - EUR 8 Mio.- y la República de Italia - EUR 49 Mio.-. Aunque sólo fuera por esto, me quedo con la monarquía) como emisor esté tan mal.

    Conoces el mercado de bonos mejor yo. Puede ser incluso más volátil y peligroso que el mercado de renta variable.

    No creo que muchos directores de oficina bancaria sepan lo que es una curva de tipos de interés y sus implicaciones. En general, la peña no tiene ni puta idea de nada, y encima opinan y venden cosas a pobres clientes (ay, sobre todo a mis queridos viejos).

    Veo demasiado histerismo en los mercados. Ya sé que no es tu culpa ni la mía. Los mercados son así: como unas “mujeres” muy sensibles que si escuchan un ligero cambio en la entonación de tu voz, piensan cualquier cosa mala, cuando a lo mejor nuestra entonación es la de siempre, pero estábamos pensando en otra cosa y distraídamente contestamos así.

    Perdón por el símil un poco machista, pero donde dije mujer se puede poner también hombre. Joder, con la paridad y la igualdad. Hay que cogérsela con papel de fumar.

    Bien. Claro que hay efecto “contagio” (yo diría “arrastre”) con Irlanda. Es obvio.

    Sobre todo los grandes inversores institucionales, que son los que realmente “mueven” los mercados, hacen y deshacen posiciones con el riesgo soberano España. Cada uno tiene sus políticas de inversión, y actúan en consecuencia. Hasta tienen limitaciones estatutarias.

    Aquí no hay conspiraciones “judeo masónicas” en contra de España, Irlanda o Portugal. No. Es la actividad normal de los mercados, quizás un poco pasados de rosca: “estados sentimentales puntuales”.

    En España tenemos un problema grave. Pero no por ZP, que en sí mismo es un problema y hace el ridículo cada vez que abre la boca. El problema es que el Estado sólo administra el 25% de los PGDE. El resto, sobre todo las CAs y las corporaciones locales y las diputaciones y cabildos, que todavía nadie me ha sabido explicar que es lo que realmente hacen, las diputaciones.

    Cómo un gobierno puede hacer un ajuste presupuestario de verdad si no puede controlar el gasto?

    Nuestro posible “Crack” puede suceder en algún momento del primer semestre del 2011. “No me esperen en Abril”.

    Por qué? Ya tendremos cifras macroeconómicas anticipadas: PIB, desempleo, IPC y demás indicadores. Serán muy malos.

    La banca, pero sobre todo las cajas de ahorro, están jodidamente mal. En el 2011 van a tener que aprovisionar el resto de préstamos fallidos que todavía tienen en sus libros. Además, la banca está retrasando el necesario ajuste en los precios de 1, 5 Mio. de viviendas sin vender. Tendrían que bajar un 50% respecto a los precios de 2007, y no les sale de los güevos bajarlos. Encima sólo dan préstamos hipotecarios si compras una de sus promociones ejecutadas.

    Querido Germinio: en España hay ahora un auténtico “credit crunch”, nadie presta un duro, sobre todo a las PYMES, que dicen que son las que generan el 80% del empleo en este país.

    El 2011, sobre todo en el segundo semestre, será un buen momento para invertir en ladrillo otra vez, para al que le quede pasta y ganas de meterse en una inversión por definición ilíquida.

    Yo ya sé que esta legislatura no llegará a su término.

    Además, en algún momento después de las elecciones catalanas y antes de las de mayo 2011, ZP anunciará que no se presenta a las próximas Generales. No es que no quiera presentarse. Es que no le van a dejar.

    Tranquilidad y buenos alimentos.

    Hablando de alimentos y cambiando de tema, brindamos ayer tu salud y a la de todos los habituales del blog. Siento decirte que el jamón que comimos ayer, en una modesta tasca de barrio (pero mi favorita) fue bastante mejor que el compartimos el 28 de julio, y según la muy docta opinión de 3…s. Por no hablar del queso manchego y otras exquisiteces. Siento darte envidia (Ja, ja), pero no te apures que las Navidades están al caer.

    Si te portas bien, te invito a esa tasca cuando vengas por aquí, aunque sólo dispongas de media hora y te vayas a ese pueblo misterioso donde sueles ir.

    3…s nos abrumó con su cultura y su simpatía sevillana. Yo ya me he apuntado a la Feria de Abril 2011. Estar con 3…s en Sevilla y en la Feria debe ser un auténtico descojone.

    Yo Mismo, céltico gallego, encantador. Cuando de repente se ponía a “escribir” sin darse cuenta una columna sobre economía, yo sutilmente derivaba la conversación hacia temas más lúdicos. Ja, ja.

    Bueno, querido amigo. Vamos a ver. Salud y buenos alimentos, sobre todo salmón. Ja, ja.

    P.D. Tengo una resaca de cojones. Ya lo decía mi abuela, cuando en verano y de joven me oía llegar de madrugada con los zapatos en la mano: “Quien tiene una buena noche, tiene después una terrible mañana”. Ja, ja mi abuela. La pobre, polvo enamorado.

  2. en respuesta a Boswell
    -
    #5
    24/11/10 01:19

    Pues les das un abrazo a los dos.
    A yo mismo le han votado en Rankia como el tercer columnista más valorado. No sé bien, lo leí por encima el otro día.
    Es un fenómeno.
    Una columna diaria de 3000 palabras, sobre temas económicos y financieros, siempre opinando desde fuera de la caja...
    Yo las he tenido pardas con él. Porque es totalmente inflexible.
    Pero reconozco que se lo curra como nadie.

    Lo dicho, les das un abrazo (a 3...s, a tlb y a 4....s, otro fenómeno).

    Yo soy muy pesimista esta vez. Como lo era en Abril y Mayo. En julio cambié porque veía que los resultados de los stress tests serían buenos. Ya no queda de eso. Y no va quedando margen de actuación. Puede ser la reóspera...
    Esperemos que no.

    Otro abrazo para tí, Boswell.

  3. en respuesta a germinio
    -
    #4
    23/11/10 19:15

    Hola, querido Germinio.

    Te echaba de menos. No me extraña....con mis últimas columnas y comentarios. Eres un caballero.

    La polla? Bien, gracias, como la familia.

    No es coña lo de las patillas. Me las estoy dejando largas. Manías de pitopáusico.

    Mercados. Dios, qué miedo.

    El pánico es libre e incontrolable. Joder: que España no es ni Grecia ni Irlanda, que ha vivido una burbuja financiera (debido a su impuesto sobre sociedades) e inmobiliria.

    Las aguas volverán a su cauce, a pesar de ZP.

    Me preocupa más la primavera del 2011.

    Irónico. En julio yo estaba muy pesimista y tú al revés. Ahora, lo contrario.

    Ánimo amigo, que sabes mejor que yo que los mercados también son "estados sentimentales puntuales", como las personas, y que cambian "over night".

    Tendremos que empezar a buscar una huerta en el Pirineo, como dice nuestra querida Desvelada. Coño: al final terminamos todos naturistas, vegetarianos y fumando porros.

    Yo por si acaso mañana no nos lo podemos pagar (corralito), me voy a dar un buen homenaje esta noche con TLB y Yo Mismo (en mis tasca favorita. El buen jamón y buen vino no faltará. A tu salud, querido amigo) Están los dos en Madrid!!!

    Les haré el debido homenaje. Me temo que mañana amanezco con resaca, con lo maal que las llevo.

    Anda. De peores hemos salido.

    Un fuerte abrazo y mucha calma.

  4. en respuesta a Boswell
    -
    #3
    23/11/10 15:36

    Boswell,
    A ver si esto de las patillas va a ser una especie de "sustitución". Algo así como, "que no se diga que no la tengo larga...".

    Y sí, otra vez al baile. Primero, Grecia y post-Grecia. Ahora Irlanda y post-Irlanda....Luego Portugal uy post-Portugal...

    Esto tiene peor pinta que tus patillas...

  5. #2
    23/11/10 11:18

    Hoy Raúl del Pozo, en su columna en la contraportada de “El Mundo”, escribe una genial columna sobre el tema de la eutanasia.

    Todavía me sigue sorprendiendo el silencio de los medios conservadores y más “pro vida” sobre la ley anunciada (“Muerte Digna” o así. Joder: no hay muerte digna. En todo caso, no dolorosa).

    Del Pozo heredó la legendaria columna de Paco Umbral, que al principio de la democracia escribía en “El País”, hasta que el señorito Gañán, perdón. Cebrián lo echó.

    Por qué lo echó?

    Pues yo creo que por dos razones.

    La primera, ideológica. Umbral a finales de los setenta estaba muy próximo al PCE, pero luego fue evolucionado a posiciones más liberales, más independientes, más inclasificables de acuerdo con el canon del “pensamiento único” de los supuestos progres.

    La segunda, porque abandonó en sus columnas el costumbrismo, la cotidianidad a lo César González Ruano, y que le hizo tan popular: “Esta mañana, cuando yo iba a comprar el pan…”. Evolucionó estilísticamente Umbral, y prodigó una prosa más compleja y conceptual, y eso seguramente le quitó lectores, los perezosos.

    Del Pozo, íntimo amigo de Umbral y compañero de juergas con güisqui Chivas en la desaparecida discoteca “Boccacio”, enfrente del Tribunal Supremo y donde se reunía en los ochenta toda la “movida” madrileña madura e intelectual de Madrid, le preguntó una vez a Paco por qué a veces no le salían las columnas con él quería.

    Umbral le espetó, seguramente con la sinceridad que otorga a veces el alcohol y con la confianza de un buen amigo: “Raúl, porque escribes a trompicones”.

    Apócrifa o no la anécdota, es verdad que el heredero de la columna de Umbral en “El Mundo”, tiene a veces columnas geniales, y otras que no hay quien las lea.

    Habla Raúl del Pozo en su columna sobre la eutanasia, con sarcasmo y sutil tristeza, del abandono al que muchas familias someten a sus viejos, a sus padres y madres.

    No hay mayor vileza, mayor egoísmo, mayor maldad, que un hijo o hija abandone a su padre o madre en una residencia que no tenga las condiciones mínimas. Lo llega a llamar del Pozo, de forma muy inquietamente brillante y original; “corredores de la muerte”.

    Dice textualmente:

    “Mejor la muerte digna que unos geriátricos donde se les dopa con boticas, se les canea; en realidad, muchas de las residencias son grilleras, corredores de la muerte donde hay falta de pañales”.

    Estremecedor. Repugnante. Odioso. Terrible. El poder inconmensurable de las palabras.

    Bueno, va. Prefiero pensar en mis patillas y lo bien que me van a quedar bien largas. Tengo hora con el peluquero a las doce.

    Ya que uno a lo mejor no tiene la polla tan larga (pero sí muy ocisa), al menos tener las patillas muy largas, digo yo. Ja, ja.

    Buen día a todos, incluso a los que se irritan conmigo.

    Para no irritarse, sólo hace falta no leerme. No es obligatorio.

    Agur.

  6. #1
    23/11/10 09:08

    Buenos días.

    Una columna de las "tontas" para desengrasar de tanta política y tanto acojone y sustos por los mercados.

    Que Dios nos coja confesados, si es que se cumplen las peores previsiones. Ojalá que no. Si no, no tengo ni idea de lo que puede llegar a ocurrir: "crujir y rechinar de dientes", camino de perdición, no sé, la leche.

    Saludos.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar