La rotonda

9
Este contenido tiene alrededor de 11 años

LA ROTONDA

13-09-10

 

Rotonda, glorieta o hasta redondel, como una vez le oímos decir a un viejo acompañado de su  Pancho particular en la barra de una vasca taberna, tomando el aperitivo. Nos gusta hablar con los viejos anónimos, porque así pensamos, ilusoriamente, que hablamos con nuestro padre muerto. Todos los viejos un poco (o muy) dependientes, nos recuerdan a nuestro padre. Buscamos a nuestro padre en todos los viejos que vemos, y claro, no lo encontramos.

Ya todo son rotondas, para evitar la insidia de los semáforos. En las zonas residenciales de Madrid, donde ya vive casi todo el mundo (el centro se está quedando sólo para oficinas, algunos viejos, y algunos jóvenes, bohemios o no, que permanecen solteros), apenas hay semáforos, y la circulación se auto regula mediante las rotondas.

No es que nos gusten ni nos disgusten las rotondas. Creemos que facilitan la circulación y tienen la inestimable ventaja de que uno puede dar las vueltas enteras que quiera, hasta decidir qué salida o dirección tomar. Nosotros hemos llegado a dar cuatro o cinco, hasta asegurarnos de la correcta. Encima, después de tanta vuelta, además de marearnos, nos solemos equivocar. La ley de Peter o así: esa que dice que si la tostada se te cae el al suelo, siempre caerá del lado dónde está untada de mantequilla.

Jamás vayan ustedes en coche con nosotros si no conocemos bien el camino, porque podemos aparecer en cualquier sitio y justo en la dirección contraria que deseábamos. Y jamás se pongan en una cola detrás de nosotros, porque será en la que más se tarde en atendernos. Otra vez la ley de Peter. Joder con el Peter. Le estamos cogiendo manía al nombre.

Nuestra urbanización está llena de rotondas, y de badenes, que eso nos fastidia mucho más, aparte seguramente de destrozar las suspensiones de los coches. Seguro que es una conspiración conjunta y masónica de los fabricantes de suspensiones y los ayuntamientos, que como ahora están la mayoría quebrados, necesitan mucha pasta.

Pero conocemos una rotonda muy especial.

Todas las mañanas durante el curso escolar, llevamos a nuestro hijo al colegio. Nos gusta llevarlo, y organizamos nuestra agenda en función del horario del colegio. Los clientes que esperen, y si no esperan, que se jodan, que antes está nuestro hijo. Y pasamos por una rotonda que nunca olvidamos, y que saludamos con un leve giro de cabeza a la izquierda, para ver si, como siempre, las flores están frescas.

Hace unos años, una mañana de franca y oliente primavera, vimos a una mujer en un lado de esa rotonda, y acompañada por lo que supusimos su marido y su hijo.

Arreglaba con mimo y cariño unas frescas flores de explosivos colores. Ella, arrodillada en el suelo, era observada por su marido y su hijo, quizás de unos siete años.

Volvimos a pasar por el mismo sitio una hora después, porque veníamos de dar un largo paseo con nuestro perro, y nos sorprendió verlos  en el mismo sitio, como si estuvieran esperando a alguien.

La escena nos intrigó, y semanas después preguntamos a un amigo.

Ya suponíamos que esas flores, puestas con dedicación y ternura por la madre, invocaban la memoria de alguien, el recuerdo de algún ausente. Teníamos la curiosidad de saber, y al mismo tiempo el temor a conocer.

Y así fue, porque en esa rotonda, hace ya unos tres años, un joven chico de 19 años murió atropellado por un autobús al caerse de su moto.

Desde entonces, en una esquina de esa rotonda, jamás faltan flores frescas, sea primavera, sea el más hostil y lluvioso invierno.

Y desde que lo sabemos, siempre que pasamos por esa rotonda, miramos las flores, damos un abrazo imaginario a la familia quebrada, sobre todo a la madre, y sonreímos al chico muerto, polvo, más polvo enamorado.

Los padres no esperaban a nadie. Con sus frescas y festivas flores, estaban hablando con su hijo muerto.

Nunca faltan flores frescas en esa rotonda. Nunca. 

  1. en respuesta a germinio
    -
    #9
    19/09/10 21:14

    Lo de coste desproporcionado, depende... probablemente sí en lo que es una urbanización, pero en Valencia capital hay un montón de rotondas en lo que son las entradas principales a la ciudad, y no creo que para el volumen de tráfico del que hablamos sea nada desproporcionado hacer pasos elevados o subterráneos. Y las motos no se caen igual, ni parecido, en una recta que en una rotonda; las rotondas se toman tumbando y a poca velocidad, y encima suelen tener el peralte al revés (para facilitar el drenaje)... sólo falta un poco de lluvia o de suciedad, y se convierten en una verdadera trampa para motoristas.

    Y en eso de que los políticos no trincan... mira sólo en Valencia: Arriba el "caso Fabra", abajo Ripoll, y en el centro Camps y sus trajes... y todo lo que habrá que no sabemos, porque las corruptelas son como los icebergs, lo que se ve es una mínima parte de lo que hay. Luego puedes ir a Mallorca, con Jaume Matas que se enfrenta a cargos que podrían costarle hasta 24 años de cárcel, o a Cataluña y su Palau de la Música, su metro del Carmelo o su 4% de comisión... Y bueno, si seguimos podemos hacer un blog sólo para eso!!

    s2

  2. #8
    19/09/10 12:58

    DEP Labordeta.

    Un canto a la Libertad.

    http://www.youtube.com/watch?v=i15eFc_BCu4

  3. en respuesta a Fernan2
    -
    #7
    19/09/10 03:40

    Disculpa Fernan2,
    No suelo ser tan borde.

  4. en respuesta a Boswell
    -
    #6
    18/09/10 15:00

    Es que no lo está.

    Por desgracia lo he vivido de cerca en mi familia, y te puedo asegurar que los padres no lo superan nunca. Nunca.

    Se adaptan, pero nunca vuelen a ser los mismos.

    Saludos

  5. en respuesta a germinio
    -
    #5
    18/09/10 12:50

    Eso son dramas, y no porque nos solemos quejar todos y todos los días.

    Ser padre significa la debilidad permanente ( y el miedo, y el pánico y el espanto)de que le pueda ocurrir algo a tu hijo o hija.

    No debería estar permitido por las leyes de la Naturaleza que un padre o madre sobreviviera a un hijo.

  6. en respuesta a Fernan2
    -
    #4
    18/09/10 03:57

    No estoy de acuerdo contigo, Fernan2.
    1.- Hay una tendencia bastante general a ver las cosas con la propia optica. En este caso, tu ves costes y corrupcion.
    2.- El coste de un paso elevado es desproporcionadamente superior al de una rotonda. Y no evitas los semaforos, salvo que los que vayan de frente solo puedan seguir de frente o girar a su derecha. O hagas una virgueria de paso elevado.
    3.- No estoy de acuerdo con que los politicos trinquen, ademas de ser unos inutiles e incompetentes.
    4.- Si el chaval de la moto se cae en el paso elevado y el autobus va inmediatamente detras... tenemos el mismo resultado.

    No soy politico, Fernan2, pero no todo vale. Que tengas buenas noches.

  7. #3
    18/09/10 02:10

    En muchas ocasiones, las rotondas no son para evitar la insidia de los semáforos, sino para evitar el coste de los pasos a nivel (inferiores o elevados). Y si pusieran menos rotondas y más pasos a nivel, habrían menos ramos de flores recordando a motoristas...

    Cuando uno piensa que la pasta que "trincan" los políticos en sus corruptelas se podría aplicar en cosas así...

  8. #2
    18/09/10 00:38

    Así es, Boswell,
    Debe ser la hostia lo de perder un hijo.
    Tengo un compañero de trabajo que lo perdió por enfermedad. Insuperable.
    Pero si, además, es por caerse de esa moto que su madre nunca quiso comprarle....

    Mira, eso sí que es serio y no nuestras gilipolleces de machos alfa (o beta, que hay de todo)

  9. #1
    17/09/10 14:00

    ...asi es querido boswell...tenemos necesidad de comunicar nuestros sentimientos...y esas flores son el vinculo para esa familia...ya te comente cuando operron a mi hijo hable con las mismas flores con las que hable cuando mi padre comenzo a volar ... o a sus nietas...y cuando mi hermana dio con dificultades otro nieto a mi padre ....tambien fui a hablar con esas mismas flores o sus biznietas...lo que crees es lo que es ....pues creer y crear estan mas cerca del hombre...que el bien y el mal...

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar